POE+ de JOSÉ AGUSTÍN SOLÓRZANO

                                                    POE+ de JOSÉ AGUSTÍN SOLÓRZANO

Selección y nota

por José Antonio Íñiguez

Conocí la obra de José Agustín Solórzano hace aproximadamente cinco años, con el poemario Versos, moscas y poetas, y con algunos textos que publicaba frecuentemente en su blog (http://joseagustinsolorzano.blogspot.mx/). Desde entonces, sus poemas presumían una desfachatez admirable y brutal para enfrentar el acto poético.

Hace apenas unas semanas, cayó en mis manos Monomanía del autómata (FETA, 2014) y, con una tremenda curiosidad, leí aquello para reencontrar después a ese mismo poeta despreocupado, que continúa afirmando, con el verso, que el mundo que observa todos los días es también interior.  

Este fragmento, estoy seguro, ejemplifica perfectamente lo que el poeta -tan inofensivo en el tedio cotidiano- puede lograr si hurga en los pliegues del mundo. Hay que leer estos poemas, entonces,  para recobrar nuestra sensación de vida, o bien, para modelar lo que creemos que observamos. 

ADENTRO:

la sangre hierve al tiempo que el agua de la cafetera

            el reloj digital del microondas responde a mi resaca:

            son las 00:00              parpadea: tiene sueño todavía

            nadie quiere morirse

                                         un domingo

            nadie tiene ganas de vivir

            la libertad me da comezón en la espalda y enlosdeabajo

            mosquea la casa                          abre grietas en el techo

            la libertad podría ser esa gotera que me recuerda a tus ojos

           

            abrir de par en par tus pezones me ocasiona una tristeza

            apenas un poco más alegre que abrir las ventanas

AFUERA:

           

el tiempo juega a corretear los automóviles

            detiene autobuses en cada esquina y luego:

            “no gracias, me equivoqué de ruta”

           

            podría verlo menear la cola

            babear alegre las banquetas

            lamerse el culo con alegría canina

           

            pero quedé con B para comer un helado

            un helado de esos que no me gustan

            y que a ella le parecen sinónimo de todo lo horriblemente bueno

           

            habla de la felicidad con la intensidad con la que yo

            me hundo un par de caguamas en el pecho

            piensa en la libertad con más deseo

            del que yo pienso en sus ojos esparcidos sobre mi rostro

           

            puedo estar orgulloso de jamás haber fingido un orgasmo

            soy libre de venirme sobre cualquier rincón del universo

            no creo en eso que llaman infinito

            ni en nada que no toquen mis manos

            quién chingados va a venir a comprobarme

            que existe algo inacabable

            pálido  brillante   lleno de noséquécuerposcelestes

            tengo mi cuerpo atado a mi cuerpo

            nada celestial      nada innombrable

           

            y hoy domingo:

                        soy libre para no ir por ese helado

                        para ponerme un grillete en el cuello

                        y quedarme taciturno haciéndole muecas a un televisor apagado

ADENTRO: 

           

mis tripas son las cadenas

            que me amarran a la banal costumbre de comer y descomer

            cómo se puede ser libre teniendo vísceras enroscadas

            siendo un obrero a tiempo completo

            de la fábrica de poemas y de mierda que es el cuerpo

            bombeando con un traje anaranjado y un casquito de bombero

            todo el día la sangre que hierve cuando me emputo o caliento

            mejor sí voy por el helado            quién sabe

            tal vez entre lamida y lamida se nos antoje

            calentar la lengua de uno con la del otro      

            creo que deberíamos compartir más cosas

            eso que llamas libertad por ejemplo

            quién quiere la libertad para él solo

            a mí  ya ves

            nada más me ha servido para entristecerme

            para encerrarme a ver la pornografía

            que siempre acaba ensuciándome la sala

            la cama          o el piso                mi panza


¿es eso la libertad, B,

un montón de manchas en la casa?

           

            compartida la vida es mejor

            ¿no has visto el comercial?

           

            aunque a saber

            uno cree necesitar de otro

            de un perro   un oso de felpa

                un perfil en Facebook 

            un auto   un pene másomenosgrande

            una novia       una noviacaliente

            una noviacalientequesepacocinar

           

            pero a saber

            yo hoy quisiera un par de mezcales

            una palabra que no viviera en ningún verso

            un poema menos pendejo que éste

AFUERA:     

           

más allá de lo que entra o sale

            a la hora del remordimiento

            o a la algarábica hora en la que empieza la quermés

            de mi cuerpo tambaleante

           

            me detengo en una orilla de mi nombre

            y dudo en masticar la palabra que más cercana tenga

            a la boca las cosas le pueden entrar a veces

            con más facilidad de la que crece un pájaro en el cielo

            caer

            en una boca rodeada de jitanjáforas hambrientas

            sonsonete de silencio mi tartamuda ceremonia

            de preparar la cama donde dormirán mis tres tristes muertes trigaleras

ADENTRO:

           

            a la intemperie de mí y mis otros

            encallará en mi costa

            beberá la muerte muerte de mi mar muerto

           

            y ¡salud!

           

            que nadie detenga el tropel de fantasmas que picotean mis ojos

            el cardumen de pétalos que libera mi sangre

            la manada de alas que pasta en mi cuello

            la parvada de semen que se estanca en lamujerquenoestá

AFUERA:

           

            donde el universo lame las heridas de la noche

            me entretengo tentando las paredes mordidas

            las rodillas raspadas de los edificios

           

            juego a la rayuela con Cortázar

            reto a las vencidas a Cervantes

            incendio la cabeza de Nogueras

            hago un Kame hame ha con  los haikús de Tablada

            la desnudez de las flores tiene otro nombre

           

            declaro:

                        la desnudez de las flores es púdica y perversa

            pero quién quiere ser Cortázar

            o Cervantes

            Nogueras o Tablada

           

            cuando puede ser Woody Allen tocando el clarinete

            quién no quiere ser Woody Allen

            tocando las tetas de su hija

            y el clarinete

           

            aunque tiemble en los aeropuertos

            y su canto no sea como el de la desnudez de las flores

            púdico y perverso

            sólo el verso que no intenta toquetear a nadie

            sino ser él mismo intacto y autocomplaciente

           

            masturbarse como Woody Allen toca el clarinete

            y no como Cortázar jugando al avioncito en la calledealgúnlugarfrancés

            y no como la imaginaria y puñetera mano de Cervantes cercenada en Lepanto

           

            Tablada prepara una Genkidama con sus versos

            Nogueras sigue sin recordar el poema de amor llamado niebla

           

            y no hay nadie tocando a mi puerta

            eso         quizá

            eso es lo más importante

JOSÉ AGUSTÍN SOLÓRZANO (Valle de Santiago, Gto., 1987) es miembro de la Sociedad de Escritores Michoacanos. Autor de los libros de poesía Ni las flores del mal ni las flores del bien (Premio Estatal de Poesía Carlos Eduardo Turón; Secum, 2015), Monomanía del autómata (FETA, 2014),  Alguien ha salido a buscarme (Diablura, 2012) y Versos, moscas y poetas (Premio Michoacán Ópera Prima; Secum, 2009). También es autor de la novela Rompecabezas (IMC, 2014). Ha publicado narrativa, ensayo y poesía en diversas revistas y suplementos culturales del país, y en antologías como Beber sueños en un cráneo de palabras (UMSNH, 2013) y Turbulencia dosmilonce. Narrativa michoacana actual (Ficticia 2011), entre otras. En 2012 fue becario del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico de Michoacán (PECDAM).

http://www.revistaelhumo.com

Deja un comentario