Los versos sueltos del Washington Post

Los versos sueltos del Washington Post

La prensa discute modelo hace años,
se trata de cosechar mínimos daños.

¿De qué manera contamos ahora la historia?
¿Podrán darle vueltas como a una noria?

Un gran medio se puso un reto en primavera.
Cambiar narrativas sin dejar nada fuera.

«¿Cuán creativos podemos llegar a ser?».
Esa pregunta es la que han ido a responder.

El proyecto es idea del Washington Post.
El primero al que llamaron fue a Ben Folds.

¿Cómo? ¿Un músico en un medio de comunicación?
¡El tío vendió un reportaje en forma de canción!

El Post propone más nuevos formatos,
entre ellos, una obra de teatro en tres actos.

Todos tratan de renovar algo el periodismo.
Que no tengas sensación de leer siempre lo mismo.

Una novela gráfica, un juego de mesa y tres poemas.
El periodismo se expresa a través de un nuevo sistema.

Más allá de formatos, han querido mantener el rigor,
comprobar los hechos y tratar con respeto al lector.

No esperabas crónicas en poemas o canciones,
pero hay que probar de todo y escuchar las opiniones.

¿Te gusta lo que propone el Washington Post?
¿Es un cambio capaz de renovar nuestra voz?

Hemos tratado de replicar el intrépido experimento.
Esperamos no haber sembrado en ti el descontento.

Nos hemos pasado el ridículo por el forro
y hemos escrito este artículo con todo el morro.

Los versos sueltos del Washington Post

POR DAVID GARCIA

David García es periodista y dedica su tiempo a escribir cosas, contar cosas en vídeo, pensar en cosas para todos los proyectos de Brands and Roses (empresa de contenidos que edita Yorokobu y mil proyectos más), contar cosas en Antes de que Sea Tarde (Cadena SER); enseñar a las familias la única fe verdadera que existe (la del rock) en su cosa llamada Top of the Class y otro tipo de cosas que, podríamos decir, le convierten en cosista.

https://www.yorokobu.es

Deja un comentario