Al carajo con la Hispanidad

Al carajo con la Hispanidad
Protestas en Ecuador. / REUTERS – CARLOS GARCIA RAWLINS

A esas horas del día, si uno mira tendencias en redes sociales, puede ver #12Octubre, #DíadelaHispanidad o #NadaQueCelebrar. Las dos primeras son ciertas, la última, no. Hay mucho que celebrar, pero no por lo que somos ni por lo que hacemos en España, sino por lo que están haciendo nuestros hermanos y hermanas de Hispanidad en Ecuador, por todos esos millones de personas que bajo el paraguas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) nos están dando una lección de lo que es un pueblo, una patria. Por todo lo demás, por todo lo que aquí entiende por Hispanidad la mayor parte de quienes hoy se envuelven con la bandera, al carajo con ello.

La CONAIE y su frontal oposición al gobierno de Lenín Moreno debería ser el espejo en el que mirarnos, más aún un día como hoy, en el que la propaganda pseudopatriótica reescribe la Historia a su conveniencia y tiene sueños húmedos con unos héroes que no fueron tales. El pueblo ecuatoriano y, más concretamente, su pueblo indígena no está combatiendo unas medidas neoliberales, está luchando contra todo un modelo que lo estrangula desde hace ya demasiadas décadas.

La movilizaciones populares masivas, su honestidad, solidaridad y coraje nos trae un mensaje muy claro, en este Día de la Hispanidad: el pueblo que se deja pisar no tiene excusa. Desde Quito a Guayaquil el grito de «basta» es unánime, con cientos de personas detenidas, cinco asesinatos por parte de la represión de Moreno, entre ellas la de Inocencio Tucumbi, que no dudó en dejarlo todo para sumarse a la causa.

Las democracias española y ecuatoriana tienen prácticamente la misma edad, cuatro décadas. Las protestas que tienen lugar desde principios de octubre dicen mucho de aquel pueblo y muy poco del nuestro, en el que continuamos dejándonos aplastar por un modelo que ha incrementado la pobreza, la miseria, mientras las élites se enriquecen a nuestra costa.

Mientras millones de ecuatorian@s, nuestros herman@s, están dispuestos a dar la vida por su libertad, por sus derechos, en España jugamos a las banderas, los desfiles y especular con los gestos de la clase política, con ausencias y asistencias a un acto de mera distracción.

Claro es que 12 de Octubre, claro que es el Día de la Hispanidad y claro que hay cosas que celebrar, pero en lugar de hacerlo con esa visión de superioridad colonizadora hagámoslo con la humildad del colonizado, porque esa es la realidad, el neoliberalismo y todo lo que entraña nos arrebata sueños, derechos, libertades…

Al otro lado del Charco, el pueblo ecuatoriano, las comunidades indígenas nos vuelven a dar una lección, luchando contra el opresor como hicieran a principio del siglo XIX, organizándose, apoyándose unas a otras y transmitiendo un mensaje de bravura y de esperanza que manda al carajo la Hispanidad tal y como la conciben los grandes desfiles y festejos. Hispanidad es eso, la hermandad entre pueblos, comenzando por uno mismo. ¿Tenemos esa hermandad contra el opresor aquí en España? Cerramos el círculo, en eso, es cierto, #NadaQueCelebrar y mucho por lo que avergonzarse. Manos a la obra, pues.

https://blogs.publico.es/david-bollero

Deja un comentario