La explícita carta entre el Rey Carlos III y sus padres contando todos los detalles de su noche de bodas

Desde España, Felipe V e Isabel de Farnesio pidieron a su hijo que les contara si el matrimonio con la adolescente de 13 años se había consumado ya o no y si la joven había resultado de su agrado. La respuesta del joven Monarca dejó poco espacio a la imaginación

Resultado de imagen para Carlos III

La férrea Isabel de Farnesio, una de las Reinas consortes con más influencia en la historia de España, sabía por propia experiencia que la esposa de su hijo, el futuro Carlos III, podía llegar a influir en asuntos de Estado. Los efectos inevitables de compartir cama… De ahí que cuidara cada detalle de la elección (y enlace) que unió a su hijo, entonces Rey de Nápoles y Sicilia, con María Amalia de Sajonia, hija del Duque de Sajonia y luego Rey de Polonia. El que su hijo correspondiera a su interés con un exceso de información sobre su noche de boda solo se puede entender desde la mentalidad de la época o al comprender que la descendencia siempre resulta un asunto vital para cualquier monarquía.

Retrato de Carlos como Rey de Nápoles y Sicilia
Retrato de Carlos como Rey de Nápoles y Sicilia

 

Poco parecido, de nariz enorme y físico enclenque, Carlos de Borbón suplía su poca gracia natural con un trato afable, sencillo y de pose estricta en lo moral. El joven monarca de los territorios de los Borbones españoles en Italia, lo que entonces englobaba Nápoles y Sicilia, delegó la elección de su esposa a sus padres, Felipe V e Isabel, que desde Madrid dibujaban las líneas maestras de la estrategia familiar. Tras descartar otras candidatas, entre ellas las infantas francesas, la elegida fue María Amalia Walburga, de 13 años, edad suficiente a ojos de aquella sociedad como para que el matrimonio fuera consumado cuando antes.

El 9 de mayo de 1738 se celebró la boda por poderes en el Palacio de Dresde, en Sajonia, pero hasta más de un mes después la pareja no se vio en persona. Veni, vidi, vici… poco después de ese primer encuentro en Portello, cerca de Milán, se desplegó la noche de boda en toda expresión. Carlos quedó fascinado por María Amalia que, aunque no era especialmente hermosa y tenía voz chillona, gozaba de un carácter «afable y caritativo y tenía un excelente corazón». El Monarca apreció que era «más hermosa que en el retrato» que le habían remitido, además de que poseía «el genio de un ángel». Ella, por su parte, afirmó pronto por carta a sus padres que había encontrado «en su querido esposo tanto amor y complacencia que la obligaban para siempre».

«A veces las jovencitas no son tan fáciles»

Desde España, Felipe V e Isabel de Farnesio pidieron a su hijo que les contara si el matrimonio se había consumado ya y si la joven había resultado de su agrado. El futuro Carlos III no dudó en contestar a la extraña demanda sus padres con una minuciosa descripción de su desembarco sexual. En este sentido, se muestra comprensivo con la petición porque «como padres me hablan a las claras» y, asimismo, saben que «a veces las jovencitas no son tan fáciles y yo tendría que ahorrar mis fuerzas con estos calores». De ahí que el hijo de los Reyes de España asegurara que para preservar su salud se contentaba con realizar el acto solo una o dos veces entre el día y la noche para «no acabar derrengado».

Así lo explica en un documento que se conserva hoy en el Archivo Histórico Nacional y revela algo más que secretos de alcoba:

«Para obedecer a las órdenes de VV.MM. contaré aquí como transcurrió todo. El día en que me reuní con ella en Portella, me puse primero con ella en la silla de postas donde hablamos amorosamente, hasta que llegamos a Fondi. Allí cenamos en nuestra misma silla y luego proseguimos nuestro viaje sosteniendo la misma conversación y llegamos a Gaeta algo tarde. Entre el tiempo que necesitó para desnudarse y despeinarse llegó la hora de la cena y no pude hacer nada, a pesar de que tenía muchas ganas. Nos acostamos a las nueve y temblábamos los dos pero empezamos a besarnos y enseguida estuve listo y empecé y al cabo de un cuarto de hora la rompí, y en esta ocasión no pudimos derramar ninguno de los dos; más tarde, a las tres de la mañana, volví a empezar y derramamos los dos al mismo tiempo y desde entonces hemos seguido así, dos veces por noche, excepto aquella noche en que debíamos venir aquí, que como tuvimos que levantarnos a las cuatro de la mañana sólo pude hacerlo una vez y aseguro a VV.MM. que hubiese podido y podría hacerlo muchas más veces pero que me aguanto por las razones que VV.MM. me dieron y diré también a VV.MM. que siempre derramamos al mismo tiempo porque el uno espera al otro».

Retrato de María Amalia
Retrato de María Amalia

 

El joven Monarca no muestra recato en lo referido al sexo, cuanto menos para explicar si su esposa adolescente ya tenía el periodo y, en tanto, si podían ser abuelos sus padres: «Diré a VV.MM que todavía no lo tiene, pero que según todas las apariencias, no tardará en tenerlo; lo cual espero en Dios, en la Virgen y en San José».

Aunque no se conozcan otras cartas tan explícitas sobre la salud sexual de la pareja, se intuye que el matrimonio fue feliz en este y otros aspectos. A diferencia de lo que era costumbre en aquellos años, Carlos y María Amalia durmieron siempre en la misma cama y en la misma habitación. El resultado fueron trece hijos, de los que solo siete llegaron a adultos, entre ellos el heredero español Carlos IV.

Precisamente, la prematura muerte de su primogénita, María Isabel, fue la más dolorosa espina clavada en la vida de María Amalia. En el resto de facetas de su vida, la Reina se mostró «sumamente religiosa y aplicada en sus obligaciones domésticas», pero nunca mostró nervio político. Se interesó por influir en escasos asuntos de Estado, a pesar de que Carlos se mostraba receptivo a sus consejos, siendo la antítesis de su suegra, Isabel de Farnesio.

María Amalia murió solo un año después de que su marido fuera coronado Rey de España y, en consecuencia, apenas conoció la política más allá de las tierras italianas. Añoraba Nápoles y no parece que sintiera atracción por las numerosas conspiraciones palaciegas que se desplegaron en Madrid, a modo de alfombra roja para recibir a los Reyes. Los trece partos, la pena por la muerte de sus hijos, una mala caída del caballo y su gran afición por el tabaco contribuyeron al deterioro de su salud con solo 35 años.

https://www.abc.es/historia/

Deja un comentario