Expresionismo: Die Brücke (“El puente”)

Resultado de imagen para die brücke obras

Resultado de imagen para die brücke obras

Resultado de imagen para die brücke obras

Resultado de imagen para die brücke obras

Resultado de imagen para die brücke obras

Resultado de imagen para die brücke obras

Resultado de imagen para die brücke obras

Resultado de imagen para die brücke obras

Expresionismo

El expresionismo fue un movimiento artístico y cultural surgido en la Alemania del siglo XX y que se manifestó en una gran variedad de disciplinas: las artes plásticas, la literatura, el cine, la música, el teatro, la danza y la fotografía, entre otras.

 Opuesto al impresionismo realista y al naturalismo con sus pretensiones deterministas y racionalistas, el expresionismo defendió una postura más intuitiva y subjetiva del arte, en la que tuviese un rol protagónico la interioridad del artista. Por ello se entiende el expresionismo más como una actitud ante el arte y la vida que una tendencia artística homogénea.

De hecho, numerosos creadores de diversos estilos, intereses y tendencias se congregaron en el expresionismo, lo cual hizo de él un movimiento heterogéneo y sin demasiadas características propias reconocibles.

  El expresionismo suele entenderse como la deformación de lo real para reflejar el contenido subjetivo del ser humano, es decir: en vez de copiar lo real fielmente, como proponía el realismo, o de copiar un vistazo del mismo (una “impresión”) como el impresionismo, los expresionistas preferían moldear la realidad hasta hacerla reflejar aquello que se encontraba dentro de ellos: obtener una “expresión” de su subjetividad.

El expresionismo surge durante los primeros años del siglo XX, antes de la Primera Guerra Mundial y en medio de las llamadas “Vanguardias históricas”.

En esta época se gestaba el rechazo a la filosofía positivista, una doctrina de pensamiento racionalista que deposita su fe en el progreso y el avance científicos como conductores de la sociedad, lo cual se tradujo en una atmósfera de pesimismo, crítica y pérdida de valores humanos, que el expresionismo supo bien reflejar.

Esta atmósfera sólo empeoraría luego de la Primera Guerra Mundial y el expresionismo ampliaría sus horizontes al cine y el teatro, convirtiéndose en un movimiento bastante central en el imaginario de la época. Esto duraría hasta la Segunda Guerra Mundial, pues sería catalogado por los nazis como “arte degenerado” y vinculado al comunismo; aunque resurgiría brevemente en los Estados Unidos como expresionismo abstracto.

Si bien en el expresionismo se dieron cita numerosos artistas de estéticas distintas, siempre predominó en el movimiento la preocupación por el contenido subjetivo de la obra por encima de la armonía y el parecido con la realidad de sus formas. La importancia se concedía a la visión “interior” del artista y no a la imitación de la vida cotidiana.

Esto en algunos casos podía producir arte más figurativo o más abstracto, conforme a los intereses y estilos del artista, e incluso en formas artísticas como la literatura o la arquitectura, implicaron una verdadera renovación artística que tendió hacia lo abstracto y lo reflexivo.

El ámbito de nacimiento y el más destacado del expresionismo fue la pintura. Sus inicios se dieron entre dos grupos de artistas alemanes: Die Brücke (“El puente”)Der Blaue Reiter (“El jinete azul”). Ya entonces se perfilaban el color, el dinamismo y las sensaciones como los grandes recursos de esta tendencia pictórica.

Los pintores expresionistas fueron muy activos y diversos, hicieron abundantes exposiciones y tuvieron notoria presencia en las principales ciudades alemanas. Esta tendencia luego se expandiría a otros países como Francia (con la Escuela de París), Bélgica (sobre todo en torno a la revista Selection), Checoeslovaquia, Suiza, Finlandia, Hungría, Polonia, Suecia y, en el continente americano, Estados Unidos, Argentina, Colombia, México, Ecuador y Brasil.

Fuente: https://www.caracteristicas.co/expresionismo/#ixzz5DXhlHNAN

Deja un comentario