Hatsune Miku, así es la cantante virtual que ha arrasado en su gira española

Considerada como la primera «idol» virtual japonesa, ha presentado en nuestro país una ópera sin actores, orquesta o escenario

Resultado de imagen para Hatsune Miku, así es la cantante virtual que ha arrasado en su gira española

Hatsune Miku acaba de terminar su gira por España con un éxito arrollador. Con las entradas agotadas desde hacía días en Madrid, la cantante virtual que se ha convertido en auténtica diva del k-pop presentaba ante un público entregado «The End», la ópera del músico japonés Keiichiro Shibuya.

Nacida en 2007 en el seno de Crypton Future Media como banco de voz, su carrera ha sido meteórica. Su destino (su nombre significa «primer sonido del futuro») era ser la voz femenina y dulce de Vocaloid, un programa proporciona al usuario la capacidad de sintetizar canciones simplemente escribiendo la letra y la melodía.

Su tono dulce encandiló enseguida a los usuarios. En los primeros doce días de venta, se hicieron cerca de 3.000 reservas. Y los números no cesaron de crecer.

El holograma era cuestión de tiempo. Fue elaborado por el artista de manga Kei Garō, al que Crypton concedió libertad creativa, salvo por dos restricciones: que fuera una androide y que la paleta de colores estuviera basada en los tonos turquesa empleados para el sintetizador de Yamaha. Su diseño no defraudó a sus seguidores: cuenta con 16 años perpetuos, una estatura de 1.58 cm y un peso de 42 kg. ¿Su «look» más característico? Larguísimas coletas azules, camisa sin mangas de color gris brillante, una corbata aguamarina a juego con su pelo y una minifalda plisada y botas negras.

Su escalada hacia la fama (cuenta con millones de visitas en Youtube y genera millones de euros) la ha llevado a ser considerada la primera «idol» virtual japonesa. Ha sido telonera de Lady Gaga, ha actuado en los programas más conocidos de televisión, ha inspirado disfraces, ha hecho anuncios, y hasta ha ganado un premio All About.

Hatsune Miku es una cantante colaborativa. Su repertorio, desde pop hasta ópera, lo crea la gente. Sus fans le han compuesto más de 100.000 canciones que se convierten en grandes éxitos.

En este tour europeo, interpretaba «The End», la primera ópera Vocaloid de la historia, sin actores, sin orquesta, sin escenario. Esta pieza audiovisual creada por Shibuya se emite sobre seis pantallas de forma simultánea y plantea cuestiones sobre la vida y la muerte.

http://www.abc.es/cultura/musica

Deja un comentario