Futuro esplendor: Poemas de Mauro Lucero

Futuro esplendor: Poemas de Mauro Lucero

Así como en las vías de escape y  las zonas seguras, presentes en muchas partes de nuestra ciudad y los edificios que frecuentamos, la latencia del peligro que significan estos elementos cotidianos no significa que este no exista. Los siguientes poemas de Mauro Lucero nos recuerdan que en cada elemento existe cierta potencialidad de riesgo.


[ r u t a:

parque koke]

siempre este parque tan peligros

un pelotazo en la cara puede doblarte la nariz

sonreír con sangre y las encías en fuego

más miedo la jauría de perros entre arbustos
que advierte en ti una amenaza, más dolor

el alcohol en las marcas que dejaron los colmillos

el sonido seco de las patas persiguiéndote, la sensación,

recordar la angustia, saber que corriste para escapar

del daño, pero de cualquier forma terminas por caer

de bruces sobre la cama, allí curan la pierna,

la circulación se estanca, la piel se torna azulada

todo ese dolor ocurre y las aves acostumbran

suspender su vuelo frente a los balcones

mientras los cuerpos reposan, de bruces

mi tía vio esas aves –gigantes, dijo- en el exterior de su departamento

mientras ellas miraban su vida pasar entre las puertas

sintió algo de miedo y las comidas se sucedieron y las festividades:


 [z o n a   s e g u r a]

cintas adhesivas cercan lo que está dentro

                      lo que está fuera prefiere tomar distancia y atravesar al otro lado de la calle

lo que se suspende sobre el asfalto no es

variaciones de nostalgia como refracción líquida

con la forma de seres que fueron cercanos

sin rostro y de tamaños pequeños

sino que señalizaciones como puntos de respiro

donde pasar a tomar un refresco

e instalarse un motor en la espalda

que movilice automáticamente

nuestras cabezas hasta un refugio

– es decir, hacia dentro-

como refracción líquida escondida

en espacios de concreto

– de apariencia duradera-

:

las innumerables manos de mi madre – infatigables demasiado veloces- atestaron estas murallas con stickers fosforescentes:  lagartos planetas cometas

dinosaurios radiactivos

de recarga solar

y un ángel de la guarda con un fanal entre ambas manos

portador de un incendio latente.

                                                        [z o n a   s e g u r a]


h a b i t a r  [la interrupción de las actividades]

lo mismo que el cuerpo mojado del mirlo, desperdigando

el lago del cual emerge por los senderos –perseguido, no lo sabe-

lo mismo el cableado eléctrico friccionando

parejas de vientos que se posan por instantes –es ruido el rastro-

sequedades generadas por múltiples factores, a lo lejos

espejismos: la luz se refracta en una ola mansa

mientras tanto en el espacio la materia en baile

es lijada por las aguas o devorada por la boca de una hormiga,

por ejemplo en el desarrollo de las plantas entre las rejas, su acometida

hacia el vacío del cielo sobre el techo de zinc

mientas parejas de vientos se posan por instantes

[ cor      te ]  una rama cae  [ cor     te ]

[  de metal las hojas destrozan la nervadura

metal de las hojas la nervadura una orilladora destroza ]

la ciudad recobra sus tentáculos como pasajes

se nombra se asfalta espinos extienden su sombra sobre polvo y basura lejos de

los ciruelos que cantan la repetición de antejardines: [una alarma en reversa]

devuelven las actividades.


  [                                                                                                                                                  ]

el simulacro se realiza                                                                                          los zorros cantan

el suceso ocurre                                                                                   animales rondan nerviosos

nadie se percata                                                                                         un árbol caza gorriones

el simulacro se realiza                                                               flores proliferan en colectividad

sucesos ocurren                                                                                 pigmentación de los cuerpos

alguien se percata                                                             las texturas de las prendas atraviesan

el simulacro se realiza                                                                                        alguien se percata

los colores de las prendas ocurren                                            sentarse frente a un enrutador

nadie se escabulle                                                                                         el simulacro se realiza

los zorros cantan                                                                                 una ciudad ocurre nerviosa

bajo la piscina                                                                                                           nadie se percata

el simulacro se realiza                                                                                        una ciudad ocurre


[  c a n c i ó n   por la mañana

 mientras la luz de la pantalla acaricia los ojos ]

de este edificio imagino la estructura

y pienso en la privacidad de nuestros refugios.

Repetición laberíntica de hogares idénticos,

la repetición del mamífero que la repleta

cubierto por un manto de luz eléctrica

capaz de perseguir sus sombras sin descanso.

Termiteros, madrigueras, departamentos, nidos,

arrecifes de coral, casas pareadas, blocks:

cubrir la necesidad del resguardo, queremos dormir

y comer en la soledad de nuestra especie.

Selvas, ciudades, bosques de climas templados,

el asfalto, treinta y cuatro grados celsius a la sombra,

las olas se acercan a los refugios, se extienden:

la fluidez del mar desfigura los bordes de aquello que cubre,

el ruido del mar desfigura sitios inubicables.

Los gritos de mis vecinos, los gritos

de las aves mientras migran, las ondas

de los sonidos que nos escarban, la clasificación

de las vibraciones atascadas en las paredes:

los vecinos las aves los gritos apenas cruzan estas paredes,

amortiguado todo estruendo pierde amenaza.

Luego he leído en la pantalla: la ciencia es un lente.

Seguido de: la transmisión cultural en ballenas jorobadas:

nuevas formas de caza se expanden con los años entre las tribus.

La transmisión cultural en el mono vervet:

mejor escapa si ves un lindo gatito, hijo mío.


WhatsApp Image 2019-06-24 at 11.20.46 PM

MAURO LUCERO (Rancagua, 1995). Estudia Pedagogía en Castellano (UMCE, exPedagógico). Miembro de la editorial iconbototos.

https://jampster.cl

Deja un comentario