Poemas de IXCHEL MERCEDES GARCÍA

Poemas de IXCHEL MERCEDES GARCÍA

ESPERO del blanco de la habitación un crujido de madera

pasos  desnudos sobre rombos verdes

y la ducha que no.

Mi sábana se arremolina en los pies,

para recuperar la certeza

de que las manadas de búfalos

nacen al amanecer.

BUSCO con las yemas

el vació de clavos en la pared,

(Perdí las llaves) 

otra,

otra vez,

las horas son resaltar palabras en el periódico,

darles los nombres de mis hermanos a los vegetales,

(Recuerdo noches que viví en la calle de Berenjena)

el doctor ha dicho que me restan ocho minutos,

(Ocho)

pienso que en las escaleras están las esquirlas del verano

y tras los ojos de la gente

hay enjambres

como tumbas que anidan infiernos.

(Quiero ser caballo)

Tenga, su disfraz,

y espere al Halloween,

me dice el doctor.

 

LA GENERACIÓN

que terminó vistiendo como su padre,

lentes de pasta

pantalones caqui

y camisa azul a cuadros.

He dejado de verme en los espejos de los elevadores.

Mi infancia está en el sonido óxido de un columpio,

el lote baldío donde dibujé arañas,

y los zapatos que cuelgan de los cables.

Crecí para negar el domingo,

para pasear por los pasillos del supermercado

como si estuviera en una galería.

La generación que dormita bajo el titileo de un foco desnudo.

Lavo la ropa en la bañera

y la estática del televisor es el soundtrack de la madrugada.

Are you talking to me?

Sólo en las habitaciones oscuras me gusta bailar.

SUBO a los puentes peatonales por las tardes,

el ruido de los automóviles

y griterío de pájaros

me hace pensar en incendios,

en un televisor que olvide apagar

donde un hombre se amenaza en el espejo.

DISFRUTO la libre elección de lo que meto a mi carrito,

de escuchar a las parejas discutir

sobre si llevar huevos orgánicos o no,

sobre si aumentar sus niveles de obesidad o no.

Y en la larga fila

pienso que si existiera el purgatorio sería esto;

una cajera nueva,

clientes que pagan la cuenta con tres tarjetas

y el corte de caja justo cuando llega mi turno.

(Ésta es mi eternidad)

leer horóscopos de revistas corazón,

 conocerás a alguien especial

 adivinar

A un soltero cuarentón:

embutidos,

pan de caja,

leche deslactosada.

Casado con hijos:

yacult,

huevos,

toallas femeninas.



Un oficinista recién independizado:

zucaritas,

six pac de cerveza light,

Raid mata cucarachas.

Domingos enteros

en los pasillos del súper mercado

      – atún

      – lechuga

      – vodka  

Ésta es mi eternidad.

Poemas de IXCHEL MERCEDES GARCÍA

EL CELULAR

cada mañana

me tiene un tono

(No es llamada)

Bajo las escaleras del subterráneo

   de dos

       en dos escalones

Imagino mi caída

enumero las posibles lesiones

  

muñeca

tobillo   cadera

barbilla

  

(Señora  

  a su hija se le ha partido el cráneo)

Y

en el bochorno naranja

entro al anden de perfume Avon

de bocas frescas que con prisa quitan pelos y se dan rojo

niños-zombis ingiriendo el atole entre estación y estación

y jovencitas de altos flecos que buscan su imagen en las ventanillas

Corro con el café en la mano

(sin azúcar)

las mismas calles

el olor de los liquidámbar húmedos

las hojas que crujen bajo los neumáticos de un bus 

me recuerdan

vivo

Vivo para habitar un cubículo

y esperar los viernes

      chilaquiles en el pasillo

I would prefer not to

Para escribir lento 

y ser el rino  cero

más cero que rino  y esconder mi rostro tras el monitor

Para tener un jefe

que se siente el director de la secundaría

(me gusta creer que fue el niño orinón del kínder)

ta-ra ra ra ra-ra ta-ra 

ta-ra ra ra ra

en mi cabeza suena Sex Type Thing cuando habla

I would prefer not to

Me gusta ver a la recepcionista pintarse las uñas

fucsia

rojo Ferrari

amarillo Lamborghini

lamerse un dedo y delinearse las cejas

me gusta verla flirtear con el chico de repartición

con los de ventas               

el dueño

el cuarentón fuertecito que rellena la maquina de frituras

Perder mis días entre pasillos

bajo la luz

        que zumba como la de los hospitales

bajar

  y subir

por el ascensor

 preguntarle las nuevas a la chica de intendencia

 y llegar al jueves que dormita en el baño

en el estacionamiento

sobre la banca del parque

ser sueño zero   rino-zero

lento  lento

decirme

  no olvides sacar el tupperware del frigorífico

  no camines por la calle con tu gafete

Porque va largo el día sin

largos  sin no

van los días sin nombre

Dejo de mirar por la ventana

mido el tiempo por las idas al seven-eleven

El cero del rino

ser rino en cero días

la llaga que no se abre

Rino  rino-zero   tienes cero

  

Termina de capturas las facturas antes de irte 

      me dice el jefe

I would prefer not to

IXCHEL MERCEDES GARCÍA. México D.F. 1986. Estudió Creación literaria en SOGEM. Ha participado en encuentro Moebius, poetas nacidos en los 80, y publicado en la revista blog Valderrama. Tiene el

blog http://merchelgarcia.blogspot.mx/  Vive con su gato y contrabajo.

http://www.revistaelhumo.com

Deja un comentario