¿FKC Ò KFC?

¿FKC Ò KFC?

Frida Kahlo Corporation, FKC , tiene las mismas siglas que Kentucky Fried Chicken, KFC, y el mismo nivel de comercialización. Poseen los derechos comerciales de la imagen, es decir el cuerpo, el rostro, el nombre y la frase “Pasión por la vida” de la pintora que fue comunista, que nunca fue consumista y que vivía con sencillez, dedicada a padecer su cuerpo y hacer sus pinturas como un espejo de su dolor. Las parientas lejanas que son dueñas de la marca, que la detentan como quien firma un convenio con el diablo, han vendido el rostro y el nombre para zapatos  Converse, tequila y lo que a ellas más dinero les aporte, llegar a la posteridad  como una cubeta de pollo frito alto en grasa,  verse convertido en un objeto al nivel de la comida basura, debe ser el castigo por el affaire Trotsky o por los pecados que sean, parece una condena maquinada por Dante en su Infierno.

El pleito ahora es con la Compañía de juguetes Mattel, que hizo una Frida-Barbie con lo que se supone es el rostro o el estilo de la explotada pintora. La Frida-Barbie nació en medio de la avaricia familiar y corporativa, la FKC tiene socios que dejaron fuera a las parientas, ellas abrieron otra compañía  para seguir explotando a la difunta Frida, y  para  los juzgados de Florida en Estados Unidos, que llevan el pleito, esta compañía  es ilegal y viola los derechos de explotación, porque por increíble que parézcalas parientas compiten con su propia corporación, y una infringe los derechos de la otra. Es un lio absurdo, porque la FKC hizo negocio con Mattel y ellas dicen que no están de acuerdo porque no les preguntan su opinión. Entonces pararon la venta de la Frida-Barbie en México, y ahora los socios de la FKC están demandando a las parientas por 75 mil dólares por daños.

Eso pasa cuando se hacen socios puros tramposos y abusadores, los negocios son oportunidades para transarse entre ellos. Mientras tanto el nombre, la imagen, la vida de una artista es tratada como comida basura. Tan fácil que es hacer las paces, total es un asunto de dinero no de ética, o de amor a la obra de Frida, es una gran oportunidad de negocio. Mattel podría hacer la Casa Azul, igual que hacen la casa y el coche de Barbie, pero versión Coyoacán, con el estudio de Frida, un Kent gordo que es Diego, mini cigarros de mariguana, un ajuar completo de vestiditos y collares, cuadritos y macetas, sería el agasajo navideño para las hijas de las feministas. Las niñas jugarían a que van a los mítines del Partido Comunista y que dicen discursos, que se pelean con Rockefeller, incluiría un set de materiales para que hicieran sus dibujos, todo marca FKC. La discusión de que no se parece es irrelevante, esta versión es como una Miss México disfrazada de Frida, lo que hace muy aspiracional a la muñeca, las niñas se motivarían a entrar en el concurso de belleza y darle un giro comunista-feminista. Lo único que tiene que hacer los socios y las parientas es sentarse con una botella de tequila, una cubeta de pollo KFC y arreglar el negocio de la FCK.

PUBLICADO POR AVELINA LÉSPER 

http://www.avelinalesper.com/

Deja un comentario