POE+ DE IVÁN ROJO

POE+ DE IVÁN ROJO

MUNDILLO

Cuando la poesía

empieza a hacerte sentir

como si fueras miembro de un club

[PRIVADO]

con sus cócteles

regados con endogamia

sus cenas de gala

para y solo para los socios

sus actividades programadas

por el autoproclamado Gurú de turno

Cuando la poesía llama a tu puerta

en forma de invitación oficial

a un recital supuestamente alternativo

solo puede significar dos cosas:

  1. A) Lo estás haciendo bien.
  2. B) Lo estás haciendo rematadamente mal.

Tú verás.

FAMILIA

Somos una prole deslumbrante.

Está mi hermano El inmaculado

y estoy yo, el mono naranja.

Y a veces viene a vernos

nuestra chica rosa chicle.

Tampoco ella tiene el graduado

pero quién lo necesita

si eres la reina de la Red.

Millones de visitas,

millones de peces con manos.

Es La Gran Pescadora.

El orgullo de la familia.

Y está bien que así sea.

Su maleta es maravillosa.

De piel de cervatillo,

llena de juguetes, artilugios

y fajos de billetes violeta

duros, compactos, omnipotentes,

la envidia de este pueblo:

Red River, Arkansas,

sospechosamente parecido a

Guadalajara, España, dicen.

EL CONDUCTOR

Me verás rodar

bulevar arriba bulevar abajo

en el coche más viejo y sucio de la ciudad

y como crees saberlo todo

pensarás que no llegaré muy lejos

en el espacio ni en el tiempo

pero nunca sospecharás

que en el maletero llevo un cargamento alucinante:

sobre hojas de helecho y flores de lavanda

mis yoes muertos, preciosos,

oh, sí, los esqueletos

de los trece hombres que podría haber sido

amontonados ahí detrás,

preciosos, sí, y tenuemente fosforescentes.

De vez en cuando

alguno de ellos aún se atreve a hablarme:

Devuélvenos a la vida, dicen,

Íbamos a ser grandes, íbamos a ser gigantes,

dicen, dicen.

Y su aliento es polvo,

sus palabras son polvo

y revolotean como molestas polillas

hasta mi sitio al volante.

Entonces agitó la mano frente a mi cara

y disperso el pasado,

y si con eso no basta detengo el coche,

salgo, abro el maletero y:

Silencio, cabrones, les ordeno,

y me convierto en nudillos

y parto un par de huesos,

mato un poco más lo muerto

y sigo, sigo, sigo conduciendo,

rodando,

y toco el claxon,

te saludo con la mano

y te dedico una sonrisa lunar

si te veo paseando por la acera.

LA GRAN EVASIÓN

En plena reunión de la empresa

mientras el auditor enumeraba

los puntos controvertidos a tratar

he sentido el impulso de pronunciar

tu nombre

justo cuando el hombre me preguntaba

por mi opinión al respecto.

Ha sido un deseo irresistible.

Una necesidad.

Un deber, sí,

una especie de obligación moral.

No merecías estar dentro de mí

mientras sucedía todo aquello.

Y lo he hecho. Te he nombrado.

El tipo ha parpadeado un par de veces

detrás de sus gafas metálicas,

ha carraspeado y ha dicho

Bien,.. Ehh… Gracias.

Y yo he respondido No hay de qué

y me he quedado viendo

las letras de tu nombre

revolotear como pájaros de colores

bajo la luz frigorífica de los fluorescentes

y salir volando por la ventana cerrada

para perderse en el mejor azul imaginable.

LOS MANUSCRITOS DEL BAR MUERTO

Llevo en la mochila los Manuscritos del Bar Muerto

Todavía confío en que me salven la vida

cada vez menos, pero todavía

Me tomo el café allí todos los días L-S

exactamente a las 7:50 de la mañana

y dedico 10 minutos a escribir lo que veo

Hoy cae un diluvio verde al otro lado de las ventanas

El hombre del medallón del Cristo del Gran Poder

dice que en media hora habrá parado

pero la señora boliviana no está tan segura

y yo estoy con ella

Llueve como si hubieran reventado las tripas del cielo

llueve como si El Gran Mecanismo al fin hubiera dicho

Basta

Llueve como yo llovería sobre todos nosotros

si pudiera llover, si pudiera limpiarnos a fondo

 

Iván Rojo, (Valencia, España, 1976) Propietario del blog de relatos y poemas ivanrojo.wordpress.com desde octubre de 2007.
Tiene diversas colaboraciones en webs especializadas en literatura como Hankover, Escritores Sucios, Libros y Aguardientes, Culturamas o Atalaya de la Vida Humana.. Participó  en la antología digital Underground Boys de Neurotika Books, en el fórum de FNAC Valencia en las jornadas sobre Realismo Sucio.
Autor del libro de relatos, de la editorial Sven Jorgensen y  del libro de relatos y poemas La vida salvaje, de Rasmia Ediciones. 
Becado Villa Sarkia para escritores y traductores de la Fundación Nuoren Voiman Liitto, en la ciudad de Sysmä, Finlandia.

http://www.revistaelhumo.com

Deja un comentario