La Iglesia chilena desnuda en el banquillo

La Iglesia chilena desnuda en el banquillo

Fernando Karadima, quien fue expulsado del sacerdocio por el papa Francisco en septiembre de 2018, en la Corte Suprema en Santiago tres años antes CreditCarlos Vera/Reuters

SANTIAGO — Al terminar la dictadura pinochetista, Chile era uno de los países más católicos del mundo. Cerca del 80 por ciento de sus habitantes se reconocía miembro de esa religión. La Iglesia católica había sido una defensora incansable de los derechos humanos y como acogió en sus parroquias a los perseguidos sin preguntarles por su fe ni militancia se ganó incluso el respeto de incrédulos y herejes.

En esos tiempos había en el país cinco veces más pobres que hoy y solo un ínfimo porcentaje de la población tenía acceso a la universidad. En las casas de los chilenos había más Cristos, vírgenes y fotos papales que televisores, computadores y celulares. Hay quienes sostienen que existía una élite intelectual más lectora y sofisticada que la actual, y quizás sea cierto (yo no estoy seguro), pero no se puede discutir que desde entonces hasta ahora son millones los que han salido del aislamiento para entrar en la interconexión.

En esos años no existía internet, la información pública podía controlarse e instituciones jerarquizadas como la Iglesia católica sabían guardar muy bien sus secretos.

Desde la década de los noventa hasta ahora, quienes se declaran católicos disminuyeron en más de un 30 por ciento y actualmente casi un 40 por ciento de los chilenos se reconoce ateo, el doble de la media de la región. No es extraño que un país —a medida que se moderniza, educa y enriquece— vaya remplazando las creencias religiosas por conocimientos comprobables y la devoción por más derechos y bienes materiales, pero en Chile el proceso secularizador estuvo empujado principalmente por la decepción.

Entre el año 2000 y septiembre de este año, la fiscalía ha investigado a 229 miembros de la Iglesia por presuntos delitos sexuales. El sábado 15 de septiembre, el Vaticano expulsó del clero a Cristián Precht, exvicario de la Solidaridad y uno de los sacerdotes más admirados por su defensa de los derechos humanos durante la dictadura militar. Acusado de abusar de menores y adultos, terminó por confirmar que, al menos en el terreno de las tropelías sexuales, en el interior de la Iglesia no se puede hacer distingos entre conservadores y liberales, derechistas e izquierdistas, poblacionales y aristocráticos. Como corolario, la semana pasada fue expulsado del sacerdocio Fernando Karadima, uno de los curas más influyentes de Chile en la era Pinochet.

También terminó por caer por su propio peso el argumento que esgrimía la jerarquía cuando estos escándalos recién comenzaron a estallar: que se trataba de casos aislados. Hoy pocos se atreven a sostener que en estas perversiones, que suceden por doquier, nada tienen que ver los principios y tradiciones en que se fundamenta la organización de la Iglesia.

Mientras el secretismo y el control de la información fueron posibles —las redes sociales terminaron con ellos—, la Iglesia consiguió sostener una imagen pública coherente con sus prédicas.

Como muy pocos, salvo las víctimas, sabían lo qué sucedía en su interior, prácticamente nadie dudaba de que los pastores eran los dueños de la verdad y quienes se atrevían a cuestionarlos eran canallas.

La fiscalía chilena anunció recientemente que están abiertas más de cien causas por abuso sexual en la Iglesia. Hay casi una decena de obispos imputados, entre ellos el cardenal y arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, por el delito de encubrimiento; 96 sacerdotes y cuatro diáconos están siendo investigados, además de treinta religiosos sin orden sacerdotal.

La semana pasada, María Paz Lagos, la presidenta de Voces Católicas, se entrevistó con el papa Francisco en Roma y le pidió que acelere el nombramiento del nuevo arzobispo de Santiago, a lo que Francisco respondió: “Mijita, no he encontrado a la persona. Por favor, rece para que la encuentre”. Todos coinciden en que le ha costado mucho hallar nombres de remplazo para la totalidad del episcopado chileno al que en mayo obligó a renunciar. Conseguir candidatos libres de polvo y paja se le ha vuelto una tarea titánica.

No es muy difícil concluir que toda autoridad eclesiástica mayor de cierta edad si no protagonizó alguna clase de abuso, al menos fue parte de una gran red de complicidad. En tiempos en los que la diversidad sexual era brutalmente discriminada, en algunos casos esta Iglesia de hombres podría haber servido de refugio a homosexuales.

Pero no es esta orientación, como los sectores ultraconservadores quieren hacer creer, la culpable de los delitos. Es más probable que la prédica de la castidad y la condena de los deseos sexuales sea precisamente los que han llevado a sus miembros a esconder instintos naturales y darles vía abusando de otros que están en una posición de mayor debilidad.

La Iglesia chilena desnuda en el banquillo

El doctor James Hamilton, una de las víctimas de abuso sexual de Fernando Karadima, en abril de 2010 en Santiago CreditTomas Munita para The New York Times

No obstante, en lugar de enfrentar sin tapujos las causas de su corrupción, la Iglesia chilena optó por corregir las formas emitiendo un instructivo denominado “Orientaciones que fomentan el buen trato y la sana convivencia pastoral”, en latín: Instrumentum Laboris. Este documento, publicado en internet al día siguiente de la expulsión de Karadima y firmado por el cardenal Ezzati, aconseja a los sacerdotes evitar determinadas muestras de cariño, como por ejemplo: “Abrazos demasiado apretados; dar palmadas en los glúteos, tocar el área de los genitales o el pecho; recostarse o dormir junto a niños, niñas o adolescentes; dar masajes; luchar o realizar juegos que implican tocarse de manera inapropiada; abrazar por detrás; besar en la boca a los niños, niñas, adolescentes o personas vulnerables”.

El manual también explica cómo cortar los vínculos con niños o niñas que pudieran enamorarse de los sacerdotes y llama a evitar “conductas que pueden ser malinterpretadas”, tales como regalar dinero u objetos de valor a los niños, hablar con ellos demasiado por teléfono, correo electrónico o redes sociales, transportarlos en vehículos sin otro adulto presente, sacarles fotos desnudos, usar lenguaje soez, etc.

Fue tal la andanada de críticas que provocó este instructivo, que un par de días más tarde optaron por bajarlo de la página de internet del arzobispado de Santiago, en donde se había publicado.

Si la Iglesia aspira a sobrevivir terminada la era del secreto, debe enfrentar a rostro descubierto y con la razón por delante la raíz del problema. Deberá preguntarse si tiene sentido seguir defendiendo el valor de la virginidad y el celibato, qué lugar le dará a las mujeres en su jerarquía y si acaso continuará pensando en la feligresía como un rebaño y en el sacerdote como un pastor.

Sospecho que esta vez no bastarán los cambios cosméticos. La herida es demasiado grande y si se cubre de maquillaje, en lugar de suturar, podría causar un mal todavía mayor que aquel que pretende remediar.

Deja un comentario