POE+ de Roselbet Toledo Mayoral

POE+ de Roselbet Toledo Mayoral

Paper 1.

Las orquídeas como instrumentos de dominación

Amo la orquídea

Esa pequeña vagina

Que me sonríe al pasar

No sé por qué pero de pronto me vienen a la mente

Ideas sucias que sólo comparto con mi veterinario

Le digo que a Pimpinela le gusta otear la flor

De la vecina del 302

Que saca su macetero al sol de 11 a 4

Todos los días excepto los domingos dedicados al cultivo del espíritu

En primavera

Noto que su orquídea se aleja lentamente de su puerta

Y va subiendo escalones hasta llegar frente a la mía

No sé cómo ha encontrado los pretextos perfectos

Para pedirme que se la riegue

Que le abra los pétalos y le estimule rudamente el sépalo dorsal

Y juguetee con mi dedo medio sobre la superficie delicada

Pimpinela se molesta con la presencia de la vecina del 302

El lunes viene siendo el día en que se debe curar

De los puntapiés que recibe los domingos

Mi veterinario insiste en que debería deshacerme de ella

Yo en el auto pienso

Si se refiere a Pimpinela

A la vecina

O a la orquídea sonriente

Paper 2.

La mujer que se cogió un año de excedencia matrimonial para coger con otros

El poliamor es toda una filosofía

Supera por mucho al zen o a cualquier experiencia energética metafísica tanatológica

Consiste en cogerse un año sabático

Para coger con decisión y arrojo con quien respire

“El lubricante es el límite”

La regla es no tener relaciones serias

Practicar el canastillo pekinés

De forma segura

Pero nunca con amigos

Es necesario afiliarse a posturas feministas

Que se niegan a ir a la tumba habiendo estado solamente con 4 hombres

Es importante enfatizar que el poliamor

Contrario a lo que muchos piensan

No sólo es practicado por amas de casa desesperadas

O lectoras que pasaron de Walter Riso a 50 sombras de grey en menos de una semana

Toda mujer que haya sentido el ritual semanal

De los encuentros silenciosos de 5 minutos

Puede subir su perfil al Facebook e iniciarse en los difíciles caminos del iluminismo

Se puede pasar de timorata bienhechora de felaciones rústicas

A maestra sado light  charla sucia  tirones de pelo en el primer encuentro

Los bellos penes comenzarán a ser lo suyo y hacer lo suyo

Obtendrá un gran placer al controlarlos desde cerca

Los verá crecer y endurecerse trazando los pliegues de sus cálidas arquitecturas contra su paladar

Se volverá especialista en asuntos quinestésicos

Tome nota

Muchas personas la tacharán de perdida o frustrada

De lidiar todavía con la carga psicológica de abusos infantiles

De buscar la pasión a su mediana edad a cualquier precio

Pero no lo olvide

Acostarse con un montón de tíos

Hará que se sienta mejor en su lecho de muerte

 

Paper 3.

La fragilidad de los vínculos humanos

No sé ustedes

Pero yo no necesito mucho para enamorarme

Con mirar el facebook tengo

Da igual si caminan las minas o no

Si hablan si tienen voces o menstrúan

Si alcanzan el orgasmo con calentamiento previo

O si es cuestión de lubricantes y yoga

No sé ustedes

La verdad

Acabo de ver que la mujer que amo

Recién me acepta como amigo

Debería interrumpirlo todo

Salir a buscar un departamentito más amplio

Con cocina integral  zotehuela y tendedero

O debería

Decirle de una vez por todas

Que me gustan –como a Oliverio

Las que vuelan mientras planchan

[Alguien te ha etiquetado]

Hola! Soy Jesús

Por favor

Comparte mi poema

O moriremos todos

De sarpullido

Paper 4.

Preguntas del diván

entonces el hijo

para ocupar el lecho de la madre

debe matar al padre?

entonces el padre

para no perder el lecho de la esposa

debe castrar al hijo?

entonces ella

mientras pasa algo

debe masturbarse?

El bosque azul que me circunda

Alfonsina Storni (25 de octubre de 1938)

Nunca usó la cacerola para jugar a la mujer responsable

la empeñó en una tienda de rayas y

se compró con el dinero una ola negra

como la lengua de quien usa el tocador para decirse ciertas cosas

Para lamer la noche

usaba la sal     endulzaba el cuerpo

la espuma blanca

le roía los muslos de arena       haciéndoles anotaciones

contando los días que llevaba sin sentir

entre las piernas         el escurrimiento de un poema

Nadie había visto nadar una ola

en el mar de olas

hasta que ella se paró de pie juntillas y

declamó una o dos o tres recetas de mejillones al ajillo

Nadie había visto a una mujer escribir como mujer

Nadie había previsto

que se desnudaría el torso    se levantaría la falda

se recostaría contra el muro    abriría los sentidos de la carne

esperando con sonrisa maliciosa      la embestida del poema

Nunca usó la cajita de especias que le regalaron

cuando era niña y perseguía nubes en su bicicleta vagabunda

Se tatuó una escoba para recordarse que nunca usaría una escoba

Esperó que le creciera un rosal en el corazón

pero en vez de eso comenzaron a nacerle caracolas

Ella dijo: soy una y soy miles

mis voces se replican en el bramido de la piedra

quiero volar y más se agitan las olas de las nubes

quiero correr tras los cangrejos que se fugan en la arena

quiero yo misma ser fuga

dejar de tener pies para volverme sirena

Ella dijo: en el bosque azul que me circunda

se balancean y cantan las demás sirenas

Ella dijo: traigo en mi bolsillo del chaleco

la ola negra que compré para esta noche

POE+ de Roselbet Toledo Mayoral

Mujer que respira por las branquias

Virginia Woolf (28 de marzo de 1941)

No creo que dos personas hayan sido más felices

de lo que fuimos tú y yo

Aún recuerdo tus preguntas de niño bobo

¿por qué amaneces tan de noche, Virginia?

¿por qué atardeces tan de día, Virginia?

Bajo un árbol en Rodmell, Sussex

ya me siento una sola

me sé una sola

me escribo en una única palabra

:

Tigris

Éufrates

Ouse

No eran piedras

eran obstinaciones las que llevaba en los bolsillos

eran sueños tan pesados que hicieron que los pilares

se quebraran

Era una enorme catedral que no se soportaba

Enormes raíces que nunca tuve

se quitaron sus máscaras y de pronto

la gran novela se había escrito y yo me borraba

Qué fácil es extraviarse cuando se busca uno en otro mundo

uno comienza diciendo Había una vez

y los pilares son usados para sostener ese Había

y el mundo en el que uno tiene que salir

a comprar tortillas    a trabajar de 9 a 9    a prostituirse en una firma corporativa

se queda sin pilares

Pero a quién le gustan las raíces     los pilares     las cimentaciones

cuando puede nadar tranquilamente entre el spleen y el sueño

No sé si sumergida     ahogando la respiración     el dolor es menos

Si te sumerges en el río y chocas dos piedras

escuchas el dolor ahogado de las piedras   que vivas de muerte    cantan

y podrás ignorarlas pero allí están

sometidas al destino de tus manos

sintiendo el experimento de dolor que quieres que otros sientan    que el mundo sienta

Entonces te falta la respiración

tus pulmones desesperados     se colapsan

y recuerdas      al fin

que hasta ahora      en cada lluvia     en cada ducha    en cada vaso

siempre habías estado coqueteando con el agua

Imágenes: Ives Lecoq

Roselbet Toledo Mayoral. Oaxaca, México, 1991. Estudiante de Ciencias Políticas. Volador de papalotes. Vive en la Ciudad de México. También tiene un tendedero de poemas. Escribe sin para qué ni para quién en horas de clase. @roselbettm

http://www.revistaelhumo.com/

Deja un comentario