Recrean, con todos sus defectos, el rostro del hombre de Cromañón

El individuo, que vivió hace 28.000 años en el sur de Francia, tenía la cara cubierta de bultos, probablemente tumores benignos

Recreación del aspecto del hombre de Cromañón

De los cromañones, como se denomina a los homo sapiens que vivieron en Europa hace entre 40.000 y 10.000 años, sabemos que ocuparon las cuevas y que son los autores de la mayoría de las pinturas rupestres. Ahora también conocemos muy bien su aspecto, con sus defectos e imperfecciones incluidas. Al menos, el de uno de ellos, que tenía la cara cubierta de bultos, incluido uno muy grande en su frente, probablemente tumores benignos causados por una enfermedad genética, según un equipo de investigadores franceses.

Este el aspecto atribuido al esqueleto de Cro-Magnon 1, un sapiens masculino que data de hace 28.000 años. Fue descubierto en 1868 en la cueva Eyzies en la región suroeste de Dordogne en Francia.

Para marcar 150 años desde el hallazgo de los huesos, un equipo de investigadores, entre ellos el antropólogo Philippe Charlier, ha reexaminado los restos. Al final de la investigación, «propusimos un nuevo diagnóstico: había sufrido un tipo de neurofibromatosis», ha explicado Charlier.

La neurofibromatosis es una enfermedad genética que puede causar la aparición de tumores benignos en el sistema nervioso y también manchas o áreas de pigmentación en la piel. Los hallazgos del equipo serán publicados el viernes en la revista médica The Lancet .

El cráneo del hombre de Cromañón «tiene una lesión en la frente que corresponde a la presencia de un neurofibroma (un tumor benigno de la cubierta del nervio)» que ha erosionado el hueso. «Su canal auditivo izquierdo también estaba dañado, presumiblemente también por un tumor que había crecido», ha agregado el investigador. A partir de este diagnóstico, «hemos realizado una reconstrucción realista de la cara de este hombre de mediana edad, teniendo en cuenta su patología».

La reconstrucción forense visual muestra un rostro cubierto de tumores, incluido uno grande en la frente, y presenta más pequeños nódulos en toda su cara, en particular agrupados alrededor de la boca, la nariz y los ojos. «Los tenía en todas partes», ha dicho Charlier.

http://www.abc.es/ciencia/

Deja un comentario