Bajo el régimen de la abominación

Nora Twomey muestra en la película de animación ‘The Breadwinner (El pan de la guerra)’ la crueldad y violencia a que son sometidas las niñas y niños en países dominados por el fanatismo islámico. Con ella, otros magníficos títulos han denunciado desde el cine estas aberraciones.

Escena de la película de animación 'The Breadwinner (El pan de la guerra)'.
Escena de la película de animación ‘The Breadwinner (El pan de la guerra)’.

BEGOÑA PIÑA

Miles de niñas afganas son disfrazadas de niños por sus padres para que estos puedan así conquistar ‘el prestigio y honor’ de tener un hijo varón y esquivar ‘la vergüenza’ de haber traído al mundo a una niña. Se las llama ‘bacha posh’ (vestida de niño). Una abominación, un ataque infame contra las mujeres, que nació hace más de un siglo y que se mantiene hoy convertido en ejemplo mayúsculo de machismo, violencia y misoginia globales.

Mientras estas ‘bacha posh’ viven como niños, disfrutan de la libertad de los varones, pueden ir a la escuela y pueden jugar en la calle con sus amigos. Todo ello prohibido para las niñas. En las clases más pobres recurren a esta retorcida y abyecta costumbre con el fin de que sus hijas puedan salir a la calle a trabajar y ayuden así a mantener a la familia (prohibido también a las mujeres). Las niñas crecen y cuando están en edad de casarse, sus padres vuelven a esconderlas bajo un burka, con el que se despiden del espejismo de libertad que han vivido en la infancia.

A los testimonios reales de muchas de estas ‘bacha posh’, recogidos fundamentalmente por periodistas anglosajones enviados especiales a Afganistán, se une ahora el de la pequeña Parvana, protagonista de la película de animación The Breadwinner (El pan de la guerra), una adaptación al cine de la novela de la escritora y activista Deborah Ellis, que denunció la barbarie a las que viven sometidas las niñas afganas.

11 años en el Kabul de los talibanes

Dirigida por la irlandesa Nora Twomey, sobre un guion de Anita Doron, y producida por Angelina Jolie, la película revela la monumental repugnancia que las mujeres del mundo sienten por situaciones como ésta. Este equipo pone todo su talento, inteligencia y sensibilidad en la denuncia a través de la historia de Parvana, creada a partir de varias niñas reales conocidas por Ellis en los campos de refugiados afganos en Pakistán.La película revela la monumental repugnancia que las mujeres del mundo sienten por situaciones como ésta

Tiene solo 11 años y ha crecido en el Kabul controlado por los talibanes. Cuando su padre, un ex maestro de escuela, es arrestado, Parvana se corta el pelo y se pone la ropa de su fallecido hermano mayor Sulayman, para hacerse pasar por un niño y ayudar a sus hermanos y a su madre. Es el recorrido de esta pequeña narrado desde una mirada positiva, muy lejos de la oscuridad real de estas niñas, y con la intención de que otros niños del mundo asistan a su historia.

“Queremos que los niños puedan ver una película que tenga un poco de verdad o que quizás les plantee alguna pregunta. La animación es una especie de capa de azúcar, supongo, pero no me gusta la idea de que los niños tengan que estar protegidos del mundo. Tenemos el deber de ayudar a nuestros hijos a sobrellevar y tratar de entender el mundo. Eso es lo que me encantó de la novela de Deborah, ella empuja con suavidad a los niños hacia la conciencia”, dijo la directora Nora Twomey en una entrevista con The Irish Times.

Escena de la película de animación 'The Breadwinner (El pan de la guerra)'.
Escena de la película de animación ‘The Breadwinner (El pan de la guerra)’.

‘La sangre impura de la mujer’

Una mirada mucho más negra fue la del cineasta afgano Siddiq Barmak, que se acercó sin filtros a la crueldad que soportan las niñas afganas en 2004 con su películaOsama, una de las historias más dolorosas y terroríficas que se han contado en imágenes sobre el régimen de los talibanes.

Cámara de Oro y Mención Especial en Cannes, Globo de Oro y Espiga de Oro en la Seminci, en ‘Osama’ la pequeña protagonista, una niña de doce años con una madre y una abuela prisioneras en su propia casa, se disfrazaba de niño para trabajar con un tendero. Pero llegaba el momento de ir a la escuela islámica. La tensión, insoportable, de la protagonista por el terror a ser descubierta se contagiaba y estremecía. Y finalmente terminaba. Su primera menstruación, ‘la sangre impura de la mujer’, la delataba cruelmente.

Escena de 'Osama', de Siddiq Barmak.
Escena de ‘Osama’, de Siddiq Barmak.

“Si no te mueres, no serás libre”

Hana Makhmalbaf tenía solo 17 años cuando rodó Buda explotó por vergüenza (2007). El Festival de San Sebastián recompensó su trabajo con un Premio Especial del Jurado y reconoció el valor de la historia que contaba. Ambientada en el valle de Bāmiyān, donde los talibanes destruyeron las gigantescas estatuas de Buda, la película era el relato de una niña afgana de seis años que sufría ya a esa edad la violencia contra las mujeres de la sociedad en que vivía. En el camino al colegio, los otros niños la atacaban, querían lapidarla, destruirla como al Buda o dispararla. Todo el afán de Baktay era sortear a estos salvajes para aprender el alfabeto de su lengua materna. “Baktay, muérete. Si no te mueres, no serás libre”, le decía su vecino Abbas.La cineasta Haifaa Al-Mansour se la jugó para contar la historia de Wadjda, una niña de diez años que sufre el fanatismo islámico en su día a día

Por su parte, la cineasta Haifaa Al-Mansour se la jugó para contar la historia de Wadjda, una niña de diez años que sufre el fanatismo islámico en su día a día. En La bicicleta verde la pequeña sueña con tener una bicicleta para hacer carreras con su amigo Abdullah, pero en Arabia Saudí las mujeres no montan en bicicleta, es un ‘peligro’ para la dignidad de las chicas. Al-Mansour fue con aquel filme la primera mujer saudí que dirigió una película, pero, además, aquella fue la primera producción que se rodó íntegramente en Arabia Saudí.

Las atrocidades que soportan las mujeres en países dominados por el islamismo radical se revelaban magistralmente en Persépolis, adaptación al cine del cómic de Marjane Sartrapi y en la que se contaba la propia vida de la autora. Feroz y humana, conmovedora, trágica y cómica, la historia de esta niña iraní a la que sus padres envían a Europa cuando los fundamentalistas llegan al poder se alzó con muchísimos premios, entre otros el merecidísimo Premio a la Liberta de Expresión del National Board of Review.

Imagen de la película 'Buda explotó por vergüenza'.
Imagen de la película ‘Buda explotó por vergüenza’

https://www.publico.es/culturas

Deja un comentario