‘El bueno, el feo y el malo’, orquesta de Dinamarca

Sin palabras. Seis minutos levitando. Por si a alguien se le ha olvidado que Morricone es dios.

Aprovecho para recomendar el documental “El cementerio de Sad Hill”, disponible en Netflix, sobre el esfuerzo de los fans de la película para recuperar el escenario original del final de la película. Maravillosa.

http://www.fogonazos.es/

Deja un comentario