David Suárez: el humor desde la certeza de que todos vamos a morir

David Suárez: el humor desde la certeza de que todos vamos a morirSe sabe que una propuesta dinamita lo convencional porque despierta estupefacción, entusiasmo (o ira) y muchas dudas: el espectador no sabe cómo posicionarse. Eso ocurre con el humor de David Suárez. Te ríes y te miras de reojo a ti mismo.

Colaborador de Yu, el programa de Dani Mateo en Los 40; creador de Vincent Finch (el personaje que nos enseñó que reírse de los hípsters era una emergencia nacional); autor del libro Agonía infinita; excolaborador de Late Motiv despedido en directo por Buenafuente; fabricante de metralla humorística en Twitter e Instagram… Este tipo sobrepasó los límites del humor y se hizo un chaletazo al otro lado de la frontera.

La comedia siempre muta. Cada vez se juega más con el pacto con el público y se le sitúa en un estado de excepción donde la verdad y la ficción son indistinguibles. «La comedia, como cualquier género de ficción, funciona mucho mejor cuanto menos repares el engaño», reflexiona David Suárez.

David Suárez

En su serie Famosos y una vieja, una señora despotrica en la cara de los entrevistados, lo hace a degüello, con crueldad, pero emite críticas que mucha gente ha pronunciado en la intimidad. La escena contiene una dosis mínima de caricatura. Aunque sepamos que está guionizado, parece una salvajada. Quizá lo sea. A saber.  

¿No sospechan muchos de los famosos que el marco cómico es una excusa para cumplir el sueño calenturiento de ponerlos verdes? «Algunos se lo tomaron mal y abandonaron la grabación. Otros amenazaron con denunciar a Atresmedia si se publicaba su entrevista. Pero la mayoría agradecen poder salirse de la tónica de famoso florero y poder reírse un poco de sí mismos».

David Suárez

David Suárez

A Suárez le pone el humor negro: «Está estrictamente ligado al sexo porque hay algo innegablemente excitante y liberador en decir lo que se supone que no debes decir». Considera que el sexo y la comedia son los principales enemigos de la moral porque enseñan al ser humano sin maquillajes, y eso no suele gustar: «Hacer humor negro es como follar en público».

Sabe que hay terrenos pantanosos: las autonomías, la pederastia, el feminismo, determinadas enfermedades o los crímenes mediáticos. «La gente piensa que cuando hago chistes sobre estas cosas estoy disfrutando del sufrimiento de las víctimas. Pero no son chistes sobre la persona, sino sobre el propio tabú».

David Suárez

David Suárez

Suárez lo ve, además, como un método de supervivencia: «Lograr sacar disfrute de la tragedia». No de la tragedia concreta, sino de sus emanaciones, y sobre todo del fanatismo que muchos ocultan cada vez que deciden sentirse ofendidos.

El creador de Finch concibe el humor como democracia radical: se ríe «del fuerte, del débil, del listo, del idiota, de las minorías, de los privilegiados, de la razón, de la sinrazón, de los azules, los rojos, los grises y los de en medio». No se traga el argumento de que el humor serio es el que satiriza solo sobre los privilegiados; lo ve como un recurso de la izquierda para que solo se bromee con lo que ellos consideren.

«La comedia es un corte de mangas de 360 grados; no atiende a razones, solo quiere demostrarte que tú no eres más importante que nadie y que, por mucho que nos flipemos, todos vamos a morir».

David Suárez

David Suárez

https://www.yorokobu.es/

Deja un comentario