¿Es posible saber lo que pasa realmente en Venezuela?

¿Es posible saber lo que pasa realmente en Venezuela?

Una mujer ondea la bandera de Venezuela desde una ventana en Caracas, el 12 de marzo de 2019.CreditRonaldo Schemidt/Agence France-Presse — Getty Images

CIUDAD DE MÉXICO — Ocurre con frecuencia: más de una vez me he encontrado en el trance de estar frente a un desconocido que, al saber que soy venezolano, me pregunta: “¿Es cierto todo lo que está pasando allá?”. La duda siempre me sorprende. Uno de los obstáculos fundamentales para poder analizar lo que sucede en Venezuela es la verdad. Siempre hay más de una, queriendo imponerse como única, inapelable, cargada de la más honesta emoción. Estuve en Caracas el fin de año y durante casi todo el mes de enero. Dentro del país no hay mucho lugar para las dudas. La verdad es una experiencia física. La miseria y el hambre no tienen matices. La confusión comienza cuando esa verdad se transforma en noticia.

El pasado 23 de febrero, en la mitad de uno de los puentes que cruza la frontera entre Colombia y Venezuela, un camión cargado de ayuda humanitaria ardió en llamas. Esta imagen, en sí misma, ya era una información inflamable. Se trataba de uno de los vehículos que la oposición trataba de ingresar al país. Rápidamente, las redes sociales también se incendiaron. Era muy difícil no contagiarse. De lado y lado cruzaron acusaciones. Anatoly Kurmanaev, corresponsal de The New York Times con mucha experiencia en Venezuela, señaló muy temprano la complejidad del caso: destacó las dos versiones que se manejaban y alertó sobre la necesidad de “hacer más esfuerzo para averiguar qué pasó exactamente con los camiones, dado el significado que las imágenes de la ayuda en llamas adquirirán en los próximos días”.

Tras días de indagación y cotejo de las diferentes informaciones, el Times publicó un serio trabajo donde demuestra que el origen del incendio no estuvo en las fuerzas de choque de Maduro, sino en los manifestantes que estaban en el lado de la oposición. Las redes sociales volvieron a echar humo. En rigor, el reportaje ponía en entredicho las dos verdades oficializadas de lo ocurrido, la del madurismo y la de la oposición, y ofrecía una tercera alternativa, aferrada a los hechos, que señalaba que el incendio se había producido debido al desprendimiento accidental de una mecha de las bombas molotov que los manifestantes de la oposición lanzaban hacia las barricadas del régimen de Maduro. La realidad fue tan simple como incómoda. Pero en contextos tan erizados emocionalmente hay que saber y poder discernir entre la verdad de la vehemencia y la verdad de la investigación periodística.

Pero eso a veces no resulta tan fácil. Hace unos días, el periodista estadounidense Max Blumenthal filmó para The Grayzone un video de sí mismo paseando por un supermercado de Caracas, para mostrar los estantes llenos de variados productos. Blumenthal hizo incluso malabarismos con varias frutas, como queriéndose burlar un poco de quienes denuncian escasez en el país y aseguró que el verdadero problema era la hiperinflación causada por la elite capitalista de Venezuela. En esos mismos días, el periodista argentino Joaquín Sánchez Mariño también colgó en la red otro video, en el que mostraba otro hipermercado en la misma ciudad, donde los anaqueles estaban llenos… pero de un único producto. El desabastecimiento en el local era contundente. ¿Alguno estaba mintiendo u ofreciendo una visión distorsionada, demasiado recortada, de una realidad más amplia? ¿En cuál de los dos se podía confiar?

¿Es posible saber lo que pasa realmente en Venezuela?

A la izquierda, Juan Guaidó, el 12 de marzo en Caracas; a la derecha, Nicolás Maduro el 11 de marzo en CaracasCreditCarlos Jasso/Reuters; Reuters

Mientras la oposición realizaba una campaña de denuncia, de petición de apoyo y de recolección de fondos, para enfrentar una enorme crisis humanitaria en el país, el gobierno de Nicolás Maduro enviaba un barco con 100 toneladas de ayuda humanitaria a Cuba como apoyo a las víctimas de un tornado que provocó destrozos en varios barrios de La Habana a fines de enero. ¿Cómo pueden convivir dos versiones tan opuestas de la realidad en un mismo mapa y en un mismo tiempo? ¿A quién se le debe creer?

La crisis que viene escalando desde comienzos de este año ha puesto de relieve el problema de opacidad que envuelve a la sociedad venezolana. Con frecuencia, lo que aparece en las noticias es y no es Venezuela. Por ejemplo, desde 2018 están activados en el país dos de los fondos humanitarios más importantes del planeta: el Fondo de Gestión de Emergencias (CERF, por su sigla en inglés) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y los de la Comisión Europea (ECHO). Ambos fondos han trabajado con varias organizaciones de la sociedad civil y son un apoyo en medio de la crisis, aunque, obviamente, son insuficientes. Este es, sin embargo, un dato que se conoce poco.

La oposición evita mencionarlo porque su discurso está centrado en atacar la negativa oficial a permitir la ayuda internacional en el país. Y el gobierno no lo reconoce públicamente porque no está dispuesto a aceptar que existe una crisis, porque no desea admitir su fracaso. Todo es y no es cierto completamente. Todo siempre puede ser o pudo haber sido. Mientras, la realidad se vuelve cada vez más urgente. Las proyecciones de la ONU sostienen que este año la migración venezolana alcanzará los 5,3 millones de personas.

Con el apagón que en estos días dejó a oscuras por más de cien horas al país ocurre lo mismo. Para el mundo exterior puede ser atractiva la verdad que remite a una conspiración imperialista. Pero no es la primera vez que Nicolás Maduro denuncia un sabotaje en el sector energético. En septiembre de 2013, tras un apagón en varias regiones del país, aseguró que la “derecha” pretendía dar un “golpe eléctrico”. En 2015, el propio Maduro creó el Estado Mayor Eléctrico, una instancia para manejar de manera directa y prioritaria el problema de la electricidad en el país. En 2016, una rigurosa investigación de la periodista Fabiola Zerpa ya anunciaba un posible colapso del suministro de energía en Venezuela. Nada de esto, sin embargo, está en la verdad que distribuye el oficialismo por el mundo. Maduro denuncia un “golpe electromagnético” pero no ofrece ninguna prueba. Como si el solo relato de la conspiración pudiera, en sí mismo, ser la evidencia de la conspiración. No hay más nada que investigar. La historia es un videojuego.

¿Es posible saber lo que pasa realmente en Venezuela?

A la izquierda, un supermercado saqueado el 14 de marzo en Maracaibo; a la derecha, un local de frutas el mismo día en Caracas CreditMeridith Kohut para The New York Times; Iván Alvarado/Reuters

El chavismo insiste en decir que existe un “cerco mediático”, denuncia la creación de un “país paralelo” e invita a todo el mundo a conocer “la Venezuela de verdad”. En lo que casi parece una invitación a la psicosis colectiva, Maduro en medio de la crisis ha prometido que invertirá 1000 millones de euros en obras de ornato, en la “Misión Venezuela Bella”. Todo se trata de lo mismo: un ejercicio del poder cuya principal tarea es sembrar dudas sobre lo que es o no es real. Es una maniobra perversa, deliberada, para promover lo que en psicoanálisis se conoce como un mecanismo psíquico de “ataque a la percepción” de la realidad.

Mi vecino en Ciudad de México, al saber que estuve en Venezuela recientemente, me pregunta con genuina intriga: “Y todo eso que sale por la tele, ¿es cierto?”.

Creo que es necesario contrastar cualquier noticia, dudar de aquello que fácilmente refuerza nuestros sesgos personales. Existen medios independientes como Efecto CocuyoArmando.infoRunrunesEl PitazoCrónica UnoTal CualCorreo del Caroní, entre otros, que están comprometidos con el periodismo de calidad y que son una referencia imprescindible a la hora de informarse. Pero también es necesario hacer una gran campaña contra la institucionalización del engaño. La posverdad debería ser considerada un crimen. Es otra cruda forma de violencia. El ruido delirante de un poder que solo busca confundir, que solo pretende borrar a sus víctimas.

https://www.nytimes.com/es/

Volver a contar chistes

La instauración de la mentira como recurso oficial de la política española no tiene que ver con la maldición ni con el conocimiento

Captura de pantalla de la entrevista a Albert Rivera en TVE.
Captura de pantalla de la entrevista a Albert Rivera en TVE.

 

La maldición del conocimiento es la dificultad de concebir que los demás no puedan saber algo que nosotros sí sabemos. Es habitual en personas supuestamente brillantes que escriben o hablan fatal porque, de tanta información que hurtan a su público creyéndolo enterado, no se les entiende nada, o utilizan directamente un lenguaje imposible.

No hay ejemplo mejor en España que el tuit de Íñigo Errejón especulando sobre un “núcleo irradiador”, aunque para ejemplificar la perversión de la maldición del conocimiento en su extremo más delirante y endogámico, Steven Pinker recuerda el cuento en el que varios cómicos jubilados cuentan chistes alrededor de una mesa. “¡El 47!”, dice uno. Y todos se mueren de risa. “¡El 9!”, dice otro, y vuelven a desternillarse. Reciben la visita de un hombre que no entiende nada y se le explica lo que ocurre: esa gente lleva junta tanto tiempo y se conoce tan bien, se han contado tantos años los mismos chistes que los han numerado; de tal forma que, para ahorrar tiempo, solo tienen que decir el número. El buen hombre se anima y grita: “¡El 21!”, pero nadie ríe. De nuevo: “¡72!”, y todos lo miran sin reír. Se sienta abatido preguntando qué ocurre, y alguien le dice: “Es que los cuentas muy mal”.

Capitán Swing acaba de publicar en España El sentido del estilo. La guía de escritura del pensador de siglo XXI, traducido por José Calle Vales. Llega a este país en un momento espectacular, de eso no hay duda. Los pasajes sobre la maldición del conocimiento, las páginas en las que Pinker recuerda que “la cantidad de abstracción que un escritor puede desplegar depende de la capacitación de sus lectores”, las leí el lunes noche con Albert Rivera de fondo, en TVE, diciendo que en el PSOE están prohibidas las primarias para ser candidato a presidente del Gobierno. Nada que ver, todo que ver.

La instauración de la mentira como recurso oficial de la política española no se debe a la maldición ni al conocimiento; en muchos casos ni siquiera cabe atribuir ese ascenso a la navaja de Hanlon a la que recurre Pinker (“Nunca atribuyas a la malicia lo que puede explicarse por la pura estupidez”), pues visto el grosero tamaño de las mentiras no se puede esperar que reciba otra cosa a cambio diferente de la reprobación. Pero pensé después en otra maldición del conocimiento, una maldición desde luego más prosaica y vulgar que la que cargan académicos, científicos o escritores: la de todos aquellos que dan por sentado que todo el mundo se reirá cada vez que alguien diga una mentira, que se apiadarán de difundidores obsesivos de bulos, que normalizarán hasta la burla que un partido informe de una agresión hecha ad hoc para consumo de WhatsApp entre los fieles.

Hay un párrafo de Pinker, al final del libro, que se refiere a un mundo del que sentir a veces nostalgia. “En un planeta con 7.000 millones de seres humanos, forzosamente algo le ocurrirá a alguien en alguna parte, y lo que seleccionan los diarios y lo que se cuentan unas personas a otras son simplemente las cosas raras y excepcionales”. Aunque no representativa, al menos es una verdad. “El problema del mundo”, se dice unas líneas antes, “no es que la gente sepa poco, sino que sabe muchas cosas que no son ciertas”. Hay que volver a contar los chistes desde el principio.

https://elpais.com

Argelia sumida en una inquietante incertidumbre

Resultado de imagen para Argelia sumida en una inquietante incertidumbre

El pueblo ha ganado la primera batalla: el presidente Abdelaziz Bouteflika de 82 años renuncia a presentarse a un quinto mandato y aplaza las elecciones previstas para el abril, cediendo ante las protestas pacíficas de millones de ciudadanos. Pero, que nadie se haga demasiadas ilusiones: Bouteflika, que ha sido el mandatario con más años en el poder en Argelia (desde el 1999), ha sido el rostro civil de una camarilla militar que controla la totalidad del estado. Dice el historiador argelino Mohamed Harbi que “Cada estado tiene su ejército. Sin embargo, es el ejército argelino que tiene su estado”.

Aunque, durante los últimos años han tenido lugar numerosas protestas contra las injusticias sociales, la inflación, el desempleo y una escandalosa corrupción, las actuales son las más extensas desde la independencia del país del colonialismo francés en 1962.

La economía rentista y monoproductora de Argelia basada en la venta del petróleo y gas y a merced de las fluctuaciones de los precios del mercado, el despilfarro y la corrupción generada en la esfera del poder por los ingentes ingresos en poco tiempo, así como descuidar el desarrollo de otras industrias, han sido una de las raíces de los problemas político-sociales del país: cuando en 1985 EEUU y Arabia Saudí decidieron bajar el precio del petróleo de 35 a 10 dólares el barril, con el objetivo de derrumbar la económica de la Unión Soviética, vinculada fuertemente con la venta del gas, Argelia también sintió los devastadores efectos: sus exportaciones cayeron en un 40%, y el estado tuvo que paralizar las inversiones y los programas sociales, aumentando la pobreza que ya padecía cerca del 70% de la población. El descontento popular y la sutil dictadura argelina que impedía el protagonismo de las fuerzas democráticas, despejaron el camino para el triunfo del grupo de la extremaderecha islamista el Frente de Salvación Islámico (FIS) en las elecciones del 1991. Que el régimen de los militares, en shock, cancelara los resultados, provocó una guerra civil que dejó cerca de 50.000 muertos en una década.

En 2005, Bouteflika ofrece al FIS la integración sin justicia a través de la “Carta de Paz y Reconciliación Nacional”, dando a sus líderes la oportunidad de resurgir en otro momento de crisis político-social. Luego, en vez de potenciar el secularismo, empoderar a la sociedad civil e invertir en el desarrollo del país, se pone a construir mezquitas para promover un islam “verdadero, moderado,” mientras bajo el pretexto de la “lucha contra el terror religioso” limita las libertades civiles. Resulta que en los países donde los regímenes dictatoriales semisecualres capitalistas han intentado contener el avance de las fuerzas de izquierda, no sólo mediante una dura represión sino también utilizando la religión contra ellas (a menudo, con el método “indoloro” de invertir en levantar miles de templos), al final han tenido que pagar su pecado: ejemplo del Sha de Irán o los militares de Turquía.

La población no dudó en apoyar al presidente para poner fin a la violencia: con la experiencia del Irán del 1979 en la retina, saben que un totalitarismo religioso siempre es más destructivo que una dictadura incluso militar. Años después, las mujeres y los hombres egipcios, entre la espada y la pared, también dieron su respaldo implícito al general al Sisi, salvándose del régimen de Hermanos Musulmanes de Mohammad Mursi, para no regresar al medievo.

Las políticas de Argel han propiciado el contundente regreso de la religión a la esfera pública, reflejado en la vestimenta de sus mujeres: quedan en la memoria lejana las mujeres como Djamila Boupacha que desafiaron la guillotina.

La caída de los precios del petróleo, de nuevo, ha sido el factor determinante en provocar la tensión actual: el gobierno, que con el precio del barril sobre 100 dólares consiguió bajar el nivel de la pobreza hasta el 5% en 2011, a partir del 2014 que los precios bajaron hasta la mitad, recurrió a la política de austeridad, recortando los presupuestos sociales (como la entrega de viviendas gratuitas a los desfavorecidos), y dejar de subsidiar el combustible y los alimentos. Además, Argelia ha tenido que reducir la cantidad del gas exportado, tanto por el aumento del consumo interno como por la disminución en la producción. De hecho, es el único socio de la OPEP que bombea por debajo de su cuota autorizada. Por si fuera poco, el proyecto del gaseoducto trans-sahariano firmado por Argelia, Nigeria y Níger en 2009, y con un presupuesto de 12.000 millones de dólares, que iba a transportar en 2020 el gas nigeriano a España, sigue sin realizarse.

Así terminó la era “concordilla” de Bouteflika cuando con el dinero del petróleo podía comprar la paz social. Hoy, el 67% de los 41 millones de argelinos que tiene menos de 30 años y ven un futuro sin la perspectivas soñada convierten el país en una bomba de relojería: que Argelia tenga la mayor tasa de natalidad del norte de África, un 2,8 hijos por mujer, o que cerca de10 millones personas vivan por debajo de la umbral de pobreza, y que haya una brecha de género que le sitúa en el puesto número128 sobre 182 países (2018), mientras su gobierno sigue siendo el mayor importador de armas en África, aseguran un inevitable estallido social. La creciente inestabilidad en la vecina Libia, donde los grupos terroristas “Yihadistas” patrocinados por la OTAN, Arabia Saudí y Emiratos Árabes campan a sus anchas, así como la presencia de dichos elementos en Túnez , Malí y Níger, podrá acabar con la falsa “estabilidad” de Argelia creada desde un inmovilismo.

La geopolítica de Argelia

Argelia (“Las islas” en árabe), después del 2011 de que EEUU e Israel rompieran a Sudán por la mitad, se ha convertido en el país más grande de África. Su ubicación geográfica -estar rodeado por el mar Mediterráneo, Túnez, Libia, Níger, Malí, Mauritania, Sahara Occidental y Marruecos-, el ser la décima reserva de gas mundial, así como la conexión de los gaseoductos del sur de África a Europa, le convierten en un país clave para:

  1. Francia, que además de ser el principal socio económico de Argelia y la patria adoptiva casi 3 millones de ciudadanos de ascendencia argelina, es consciente de que es el destino preferido de la gran parte de miles de jóvenes que planean emigrar de su país. El país norafricano también es un importante proveedor de gas natural a Europa. Por lo que, los argelinos deben estar vigilantes de lo que sucede en el Eliseo, ya que Paris ha sido uno de las principales patrocinadores del islam más derechita: Fue el presidente Valéry Giscard d’Estaing quien acogió en 1980 al Ayatolá Jomeini, un férreo anticomunista y un enemigo de las libertades para luego trasladarle a Teherán con un Airfrance escoltado por los F-4 Phantom, abortando la revolución democrática iraní.
  2. El Mundo árabe: Argelia es el miembro díscolo de la Liga Árabe, dirigida por Arabia Saudí. Ha rechazado entrar en la Alianza Militar Islámica contra el Terrorismo (formada en 2015 con la participación de 41 países, incluidos Turquía, Pakistán, Malasia y Egipto), por ser una “organización bajo la influencia occidental” que no de los árabes; se ha negado a calificar “organización terrorista” a Hizbolá, Partido de Dios chiita libanés y a los Houthies yemeníes, a participar en la guerra genocida contra Yemen, a enviar tropas a Siria y entregar el asiento de Bashar al Asad en la Liga a los opositores, y sobre todo alejarse de Irán. De hecho, las relaciones entre Argel y Teherán son tan sólidas que la República Chiita de Irán está construyendo mezquitas en la Argelia sunnita. Para los ayatolás, el país que formó parte del imperio fatimí chiita (entre 909 y 1171) es una puerta a África y un importante aliado en la OPEP. El gobierno de Argel sospecha que los saudíes utilizan el precio del petróleo, así como a los grupos wahabíes para someterle a sus exigencias. La visita del Príncipe saudí Mohammad Bin Salman a Argelia en diciembre pasado, levantó una ola de críticas en la opinión pública por “asesinar a civiles y niños yemeníes” y su implicación en el asesinato del periodista Khashoggi.
  3. Rusia: Las cálidas relaciones entre Moscú y Argel se remontan en la era soviética, cuando los académicos rusos le incluyeron en el grupo de países que supuestamente caminaban en la ficticia “Vía de desarrollo no capitalista”. Rusia, que es el principal proveedor de armas de Argelia, se ha ofrecido ayudar a diversificar su economía, promover la producción de equipos agropecuarios, la investigación geológica, la extracción de minerales y construir reactores nucleares. Gazprom negocia con la compañía argelina Sonatrach la realización de operaciones de fractura hidráulica para extraer gas y petróleo de su subsuelo. Kremlin, que mantienen una “neutralidad positiva” en la disputa entre Marruecos y Argelia sobre Sahara Occidental, – con un leve apoyo al segundo-, podrá hacer de mediador en este conflicto, utilizando sus históricas relaciones con el Frente Polisario.

En cuanto a EEUU, su presidente Donald Trump, mandó en 2018 suspender la ayuda militar y humanitaria de 17 millones de dólares al año al país, por votar en el Consejo de Seguridad de la ONU contra la decisión de Washington en reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. Que Trump no sepa, casi con seguridad, ni dónde está Argila en el mapa, no impedirá que utilice la fórmula de Barak Obama, la de “Leading from Behind”, Dirigir desde Atrás, para intervenir en los acontecimientos cruciales en curso del rebelde país norteafricano.

Nazanín Armanian

https://blogs.publico.es/puntoyseguido

Mujeres afganas: del progreso al medievalismo misógino ‘made in USA’

Resultado de imagen para Mujeres afganas: del progreso al medievalismo misógino ‘made in USA’

Los medios de comunicación de masa suelen dividir la historia de las mujeres afganas en el “antes y después de los talibanes” y con dos objetivos: a) presentar a la OTAN como la salvadora de las mujeres, y b) ocultar el hecho de que los grupos terroristas “islámico-sunnitas” han sido creados por EEUU y sus aliados, y que el daño que afligen algunos miles de individuos de extremaderecha religiosa con escopeta a las mujeres es mayor que el de una alianza de 29 países con armas más mortíferos del planeta.

Que Afganistán “fue un refugio para los terroristas” y que la OTAN tenía la “misión de salvar a las mujeres” estaban al servicio de la agresión a este país: si por un lado, los terroristas no necesitan un país-refugio y se organizarse en un piso en cualquier país del mundo, por otro, la segunda farsa parecía más a una mala imitación del argumento de La Ilíada, en el que los griegos, bajo el pretexto del rescatar a Helena, secuestrada por el Príncipe de Troya, la invaden con la intención de saquearla, sembrar el terror y la muerte: Resulta que Afganistán es el país más estratégico del mundo para EEUU.

¿Cómo podían acabar con la violencia machista si la propia guerra es la máxima expresión de dicha violencia?

 

Cronología de una lucha por el progreso

1920: la monarquía “progresista” de Amanullah y Soraya, funda en el marco de los proyectos modernizadores para el país a Anchuman-E-Himayat-E-Neswan (Organización para la Protección de las Mujeres) para luchar contra el analfabetismo y los malostratos, y publica el cuaderno Ershad-E-Neswan (Orientación para las mujeres), la primera revista feminista del país.

1929: Gran Bretaña, molesto por las relaciones amistosas de Kabul con la Unión Soviética, incita a los señores feudales y religiosos, y juntos derrocan a los monarcas.

1933: el nuevo rey, Zahir Shah, influido por las reformas que tienen lugar en Irán y Turquía, abre las primeras escuelas para niñas, introduce en la Constitución del 1964 la igualdad entre los sexos y reconoce el derecho al voto de la mujer.

1964: Se funda el Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA), y la Organización Democrática de la Mujer. Este año se celebra por primera vez el 8 de marzo.

1973: Zahir Sha es derrocado por los nacionalistas. Se proclama la República de Afganistán. El asesinato de Mir Akbar Khyber, escritor y dirigente marxista en 1978, de autoría desconocida, desata la protesta de miles de afganos que termina en un golpe de estado por el PDPA contra el presidente Mohammed Daud.

.Abril del 1978: PDPA instala La República Democrática de Afganistán (RDA). Es un duro golpe a EEUU, que sin recuperarse de la derrota en Vietnam, sufre el mismo año la caída del Sha en Irán y el triunfo del sandinismo en Nicaragua. Por lo que organiza a los “Yihadistas” y a “Los contras” para contener a las fuerzas de izquierda. Así, pone en marcha la «Operación Ciclón» en Afganistán enviando a decenas de miles de terroristas armados desde Pakistán, forzando a la URSS a intervenir.

La época dorada del feminismo afgano

Las reformas realizadas por la RDA en favor de las mujeres incluyen:

Construir escuelas, ambulatorios, hospitales, viviendas sociales, y declarar la sanidad y educación gratuitas y universales.

Crear el Consejo de Mujeres, que pronto tendrá 150.000 miembros, y que ofrece servicios sociales y asistencia gratuita a las mujeres por primera vez en la historia del país.

Separar la religión del Estado, y reemplazar los tribunales religiosos por civiles, liberando a las mujeres de las leyes arcaicas.

Luchar contra el analfabetismo y promover cursos de formación profesional, desde peluquería, y costura, hasta mecánica de automóviles.

Nombrar a la doctora Anahita Ratebzad (1931-2014) embajadora de Afganistán en Yugoslavia, quien ocupará después la vicepresidencia del gobierno y el Ministerio de Asuntos Sociales. Ratebzad, en 1965, fue diputada del parlamento.

Crear miles de puestos de trabajo para las mujeres, con guarderías incluidas, y establecer el permiso de maternidad de tres meses con salario.

Elevar la edad nupcial para las niñas de 8 años a 16; declarar nulos los matrimonios forzosos, y prohibir el ”baad“, la entrega de una hija para solucionar una disputa o deuda de la familia.

Legalizar la libertad de no llevar el velo.

En 1986, cerca de la mitad del personal sanitario y educativo, y el 15% de los periodistas eran mujeres. Hubo 7 mujeres diputadas, y miles en las fuerzas armadas y en las Brigadas de Defensa de la Revolución, protegiendo sus conquistas de los ataques de los Muyahedines financiados con 3.000 millones de dólares de la CIA.

1987: la RDA empieza un giro a la derecha, creyendo que así bajaría la agresividad de los “Muyahedines”. Paraliza las “desamortizaciones”, restaura el islam como la religión oficial del Estado, subvenciona la construcción de mezquitas, y paraliza las medidas feministas.

 

Empieza una interminable pesadilla

La unidad anticomunista de los Muyahidines, divididos en una docena de grupos, se rompe y el caos reinante perjudica a los planes de EEUU que necesita la seguridad para llevar a cabo sus proyectos militares y económicos en el país.

1992: una vez desaparecida la URSS, la CIA reconduce la situación y crea a otro grupo yihadista, el pro saudí Talibán-Al Qaeda. Adoctrina en Pakistán a miles de lumpenproletariado en el anticomunismo y antifeminismo y les envían a Afganistán: se ponen en marcha las patrullas de la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio para imponer el burka a todas las mujeres. Cierran los colegios de niñas, expulsan a las trabajadoras de sus puestos y les prohíben salir de casa sin un hombre de la familia. Aplican la lapidación y otras formas brutales de ejecución como espectáculos públicos del terror. Se disparan las violaciones, secuestros, asesinatos, y también el suicido de niñas y mujeres.

1996: Los Talibán llegan a la capital y después de brutales torturas (como castración) asesinan al presidente Nayibulá. Desatan un terror sin precedente en el país, como lanzar a los gays de las montañas o aplastarles con los buldóceres. Pero, nada de eso sale en los medios occidentales, que les apodan “Luchadores por la libertad”.

Los Talibán firman su propia pena de muerte al prohibir el cultivo de la adormidera (con cuyo negocio, la CIA pagaba a sus mercenarios), y no alcanzar un acuerdo económico sobre el gaseoducto Trans-afgano(TAPI) con Washington, quien decide acabar con ellos y tomar el control del país de forma directa, tras organizar una amplia campaña televisiva sobre la barbarie de sus viejos cómplices.

2001: Con el 11S, EEUU intentará ejecutar sus objetivos, ocupando el país. Sólo entre el octubre de 2002 y el abril del 2003, los cazas anglonorteamericanas soltaron unas 10.000 toneladas de bombas ( como “Daisy cutters”) sobre 35 millones de afganos, dejando a miles de civiles sepultados bajo los escombros. Contaminaron aguas y tierras, destruyeron cultivos y el ganado, provocando una catástrofe humanitaria. Durante el 2002 UNICEF advirtió de que 100. 000 niños podrían morir de hambre y frío. En junio del 2005, en el servicio de maternidad del hospital de Kabul nacieron 150 niños con malformaciones severas, afirmaba el doctor Mohammed Daud Miraki, Director de la Asociación Afghan DU & Recovery Fund. Se dispararon la muerte de las mujeres en el parto y sus recién nacidos.

Bush instaló una República Islámica en Afganistán, repartiendo el país entre la OTAN y los Talibán. El resultado:

La huida de millones de familias de sus hogares a causa de los bombardeos, violaciones, torturas y el asesinato de sus seres queridos por el dúo Islamistas-OTAN.

El 87% de las mujeres afganas son analfabetas, y la mayoría no tienen acceso a la atención médica.

El 60% de las menores de 15 años son forzadas a casarse.

Cerca del 90% de las mujeres y niñas sufren de depresión o trastorno por ansiedad, de las que unas 2.000 intentan quitarse la vida cada año, la mayoría inmolándose.

La violación es la forma más habitual de la agresión contra la mujer“, afirma el Tribunal Supremo de Afganistán (marzo del 2019). Los soldados de la OTAN (que cuentan con varias bases militares y también cárceles como el Guantánamo en Afganistán), la policía, hasta el presidente de la Federación Nacional del Fútbol femenino son los acusados.

El 80% de los suicidios son cometidos por mujeres hartas de una violencia generalizada y estructural, según el gobierno afgana (2014): Nadia de 16 años, se autoinmoló a lo bonzo para liberarse de la violencia de su marido y sus suegros: sobrevivió con gran parte del cuerpo quemada; a Masumeh, de 18 años su marido le cortó ambas orejas tras una discusión; a Royá su padre le mató tras descubrir que habia sido violada por su tío; Nasrin de 20 años murió por un bombardeo de la OTAN en su casa; Gulnar de 15 años fue violada por una turba de chavales en el camino al colegio. Su cuerpo fue hallado en un río de Kabul. Samira, quería estudiar y ser médica, pero la casaron a los 11 años. Intentó quitarse la vida con matarratas por las continuas violaciones de su marido y las brutales palizas, y al no conseguirlo a los 17 años se roció con el petróleo que se usa para la cocina, y se prendió fuego. El Código Penal del 2009 estipula que los esposos pueden privar de alimentos a las esposas si se niegan a tener relaciones sexuales: o sea, matarlas de hambre.

Decenas de miles de mujeres viudas con hijos se ven forzadas a prostituirse o a mendigar.  El 65% de ellas considera el suicido como una solución para acabar con su miseria, afirma un informe del Fondo para las Mujeres de la ONU.

Las callas del país están llenas de niñas y niños huérfanos de la guerra, que en vez de estar en el colegio mendigan, estando expuestos al secuestro y abusos de todo tipo. El Observatorio de Derechos Humanos decía que 2017 “cerca de dos tercios de las niñas afganas no van a la escuela“.

El 75% de las niñas y adolescentes se enfrentan a un matrimonio forzado.

Una mujer maltratada no puede huir: será acusada de adulterio por la familia y se enfrentará al “crimen de honor”: ser castigada con mutilaciones faciales o la muerte.

El 90% de los partos se realizan en el hogar, sin asistencia de profesionales, y el 17% de madres mueren durante el parto.

En agosto del 2010, y con el fin de neutralizar la decisión de Barak Obama de retirar parte de las tropas de Afganistán, la revista Time puso en su portada la imagen de la joven afgana Aisha de 18 años, con la nariz y las orejas cortadas por el consejo tribal como castigo a desobedecer a sus suegros, con el texto “¿Qué pasa si salimos de Afganistán?”.

Mujeres afganas: del progreso al medievalismo misógino ‘made in USA’

¡Pero, si esta barbarie ha ocurrido en presencia de 300.000 soldados de la OTAN!

En febrero del 2018, Afganistán eliminó el capítulo del borrador del código penal que penalizaba la violencia contra las mujeres. Las mujeres y los hombres afganos constituyen la segunda nacionalidad más grande de la población de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial: sólo en Irán y Pakistán viven 6 millones. En Europa son invisibles.

En octubre del 2018, la ONU informó que entre enero y septiembre, al menos 2.798 civiles murieron por ataques de la OTAN y Talibán y más de 5.000 resultaron heridos.

Hoy, bajo el pretexto de “negociaciones de paz” con Talibán, EEUU pretende entregar el poder a los mismos hombros que lapidan a las mujeres y queman escuelas. Una paz para los hombres en la que sin duda los derechos de ellas son el objeto de regateo. “Los problemas de las mujeres son importantes, pero no son nuestra principal prioridad ” en las negociaciones, dice la portavoz de la embajada de EEUU en Kabul, Monica Cummings.

Dieciocho años después y 2.000 millones de dólares supuestamente invertidos por la USAID para liberar a las afganas, este país es uno de los peores lugares del mundo para nacer mujer.

No hay duda de que las valientes mujeres afganas junto con los hombres progresistas escribirán el nuevo capítulo de esta historia.

Nazanín Armanian

https://blogs.publico.es/puntoyseguido

Las 10 funciones de USAID, la mega agencia “humanitaria” de la CIA

Resultado de imagen para usaid logo

Los camiones de caridad de la USAID destinados a Venezuela siguen estacionados en la frontera con Colombia, mientras Donald Trump, el hombre que personifica la solidaridad, amenaza al país suramericano con un ataque militar: quiere que miles de venezolanos que morirán por el impacto de bombas y balas lo hagan con el estómago lleno de galletas que no pudo vender en el mercado de los países desarrollados, quizás por utilizar semillas modificadas, o porque estaban a punto de caducarse.

La Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID) fue creada en 1961 con la intención de ampliar el “Plan Marshal” a los países estratégicos del mundo, canalizando sus políticas para 1) impedir que las fuerzas comunistas, -que se fortalecieron al derrotar al fascismo en la Segunda Guerra Mundial-, tomasen el poder, y 2) abrir nuevos mercados a las empresas de EEUU. El vínculo entre la USAID y la Oficina de Seguridad Pública, entonces dirigida por el agente de la CIA Byron Engle, ha ido renovándose año tras año: en 2015 Barack Obama nombró a la directora del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca Gayle Smith como la directora de la agencia.

 

Según WikiLeaks, entre 2004 y 2006, la USAID realizó diversas acciones en Venezuela y una donación de 15 millones de dólares a decenas de organizaciones civiles, con el fin de llevar adelante la estrategia del ex embajador de Washington Venezuela William Brownfield, basada en provocar fractura en el chavismo y organizar a los sectores descontentos con las reformas del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Las funciones de USAID

  1. Elegir el país adecuado para el proyecto elaborado por la Secretaria de Estado, y obviamente, no siempre es el más necesitado. Luego la agencia debe decidir en qué sector se va a implicar, aunque sus preferidos son el de energía, educación, salud, seguridad y agricultura. En éste suele sustituir la producción de cultivos alimentarios por los comerciales. Después, coloca a sus efectivos en los puestos claves para subvertir las economías locales. Las veces que contrata a valiosas personas solidarias nativas, es para reducir a quienes deberían militar en los partidos políticos para un cambio fundamental en meros gestores de caridad. En Irak colonizado, USAID inyecta la economía neoliberal, impone masivas privatizaciones, incluida una parte de la industria petrolífera, y obliga a la teocracia títere instalada comparar granos transgénicos de Monsanto. En Perú, la agencia donó 35 millones de dólares en los años 1990 a la campaña de Alberto Fujimori, cuyas medidas económicas hundieron al país en la miseria. La solución del protegido de USAID no fue reducir la pobreza sino a los pobres: Fujimori esterilizó de forma forzosa a 300.000 mujeres indígenas.
  2. Debilitar e incluso eliminar las instituciones del país receptor, creando redes y entidades paralelas, promoviendo la desnacionalización de los sectores fundamentales en favor de la gestión de los “emprendedores”. Obviamente, el interés de la burguesía de EEUU no está en la autosuficiencia de otros países, sino todo lo contrario.
  3. Facilitar a la CIA “plantar sus hombres en las policías de los países estratégicos de todo el mundo“, afirma el ex corresponsal de New York Times AJ Langguth. De hecho, el presupuesto de USAID en parte es el financiamiento oculta de las agencias de inteligencia de EEUU.
  4. Fortalecer el dominio de EEUU sobre las finanzas mundiales. En India, país retén de China para Washington, USAID en coordinación con el gobierno ultraderechista de Narendra Modiimplantó la “digitalización de la economía”, obligando a decenas de millones de personas de las clases más desfavorecidas del país abandonar el pago en efectivo en favor del digital, dándoles solo un mes -noviembre del 2016- para entregar sus billetes grandes al banco, cuando la mayoría ni tenían ni cuenta bancaria. y ¿Qué consiguió USAID?

a) Servir a los intereses de las Tecnologías de la Información (TI), a los proveedores de servicios de pago y a las compañías de tarjetas de crédito MasterCard, Visa y a la Fundación Gates que prometió a cambio donar un generoso cheque a la ONU

b) Empobrecer a los indios, acabando con los ahorros de muchos pequeños comerciantes y productores, que no consiguieron ingresar su dinero.

c) Hacerse con los datos de los usuarios.

d) Al reducir el uso de efectivo a nivel mundial, permite a EEUU fortalece el dólar mediante el predominio de sus empresas sobre las finanzas internacionales.

e) Vigilar el negocio global: Washington así puede sancionar, por ejemplo, a las compañías que trabajan con Irán, como la china Huawei.

5. Capacitar las fuerzas de represión de un estado, preparándolas para desmantelar la resistencia de la población. El hombre de USAID en Uruguay Dan Mitrione daba cursos en los años setenta sobre el “complejo arte del interrogatorio” y de cómo habría que torturar a los detenidos, utilizando “en directo” a hombres y mujeres sin techos como cobayas humanos. USAID, junto con Green Berets (Boinas verdes) y CIA, está implicada en la tortura, matanza y la desaparición de miles de hombres y mujeres progresistas guatemaltecos, al entrenar para esta misión a cerca de 30.000 policías y grupos paramilitares. En Brasil la Oficina de Iniciativas de Transición (OTI), una contratista de USAID dedicada a desestabilizar los gobiernos no aliados, operó del mismo modo. Una de sus víctimas fue Dilma Rousseff, detenida y torturada por ser una estudiante marxista.

6. Crear miles de puestos de trabajo para las ONG estadounidensesy dotándolas de enormes fondos públicos y privados al servicio de los intereses de donantes como Rockefeller, Soros, Gates, Ford y Omidyar, mientras abre los mercados a las corporaciones de EEUU. La propia USAID afirma devolver a su país cerca del 80% del dinero invertido en esta organización. Una vez que Bus y sus aliados convirtieron a Irak en escombro a golpe de mentiras en 2003, uno de los contratistas de USAID, “Creative Creative Associates International Inc. (CAII)” se adjudicó un contrato por el valor de 157 millones de dólares destinados a comprar pizarras y tiza para los colegios previamente destruidos por los misiles estadounidenses. Otro, International Relief and Development (IRD), recibió 2.4 mil millones de dólares con los mismos fines, y Halliburton y Bechtel otros tantos. En Afganistán, el principal receptor de las ayudas de EEUU, y donde aterrizaron cientos de onges occidentales “expertas en género” para “salvar a las mujeres”, USAID destinó 216 millones de dólares en 2018 para empoderar a 75.000 mujeres: según el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán sólo empelaron a unas 50 y el dinero de los contribuyentes se esfumó. Pasó algo parecido a otros 89.7 millones de dólares. Arnold Fields, su director fue forzado a dimitir por el Congreso. La “Democratización de Afganistán” dirigida por Bush-Cheney y 300.000 soldados de la OTAN y decenas de miles de la subcontrata “Yihadista” del Pentágono, además de acabar con la vida de cerca de un millón de afganos y provocar la huida de millones de familias de sus hogares, ha significado borrar la memoria histórica de esta nación desde los libros de texto: pocos recuerdan que la República Democrático de Afganistán (1978-1992), dirigida por los comunistas, eliminó la usura, el cultivo del opio, legalizó los sindicatos, estableció una ley de salario mínimo, el convenio colectivo, la igualdad entre el hombre y la mujer, que permitió que por primera vez el 40% de los médicos fueron mujeres así como el 60% del profesorado de la Universidad de Kabul. Se declaró gratuita y universal la educación, al igual que la sanidad, duplicando además las camas en los hospitales. Según la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), el número de civiles muertos o heridos en los ataques de la OTAN en 2017 aumentó un 50% respecto al 2016, y que dos tercios del total eran mujeres, niños y niñas. Hoy en las escuelas de USAID no enseñan los valores de la colectividad, sino el individualismo más perverso de “sálvese quien pueda”.

7. Socavar la resistencia al imperialismo y a las dictaduras aliadas, en los países en tensión, paliando el hambre de forma puntual y en momentos concretos con una limosna, impidiendo que la población se organice exigiendo la justicia social. En Egipto, tanto en el periodo del régimen de Mubarak como hoy bajo el despotismo del general al Sisi, Washington obliga a El Cairo comprarle armas cuando miles de personas viven en los cementerios, y luego le envía a USAID para repartir pan en los barrios que se levantaron durante la secuestrada “Primavera” del 2011, socavando la resistencia. Ha hecho lo mismo en Haití: en los barrios donde los trabajadores habían organizado “ollas públicas” para demandar justicia, reparte míseras bolsas de comida, forjando lealtades: “todos besarían las manos que les da de comer”, ha pensado.

8. Provocar protestas populares contra los gobiernos que repudiabajo la bandera de “Promoción de la democracia”. USAID ha sido expulsada de Rusia, de los países del ALBA (Bolivia, Cuba, Ecuador, Dominica, Nicaragua y Venezuela) y de Burkina Faso. Aquí, el presidente de Thomas Sankara, El Che Guevara de Burkina Faso, fue derrocado por un golpe de estado patrocinado por Francia y asesinado en 1987 en castigo por sus grandes medidas dirigidas a la autosuficiencia de la nación. Libia, uno de los países más desarrollados de África, hoy es el mejor ejemplo de esta clase de “liberación”.

9. Crear sus propios medios de comunicación aparentemente despolitizados (Deportivos, musicales, etc.) enviando mensajes subliminales a beneficio de la economía de mercado, del consumismo, la insolidaridad, etc. USAID, a través de la OTI, introdujo en Cuba en 2010 un sistema de mensajería similar a Twitter llamado ZunZuneo. Mientras recopilaba los datos personales de cientos de miles de usuarios a través de sus móviles, pretendía organizar disidencias en la red y también en las calles. Creative Associates International Inc. (CAII), otra de los contratistas de USAID, patrocinó a algunos raperos para atrapar a los jóvenes.

10. Recibir más subvención por mayor destrucción a causa de la guerra: en marzo del 2017, EEUU bombardeó “por error” un edificio en Mosul matando a 105 iraquíes civiles: dos días antes USAID había presentado su solicitud de nuevos presupuesto para la reconstrucción de Irak: ¿Mercaderes de “guerra-construcción”? ¿Bomberos pirómanos? ¡Todo parecido a la escena de la película “Niño” en la que Charlot propone a su hijo romper los cristales del vecindario para lucrarse instalando vidrios nuevos es pura coincidencia!

Si la guerra y la pobreza no fueran tan rentables estarían prohibidas por la ley.

Nazanín Armanian

https://blogs.publico.es/puntoyseguido

PERIODISTA DE CNN REVELA CÓMO LOS GOBIERNOS PAGAN A LOS MEDIOS PARA QUE FALSIFIQUEN NOTICIAS

AMBER LYON REVELA CÓMO LAS CADENAS DE NOTICIAS RECIBEN PAGOS DE LOS GOBIERNOS PARA QUE REALICEN COBERTURAS FAVORABLES Y AVANCEN ESTRATEGIAS DE PROPAGANDA

Resultado de imagen para PERIODISTA DE CNN REVELA CÓMO LOS GOBIERNOS PAGAN A LOS MEDIOS PARA QUE FALSIFIQUEN NOTICIAS

La periodista ganadora del Emmy, Amber Lyon, se ha convertido en una  importante “whistleblower”, denunciando el aparato de propaganda de los mass media. Lyon renunció a CNN luego de que su reportaje sobre las atrocidades del régimen de Bahrain no fuera transmitido en CNN Internacional debido a presiones del gobierno de Bahrain. La periodista se enteró luego de que este país pagaba fuertes cantidades a CNN para que fuera representado bajo una luz favorable. 

El documental de Amber Lyon iRevolution había reportado las atrocidades en Bahrain, incluso había sufrido una detención y arriesgado su integridad. Este documental costó más de 100 mil dólares, una cantidad elevada en comparación con la mayoría de los reportajes periodísticos; pese a eso, no salió al aire. Habiendo visto en carne propia lo que ocurría en este país del Medio Oriente, Lyon claramente notó que la cobertura que transmitía cotidianamente CNN era completamente falsa.

Lyon cree que países como Bahrain pagan millones de dólares para mostrar contenido que es supuestamente objetivo y que no tiene una agenda política. Esto es algo que ocurre comúnmente: infomerciales para dictadores. Pero también para promover los nuevos movimientos en la estrategia geopolítica de Estados Unidos.

En el video de RT vemos cómo CNN edita los acontecimientos políticos para avanzar una propaganda bélica. Vemos la diferencia con la que se cubren los discursos de Benjamin Netanyahu y Mahmoud Ahmadinejad  en la ONU, con un claro sesgo a favor del primer ministro de Israel. “Me preocupa que se pastoree a los ciudadanos a un nuevo conflicto a través de coberturas selectivas… Ahmadinejad en realidad estaba diciendo que había caminos para la paz, pero esto fue omitido por CNN. A la vez se refuerza el mensaje prefabricado esto con películas como Argo que crean una propaganda bélica en favor de ciertos intereses”… Se trata de una retórica “que lleva a la guerra como ocurrió con el discurso de ‘armas de destrucción masiva'”, el cual se utilizó para lanzar la guerra contra Irak.

Los hechos que ha observado Lyon en CNN son la norma y no la excepción, especialmente en países como México donde el presidente tiene fuertes lazos con la televisora más importante del país.

https://pijamasurf.com

Cardenal y Anticristo

Resultado de imagen para cardenal pell

Un tribunal australiano ha conseguido batir la marca de salto de altura en las condenas por pederastia a altos cargos de la Iglesia Católica. Era un asunto peliagudo, porque hay incluso obispos y arzobispos metidos en el inmundo lodazal de los abusos a niños, pero ayer un jurado en Melbourne halló culpable de cinco cargos de delitos sexuales al cardenal George Pell, consejero directo del Papa Francisco y ministro de Finanzas del Vaticano, recién cesado de su cargo hace dos días. Pell era el número tres en el organigrama católico, el cuatro si contamos a Dios Padre, el cinco con el Hijo y el seis con la paloma.

Precisamente ha costado Dios y ayuda llegar hasta ahí, al cardenal Pell, a la cúpula misma de San Pedro, sólo para descubrir lo que era un secreto a voces: que la Iglesia Católica está podrida hasta la médula. No ya por la densidad de pederastas por cada metro cuadrado de basílica, ni por la desfachatez con que se cagan en sus votos sagrados, ni siquiera por la tenebrosa red de mentiras, encubrimientos, disimulos y cortinas de humo con que encaran cada nuevo escándalo. Es, sobre todo, por la insolente tranquilidad con la que todo el cuerpo eclesiástico, desde el Papa hasta los sacristanes, ha aceptado las violaciones a menores como un secreto tradicional de la liturgia. Pell descubrió a dos críos de 13 años bebiéndose el vino de misa, les dijo que habían cometido un pecado muy grave, les obligó a que le hicieran una felación y después se masturbó delante de ellos. Hubo más historias con otros niños del coro, incluso más sórdidas, pero con esa asquerosidad ya basta. Dejad que los niños se acerquen a mí, dijo Cristo, pero no se refería a esto.

Con respecto a los innumerables casos de pederastia dentro del seno de la iglesia católica y antes de que acabara incluido en el lote de depredadores infantiles, el cardenal George Pell llegó a declarar que la iglesia no era más responsable por los abusos sexuales a las víctimas que una empresa de transportes que contratase a un transportista que luego violara a una mujer. Este montón de heces verbales no han sido expelidas por un ignorante o un payaso con sotana sino por la tercera autoridad del Vaticano, el señor que hasta anteayer llevaba las cuentas del negocio y el consejero personal del Pontífice. A estas alturas el Papa Francisco puede decir misa.

Hace siglos -si no milenios- que las altas jerarquías de la iglesia católica no tienen nada que ver con el auténtico mensaje de Cristo: humildad, pobreza, amor. Viven en palacios renacentistas, vestidos de ropajes fastuosos, rodeados de obras de arte y lujos millonarios; amparan, promueven y bendicen regímenes homicidas; ocultan y practican crímenes abominables, que van desde el abuso de menores hasta el secuestro y tráfico de recién nacidos. ¿Qué tendrá que ver el amor con follarse a un niño, con quitarle un hijo a su madre y venderlo bajo cuerda? En el mejor de los casos, miran para otro lado al descubrirse que uno de los suyos ha cometido el pecado que más horrorizaba a Cristo: “Al que haga tropezar a uno de estos pequeños, mejor sería que le colgaran al cuello una piedra de molino y lo arrojaran al mar”. ¿Qué más pruebas quieren, lectores del Apocalipsis, de que el Vaticano es la encarnación exacta del Anticristo, la Gran Ramera de Babilonia sentada sobre siete colinas?

David Torres

https://blogs.publico.es/davidtorres

Yemen y Palestina desenmascaran la farsa de “Las acciones humanitarias” de EEUU

Sólo los ingenuos pueden creer un tal Donald Trump, los criminales de guerra como John Bolton y Elliott Abrams, o Bruselas se desvivan por las clases desfavorecidas de Venezuela.  Nosotros no participamos en lo que no es para nosotros una ayuda humanitaria” afirma el responsable de la Cruz Roja de Colombia, testigo directo de lo que realmente está sucediendo.

Resultado de imagen para nazanín armanian publico

Mientras descarga unas toneladas de “ayuda” en la frontera de Venezuela, Trump reduce de forma drástica la contribución de EEUU a La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), de 300 millones a 60, dejando en una situación extremadamente inhumana de los 5,3 millones de personas condenadas a la miseria por el colonialismo israelí. Los gobiernos de EEUU han respaldado no sólo la corte de luz y agua a Gaza, sino también la matanza de un pueblo desarmado –entre ellos miles de niños-, entregando a Israel armas y vetando todas y cada una de las resoluciones condenatorias de la ONU. Gaza está al borde de una catástrofe.

En Yemen millones de personas viven la peor crisis humanitaria del mundo, provocada por la colación dirigida por EEUU-Arabia Saudí, que sigue bombardeando el país desde el 2015, y además ha bloqueado los puertos yemeníes impidiendo la entrada de comida, material sanitario, combustible y ayuda humanitaria a 20 millones de personas. No les tiembla las manos lanzar misiles incluso sobre los campos de refugiados. El 70% de la población necesita asistencia humanitaria urgente, 7 millones de ellos se enfrentan a la hambruna, y miles ya han muerto de cólera. Claro que terminar el conflicto perjudica al negocio.

En Sudan Sur, entre 2014 y 2018 han muerto, según la ONU, al menos 400.000 personas a causa de la violencia, el hambre y la crisis humanitaria. Y nadie derramó una sola lágrima por ellos.

En Irak entre 1991 y 2003, los bombardeos sobre el país iban acompañados por un embargo al pueblo que acabó con la vida de 2 millones de personas, el más criminal de la historia, pues no eran más que “daños colaterales” en la consecución de objetivos supremos.

¿Cuáles son los objetivos reales de EEUU?

. Crear opiniones favorables hacia el gobierno impopular de Donald Trump.

. Lavar la cara de una oposición ya cuestionada por sus vínculos con la CIA.

. Desviar la atención de los verdaderos responsables de la crisis, presentándoles como salvadores.

. Demonizar al presidente Maduro (como se hizo con Saddam Husein, Milosevic o Gadafi), como cruel y despiadado que mata a su propia gente, mientras EEUU y Europa se niega a imponer un mínimo castigo a algunos aliados que se parecen más a una banda criminal que a un gobierno.

Los verdaderos propósitos de Washington para Venezuela no son otros que geopolíticos y económicos. Si no, ¿Desde cuándo provocar un estado de guerra contra una nación haya acabado con su sufrimiento?

El arma de “preocupaciones humanitarias”

La Responsabilidad de Proteger (“R2P”), formulada por la ONU en 2005 que le otorga a la “comunidad internacional” el derecho a intervenir en un país para proteger a sus habitantes de genocidio, crímenes de guerra, limpieza étnica y graves violaciones de derechos humanos, ha sido el pretexto de las agresiones militares de EEUU y sus aliados con el fin real de consolidar la hegemonía de las élites militaristas euroamericanas sobre el mundo. O ¿Se atreverá algún estado del Sur enviar tropas a Francia en apoyo a los Chalecos Amarillos y derrocar a un Macron por mal gobernante? O ¿Alguien ha pensado el Tribunal Penal Internacional juzgará al “Trío de Azores” o a los reyes que asesinaron al periodista Khashoggi? Washington ha normalizado su dominio sobre otras naciones en nombre de su “excepcionalidad”, que le permite secuestrar a personas de otros países y encerrarles en las cárceles ilegales pero públicas, sometiéndoles a las torturas más brutales con total impunidad.

En este negocio redondo llamado “guerra, arrasaron Libia, la primera reserva del petróleo del África, para “salvar a su pueblo del dictador”, convirtiéndole en el principal laboratorio de la esclavitud y la barbarie del mundo.

En Siria, utilizaron el cuerpo del pequeño Alan Kurdi para manipular los sentimientos nobles de empatía de buena gente y justificar una intervención militar. Luego, al no conseguirlo, y con el objetivo de deshacerse de miles de refugiados se inventaron la farsa de los “refugiados desagradecidos violadores” en Alemania, y sobornaron a Tayyeb Erdogan para que admitiese “las devoluciones”: se trataba de decenas de miles de vidas destrozadas, cuerpos machacados.

Iban a Afganistán a liberar a las mujeres del burka, y llevan 18 años bombardeándolo, matando al menos a un millón de personas y obligando a millones a huir de sus hogares: las mujeres están peor ahora que hace 45 años.

El derecho de las personas de recibir ayuda en situaciones de catástrofe es un asunto político, y debe ser canalizada por las instituciones internacionales con criterios éticos. El deber de las fuerzas progresistas es impedir que la derecha más bélica siga monopolizando esta bandera.

Nazanín Armanian

https://blogs.publico.es/puntoyseguido

El petróleo de Venezuela, las paradojas de EEUU y la crisis de la OPEP

La incertidumbre política de Venezuela coincide con las sanciones simultáneas impuestas por EEUU sobre el petróleo de Irán y Venezuela, así como las continuas interrupciones en el suministro de Libia, como resultado de la agresión de la OTAN. Impedir que las consecuencias de esta situación pongan patas arriba la arquitectura energética mundial es una tarea que supera la capacidad y la habilidad intelectual del actual inquilino de la Casa Blanca y sus asesores.

El logo de la OPEP (OPEC, en inglés), en la sede del cártel petrolero en Viena. REUTERS/Leonhard Foeger
El logo de la OPEP (OPEC, en inglés), en la sede del cártel petrolero en Viena. REUTERS/Leonhard Foeger

Entre los motivos de la presión de EEUU sobre el petróleo venezolano se destacan:

El mundo ha dejado de estar bajo el dominio absoluto de EEUU: Los países sancionados buscarán fórmulas para vender su petróleo, burlándose de los criminales sanciones (que principalmente afectan a las clases más desfavorecidas), y sus clientes, -China, India, Corea del sur, Turquía, entre otros-, encontraran nuevos suministradores. El Departamento del Tesoro de EEUU ha incluido a PDVSA en su lista de organizaciones bloqueadas y amenaza con restringir el seguro de los cargamentos e incluso prohibir las ventas. Aunque Venezuela recobre la estabilidad política, es difícil que recupere su posición dentro del mercado a corto plazo, y eso a pesar de los 300.000 millones de barriles de petróleo que alberga, entre otros motivos porque el aceite de su principal reserva, la Faja del Orinoco, es ultrapasado, y su extracción y refinación cuesta unos 35 dólares el barril (igual que el petróleo de Canadá), en comparación del crudo libio, unos 5 dólares y el de Arabia Saudí 7. Por lo que los precios deberían alcanzar los 90-100 dólares para que su explotación fuese rentable, algo que hoy sucedería quizás por una gran guerra, por ejemplo, contra Irán.

Agoniza la OPEP, nace la NOPEP

La crisis venezolana es otro mazazo a La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), fundada en 1960 por Venezuela, Arabia Saudí, Kuwait, Irán e Irak. Las relaciones “especiales” entre Washington y Riad y la política de “seguridad a cambio de petróleo” han convertido a los jeques en un instrumento de EEUU para manipular la OPEP y los precios en el mercado mundial: en 1983 EEUU y Arabia con el fin de hundir la economía de la Unión Soviética bajaron los precios de los 35 dólares el barril a 10, y hoy hacen lo mismo contra Rusia, Irán, Venezuela o Bolivia utilizando hasta el cadáver de Khashoggi: de 160.72 dólares el barril en junio del 2008 los precios cayeron a 51.99 en enero de 2019.

La escasa demanda del petróleo, la posible desaceleración de la económica mundial (sobre todo de China), así como el exceso de oferta por parte de EEUU, son algunos factores que podrán impedir la subida de los precios por encima de 70 dólares.

Las paradojas de EEUU

  1. Trump tiene que elegir: imponer un embargo al petróleo venezolano o levantar parte del embargo a Irán. Eliminar a ambos del mercado no solo provocaría la rebelión de gigantes como China e India, sino que dispararía los precios. A pesar de que castigar a Venezuela es menos costoso para EEUU y Europa, -ya que Irán ha amenazado que “si no puede exportar su petróleo, nadie lo hará desde el estrecho de Ormuz”-, lo cierto es que en el establishment de EEUU hay presiones por parte de los lobbies israelí y saudí no sólo parar llevar las exportaciones de petróleo iraní a cero, sino bombardear el país.
  2. EEUU necesita, por un lado, precios por encima de los 70-80 dólares el barril para que la extracción del petróleo por fracturación hidráulica fuese rentable (ya que además de los costos de extracción, debe ser refinado al ser un petróleo pesado), y por otro, exige un precio bajo para comprarlo, por el elevado consumo de los derivados de petróleo del país. El 3 de octubre, en la víspera de las elecciones parlamentarias de EEUU, Trump amenazó al rey de Arabia Saudí de que “Podría no estar [en el cargo] en dos semanas” si no bajaba el precio del petróleo de los 86 dólares. Y aunque Salman bin Abdulaziz entonces se sometió, el estado de Arabia Saudí tiene vida propia: necesita dinero para llevar adelante su megaproyecto de “Visión Saudí 2030”, que salvaría su economía de la dependencia del petróleo, ahora que los pozos se están secando. Por lo que, Riad desde la OPEP y en cooperación con Rusia decidió, en enero pasado, reducir la producción en 1,2 millones de barriles para reequilibrar el mercado impidiendo una mayor caída de los precios.

Afirma el ex asesor de Goldman Sachs, Bethany McLean, autor de “América Saudita: La verdad sobre el fracking y cómo está cambiando el mundo” , que la revolución de esquisto de EEUU es un espejismo: no sólo daña el medio ambiente, contamina el agua o provoca sismos, sino que tampoco le conducirá a la independencia energética, y que ya ha creado un inmenso agujero negro financiero: las “60 empresas más grandes de producción no han generado ganancias, ni siquiera han podido cubrir sus gastos operativos y de capital“, afirma. La compañía Enron vinculada a la familia de Bush ha quebrado. EEUU engañó a Europa: le obligó en 2014 a renunciar al gasoducto ruso Nord Stream 2 prometiéndole recibir el ‘gas shale’ estadounidense en un futuro que no llega.

La NOPEP contra la OPEP

Ni el servilismo de los saudíes ha sido suficiente para que Washington respete mínimamente las necesidades de los estados que componen la OPEP, y como no puede convertirla en una sucursal del Departamento de Energía de EEUU planea desmantelarla. El 12 de febrero del 2019, el Comité Jurídico del Congreso de EEUU aprobó el proyecto de ley antimonopolio NOPEP (acrónimo de los Países Productores de Petróleo no pertenecientes a la OPEP, como lo son el Reino Unido, México, Egipto Alaska, EEUU o Rusia) que permite al fiscal general demandar a la OPEP o sus miembros, embargar unos 1000 millones de dólares de las inversiones de Arabia saudí en EEUU, o confiscar los activos de ARAMCO, la compañía nacional de petróleo de Arabia. Para aumentar la presión sobre Riad, Donald Trump puede utilizar JASTA, la ley de Justicia Contra Patrocinadores del Terrorismo, aprobada por el Congreso en 2016 que permite a las víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 demandar a Riad (¿Y por qué invadieron a Afganistán?).

Si el presidente de EEUU firma el proyecto de ley conseguirá:

  • Hacerse con el control absoluto de los precios,
  • Reducir la influencia rusa en el mercado,
  • Ganarse el título del “héroe del Oro Negro” en una sociedad obsesionada por el culto a los héroes,
  • Bajar el tono de las críticas en el Congreso por sus relaciones “excesivamente” buenas con Arabia Saudita y Rusia, e incluso retrasar un posible juicio sobre “Rusiagate” o los escándalos sexuales en los que es protagonista.

La crisis de la OPEP se ha agravado por:

  1. Convertirse EEUU en el principal productor de petróleo del mundo, debilitando la efectividad de las decisiones de la OPEP.
  2. Disminuir la capacidad de producción de la organización. Una mayor restricción sobre la petrolera estatal venezolana PDVSA, o el embargo de sus activos en extranjero, podrán afectar al suministro de la OPEP. Por el momento, la firma estadounidense Conoco Phillips ha incautado los cargamentos de PDVSA tras ganar un litigio por 2.000 millones de dólares en concepto de deudas pendientes, lo que puede animar a otros acreedores presentar demandas en caso de impago.
  3. La intención de Qatar de salir de la OPEP. A pesar de producir sólo el 2% del petróleo del cártel, y carecer de influencia en el grupo, el papel diplomático de Qatar y la mera presencia del mayor exportador mundial del Gas Natural Licuado es un golpe a la Organzaición y al poderío de Arabia Saudí.
  4. La división en el seno del grupo debido a la debilidad progresiva de la facción Venezuela-Irán-Argelia, a beneficio del sector encabezado por los saudíes. La Venezuela “no bolivariana” será aliada de Arabia, y debilitará la posición de Iran y Rusia en el mercado.

El petróleo hace décadas que ha dejado de ser un combustible fósil para convertirse en un arma de guerra.

Nazanín Armanian

https://blogs.publico.es/puntoyseguido

Tecomán: una tragedia soterrada

El hallazgo de 49 fosas y 69 cuerpos en un pequeño poblado del Estado de Colima refuerza el drama de los desaparecidos en México

Fosas clandestinas
El poblado mexicano de Santa Rosa (Tecomán), donde se han encontrado 49 fosas clandestinas. CÉSAR RODRÍGUEZ

 

En la superficie, sol, palmas y una pequeña comunidad rural. Bajo tierra, 49 fosas clandestinas y 69 cadáveres sin nombre ni apellido. Esa es la tragedia que se escondía en el rincón más alejado de Santa Rosa, una ranchería en la ciudad de Tecomán, en el Estado mexicano de Colima. Todo parece una pesadilla, como si un hallazgo de esa magnitud fuera imposible en una comunidad diminuta en el Estado menos poblado del país. “Nos duele mucho”, lamenta José, un campesino de 68 años. “Esto es un panteón, una carnicería, una chingadera“. El hallazgo de Tecomán ha sacado nuevamente a la superficie la vorágine de la violencia y el drama de los más de 40.000 desaparecidos la misma semana en que México da un nuevo impulso a su Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, una de las apuestas del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador para dar salida a esta crisis.

El primer indicio de la mayor narcofosa que se ha encontrado en Colima llegó el 30 de enero por un caso de secuestro. La fiscalía local recibió a las nueve de la noche la noticia de que cuatro hombres raptaron a una mujer y su hija de cuatro meses en Tecomán. Siempre según las autoridades, la policía estatal identificó el vehículo de los secuestradores poco antes de la medianoche y arrestó a dos hombres que llevaban a la bebé en el maletero. Los detenidos señalaron durante los interrogatorios el sitio donde se habían llevado a la madre. Cuando se hizo el operativo de rescate ya no la encontraron hasta días más tarde. En el predio de Santa Rosa, propiedad de un hombre que vive en Estados Unidos, había rastros recientes de comida y artículos femeninos. Uno de los agentes encontró una pala enterrada y lo que parecía ser un cuerpo. El hedor revelaba que el lugar era algo más que una casa de seguridad.

Personal especializado empezó a excavar en el sitio el pasado 3 de febrero. En los primeros tres días se encontraron 11 fosas y 19 cuerpos, así como un terreno aledaño con las mismas características: tierra removida y olor a muerte. Con un nuevo permiso de búsqueda, el tercero, los agentes descubrieron otras 38 fosas y 50 cuerpos más entre el 6 y el 11 de febrero. La mayoría de las fosas eran poco profundas. Algunos cuerpos ocupaban un solo agujero y otros cadáveres se apilaban verticalmente, de acuerdo con imágenes a las que ha tenido acceso EL PAÍS.

Algunos restos eran de hace pocos meses, otros se sepultaron hace más de cinco años y han quedado reducidos a osamentas. Eran tantos cuerpos a lo largo del río Armería que tuvieron que llevarse a morgues de tres ciudades diferentes. La de Tecomán solo tiene capacidad para menos de 20 cadáveres. “Es algo inédito, nuestra infraestructura no está diseñada para recibir tantos cuerpos”, reconoce Gustavo Joya, director de procedimientos de la Fiscalía.

El calor de Tecomán, que roza los 30 grados en invierno, aceleró la descomposición de los cuerpos y ha dificultado la determinación de la causa de muerte y la toma de muestras genéticas, un proceso que puede llevar de uno a tres meses más. Aún no hay detenidos por las desapariciones. Los fiscales dicen que es muy pronto para determinar un patrón en los asesinatos.

En el terreno, el modus operandi tiene atisbos aterradores. “Entraba una camioneta a la ranchería, se escuchaban las detonaciones en el monte, se iban las camionetas y no decíamos nada, no podíamos”, relata José, a un costado del camino de terracería que conduce a la finca donde se hallaron las fosas. Y después, el silencio.

“Todo el mundo conoce a alguien que han matado o secuestrado”, afirma un tecomense de 28 años que pide el anonimato. “Nos ha cambiado la vida para siempre”. Con apenas 130.000 habitantes y enclavado en un paso estratégico de drogas y armas, Tecomán ha sido arrasado por la violencia. En 2015 hubo 38 asesinatos, según datos oficiales. En 2016, 159. En 2017, 223. El año pasado, 191. “Es peligroso porque es como un laberinto, lleno de brechas y montañas, en los que la delincuencia puede operar y emboscar fácilmente”, señala José Pucheta, jefe de la Policía estatal. Las autoridades argumentan que la violencia es generalizada para todo el país; que la poca población del Estado hace que la situación parezca más grave; que los que mueren suelen ser delincuentes, y que la repercusión del caso se debe a que se reconocen estos problemas, mientras que en otros Estados se ocultan.

Colima es un terreno disputado por los carteles de SinaloaJalisco Nueva Generación y la Nueva Familia Michoacana. Manzanillo, la capital económica del Estado, es el puerto comercial más importante del Pacífico mexicano, un punto clave para el trasiego a Estados Unidos y la puerta de entrada para los químicos que llegan desde Asia para fabricar drogas sintéticas. Pero la lógica de guerra de carteles ya no alcanza para explicar la tragedia. La hipótesis de la Policía estatal es que se han producido purgas dentro de los mismos grupos: desde los peones hasta  quienes pelean por el control de grupos cada vez más fragmentados y horizontales. A algunos no les convence esta explicación porque la crueldad es cotidiana y contra la gente que conocen. Como en el resto del país, las desapariciones son el síntoma y la enfermedad es la metástasis de la violencia.

Este no es un caso aislado. En agosto se descubrieron otros cinco cuerpos y las autoridades encontraron entre 2006 y 2016 otras 12 fosas con 36 cuerpos tan solo en Tecomán, según datos oficiales de la investigación A dónde van los desaparecidos. La Fiscalía dice que todavía no se puede establecer si los hallazgos están conectados. Familiares de víctimas cuentan de excavaciones en Colima que no llegaron a los medios. El 4 de febrero se encontró otra fosa en la comunidad de El Chavarín, en Manzanillo, con nueve cuerpos confirmados por las autoridades.

“Si esto no hubiera pasado, nadie nos hubiera hecho caso”, afirma Eva Verduzco, que busca a su hermano David y lidera el colectivo Desaparecidos Colima. En el grupo están 10 familias que acusan casos empantanados y acceso limitado a las fosas de Tecomán, pero que han encontrado en el filo de una tragedia subterránea una nueva esperanza. Desde que se reveló el hallazgo en Santa Rosa, unas 120 personas se han acercado para buscar a familiares desaparecidos. Algunas han venido de los Estados vecinos de Jalisco, Nayarit y Sinaloa. En Colima se hizo, por primera vez, una campaña para recopilar ADN que se incluya en una base de datos nacional.

Tecomán, el municipio de México con la tasa más elevada de homicidios (155 asesinatos por cada 100.000 habitantes, según datos oficiales), vive una doble vida de cocoteros que se mecen con calma y sepulturas clandestinas, entre la negación y el pánico y entre los que alzan la voz y los que callan. En el limbo de dos realidades paralelas unos esperan las respuestas con más urgencia que los demás. “Es horrible no saber dónde está”, dice Camila, de 29 años, tras dar una muestra genética para dar con su hermano. “Al menos tenemos la esperanza de un cierre, de terminar con este dolor”.

https://elpais.com/internacional