‘Reuinas del tiempo’. Foto: Tim Snell / CC BY-ND 2.0

 

Sani Ladan es joven activista por los derechos humanos y de las personas migrantes. Nació en Camerún y puso rumbo al norte cuando tenía 17 años con un sueño en mente: estudiar en la universidad. Su periplo para llegar a España duró dos años, hasta que en 2011 logró entrar en Ceuta por la frontera de El Tarajal. Lo encontraron inconsciente en la orilla ceutí, a causa de los golpes que le propinaron los gendarmes marroquíes y las balas de goma de la Guardia Civil. Ahora comparte su experiencia como conferenciante y estudia Relaciones Internacionales en la Universidad Loyola Andalucía (Córdoba).

Vengo de África

No he elegido dónde nacer pero me siento orgulloso de haber nacido ahí.
Vengo de donde los valores se transmiten de generación en generación.
Vengo de donde los abuelos son unas bibliotecas de sabiduría.
Vengo de donde se vive con muy poco pero se comparte.

Vengo de donde la sonrisa es una moneda de cambio.
Vengo de donde alrededor de un té se puede escuchar cuentos de las abuelas.
Vengo de donde el fútbol se juega descalzo con un balón y cuatro piedras como portería.
Vengo de donde la palabra hermano sale del alma.

Vengo de donde las puertas de las casas no se cierran y los vecinos son una familia más.
Vengo de donde el arroz no se mide por puñados, ni el aceite tampoco.
Vengo de donde los pequeños detalles se miran con admiración.
Vengo de donde el subsuelo es más rico que en cualquier otra parte del mundo.
Vengo de donde el lenguaje evoluciona rápidamente.

Vengo de donde ser rico no se mide por lo material sino por el valor humano.
Llámalo como quieras, para mí es una fuente de inspiración.
Vengo de donde el baile es una religión.
Vengo de donde nos gusta cantar músicas que transmiten y que respiran.
Vengo de ahí y estoy muy orgulloso a pesar de lo que se piensa.
Si rindo homenaje a esos lugares es porque de ahí viene mi forma de ser.

Vengo de donde se puede ser deportista, artista o cantante
Pero también abogado, funcionario, médico etc…
Deja de lado los estereotipos de los medios de comunicación sin escrúpulos.
Basta con ver como se habla de donde vengo en la tele,
Si no lo conocía, seguro que no llevaría ni a mi peor enemigo.

Vengo de donde se intercambia y se mezcla.
Vengo de donde el arcoíris no tiene seis colores sino dieciocho.
Vengo de donde existe una pura energía más que en ningún otro sitio.
Es algo que siento, no es ninguna demagogia.
Es sin duda una verdadera escuela de vida.
Vengo de donde estamos orgullosos de contar de donde venimos.

Es un sitio donde se sueña también.
Podría haber vivido otra cosa en cualquier otro sitio, no se si es mejor o peor.
Ahí es donde respiré el aire por primera vez.
Vengo de África.

https://blogs.publico.es/conmde