Aprende a insultar como un argentino con este generador de improperios

Aprende a insultar como un argentino con este generador de improperios

Nada de un simple «gordo». En todo caso, «gordo genocida de choripanes», cuando no «cementerio de canelones». Gonzalo «el Pipita» Higuaín y su presunto sobrepeso fueron el blanco de la ira de los aficionados argentinos hace unos meses, cuando la selección del país cayó ante España en un partido amistoso. Días atrás volvieron a serlo tras los malos resultados cosechados por la albiceleste en la fase del grupos del Mundial.

Tampoco se libró, ni aquella ni esta última vez, el seleccionador Jorge Sampaoli, cuya alopecia lo convertía en un «tobogán de piojos» a ojos de algún que otro tuitero. Tras fallar el penalti en el debut de Argentina en el Mundial de Rusia, a Leo Messi le tacharon de «pecho frío» y de «cenicero de hormonas», entre otras lindezas.

Uno de los últimos en sumarse a la lista de agraviados fue el portero Willy Caballero después de su pésima actuación ante Croacia. «Flequillo de carne»o «cabeza rodilla» fueron algunos de los calificativos dedicados al guardameta.

Dejando a un lado las salvajadas, incluso las amenazas, proferidas por troles a los que parece que se les va la vida por un simple partido de fútbol, los aficionados argentinos han demostrado que nadie como ellos cuando de lo que se trata es de insultar.

Paco Alonso y Pedro López, creativos publicitarios de la agencia gyro Madrid, envidian esta capacidad hasta el punto de confesar que, de venir de serie con la nacionalidad, no les importaría que esta figurase en su pasaporte («aunque somos de Madrid y Cádiz, respectivamente»).

Testigos y seguidores en Twitter del ingenio argentino en cuanto a insultos se refiere, el pasado viernes, mientras veían el Croacia–Argentina, Alonso y López fantaseaban con la idea de ser capaces de crear ofensas como las que sabían que se avecinaban en redes tras la contundente victoria de los croatas.

Ambos suplieron su falta de dotes innatas con una herramienta online con la que inventar escarnios como si hubiesen nacido en el mismísimo corazón de Buenos Aires. Es así como veía la luz el generador de insultos argentinos insultacomounargentino.com (pronunciado a lo porteño, insultá)

 

Higuaín

«Esta web tiene un objetivo claro: dar la posibilidad de que todo el mundo pueda insultar al nivel de los argentinos. Para ello, creamos un generador de insultos basado en cuatro características en las que los argentinos suelen enfocarse: gordos, calvos, feos y malos».

El generador, siguen explicando, «forma el insulto a través de una base de datos que hemos creado, y que contiene tanto insultos hechos por la afición argentina como creaciones propias. Con el insulto completo, solo queda compartirlo en Twitter directamente desde la web, con el hashtag #insultacomounargentino incluido».

Sampaoli

Saben que la tranquilidad que dejó la clasificación in extremis de la selección argentina el pasado martes puede convertirse en calma chicha de caer eliminada mañana sábado en octavos ante Francia y desatarse la previsible tormenta de insultos en redes sociales.

«Estamos mejorando la capacidad de la web para el partido del sábado con un CDN de respaldo para los picos de tráfico de red (ni idea de lo que significa, pero nos fiamos de nuestro amigo Francisco, que nos ha ayudado con la programación). Esperamos mucho insulto durante el partido».

Ambos creativos aseguran intentar ser reactivos en Twitter durante los encuentros, aunque a veces les cuesta manejar tantos «protagonistas» a la vez: «Messi, Sampaoli o Maradona (sin ni siquiera jugar) triunfan cada vez que hacen algo. Los insultos para gordos y calvos son los que más se están utilizando».

WCaballero

Las respuestas que están obteniendo, dicen, están siendo «muchas y muy buenas, más de lo que creíamos en un primer momento». «Es muy divertido que el director creativo ejecutivo venga a tu mesa a decirte “me ha hablado uno de EEUU diciendo que le encanta”, o que tuiteros como @Hank_Solo aprovechen la conversación para compartir nuestros tuits», añaden. Por eso tienen pensado seguir «con esta locura» lo que queda de Mundial.

Y no solo en los partidos de Argentina. Los jugadores de cualquier selección pueden ser los destinatarios de los improperios producidos por el generador. «De Gea se ganó a pulso que le replicáramos un insulto o dos. Ahora en serio, los insultos de este generador no tienen nombre: valen para cualquiera, incluso aunque no sea futbolista».

Aunque su propósito final sería el de exportar la idea más allá del mundo del fútbol, lo que tienen claro es que su herramienta no es un generador de odio e insisten en su NO rotundo a cualquier tipo de violencia: «Se trata de inspirar humor y originalidad. Que todos nos echemos unas risas a través del ingenio argentino».

Messi carajaula

https://www.yorokobu.es

Deja un comentario