POE+ de GUILLERMO ROMO DE LOS REYES

POE+ de GUILLERMO ROMO DE LOS REYES

ANIMACIONES

No quisiera ver el tiempo

ni su escoba acercándose a mi banqueta

tampoco mis labios difuminándose en la misma historia contada

a la misma hora y bajo los mismos triángulos

si el mundo llegase a notar que mis ojos

estos ojos no han sido siempre los mismos

me quedaría mirando flores toda la vida

sin mantenerle la mentira más fácil a quien los mire

por eso no le abro la puerta a extraños

ni persigo barcos de papel cuando se han caído por la alcantarilla

me pego bien al piso

no me gustaría ver a alguien unírseme a través de los mosaicos

entre sus jodidos bordes que delatan el punto de fragilidad

la frontera que nace a partir de mi primer paso

por eso no le abro la puerta a nadie

porque mi madre no ha llegado

y el silencio de la casa es casi tan obsceno como el sonido del reloj

de sus manecillas persiguiéndose como animales

desde que la casa es casa

mucha gente me ha visto desnudo

sólo hace falta quererlo

han visto mis costillas labrando mi suerte

de niño muriendo de hambre

y aun así todo lo que soy está más arraigado a las telas que uso

y aun así tengo miedo

de morir con un trozo de carne atorado en la garganta

la paradoja más probable de mi vida

es el abrir la puerta para saber si alguien estuvo a punto de tocarla

yo como culebra arrastrándose en el asfalto

con el torso roto en miles de piedritas que me llenaron el corazón

en la noche aferrado a las sabanas

para que nadie intente llevarme a despertar en otro sitio

dormido con un vaso de agua sobre la cabeza

por si de pronto comienzo a incendiarme

escribo en el secreto de mis excesos

y me faltarían expresiones para describir que los pasteles están quemándose

y la puerta del horno está abierta

me faltarían expresiones para enviarle mis cartas a las calles del mundo

y no le puedo ni abrir la puerta al cartero

porque lo mordería

y lo perseguiría como en las caricaturas

no quiero perder el aire

y andar por las calles robado de pedazo en pedacito unos pulmones

para guardarme toda la vida posible

por lo menos hasta que mi madre me diga que puedo abrirle la puerta

a los extraños que tocan todos los días.

 

RESPIRANDO 

Una raíz nos fue naciendo del pecho 

descendió nuestra piel y nos la pintó de arcilla y finca

nos abrazó la cintura   tomó sin egoísmo piernas 

porque nuestros pies tienen su planta y en su exhalación van las palabras

Algo va creciendo en los bordes de la banqueta  

en los baldíos y en las casas abatidas donde ya sólo vive el tiempo  

donde olvidamos que la vida existe al recordar que existimos 

Una raíz nos amalgamaba en la tierra 

y fue ascendiendo sobre la urbe y los clanes 

en pieles y cemento y cartílagos y flores que nos diluyó en ardor

en la erupción del agua y las alas que anidamos 

De pronto fuimos como un volcán 

y nuestras piernas y manos tocaron las otras piernas y manos que somos

y respiramos 

respiramos cuando en el cielo un parasol congénito nos cubrió de los diluvios 

Qué somos todos sino un árbol formándose en el centro del mundo

un pulmón jadeando que reniega del seno materno

unos brazos que no siembran 

Porque en el árbol hay pulmón y en la voz sonidos 

y el árbol en que nos volvemos nos respira 

y estamos respirando.

REALIDAD naif

 Pienso en ese momento de la canción de cuna 

y los hombros se me hunden

usual-mente muero 

tan rudo es guardar la devoción 

guardarme las piernas

entre párpados y ficciones 

para no ir

las ovejas van saltando 

de un lado a otro frente a la cama 

unas tras otras las camas 

y una tras otra 

van las ovejas 

que son dos 

que van y vienen y que parecen muchas 

pero son dos 

el sueño va saliéndose de los velos 

no sé cómo hablarlo en el otro lado de ésta ocasión 

donde no hay ovejas

no puedo describir una manzana 

estoy con mis órganos en las manos 

porque si digo 

algo sobre las mariposas de su corazón sabrías 

que no sé hablar

que traigo un velo para no mirar el mundo

una fe quebrándose bajo mi casa

una fe quebrándose 

traigo una realidad

voy caminando y 

soy un manojo de girasoles en las manos de un niño 

un niño queriendo jugar como todos 

creciendo 

a cada paso una rodilla es más larga 

y un girasol queda en la calle 

un pedazo de polen y me voy 

deshaciendo hasta llegar 

a no sé dónde ni en qué mes 

creo que de otoño

el camino que hueles 

el camino que vistes 

son tan de llegar a dónde se llega 

claro

que mi lengua desaparece entre mis pulmones 

para hallarte el diccionario del agua 

no sé cuál es el color de la inocencia 

tengo miedo porque si digo

que el blanco me seduce desde el nacimiento 

te darías cuenta de que no puedo intentar

mover ni una neurona 

 quiero contarte las cosas malas que hago 

los animales que torturé 

mis secretos quieren gritarte un caracol 

y yo ya no quiero 

ya no quiero seguir dormido.

GUILLERMO ROMO DE LOS REYES (Durango, Dgo, 1991). A los 15 años comenzó a estudiar literatura en la Casa de la Cultura del estado, donde tuvo la oportunidad de representar a la institución en diferentes congresos y exposiciones; posteriormente, continuó su formación en seminarios de literatura francesa y nota periodística, así como en diplomados de Ensayo, narrativa y poesía, Arte y filosofía del siglo XX e Historia del arte, convocados por distintas instituciones dedicadas a la cultura. Su obra aparece en diversas antologías nacionales.

Colaboración: Jesús García Mora

http://www.revistaelhumo.com/

Deja un comentario