Great Mother Sea

Great Mother Sea

Bebop 1. Old Mother

Gringo viejo sings no tales

Mi tata El Milagro se queja de que nunca me acuerdo de los caminos

de los nombres

Gringo viejo viejo
still moping

Carne de okis 

Me burlo 
pero entiendo

porque hay varios destinos que no me interesó cumplir

(perdóname madre

perdóname madre)

y un destino manifiesto 
es demasiada responsabilidad

Gringo viejo is a petty asshole

Gringo viejo is piety incarnated

Una línea de playa paralizada paranormal, como un comunismo ajeno
aguamalas repartiéndose pieles casi negras 
el amor se reparte así de fácil 

un nombre se privatiza casi por inercia

Gringo viejo says Rocky Point

A veces lo que cuesta de desnudarse es pedir permiso

vato Bégimo baturrillo mascando vasca

se quita la camisa a lo yes master 

toca sus pezones

anda

así
enfrente de las cabañas 
un viejo maricón las construyó para vigilar que la memoria quedara pegada al destino

un viejo maricón me enseño a leer sin tomar aire 
un viejo maricón me enseñó a leer
un viejo maric-

ya estuvo, me tienes harta, mana
(perdóname padre
perdóname padre)

en todo caso los viejos blancos nacen como hongos en esas cabañas

Gringo viejo channels every bit of delicious sweet kisses
from soft soldier wounded wonder boys
his bearded lips
hold many a lisp

the anaphoric trace of coming of age

Mi tata, el milagro, se queja de que no me aprendo los nombres, ni uno
pero me sé el que se usa en el verano cuando quieres decirle a tus maestros que hay destinos anticlimáticos

que el destino le es ajeno a una hojita de zacate

Gringo viejo has sinned

Gringo viejo believes in cycles

Gringo viejo is back on his bullshit

A veces basta irse desnudo a Puerto Peñasco

y meterse al mar sin voltear a ver a los viejos blancos que se siembran
como un testamento 

a veces bastante no tentarse el corazón
y decirle a Whitman

que coma mierda.

Bebop 2. Broken Mother

Me entra la duda de todas las heridas (las que se besan y las que se dejan ser )
si
las costras doradas representan alguna ley que estoy ignorando

El bello sexo marrón de socialistas ambiguos de indistinto cuerpo 

Es un tanto hipócrita andar armando manifiestos cuando te vas de viaje
en semana santa

La pus

en todo caso

es un humor bastante tierno
si te pones a pensarlo

el mar

tiene esta cosa

en la que puede recibir

fruta podrida

y hacerla sal.

La sal de mar
es
una parábola.

No nades muy lejos, te juro que no es por miedo, es por aferrarme a algo, porque la apenas gracia de no abrir las costillas como la distimia te hace abrir las piernas basta para sentir un poquito de perdón en el enemigo; dar la otra mejilla es un acto de no-me-olvides, y puedo ver desde la orilla, la planta de tus pies (tan blanca que te podría encontrar en pleno naufragio) la misma moción de levantarlas para hundirse (no lo hagas tan lejos) te prometo que sirve para mutar de lo lindo cuando la química juega en tu contra; perdóname, perdóname, no nades más que no puedo alcanzarte; quiero que evitemos el cliché de utilizar el mar como un plan B, un escape barato; unos testigos de Jehová se acercaron a preguntarme el nombre de Dios mientras nadas, yo les dije que en único Dios que cuenta es el que acaricia a los dos niñatos socialistas que se besan a escondidas y luego se quedan en un auto en medio de la nada H-O-S-A-N-A-H-O-S-A-N-A y  no se atreven a tocarse dejando el alma como quien dona su sangre a un desconocido. Fresca en plástica para que el otro se la chupe, algún día de verano.

Paciencia

paciencia

que casi estoy por acabar

de inventarme la anécdota 

no hay mucho de interesante

pero si un luto que no termino de entender

y en efecto

batallo mucho para recordar nombres

quien sabe

quizá llegue el día en el que no me acuerde del tuyo

(o quizá nunca lo recordé en verdad)

Me da una cierta risa culposa

Pensar
a un ejército de cristeros cuirs levantando las trompetas al sol buscando marihuana

que ponerte de ofrenda

cuando no encuentre tu tumba

(un niño me pregunta 

“¿Qué es la hierba?”

y yo le respondo

que habrá una edad

un tiempo

en el que entienda 

que la muerte de los amigos

no es su culpa

que el no sentir luto por la muerte de abuelos y tíos

tampoco lo es

pero que yo

todavía no alcanzo esa edad)

(…)

(pa k kieres saber eso jaja saludos) 

ay

qué cosas

tanto pensar en el mar

y apenas me acuerdo 

del olor a pescado podrido.

—Esteban López Arciga

Esteban López Arciga (1994) es un escritor mexicalense. Actualmente reside en la Ciudad de México, donde pondera qué hacer de su vida en lo que presenta su tesis de licenciatura sobre la poesía tardía de Thomas Merton. Es autor del poemario Nowhere Zen New Jersey publicado por el Instituto de Cultura de Baja California. Le gustan el anime y los estudios queer de Diosito. 

Deja un comentario