Sexo, drogas y Ángeles del Infierno: los 75 años de Mick Jagger en cinco revelaciones

El cantante británico pasó por la cárcel, sobrevivió a un intento de asesinato y firmó una autobiografía que no recuerda haber escrito

Jagger, fotografiado junto a Marianne Faithfull a mediados de los sesenta
Jagger, fotografiado junto a Marianne Faithfull a mediados de los sesenta – ABC

Tres noches entre rejas

Pese a que siempre ha sido Keith Richards quien ha tenido una relación más problemática con las drogas, Mick Jagger fue detenido en 1967 por tenencia ilícita de estupefacientes y fue condenado a tres meses de prisión. El cantante, sin embargo, sólo llegó a pasar tres días entre rejas tras abonar una cuantiosa fianza. En 1965, Jagger, Richards y Bill Wyman ya habían sido arrestados en México por orinar contra la pared de una gasolinera. No acaba ahí el historial delictivo del cantante, detenido en 1972 por posesión de marihuana y agredir a un periodista, y de nuevo en 1975 por obstrucción a la justicia.

La familia interminable

Presume Mick Jagger de haberse acostado con cerca de 4.000 mujeres, unas cifras que, ciertas o no, no desentonan con la facilidad con la que ha saltado de cama en cama y ha ido ampliando una familia que parece no tener fin. Voraz casanova, Jagger ha tenido ocho hijos con cinco mujeres diferentes -el último, en 2016, siendo ya bisabuelo- y ha coqueteado con infinidad de personalidades del pop y el mundo del espectáculo (de Marianne Faithfull a Carla Bruni pasando por Angelina Jolie), pero sólo ha estado casado en dos ocasiones: la primera, con Bianca Jagger: la segunda, con Jerry Hall, pese a que el matrimonio fue invalidado años más tarde. ¿La razón? Jagger se quería ahorrar los 50 millones de libras que le hubiese costado el divorcio.

Mick Jagger, en 1977
Mick Jagger, en 1977 – Lamedia Collection/Sunshine

Intento de asesinato de Los Ángeles del Infierno

Uno de los episodios más oscuros de la historia de los Rolling Stoneses el tristemente célebre concierto de Altamont de 1969, en el que Los Ángeles del Infierno, contratados por la banda como equipo de seguridad, asesinaron a un joven negro de 18 años. Señalados como culpables tras el concierto, los moteros planearon vengarse de Jagger y, tal y como reveló un documental de la BBC, intentaron asesinar al cantante en su casa de verano en los Hamptons, cerca de Nueva York. Una venganza que se fue a pique cuando el barco en el que los miembros de la banda se dirigían a casa de Jagger se hundió en una tormenta. Cuando los Stones regresaron a Estados Unidos en 1972, su mayor temor seguía siendo una venganza de los moteros y pasaron buena parte de la gira atemorizados.

Como todo chaval blanco que llegó al rock and roll a principios de los sesenta, Mick Jagger no tenía la más mínima idea de bailar cuando agarró un micrófono por primera vez, así que no tuvo más remedio que buscarse unos maestros de altura para acabar convirtiéndose en lo que la prensa británica conocería como «snake hips» (caderas de serpientes). El propio cantante ha explicado en alguna ocasión que para dar forma a su peculiar estilo de baile escénico, con ese pavoneo marca de la casa o sus excursiones de espaldas, tomó todo lo que pudo prestado de Rudolf Nureyev y Tina Turner. «Aprendí muchísimas cosas de Tina», aseguró Jagger, quien con los años ha ido fichando a coreógrafos como Stephen Galloway, del Ballet Frankfurt, para perfeccionar sus movimientos.

Jagger, en 2017, durante la última actuación de los Stones en Barcelona
Jagger, en 2017, durante la última actuación de los Stones en Barcelona – Inés Baucells

La misteriosa autobiografía del millón de libras

Cuenta la leyenda que, cuando Keith Richards publicó «Vida», la prensa empezó a preguntar a Mick Jagger si no se había planteado también él escribir una autobiografía. Lo que pocos recordaban es que el cantante ya lo había hecho años antes, en 1983, tras firmar un contrato con la editorial Weidenfeld And Nicolson. El año pasado, el cantante aseguraba que no recordaba haber escrito nada, pero tal y como señala Philip Norman en su biografía no autorizada, Jagger recibió un millón de libras como adelanto. El problema fue que al editor el texto le pareció «insalvablemente aburrido» (y eso que ni siquiera lo escribió él, sino un profesional de la escritura) y Jagger tuvo que devolver hasta el último penique recibido. También el año pasado, el editor John Blake reveló que Jagger le entregó hace tres años, mediante un amigo común, un libro autobiográfico de 75.000 palabras escrito por él a principios de la década de los 80, pero cuando el editor se puso en contacto con el cantante, este insistió en que no recordaba haber escrito nada.

https://www.abc.es/cultura/musica

 

Deja un comentario