El arrollador fenómeno del presidente de Portugal ya se estudia en la universidad

Una tesis doctoral indaga en la extraordinaria popularidad de Rebelo de Sousa, elegido hace tres años jefe de Estado del país

Marcelo Rebelo de Sousa consuela a una víctima de los incendios.
Marcelo Rebelo de Sousa consuela a una víctima de los incendios. NUNO ANDRÉ FERREIRA / LUSA

Hace tres años llegó andando hasta el Parlamento para que le invistieran presidente de Portugal. Había ganado las elecciones con el 52% de los votos, un gasto de 157.000 euros en la campaña electoral (tres veces menos que la candidata del Bloco de Esquerda) y la colaboración de solo siete personas. Marcelo Rebelo de Sousa rompió en 2016 todos los moldes de las campañas políticas y ahora su caso se estudia en la universidad.

Después de este tiempo, su actividad frenética no va en detrimento de los estudios de opinión. El 71% de la población tiene una imagen positiva de él y el siguiente político está a más de 20 puntos. Los que le ven con malos ojos no llegan al 7%.

Sandra Sá Couto, profesora de la Facultad de Letras de la Universidad de Porto,ha estudiado el fenómeno Marcelo en su tesis doctoral El presidente-celebridad.Sá Couto, como periodista, cubre las campañas electorales desde 2001, pero solo en la de Rebelo de Sousa vio que había algo distinto.

El entonces candidato, de 67 años, católico por encima de todo y militante del Partido Social Demócrata, renunció a la maquinaria partidista, a las banderolas, los mítines, los himnos y las pancartas. Salía a la calle y empezaba a hablar con la gente y a abrazarla. Se convirtió en el candidato de los afectos y después en el presidente de los afectos. “A veces”, comentaba en campaña: “Las personas solo necesitan consuelo, un abrazo, que las escuchen. Ya entienden que no les voy a solucionar sus problemas”.

El 52% de los portugueses desearía hacerse una fotografía con Marcelo. Un 3,3% ya tenía un selfi con él

Su hiperactividad no ha menguado con los años, mientras han ido cayendo, desfondados, algunos miembros del servicio presidencial. Viajes infinitos, fuera y dentro del país, recepciones, discursos, visitas, sin distinguir entre días laborables o festivos. Si entre semana llega con el coche presidencial, el sábado conduce el suyo para asistir al funeral de una amiga y sentarse, discretamente, en la última fila de la iglesia.

La tesis de la profesora es que Rebelo de Sousa percibió antes que nadie que los nuevos políticos tenían que ser así, cercanos a la gente, pero sinceramente cercanos. El presidente de Portugal ha pasado las navidades comiendo en comedores populares, durmiendo en casas de víctimas de incendios y echando una mano allí donde se necesita.

Según un sondeo publicado por el semanario Expresso a los dos años de mandato, el 52% de los portugueses deseaba hacerse una fotografía con Marcelo. Un 3,3% ya tenía un selfi con él, una cifra que se traduce en 330.000 selfis, más de 450 personas por día. Pese a los márgenes de error de estas encuestas, quizás en esta ocasión habría que elevar los cálculos para acertar.

Su popularidad no es a costa de menoscabar su autoridad como presidente. Rebelo de Sousa acostumbra a cenar con los corresponsales extranjeros. En la primera de ellas, después de cuatro horas de charla, agotados los periodistas, uno de ellos golpeó reiteradamente su cucharilla en la taza del café. Marcelo entendió la indirecta y levantó educadamente la reunión. En la siguiente cena, seis meses después, el entorno de la Presidencia hizo llegar a la Asociación de Periodistas la sugerencia de que el de la cucharilla no asistiera al convite.

Marcelo es sinónimo de éxito. Una agencia de publicidad recurrió a él para autopromocionarse. Abrió la web TeleMarcelo, donde la gente dejaba el teléfono de algún conocido para que le despertaran con una frase real del presidente de la República: “Aquí Marcelo Rebelo de Sousa. Interrumpí una reunión que tenía. Acabé una y voy a comenzar otra, pero quería enviarte un beso”. En un día se realizaron 107.000 llamadas.

Su omnipresencia crea algunos problemas al Gobierno. En los trágicos incendios de octubre de 2017, después de los no menos trágicos de junio, el primer ministro António Costa telefoneaba a la ministra de Interior para pedir información. Antes de colgar, Costa le pedía perentoriamente a la ministra:

—Haz lo que sea, pero llega antes que Marcelo.

https://elpais.com/internacional

Deja un comentario