Reig Pla: eso es la Iglesia católica

 

Eldiario.es desvela hoy los cursos ilegales y clandestinos para curar la homosexualidad. La noticia ha provocado un gran revuelo. Aún aplaudiendo el trabajo de Ángel Villascusa, el periodista que firma el artículo tras haberse infiltrado en uno de estos cursos, porque es necesario sacarlo a la luz, ¿de veras nos sorprendemos? Eso es la Iglesia católica; lo vimos tan sólo un par de días antes, cuando el mismísimo Papa, durante la entrevista con Jordi Évole, nos revolvió las entrañas supurando homofobia por cada poro de su piel.

Hace un año que le recomendé al obispo Reig Pla que se masturbara más. Estaba equivocado: no es que el tipo acumulara tensión; sencillamente, es así de ruin. Es posible que hasta se maturbe más que un adolescente en plena eclosión hormonal, pero quien es mezquino y, además, cuenta con el respaldo de toda una institución, da alas a su vileza. Eso es Reig Pla, eso es la Iglesia católica.

En lugar de organizar cursos para personas que disfrutan de su sexualidad sin hacer daño alguno a terceros, quizás Reig Pla debería montar terapias para todos esos curillas pichaflojas que han abusado y abusan de menores de edad indefensos. Quizás debería mirar un poquito más hacia dentro en lugar de andar cometiendo actos ilegales, como de hecho son los cursos destapados por eldiario.es, de los que hoy mismo deberían hacerse cargo las autoridades.

El catolicismo y su Iglesia representan y son origen de buena parte de los males que nos acechan. Este tándem estuvo y está ligado a la extrema-derecha que sostuvo y anhela al dictador, es machista hasta la médula, es elitista enmascarando su odiosa prepotencia con beneficiencia y fomenta la LGTBIfobia cuando en sus propias filas la homosexualidad campa a sus anchas.

Siempre en estos casos, saltan las voces victimistas de personas católicas que hablan de Cáritas (que recibe menos dinero del que cuesta 13TV), esas voces que reivindican al clero decente. ¿Existe este clero realmente? De existir, le falta tiempo para desmarcarse, de hacer público cómo repudian al ejército de obispos como Reig Pla que nutren a la Iglesia y al mismísimo Papa, que ya no engaña a nadie, cuyo marketing y buenas palabras ya no ocultan que es otro perro con mismo collar, representando a una institución miserable que, incluso cuando parece que obra honestamente, oculta intereses innobles.

https://blogs.publico.es/david-bollero/