¿Por qué los científicos están tan molestos con los primeros bebés Crispr?

¿Por qué los científicos están tan molestos con los primeros bebés Crispr?

Una microplaca que contiene embriones en el laboratorio de He Jiankui, en Shenzhen, China. He dice que modificó genes en los embriones, así habrían nacido los primeros bebés del mundo cuyos genes han sido modificados.CreditMark Schiefelbein/Associated Press

Read in English

Un científico chino afirmó hace poco haber generado a los primeros bebés genéticamente modificados del mundo, con lo que desató una tormenta mundial. De ser cierto —el científico todavía no publica datos que lo confirmen—, sus acciones constituirían una violación mayúscula a las convenciones científicas internacionales. Aunque la modificación genética promete la posibilidad de corregir mutaciones peligrosas que causan enfermedades y tratar algunas afecciones médicas, existen muchas preocupaciones de seguridad y éticas sobre la modificación de embriones humanos.

A continuación, damos respuesta a algunas de las muchas preguntas que giran en torno a este acontecimiento.

¿Qué ocurrió?

El científico He Jiankui declaró haber usado Crispr, una técnica de modificación genética, con el fin de alterar un gen en embriones humanos para posteriormente implantar los embriones en el vientre de una mujer, quien dio a luz a unas gemelas en noviembre.

Esto es ilegal en muchos países, incluido Estados Unidos. China detuvo el ensayo clínico de He y está investigando si violó alguna ley nacional. Una de las preocupaciones relacionadas con la investigación de He es si a las parejas que participaron en ella se les informó sobre la modificación embrionaria y los posibles riesgos.

He manifiesta haber enviado su investigación a una publicación científica especializada. No obstante, aún no se ha publicado nada. El científico chino anunció los nacimientos de las gemelas antes de que su investigación pudiera ser revisada por sus colegas. Además, se cree que tomó otras medidas secretas que desafían las normas científicas.

¿Qué gen modificó y por qué?

El gen se llama CCR₅ y produce una proteína que hace posible que el VIH, el virus que causa el sida, infecte las células humanas. He comentó que con ayuda de una organización de apoyo a personas con VIH/sida en China reclutó a parejas en las que el hombre tenía VIH y la mujer no. Usó la técnica de modificación genética Crispr-Cas9 para tratar de inhabilitar el gen CCR₅ en sus embriones con el objetivo, señaló, de crear bebés resistentes a la infección del VIH.

¿Por qué los científicos están tan molestos con los primeros bebés Crispr?

He presentó sus hallazgos el mes pasado durante la Segunda Cumbre Internacional sobre Modificación del Genoma Humano en la Universidad de Hong Kong. CreditAlex Hofford/EPA vía Shutterstock

¿Cuáles son los antecedentes de He?

He, de 34 años, utilizó por primera vez la tecnología de modificación genética Crispr cuando trabajaba en su doctorado en Biofísica en la Universidad Rice en Houston. Hizo una investigación posdoctoral en Stanford y regresó a su natal China en 2012 gracias a un programa diseñado para que los investigadores chinos que estudiaron en Occidente vuelvan al país. Ahí fundó dos empresas de pruebas genéticas y se afilió a la Universidad del Sur de Ciencia y Tecnología en Shenzhen.

He presentó las fases tempranas de su investigación sobre Crispr ante científicos estadounidenses en conferencias en ese país, pero divulgó a muy pocos que en realidad estaba planeando crear embarazos implantando embriones modificados en mujeres.

¿Por qué los científicos están escandalizados?

Alterar los genes en un embrión significa cambiar los genes en cada célula. De tener éxito, el bebé presentaría modificaciones que heredaría a toda su progenie. Esa es una acción seria que, concuerdan los científicos, debe llevarse a cabo tras una deliberación exhaustiva y solo para tratar una enfermedad grave para la cual no hay otras opciones, si llegara a realizarse.

He, en cambio, siguió adelante e inhabilitó un gen perfectamente normal, el CCR₅. Si bien las personas que nacen con ambas copias del CCR₅ inhabilitadas son resistentes al VIH, son más susceptibles al virus del Nilo Occidental y a la encefalitis japonesa. Además, hay formas más sencillas y seguras de prevenir una infección de VIH.

Lo más preocupante es que Crispr suele modificar inadvertidamente otros genes además de los deseados; también existe una circunstancia, que se conoce como mosaico genético, en la cual algunas células contienen el gen modificado y otras no. En un video, He afirmó que Crispr no afectó otros genes en las gemelas y estas “nacieron de manera normal y saludables”, pero no hay forma de comprobar si esto es cierto.

De hecho, algunos de los datos que He presentó en una conferencia en Hong Kong tras anunciar el nacimiento de las gemelas son preocupantes, a decir de varios científicos. En primer lugar, indica que pudo inhabilitar ambas copias del gen CCR₅ solo en una de las gemelas, a quien identificó como Nana. En la otra gemela, Lulu, solo inhabilitó una copia del CCR₅, lo que, si acaso, proporciona una protección limitada contra el VIH; a pesar de ello, He implantó el embrión. Mencionó que informó a los padres, quienes quisieron que se implantaran ambos embriones.

Algunos científicos manifestaron que los datos que He dio a conocer también sugieren varios posibles problemas derivados del proceso de modificación.

Lo más importante, según Kiran Musunuru, genetista de la Universidad de Pensilvania que revisó los datos, es que “existen evidencias claras de la presencia de un mosaico genético” en los embriones editados de ambas gemelas. “Me enfadé tanto”, comentó Musunuru. “El solo hecho de traer al mundo bebés modificados genéticamente habría sido perturbador, pero la situación es cien veces peor cuando se sabe que los embriones presentaban mosaico genético. Es como si tomáramos los embriones, los metiéramos en ácido y dijéramos: ‘Sabes qué, voy a continuar con la implantación de todos modos’. No hay mucha diferencia”.

Aunque no está claro si las gemelas acabaron con un entramado de células con mosaico genético, Musunuru comentó que los datos muestran que la placenta de Lulu presentaba mosaico, lo cual no es buena señal.

Por último, no se sabe si los sujetos de su estudio sabían a lo que estaban accediendo. El documento de consentimiento que firmaron fue para un proyecto cuya finalidad era desarrollar una vacuna contra el sida y no mencionaba todos los riesgos que conlleva inhabilitar el gen CCR₅. En el consentimiento decía que si Crispr alteraba otros genes: “El equipo del proyecto no se hace responsable por el riesgo”.

¿Cuáles son las posibles consecuencias?

A muchos científicos les preocupa que el experimento de He pueda desalentar el apoyo a la investigación legítima y valiosa sobre modificación genética.

“Si sigue habiendo desventuras científicas de proporciones épicas, una tecnología que constituye una enorme promesa para la prevención y el tratamiento de enfermedades se verá ensombrecida por la indignación pública, el temor y el rechazo justificado de la gente”, comentó Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos.

¿Cuáles son las protecciones contra esto?

En Estados Unidos, el Congreso le ha prohibido a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) incluso considerar los ensayos clínicos relacionados con la modificación de embriones humanos. Los Institutos Nacionales de la Salud tienen prohibido financiar este tipo de investigaciones. Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos emitieron un informe en 2017 que concluía que la modificación de genes de embriones humanos solo debería ser aceptable en las circunstancias más extremas. Tendría que usarse solo para corregir un trastorno genético grave que ocasione una enfermedad o discapacidad; solo en caso de no haber otras alternativas; solo si hay evidencias sustantivas de que los beneficios serían mayores a los riesgos, y solo si hay un plan implementado para dar seguimiento a los niños cuyos genes se hubieran modificado.

¿Por qué los científicos están tan molestos con los primeros bebés Crispr?

Una diapositiva de la presentación de He en Hong Kong CreditKin Cheung/Associated Press

¿Cuáles son las preocupaciones éticas?

A algunos les preocupa que este sea el primer paso hacia el uso de la modificación genética para crear gente con inteligencia, belleza o capacidades atléticas extremas. Pero eso no es posible… por ahora. Se cree que dichos rasgos se ven afectados tal vez por cientos de genes que actúan al mismo tiempo, los cuales, a su vez, se ven afectados por el entorno.

Las mayores preocupaciones éticas por ahora tienen que ver con los científicos rebeldes que convencen de participar en estos experimentos a parejas que desconocen el riesgo derivado para los bebés. Además, cuando esos niños crezcan, heredarían los genes alterados a sus hijos y a los hijos de sus hijos, durante generaciones.

¿Qué no sabemos todavía?

No será sino hasta que He publique en una revista médica los resultados de su trabajo analizados por sus pares que sabremos los resultados detallados de la modificación de embriones o incluso si las gemelas realmente nacieron.

He no ha enviado sus datos ni tampoco ha identificado a las niñas ni a sus padres, más allá de proporcionar nombres de pila para las dos gemelas, Lulu y Nana, mismos que podrían ser seudónimos. Durante muchos años no sabremos si Crispr afectó otros genes además del CCR₅ ni tampoco podremos evaluar la salud de las recién nacidas ni ahora ni en el futuro.

Evidentemente, tampoco sabemos si otros científicos se sentirán alentados a hacer sus propios experimentos de modificación genética en embriones humanos.

https://www.nytimes.com/es/

Deja un comentario