Extracciones: Dhigavostov [Luis Eduardo García]

Extracciones: Dhigavostov [Luis Eduardo García]

Portada Dhigavostov

 

No sabemos qué es, pero nos gusta, dicen de la no nieve los habitantes de Dhigavostov. Incapaces de nombrar con precisión eso blanco, se lo llevan a la boca y lo tragan. Los habitantes de Dhigavostov, digo. Pero qué es Dhigavostov. ¿Una ciudad especular de la muerte, la isla de Lost llena de rusos, una máquina que mastica hombres y mujeres y luego los escupe intactos? En cualquier caso, siempre a punto de desaparecer.

De esta suerte de especulación infinita sobre la devastación (del sentido, del mundo, de sus representaciones) se sirve Dhigavostov (Luzzeta, 2018), el libro más reciente del poeta mexicano Luis Eduardo García. Bienvenidos a Dhigavostov, dondequiera que sea este lugar.

 

Un hilo celeste

Una fina capa de azul se ciñe sobre los muros. Anochece. El olor a hierba camina entre las niñas que juegan en el lodo.

Dhigavostov se alista para desaparecer.

*

Y aparecer de nuevo, entre la lluvia. Hombres y mujeres trabajan en los sembradíos, en las construcciones, en las fábricas. Todos ríen. Un hilo celeste los rodea.

*

Abril. Los cerezos y sus flores fantasma se funden con el cielo.

Una dulce viruela interrumpe su blancura.

Algunos frutos caerán para ser comida de los que se han ido. Otros llegarán a las manos de los recolectores y explotarán en la boca de mujeres lejanas.

 

Nosotros los abrojos

Nunca hubo nieve en Dhigavostov. Sí una masa blanca que cubría las calles en invierno. Son los muertos, decían los locos tristes. Es un animal, decían los locos tibios.

Los locos alegres comían la masa a puños. No sabemos qué es, pero nos gusta.

*

Juegan los niños a la demolición.

Rechinan sus colmillos de leche. Colocan sus minas en la hierba. Se toman de las manos y cuentan hasta cinco.

Los que sean alcanzados perderán.

*

Dio su vida por nosotros. Bacalao.
Pedí en mi carta un pterodáctilo.

Leidi-clavos, ya no llores; baja del resbaladero y sé mi chica.
Camina sobre el agua. Brinden todos

el guapo Santa Claus meará mi pelo.

 

Meidei, piraña nieve

Piraña nieve Dhigavostov.
Cabezas dentro en escalopas.

Mi caramelo sóviet
lucecitas.

Mi caramelo sóviet
cormoranes.

 


Luis Eduardo GarcíaLUIS EDUARDO GARCÍA (Guadalajara, 1984). Ha publicado Dos estudios a partir de la descomposición de Marcus Rothkowitz (Tierra Adentro, 2012; Tadeys, 2015), Una máquina que drena lo celeste (Zindo & Gafuri, 2014), Armenia (Filodecaballos, 2016), Mis poemas Alt Lit (Pez Espiral, 2017), El diablo está en el jardín(Jámpster ebooks, 2018 [en coautoría con Eduardo Padilla]), Bádminton (Tadeys, 2018) y Dhigavostov (Luzzeta, 2018), entre otros libros.

https://jampster.cl

Deja un comentario