POE+ de KIM JENSEN

POE+ de KIM JENSEN

Primer poema en español—22 Julio

En español puedo decir

las cosas más sencillas, como

tengo miedo

tengo miedo del cielo

tengo miedo de la casa detrás de la colina

el verde oscuro de la colina

tengo miedo de escribir mis propios pensamientos

en esta larga noche

en esta larga noche

mi cara ha desaparecido

y no puedo ver mis manos.

Segundo poema en español—24 Julio

Conozco a una mujer

que cortó su propia lengua.

Esto sólo ocurre en la guerra—

una guerra que comenzó

antés de que ella naciera

y continuará después  que se vaya.

Ahora—después de tantos años—

no tiene dedos

no tiene brazos

no tiene pies

ni armas, ni balas, ni armadura.

Ahora solo habla con los ojos.

Y es suficiente.

Tercer Poema—25 Julio

Cada noche cuando estamos durmiendo

una inmensa nube oscura se desliza por la ladera,

cubre los techos

y las puertas de las casas.

Está llena de chinchetas,

huele a fruta estropeada.

Sentimos su peso cuando soñamos

y despertamos llorando.

Cada mañana juntos

debemos encender los fuegos.

Yo enciendo.

Tú enciendes.

Nosotros encendemos

los fuegos que queman la niebla.

No creo que haya un fin para esta lucha.

Creo que así es como

debemos vivir.

Cuarto poema—26 Julio

Estoy dispuesta a hacer sacrifícios

por la belleza.

Por ejemplo:

estoy totalmente preparada

para afrontar una noche fría

en tacones rojos

sin medias

ni vergüenza, ni arrepentimientos.

Además estoy dispuesta

a hacer sacrifícios

por la gente.

Mis hijos, por ejemplo

mis amigas y compañeros

y más allá, extraños

que nunca he conocido.

Tú, por ejemplo, leyendo

estas palabras. Puedo amarte.

Y lo único que pido

de esta corta vida

es más belleza.

Y lo único que te pido

es que sientas tu libertad

creciendo y subiendo

como una cometa blanca brillante

llena de viento y sol.

Quinto poema—27 Julio

En la cocina: comino, guasca, canela y sal.

En la veranda: jóvenes viajeras y viajeros

partiendos a lugares lejanos

— No creo que los vuelva a ver.

En los periódicos: Bueno, ya sabes

cosas terribles: líderes irresponsables

propensos a la violencia.

Aquí están, como siempre

al timón de la nave.

¿Y yo?

Creo que voy a trabajar hoy.

Cualquiera que sea puede ser.

Trataré de hacerlo bien.

Esto también puede ser

una especie de motín.

Sexto Poema—28 Julio

Mira.

No me hables sobre águilas hoy

o de cóndores o halcones.

Hablame de la paloma.

Paloma callejera

Paloma del parque

Paloma de muros y cables eléctricos

Paloma a nuestros pies

sólo pidiendo una miga de pan.

Ella es la ciudadana global.

Eclosionada desde el barro

de cada ciudad del mundo.

Eclosionada de la tierra

de bajo los ladrillos y el pavimento.

Mira. No tengas miedo

cuando tu seas una viajera solitária

como yo.

Siempre podras encontrar

a una compañera familiar

en cualquier parte

donde vayas.

Séptimo Poema–29 Julio

En español puedo decir

las cosas más sencillas, como

estoy agradecida.

Estoy tán agradecida por el cielo,

por las flores enfrente de la colina,

por la gente buena de esta ciudad,

en este día amplio.

En este día amplio

mi pecho se ha abierto

y mís dos labios se vuelven

hacia arriba para sonreír!

Noveno poema—1 Agosto

No hubo luna

hasta que el poeta

nos mostró cómo ver la luna,

hasta que el poeta

la dibujó con su dedo

en un platillo de leche blanca.

«Ahí» dijo.

«Y será más visible con nubes pasando delante de ella.»

Agitó la superficie con su lengua—y cierto!

Era más visible

y mas encantadora

con ondulaciones diminutos

y mareas irresistibles.

Pero no hubo luna.

Fue transformada

en otra cosa

cosa sin nombre.

Y no hubo transformación

Y no hubo cosas sin nombres

Y aún ningunas nombres

hasta que el poeta

nos lo muestre

con su cuerpo:

Su dedos y lengua.

Décimo poema—2 August

¿Conoces el momento?

–quiero decir—

¿lo recuerdas?

¿El momento en que

te dejó

tu inocencia?

¿Te dejó en pasos pequeños

y silencios,

o en un golpe inolvidable?

¿O fuiste como yo?

¿Fue robado cuando sólo

estabas medio despierto?

¿Te acuerdas?

Si fuiste como yo—

somos las afortunadas.

Seguramente

el que arrebató nuestra inocencia

no tenía ni idea

de su valor.

La dejó escapar de su mano

al lado de la carretera.

Tal vez la enterró

en unos pocos centímetros de barro

y siguió adelante.

Que piensas, compañera?

Quieres venir conmigo?

Tengo una nueva pala

tán nueva y tán brillante

ella parece attrapar toda la luz del sol.

Y podemos tenerla

en nuestras propias manos.

y aprender a usarla bien.

Undécimo poema—3 August

¿Hay algo más hermoso

que sentarse a la sombra

en los Andes

con gente simpática

desayunando

–un buen “calentao”–

y aprender lo más acurados

más precisos

más útiles

groserías en este idioma?

¡Qué chimba!

¡Qué chévere

¡Qué chistoso!

¡Estos momentos

son la altura de la alegría!

Ahora tengo las palabras

para hablar con mis mayores enemigos

A Trump y a Netanyahu

y a Paul Ryan

y a TODOS los reaccionarios corruptos,

chupando la riqueza de la gente,

arruinando la tierra,

contaminando el agua y el aire,

enviando los jóvenes a una guerra sin fin,

pisoteando nuestra inocencia

y la esperanza de nuestros hijos e hijas.

A cada uno de estos delincuentes

ahora les puedo articular:

¡Qué gonorrea! ¡Hijueputa!

¡Qué chimbo pestífero y apestoso!

¡Qué vaya a chingar a su puta madre!

Decimotercer poema—7 Agosto

Hasta ahora

los poetas han evitado

el tema de las rodillas.

¿Por qué nadie escribe

sobre las rodillas?

Específicamente

las rodillas de las mujeres

sobre las rodillas

de una mujer

que se escondió

de un asesino

en un armario

de almacenamiento

durante dos horas

sobre las rodillas

de una mujer

que hizo un altar

y oró durante trés años

sobre las rodillas

a la diosa desconocida

dentro de ella

para salvarla

de los hechos básicos

de su propia vida

sobre las rodillas

de una mujer

que se ponía

de rodillas todas las noches

para complacer

a un hombre cruel

que decía

que la amaba

pero lo que amaba

era verla

sobre las rodillas.

Kim Jensen (www.kimjensen.org) es una escritora, poeta, educadora y activista política en Baltimore que ha vivido en Francia, California y Palestina. Su primera novela experimental sobre una turbulenta historia de amor entre un exiliado palestino y un estudiante estadounidense, The Woman I Left Behind, fue finalista del libro del año de la revista Foreword. Sus dos colecciones de poemas, Bread Alone y The Only Thing that Matters fueron publicadas por Syracuse University Press. Activo en el movimiento por la paz y la justicia desde hace muchos años, los artículos, ensayos, poemas e historias de Kim han aparecido en numerosas revistas y antologías, incluyendo Mondoweiss, Extraordinary Rendition: Writers Speak Out on Palestine, Gaza Unsilenced, Bomb Magazine, Rain Taxi Review, Revista Al Jadid, The Baltimore Sun, The Oakland Tribune, Left Curve, Liberation Literature, Al Ahram Weekly,Sukoon y Mizna. En 2001 ganó el Premio Raymond Carver por ficción corta. Es profesora de inglés y escritura en el Community College of Baltimore County, donde es la fundadora de una iniciativa interdisciplinaria que demuestra la conexión entre el aprendizaje en el aula y la justicia social. Ella es copresidenta del Partido Verde de Baltimore.

Cuando Kim estuvo en Colombia en el verano pasado, viajando y completando la investigación de su novela “Olvídate de Jerusalén,” escribió un poema todos los días en español en un intento de aprender español. Estos son algunos de sus poemas de julio / agosto de 2017.

Colaboración: Luisa Isabel Villa Meriño

http://www.revistaelhumo.com

Deja un comentario