un país de malaespina

un país de malaespina

Malaespina

país de malaespina

de malagana y buen clima

malicia de país como la rosa y su espina

delicia perfumada, hiriente

monigote en malahora

atorándonos la pura

malagana en la frente,

el culo y el gañote

por destino y mala suerte

mierda, delicia perfumada

danos ley, remedio y marihuana

gobernante monigote.

Septiembre 2011

*

un ibuprofeno entre las sienes

entrefiguraciones

entrelenguas

entreviolencias

el castellano

entre más panamericano más sinuoso, vocal,

contaminante

entresuelos

entrecomillados

entredientes

entretenedores

entre mantas

entre municiones trampas

donde los habitantes son grietas

Bienvenidos a Equis Parte

*

ciudad, tu monotonía criminal es insobornable

como tus campos de concentración y tus minas,

tus escuadrones, tus antenas, tus agentes…

locatario, métase, no salga, —¡qué no le han

dicho!

esta es otra ciudad con el nombre

Viudas Preñadas

 

CLARIVIDENCIA también tiene su obituario. Clarividencia

domesticada, tiene limpio su abundante cabello, no huele a

golpe, ni a hule o a papel de estraza. Pedreadores con plomo 

y alambres fríos la matan de sed, de a poco, haciéndole

montón, la aplastan. “Basta odiar para que el amor se acabe”

—repetía dando coces.

un país de malaespinaCamila Krauss, (Xalapa, Veracruz, 1976). Poeta. Estudió Letras Hispánicas en la UV. Ha colaborado en “Sábado”, suplemento cultural de Unomásuno, revista Tierra Adentro, Periódico de poesía de la UNAM, entre otras publicaciones. Becaria de la Fundación para las Letras Mexicanas 2004-2005 y 2005-2006.

*Poemas del libro En las púas de un teclado

 

 

 

http://www.revistaelhumo.com

Deja un comentario