Cuando EEUU quiso derrotar a Japón bombardeando sus ciudades con murciélagos pirómanos

Jaime Noguera

Cuando EEUU quiso derrotar a Japón bombardeando sus ciudades con murciélagos pirómanos

Los animales han formado parte de los arsenales militares desde tiempos inmemoriales. Caballos, palomas mensajeras, perros… En la Segunda Guerra Mundial, cuando el ejército de los EEUU se retorcía las meninges intentando inventar un método para poner al Imperio del Japón de rodillas, los militares norteamericanos invirtieron 2 millones de dólares en inventar una “bomba de murciélagos”. Pero murciélagos de verdad, nada de bombas con forma de murciélago, ni con el nombre en código “murciélago”.  Murciélagos reales que transportasen dispositivos incendiarios.

Por raro que suene, no sólo estuvo a punto de ser usada en combate, sino que las pruebas iniciales sugirieron que, para desgracia demográfica de los pobres quirópteros, habría sido una de las armas más destructivas del arsenal militar estadounidense.

Poco después de que Japón atacara Pearl Harbor, los militares estadounidenses se vieron nadando en montones de ideas para la creación de nuevas, ingeniosas y a menudo estrafalarias armas. Una de esas ideas surgió del perturbado inventor Dr. Lytle S. Adams, un dentista que además era amigo de la Primera Dama Eleanor Roosevelt, lo que le permitió presentar una propuesta muy friqui al Presidente Roosevelt sin que a nadie le diese un ataque de risa histérica.

Su idea era conectar dispositivos incendiarios a murciélagos y soltarlos sobre Japón (cuyas ciudades estaban construidas en gran parte de madera de bambú y papel) para crear una bomba incendiaria viviente ampliamente eficaz. Cuando sus ciudades quedasen redujesen a contaminación atmosférica los japoneses seguramente capitularían.

Cuando EEUU quiso derrotar a Japón bombardeando sus ciudades con murciélagos pirómanos

El Doctor Lytle S. Adams. Batman tiene pesadillas en las que se le aparece.

Cuatro razones para no mandar a Lytle S. Adams a freir espárragos

Como leemos en Batsrule , había una serie de puntos que los hombres de guerra no animalistas tuvieron en cuanta a la hora de crear una partida presupuestariapara financiar el desarrollo de la idea del dentista inventor.

1. Los murciélagos podían ser inducidos a hibernar, lo que los hacía fáciles de transportar.

2. Millones y millones de murciélagos podían ser encontrados en cuevas por todos los Estados Unidos, lo que significaba que  serían baratos de obtener.

3. Los murciélagos buscan áreas oscuras durante el día, así que existía una buena posibilidad de que, una vez lanzados sobre Japón, se posasen en los áticos y habitáculos de los edificios nipones.

4. Los murciélagos pueden llevar con ellos varias de sus crías a la vez, así que probablemente podían acarrear una bomba.

El proyecto (bautizado como X-Ray) , contra todo pronóstico, recibió financiación y el ejército de los EEUU comenzó a experimentar con maneras de equipar a los murciélagos con dispositivos incendiarios. Después de algunos prototipos fallidos, como cuenta la Wikipedia, finalmente Louis Fieser (inventor del napalm) desarrolló una bomba que pesaba 17 gramos y funcionaba con un temporizador de 30 minutos.

Cuando EEUU quiso derrotar a Japón bombardeando sus ciudades con murciélagos pirómanos

La bomba murciélago, el arma perfecta para un apocalipsis bíblico.

A lo largo de una serie de pruebas realizadas, la bomba demostró ser increíblemente eficaz, incluso más de lo que nadie había previsto. El químico responsable lo dejó claro en su informe al National Defense Research Committee (NDRC)

“Las bombas normales ocasionarían probablemente de 167 a 400 fuegos por bomba, mientras que  una X-Rays causaría de 3.625 a 4.748 incendios”.

Los estadounidenses lo comprobaron de forma práctica. En 1942, varios murciélagos escaparon del cautiverio en el aeródromo auxiliar de Carlsbrad, y en pocos minutos toda la base se quemó hasta los cimientos.

Más tarde, los militares realizaron otra prueba en una aldea japonesa simulada; el decorado montado en Utah fue completamente destruido. Los militares concluyeron en su informe: ” el murciélago bomba es un arma efectiva”.

Cuando EEUU quiso derrotar a Japón bombardeando sus ciudades con murciélagos pirómanos

Base de Carlsbad, on fire por murcielaguitos (1942)

¿Y cómo se los enviamos a los japos?

Sólo quedaba averiguar cómo distribuir los murciélagos en territorio japonéssin matarlos (hasta que fuesen necesario churruscarlos, claro). Los militares diseñaron un dispositivo en forma de bomba (o de rallador de queso, según see mire) que podía alojar cientos de murciélagos en bandejas apiladas. La bomba soltaría un paracaídas y, una vez este abierto, las distintas bandejas, atadas por cuerdas, se desplegarían hacia abajo como un acordeón. Eso debía suceder a unos300 metros de altura para así dar a los murciélagos la oportunidad de salir de su letargo y volar hacia su brillante (sic) destino.

Afortunadamente para los mamíferos voladores, el éxito del Proyecto Manhattananunció el pronto el histérico inicio de la era atómica. Los murciélagos bomba se convertían en una nota a pie de página en los libros de tecnología militar, en carne de cañón para posts de blogs como este.

Cuando EEUU quiso derrotar a Japón bombardeando sus ciudades con murciélagos pirómanos

Visto en Batsrule. Con información de Historynet y la Wikipedia.

https://blogs.publico.es/strambotic

Deja un comentario