Responden al misterio de la enigmática sonrisa de la Mona Lisa

Según un estudio de la Universidad de California, el significado de su gesto depende de nuestro estado de ánimo, que altera nuestra percepción de las obras de arte

Responden al misterio de la enigmática sonrisa de la Mona Lisa

Detrás de la enigmática sonrisa de la Mona Lisa estamos nosotros, mirando la pintura como una suerte de espejo. ¿Está feliz? ¿Se muestra seria? ¿O tan solo finge una sonrisa mientras disfruta del goce de la ironía? Según un estudio de la Universidad de California, depende de nuestro estado de ánimo, que altera nuestra percepción de las obras de arte.

 «Si ves la Mona Lisa después de tener una pelea a gritos con tu marido vas a verla de manera diferente», explicó Erika Siegel, una de las autoras del estudio, al «Daily Mail». «Pero si estás pasando el mejor momento de tu vida en el Louvre, vas a apreciar su enigmática sonrisa».
 El experimento de Siegel reunió a 43 participantes, a los que se les mostraban diferentes fotografías en cada ojo. Según indica en su publicación, cada individuo tiene un ojo dominante, y que es el que registra la imagen de una manera más directa: la del otro ojo solo se «registra» de forma subconsciente.
 Las fotografías mostradas al ojo dominante eran todas de una expresión neutra, mientras que las otras variaban entre la sonrisa, el enfado o la duda. Así, cuando la investigadora preguntaba a los participantes qué expresión tenía el individuo de la fotografía: las respuestas siempre tenían que ver con la expresión de la otra fotografía vista por el ojo no dominante.
 Así, Siegel compara este «registro subconsciente» de «imágenes emocionales» con el efecto que nuestro propio estado emocional tiene sobre nuestras percepciones. Es decir: no solo influye en nuestra percepción lo que vemos, sino también lo que sentimos. Y esto se vuelve mucho más evidente cuando tenemos que valorar un «rostro neutro». La Mona Lisa sonreirá más, pues, si la vemos en uno de nuestros días buenos.
 La misteriosa sonrisa de la Gioconda

Esta no es la primera vez que se estudia la sonrisa de la Mona Lisa, que no ha dejado de interesar a los investigadores con el paso del tiempo. En 2005, un grupo de investigadores holandeses utilizaron un software de reconocimiento de emociones para determinar que su expresión era un 83% feliz , un 9% disgustada, un 6% temerosa y un 2% enojada.

 En 2015, una serie de académicos británicos estudiaron las técnicas pictóricas con las que Leonardo Da Vinci había creado la sonrisa a partir del «sfumato», algo que ya se había expuesto desde la historia del arte.

http://www.abc.es/cultura

Deja un comentario