Pulpos, virus, y otros seres «extraterrestres»

Resultado de imagen para Pulpos, virus, y otros seres «extraterrestres»

El periodista José Manuel Nieves habla sobre una nueva investigación que apoya la teoría de la panspermia en el Videoblog Materia Oscura

Según la teoría de la Panspermia, la vida no se originó en la Tierra, sino que procede del espacio. Moléculas orgánicas, los «ladrillos de la vida», han sido detectadas en un enorme número de lugares, incluídas lejanas nubes de gas y polvo e, incluso, en los enormes vacíos que separan las estrellas y las galaxias.

Según este escenario, cada vez más popular entre los investigadores, esas moléculas, a bordo de cometas o asteroides, se depositan en una enorme cantidad de mundos, y se desarrollan en aquellos que reúnen las condiciones más apropiadas. Pero un equipo de 33 investigadores, liderados por Edward Steele y Chandra Wickramasinghe han ido mucho más lejos en un artículo publicado en la revista Progress in Biophysics and Molecular Biology.

De hecho, los científicos afirman que a la Tierra no solo llegan simples moléculas, sino también organismos complejos, como virus, con toda su carga de genes que, una vez aquí, comparten los seres vivientes que invaden, modificándolos para siempre. Y no solo eso, sino que también sería posible que por la misma vía llegaran a nuestro planeta óvulos fecundados de animales más complejos, que se desarrollarían después entre nosotros, adaptándose a las condiciones terrestres.

Desde luego, una teoría escalofriante y que, de comprobarse, cambiaría mucho de lo que sabemos, o creemos saber, sobre el origen y la evolución de la vida en el Universo.

Steele y Wickramasinge creen que un buen ejemplo de aportación de genes extraterrestres se produjo hace cerca de 500 millones de años, dando lugar a lo que hoy conocemos como «explosión del Cámbrico», un periodo en el que la Naturaleza pareció volverse loca y en el que surgieron, casi de repente, todos los géneros de especies que hoy pueblan el planeta. Se da el caso que la fauna cámbrica, múltiple y variada, poco o nada tiene que ver, genéticamente, con el periodo anterior, conocido como Ediacara y en el que la mayor parte de los seres vivos eran mucho más simples y primitivos.

Para remate, los dos científicos creen que algunos de los animales que hoy pueblan el planeta llegaron directamente del espacio. Sería el caso de los pulpos, cuyo genoma, secuenciado en 2015, se considera como uno de los más extraños estudiados hasta ahora.

http://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario