POE+ DE JESÚS JIMÉNEZ BLANQUET

POE+ DE JESÚS JIMÉNEZ BLANQUET

Carne

Una pistola aferrada al brazo

Encarnada entre los huesos

Olor de sangre, metal

Y fierros oxidados.

Disparé al celebro de aquella máquina

No a mí, como lo pedía Blanca

El arma se apoderó de mi voluntad

Pero yo seguía intacto.

Había Nueva Carne…

Escáner

El cerebro brota del cráneo,

lentamente la sangre escurre,

todo se tiñe de rojo

La explosión sorprendió a todos,

las venas resaltaban,

aún así nadie lo esperaba.

Sangre de arriba abajo

El último parpadeo

El abandono

Cierto peligro corre quien lo comete

frente a un escritorio

y cuando el alma calla

No hay persona adicta al ego

sino apoderadas por él.

El gobernador crece en casa

en la cama que duerme

Soñar que no hay sueño

vivir sin él

dicen que terminaremos fundidos

no me concibo separado.

Unión

Hemos caído tantas veces,

sucumbir en la tierra,

pisar los granos,

No dejar raíces

Te extraño tanto,

de la punta del dedo

al cabello más rebelde

el vello no resiste tu olor

Me duermo en ti

Mi mente, que lo es todo

No acaba de pensarte

No creo en el alma

pero si existiera

seguro estaría unida a la tuya

Devoto

Qué esperar de las personas que lloran sin lágrimas

Qué esperar de las multitudes en las iglesias

Consagradas, libres de pecado, libres de culpa y de condena

Santos ¡casi santos!

 

Jesús Jiménez Blanquet. Su apellido le enorgullece por no saber de dónde proviene (él y el apellido). Se pregunta constantemente quién es y qué hace aquí. Pretende encontrar algún día el motivo por el cuál fue hecho y para qué sirve. Por lo pronto, estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la  Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. No es escritor, tampoco poeta, ni pretende vanagloriarse de títulos adjudicados. Edita Yellowshot Magazine. No ha sacado libros, su vida se reduce a preguntas. Toma Coca Cola sin rencor, a veces cuenta las faltas de ortografía en sus escritos y ha roto record en distintas ocasiones. Algún día estará en dónde quiere.

http://www.revistaelhumo.com/

Deja un comentario