40 vacas pastando sobre el mar

40 vacas pastando sobre el mar

Una ciudad únicamente tiene abastecimiento de comida fresca para dos días. Esta fue una de las crudas realidades a las que se tuvo que enfrentar Manhattan en 2012, cuando el huracán Sandy lo inundó todo y Nueva York cobró conciencia de la dependencia que tenía del transporte para su abastecimiento.

Este es uno de los puntos de partida de un ambicioso proyecto en el que se ha embarcado la empresa holandesa Beladon, que se encuentra en la recta final de la construcción de una granja flotante en el mar. El proyecto ha sido presentado en el marco de la XII edición de EmpoderaLIVE, la cita organizada por la Fundación Cibervoluntarios que durante dos días ha reunido en Málaga a más de 200 personalidades internacionales con objeto de analizar los retos y oportunidades a partir de la Agenda 2030, yendo para ello de la mano tecnología y sociedad civil.

40 vacas capaces de producir 800 litros de leche al día. Ese es el objetivo inicial. Peter Van Wingerden, presidente ejecutivo de la compañía, tiene claro que el futuro pasa por ser capaces de producir alimentos sanos cerca de los puntos de demanda, reduciendo las necesidades de transporte y logísticas y, con ello, los costes y la huella de carbono que se desprende de ello. Así es como nació el proyecto de la granja flotante, cuyo coste ronda los 2,5 millones de euros, levantada en un antiguo puerto de Rotterdam.

Esta infraestructura flotante consta de tres niveles transparentes, cuya base es una caja flotante de hormigón de 30×40 metros, con 1.000 m²  de prado y establos, una bodega para la producción de leche y procesamiento de residuos, una tienda y un centro de visitantes, a los que se brinda la oportunidad de ver a las vacas, la planta de procesado de productos lácteos o, incluso, desarrollar proyectos de investigación en áreas como la producción de alimentos, el procesamiento de residuos, la reducción y generación de energía y la producción de agua potable y el reciclaje. Tiene, pues, un importante componente educativo.

La máxima de esta granja es que sea autosuficiente y los más sostenible posible. En este sentido, Van Wingerden explica que los productos lácteos frescos se producen diariamente con un sistema de producción circular, de manera que los ciclos de nutrientes, energía y agua se cierran lo más posible para restaurar los minerales y otros nutrientes. Además de aprovechar el agua de las precipitaciones, adosada a ella, la granja cuenta con un pequeño parque fotovoltaico flotante con el que genera energía limpia.

En cuanto a las vacas, el directivo asegura que su bienestar es una prioridad, dándoles la oportunidad de pastar bien en la misma granja flotante -con pasto que produce la propia estructura- o en tierra firme. Los terneros se mantienen separados del resto durante las primeras seis semanas de vida para ser atendidos de manera individual y reducir al máximo el riesgo de contagio de alguna enfermedad del resto de animales adultos.

Ordeñadas por un robot, Beladon busca reducir el estrés en el establo de ordeño, según indican su responsable. En esta misma línea y como sucede con la agricultura donde la meta es utilizar la mínima cantidad de pesticidas, con los animales se busca reducir al máximo la utilización de medicamentos. Así, cuando una vaca enferma, el veterinario elabora un plan de tratamiento específico para ella.

La única pregunta para la que Wingerden no tiene respuesta es cómo reducir el coste de los productos frescos que se generen, pues admite que tendrán un coste más elevado que los que se pueden encontrar normalmente en los supermercados. Desde su punto de vista, “la gente está dispuesta a pagar un poco más por productos más honestos”, algo, sin embargo, que por mucho que deseen algunas personas no está al alcance de su bolsillo. Sólo en España, según los últimos datos publicados por Cáritas, existen 8,6 millonbes de personas en situación de exclusión social, esto es, un 40% más que hace una década. ¿Podrá comer sano únicamente la clase alta? Una pregunta a la que el CEO de Beladon espera tener respuesta pronto.

David Bollero

https://blogs.publico.es/kaostica

Deja un comentario