¿Y si el Homo erectus se extinguió por ser vago?

Esta especie humana, desaparecida hace 70.000 años, optó por la estrategia del mínimo esfuerzo a la hora de elaborar sus herramientas. Esto pudo reducir su capacidad de adaptarse al entorno

¿Y si el Homo erectus se extinguió por ser vago?

El camino más corto y cómodo no siempre es el mejor. Un artículo publicado en la revista PLoS ONE y elaborado por científicos de la Universidad Nacional de Australia (ANU) ha concluido que la vaguería fue en parte responsable de la extinción de Homo erectus, una especie humana que desapareció del planeta hace unos 70.000 años.

Los investigadores, dirigidos por Ceri Shipton, investigador en la ANU, estudiaron unos restos arqueológicos de un yacimiento situado en Saffaqah, cerca de Dawadmi, en la Península Arábiga. Las herramientas encontradas allí, pertenecientes a la Edad de Piedra Temprana, muestran, según ellos, que Homo erectus«optó por la «estrategia del mínimo esfuerzo» a la hora de elaborar herramientas y recolectar recursos.

«Lo cierto es que no parece que se esforzaran demasiado», ha dicho Shipton en un comunicado. «No tengo la sensación de que fueran exploradores mirando por encima del horizonte. No creo que tuvieran la misma capacidad de maravillarse que tenemos nosotros».

¿Qué lleva a este investigador a llegar a estas conclusiones? Las excavaciones en el hallazgo de Saffaqah muestran, capa a capa, que los pobladores de un antiguo campamento usaban las piedras que tenían alrededor, básicamente cantos del lecho de un río, para fabricar sus herramientas.

«Para ello, usaban cualquier roca que encontraban alrededor de sus campamentos», ha dicho Shipton. Esto, les llevó a fabricar útiles de calidad claramente inferior a las que hacían los Homo sapiens tempranos y los neandertales.

Pero no solo eso. Cerca de este antiguo poblado, los científicos han hallado un gran yacimiento de rocas de calidad, al otro lado de una pequeña colina. Y no han encontrado ahí ninguna señal de que nadie hubiera tratado de recoger piedras. Ni restos de herramientas ni señales de la presencia de una pequeña cantera. «Sabían que estaban ahí, pero parece ser que concluyeron que tenían suficientes y pensaron, ¿por qué molestarse?», ha explicado Shipton.

Dispuestos a ir más allá

Esta actitud contrasta con la de los excelentes constructores de herramientas que eran los neandertales y los sapiens tempranos. Tal como se ha observado en varias ocasiones, estos humanos alcanzaron un grado de perfeccionamiento y calidad considerables y con frecuencia se mostraron dispuestos a escalar montañas en busca de buenas herramientas, aun cuando tenían que acarrearlas durante largas distancias.

Según Shipton, la abulia de aquellos Homo erectus no provocó ninguna consecuencia a corto plazo. Pero, a la larga, llevó a un colapso tecnológico cuando el medio ambiente del que dependían se secó, y redujo su población.

Además, los restos de los alrededores del campamento han mostrado que, aparte de «vagos», aquellos Homo erectus eran conservadores. Capa a capa de sedimentos, el equipo de Shipton ha comprobado que, a medida que el clima se iba secando, estos pobladores seguían construyendo las mismas herramientas con los mismos materiales.

«No hubo ningún tipo de progreso, y sus herramientas nunca se alejaron mucho del lecho del río seco donde estaban. Creo que al final el medio ambiente se hizo demasiado seco para ellos», ha concluido Ceri Shipton.

https://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario