POE+ de ELLEN MARÍA MARTINS VASCONELLOS

POE+ de ELLEN MARÍA MARTINS VASCONELLOS

Escuchen la brasilera

Yo soy una chica rutera
me gustan las gasolineras
los baños de restaurantes
las ruedas llenas de grasa

los oídos llenos de cera
las rutas llenas de ratas
las heces llenas de tierra
las miradas llenas de sierras
de playas de playeras
de frentes de fronteras
y que no me siga nadie
por la calle o carretera
llevo balas en los ovarios
mi soledad es mi bandera
y en el día en que me muera
no busquen mi paradero
que derrita mis cenizas
un volcano en la cordillera.

***

No existe amor en São Paulo

Lamí tus dedos

como paleta mexicana

en la calle Augusta a las dos

de la tarde.
Devoré tus besos
entre el mar de gente

sedienta

en la Plaza de la República.

Mordí tus espaldas

mientras cantábamos

al son independiente

en un centro cultural.

Tragué tu hálito

como un sandwich de pierna
en la final de un partido

en la cancha de Pacaembu.
Bebí tu sudor

en el medio de un paseo ciclista

en una mañana de sábado
en el Parque Ibirapuera.
Mastiqué tus ojos

mientras esperábamos en la fila

del teatro

en la Casa Pompeya.

Comí tus piernas

con palomitas

viendo una película vieja

en la Muestra Internacional de Cine.

Engullí tu leche

mientras ardía

humo verde

en la Plaza Por-do-Sol.

Probé tu vientre

cuando el tren partía

en la Estación de la Luz.
Guardé tus restos

en un tupperware azul

en el fondo de mi

freezer.

Doné el refri

con todo dentro

por el facebook.

***

El efímero

En la sala de espera

del dentista

espera un señor

con un saco de sastrería

ser atendido

las revistas Caras en la mesa del centro

exhiben dientes blancos

y perfectamente en línea

en la silla izquierda

no hay nada

en la silla derecha

una adolescente toca el cielo de la boca con la lengua

mientras dice al padre

por un mensaje de texto

que será la próxima

del otro lado de la sala

la recepcionista bilingüe

come la uña

y busca promociones de pasajes aereos

a Cancún

en el baño

una mujer embarazada cepilla los dientes

con el dedo medio

en la puerta al lado

el dentista se prepara

alcohol gel, lienzo húmedo

pinzas esteriles

lava las manos con desinfectante

piensa en el culo de su mujer.

En diez segundos será otra cosa.

***

Mi despegue, tu aterrizaje

“Volver, vuelvo todos los años, pero no para quedarme. 

La pregunta para mí no es por qué no vivo en la Argentina

 sino por qué vivo en México. 

Y la respuesta es muy simple: 

Porque estoy enamorado de mi mujer, 

eso es todo”. (Juan Gelman)

siete mil cuatrocientos cuarenta km
entre la lluvia ácida de la Ciudad de México

y la tierra seca de São Paulo

que se caiga el avión en la tormenta
así volamos sin paracaidas
y de ojos abiertos

que el destino de nuestro viaje ciego
sea las manos dadas
entre dos astronautas jugando rayuela.

***

Patria word reference

Yo fui a vivir en otro lado
y acá si me preguntan qué hago aquí solo digo vine
si allá me preguntan a qué fui no digo nada
hago el amor veinticuatro horas por día
siete días de la semana
y nadie más que tú tiene nada que ver con eso
pero quién querrá vivir del otro lado cuando hay tanta vida de éste
y si me preguntan si quiero irme de aquí digo nunca sola
solo vuelvo allá si voy contigo, solo vuelvo si allá
viviré tanto y tan bien como aquí
Soy extranjera en mi propio país.

 

Ellen Maria Martins Vasconcellos es brasileña y tiene veintiocho años. Graduada en Letras en la Universidad de São Paulo. Estudia la maestría en literatura latinoamericana contemporánea y su diálogo con la televisión y el cine. Trabaja como revisora y tradutora de textos. Profesora de portugués y español. Sus poemas fueron publicados en diversas revistas y antologías, incluyendo Anamorfoses (2014, editora Annablume – Brasil), y Frontera (2015, Lagrullita Cartonera – Chile). A finales del año sale su poemario bilingüe Chacharitas. Mientras tanto escribe en su blog: http://ritepramim.blogspot.com. Cree en los fantasmas y desconfía de los vivos. Toma Fanta Uva y café sin azúcar. Ve muy bien, pero a veces cierra los ojos. No tiene el corazón de piedra.

Colaboración: Jesús García Mora

 

http://www.revistaelhumo.com

Deja un comentario