El futuro de las intervenciones cerebrales es en 3D

¿De qué tratan los nuevos videomicroscopios con imágenes en alta definición y por qué los médicos cirujanos creen que podrían revolucionar sus salas de operación? Estuvimos presentes durante un procedimiento para averiguarlo

Un equipo quirúrgico liderado por David Langer en un hospital de Manhattan opera las arterias cerebrales de Anita Roy con ayuda de un videomicroscopio.

Read in English

La paciente desapareció debajo de un paño quirúrgico tras otro hasta que todo lo que se podía ver era un triángulo de su cabeza afeitada.

“Diez segundos de silencio en la sala, por favor”, dijo David J. Langer, presidente de Neurocirugía del Hospital Lenox Hill de Manhattan. La sala de operaciones quedó en silencio, hasta que dijo: “Muy bien, tomaré las tijeras”.

Su paciente, Anita Roy, de 66 años, sufría alteraciones del flujo sanguíneo en el hemisferio izquierdo del cerebro y Langer estaba a punto de llevar a cabo una operación de derivación en las delgadas arterias para restablecer la circulación y evitar una embolia.

El quirófano estaba en la oscuridad. Todos tenían puestas gafas de 3D.

Lenox Hill es el primer hospital en Estados Unidos en adquirir un dispositivo conocido como videomicroscopio, que convierte a la neurocirugía en una expedición envolvente, y a veces vertiginosa, por el cerebro humano.

Magnificados en un monitor de 55 pulgadas, los cabellos recién rasurados del cuero cabelludo de Roy se erguían como púas. Las tijeras y el bisturí se veían del tamaño de unos palos de hockey y salían de la pantalla con tanta claridad que los observadores sentían la necesidad de agacharse.

El dispositivo genera imágenes digitales tridimensionales magnificadas de alta resolución de los sitios quirúrgicos y permite que todos en la sala de operaciones observen exactamente lo que está viendo el cirujano. El videomicroscopio tiene la capacidad única de capturar “la brillantez y la belleza de la anatomía neuroquirúrgica”, comentó Langer.

Otros cirujanos que lo han probado predicen, al igual que él, que cambiará la forma en que se llevan a cabo y se enseñan muchas intervenciones cerebrales y de columna. “La primera vez que lo utilicé, les dije a mis estudiantes que esto les ayuda a entender la verdadera razón por la que una persona decide estudiar neurocirugía”, comentó Langer.

Sin embargo, es mucho más que solo el asombro del factor Imax. La visión compartida hace de la operación en 3D una herramienta de enseñanza ideal.

Además, Langer y otros doctores comentan que el dispositivo es más pequeño y mucho menos complicado que los microscopios quirúrgicos estándar y que ofrece mejor luz.

Se puede mover fácilmente e inclinar para mostrar fragmentos de anatomía a los cirujanos que, de no contar con esta herramienta, tendrían que forzar el cuello girándolo y estirándolo para poder verlos. (A medida que pasa el tiempo, esas flexiones pueden resultar en dolor y, con los años, una lesión crónica en el cuello y la espalda puede acabar con la carrera de algunos cirujanos). Dos cirujanos a cada lado de la mesa de operaciones pueden trabajar juntos con facilidad.

Los microscopios quirúrgicos estándar son enormes y deben cubrirse mediante un complicado proceso para garantizar que permanezcan estériles. Esto no es necesario con el nuevo videomicroscopio, que únicamente se cubre con una manga deslizable, según comentó Langer.

“Me parece que no hay duda de que será valioso”, manifestó Langer. No obstante, añadió: “Puede que alguien más conservador y sin disposición para probar cosas nuevas no se adapte ni esté dispuesto a hacerlo”.

 
Cirujanos que observan la operación de Roy. La pantalla grande usada con el videomicroscopio lo vuelve una herramienta útil de enseñanza y deja que los cirujanos operen mientras ven hacia el frente, lo que les evita problemas de cuello que pueden poner fin a sus carreras. CreditBeatrice de Gea para The New York Times

El dispositivo en Lenox Hill, conocido como Orbeye, fue elaborado por Somed, una empresa conjunta de Olympus y Sony. Langer ha recibido honorarios de la empresa por concepto de consultoría.

Varios centros médicos en Estados Unidos también han puesto a prueba el Orbeye.

Charles L. Branch, director de Neurocirugía del Wake Forest Baptist Medical Center en Winston-Salem, Carolina del Norte, ha usado el equipo en unas veinte operaciones de columna, todas mínimamente invasivas y realizadas a través de un tubo.

“En el primer caso, casi sentí que me estaba mareando, como cuando uno va en movimiento en un automóvil”, recordó. Sin embargo, fue una sensación pasajera y se adaptó en poco tiempo.

“Es de verdad genial”, comentó Branch. “Es como estar en la pantalla Imax. No solo permite al cirujano ver qué está pasando, sino también hacerlo a todos los que están en el quirófano. En lugar de tener que inclinarme sobre el microscopio y tensar el cuello o la espalda, puedo sentarme cómodamente, ver la pantalla grande frente a mí y trabajar con las manos”.

Describió la cámara como fácil de mover, ajustar e inclinar en varias posiciones, lo cual no es posible con un microscopio.

“No creo que sea un artefacto extravagante”, comentó. “Creo que se adoptará ampliamente y con bastante rapidez”.

Mark Miller, vocero de Olympus, dijo que el precio del Orbeye sería similar al de los microscopios quirúrgicos estándar, que oscilan entre 200.000 y un millón de dólares. El sistema que Lenox Hill compró cuesta cerca de 400.000 dólares, reveló Langer. Otras empresas también están tratando de ingresar al mercado.

Bob S. Carter, jefe de Neurocirugía del Hospital General de Massachusetts, señaló que usar el Orbeye era como tener “los ojos de Superman”, pero agregó que su hospital también estaba evaluando otros dispositivos y que todavía no habían decidido cuál adquirir. Afirmó que la tecnología “es el camino del futuro”.

 
La paciente Anita Roy optó por la cirugía cerebral cuando se enteró de que tenía la enfermedad de moyamoya, que puede conducir a embolias múltiples, deterioro mental y muerte a causa de a una hemorragia cerebral.CreditBeatrice de Gea para The New York Times

Del otro lado de la pantalla

Anita Roy, una asistente administrativa jubilada que vive en el Bronx, observó los primeros síntomas preocupantes en 2015: episodios de debilidad en la mano derecha y problemas del habla. Las pruebas en un hospital local descartaron una embolia. No obstante, los episodios ocasionales continuaron y en julio de 2017, mientras se recuperaba de una operación de corazón en Lenox Hill, tuvo una convulsión.

Mediante una serie de pruebas de laboratorio, se descubrió que padecía la enfermedad de moyamoya, un extraño trastorno que fue identificado por primera vez en Japón. El nombre significa “nube de humo” en referencia a los rayos X de los pacientes; muestran una nube de vasos sanguíneos frágiles que brotan en el cerebro donde están bloqueados los vasos normales.

Existen varias causas, que hasta ahora no se entienden del todo. Muchos de los pacientes son niños. La enfermedad puede avanzar y conducir a embolias múltiples, declive mental y, en los adultos, a muerte por hemorragia cerebral.

Anita Roy no dudó: con la esperanza de evitar una embolia más fuerte que pudiera discapacitarla o matarla, quiso someterse a una neurocirugía.

Su operación, que se llevó a cabo el 15 de diciembre, fue el primer bypass o derivación que Langer realizó con el Orbeye, aunque él y sus colegas ya lo habían utilizado para otras operaciones. Este tipo de operación es una de las intervenciones neuroquirúrgicas más difíciles e implica coser arterias que tienen aproximadamente un milímetro de diámetro. Los colegas afirman que Langer es uno de los pocos cirujanos en el mundo con la habilidad y la experiencia para hacer bien esta operación.

Un vaso sanguíneo en el cráneo de la paciente se redireccionaría para alimentar a una arteria más profunda cuyo suministro sanguíneo se había interrumpido. El extremo cortado de una ramificación de la arteria del cuero cabelludo se cosería a una perforación realizada en el costado del vaso sanguíneo más profundo. Otra ramificación de la arteria del cuero cabelludo se colocaría encima del cerebro de la mujer, esperando que crecieran ramificaciones en el tejido nervioso, ya que las células privadas de oxígeno secretan sustancias que estimulan el crecimiento de vasos sanguíneos.

El procedimiento dio inicio cuando los cirujanos asistentes usaron una sonda ultrasónica en la sien de la paciente con el fin de detectar el pulso de la arteria del cuero cabelludo, para después marcar el camino del vaso sanguíneo con tinta púrpura de tal modo que Langer supiera exactamente dónde cortar. Posteriormente, el cirujano principal comenzó el difícil proceso de liberar las dos ramificaciones de la arteria de su tejido circundante.

Una vez que la arteria quedó libre, los cirujanos usaron un taladro y una sierra en el cráneo de Roy para retirar un disco de hueso de casi ocho centímetros de diámetro. El cerebro y su entramado de vasos sanguíneos de color rojo intenso, magnificados quince veces en el monitor, brillaban bajo la luz y pulsaban con cada latido del corazón.

Se requirieron unos diez puntos de sutura para coser la arteria del cuero cabelludo a la arteria del cerebro con una aguja curva del tamaño de una pestaña y un hilo tan delgado que apenas se veía a simple vista.

“Las primeras dos suturas son las más difíciles”, explicó Langer. “Son las que lo sostienen todo. Estoy cosiendo verticalmente, pero no tengo problemas para ver. Es una gran amplificación”.

 
A la izquierda, un angiograma que muestra un bloqueo en la arteria carótida interna de Roy. A la derecha, Langer trabajando con gafas 3-D. CreditBeatrice de Gea para The New York Times

Un mínimo error podría cerrar los vasos frágiles y resbalosos en lugar de unirlos. Cada movimiento era claramente visible para todos en el quirófano.

Cuando acabó de suturar, Langer usó una sonda ultrasónica para buscar el sonido rítmico y silbante que significaría que la sangre fluía hacia el nuevo canal que había creado.

En un principio, el flujo era débil. Pero una vista clara de la pantalla en 3D posibilita que se hagan sugerencias; y otro médico que observaba el monitor sugirió cortar un poco más para facilitar el flujo hacia la arteria receptora. Langer siguió su consejo y funcionó.

El siguiente paso fue colocar la otra ramificación de la arteria del cuero cabelludo directamente en el cerebro de la paciente. Muy pronto, los cirujanos estaban volviendo a poner en su lugar el disco de cráneo —con una nueva muesca para permitir que la arteria redireccionada pudiera pasar—, sujetándolo con placas de unión diminutas y cerrando el cuero cabelludo con cuarenta grapas.

Seis horas después de que la intervención quirúrgica había iniciado, alrededor de las 16:00, la paciente, ya sin los paños sobre su rostro, estaba parpadeando ante el resplandor de la sala de operaciones y moviendo los brazos y las piernas. Un anestesiólogo le dijo que su operación había salido bien. La paciente le respondió con una gran sonrisa.

Tres días después, estaba sentada en la cama, en bata y con calcetines de color rojo intenso, hablando con su marido a la hora del almuerzo. Resultaba difícil creer que recientemente hubiese pasado por una operación de cerebro.

“Simplemente me siento bien”, comentó.

En broma, acusó a Langer de haberle contado todo un “cuento” sobre posibles efectos secundarios y una recuperación difícil. Era la semana antes de Navidad y había decorado su árbol y había envuelto todos sus regalos antes de ir al hospital, pues había temido no poder hacerlo después de la intervención quirúrgica.

Pero la operación, según dijo, “fue como si nada hubiera pasado”.

Sin la intervención, se calcula que los pacientes como Roy tienen un riesgo de embolia de entre el 20 y el 50 por ciento o incluso mayor dentro de los siguientes cinco años, dijo el neurocirujano. Tras una operación exitosa, el riesgo es de un porcentaje muy reducido al año o menos.

“No todas salen tan bien”, indicó Langer. “Estas intervenciones tienen un alto riesgo y no siempre salen a la perfección”.

Roy, quien iba a ser dada de alta ese día, lo reconoció antes de salir a caminar por la ciudad con su marido de regreso a su casa en el Bronx. “Tuve suerte”, concluyó.

https://www.nytimes.com/es

Elemental

Para Leonardo, conocer era dibujar. No bastaba con la palabra; era imprescindible cazar las cosas con su representación, como si la línea fuera la red de pesca del entendimiento

'La divina proporción' (conocido también como el 'Hombre de Vitruvio'), de Leonardo da Vinci.
‘La divina proporción’ (conocido también como el ‘Hombre de Vitruvio’), de Leonardo da Vinci.

 

Felices aquellos que vivieron épocas más esforzadas, cuando no había que pedir permiso a nadie para aprender. En el colosal legado gráfico de Leonardo da Vinci (7.000 folios) hay reflexiones y dibujos sobre mecánica, anatomía, geografía, zoología, aeronáutica, arte, pero el grupo mayor trata sobre el agua. Fue una obsesión del sabio desde su juventud y el elemento que más cerca estuvo, para él, de ser un organismo viviente y con alma, es decir, un dios. Anotó sus movimientos, formas, beneficios, cursos, domesticación, peligros, pero no en un tratado de hidráulica, sino en una verdadera mitología. Trata el agua como si fuera Poseidón.

Sin embargo, para Leonardo, conocer era dibujar. No bastaba con la palabra; era imprescindible cazar las cosas con su representación, como si la línea fuera la red de pesca del entendimiento. Lo que llamamos arte era, aún, ciencia. Los dibujos sobre la vida del agua son de los más portentosos: torbellinos, tifones, cataratas, tempestades, remolinos y el diluvio, todo lo dibujó, con preferencia por los estados anímicos del agua más turbulentos y belicosos. También, claro está, las máquinas que se le podían oponer, los ingenios técnicos capaces de paliar su destrucción.

Un poeta y un filósofo, Barja y Lanceros, han reunido una buena antología de estos dibujos y escritos sobre el agua (Abada Ed.). No es un libro para leer, sino para mirar y pensar. Sin embargo, creo que hay un modo de leerlo muy apropiado y este es entrar en él como si fuera un presocrático o leyéramos poemas. “Cuando va corriendo turbia y mezclada con tierra, y el polvo y la niebla, entremezclados igualmente con aire, como entremezcla el fuego sus ardores con todo”, dice, por ejemplo. Puro Empédocles o quizás Lucano.

https://elpais.com

El ‘procés’, explicado por Lory Money en un minuto: “Toma pan tumaca, madafaka”

Strambotic

Éramos pocos y parió Lory Money. El ‘youtuber’ senegalés que “llegó en patera”, como gusta de autodefinirse, ha compartido en Facebook un brevísimo e hilarante vídeo de poco más de un minuto en el que “explica” en dos brochazos el “procés”.

Mejor ver:

El propio Money encarna a un trasunto de Puigdemont –Puigdemoney-, ataviado con una peluca con el inconfundible pelazo del ‘president’ en el exilio y equipado con una botella de Freixenet. El vídeo comienza en un bosque de Bruselas (en realidad, es una escena de un cochazo cogido de otro vídeo) y combina el delirante trap de Lory Money con una onírica escena con tigre incluido.

La letra es un genuino mitin independentista, cuyo mayor hallazgo poético es hacer rimar “pan tumaca” con “madafaka”:

“Independent, independent, independent.

Ma votao mucha gent / lo siento Rajoy, men / yo empecé el prusés / pa mis niggas Freixenet.

Yo quiero un nuevo país / sin turistas haciendo pis / Franco rest in peace / Welcome refugees.

España me ataca / pues toma pantumaca, madafaka. / Quiero país new / En el VIP siempre Codorniu”.

Dara Dia, el hombre detrás del personaje de Lory Money, llegó a España en patera en 2006. Vive en Valencia, ciudad en la que se ganó la vida con el ‘top manta’ hasta que saltó a la fama con su primer éxito viral: ‘Ola ke ase’, que le convirtió en una estrella de YouTube, donde tiene más de 200.000 seguidores.

El vídeo ‘Independent’ que ya lleva más de 300.000 reproducciones en Facebook en un día “ha costado 10 o 15 euros”, según reconoce en una entrevista en Vanity Fair: “La peluca es de los chinos y el traje con el que salgo es de un amigo que lo uso hace unos meses para un cumpleaños. ¿El coche? Está cógido de otro vídeo, con una aplicación, como el tigre. ¡Ojalá tuviera yo uno así! Con YouTube no se gana tanto”.

Visto en Facebook. Con información de Vanity Fair y El Español.

http://blogs.publico.es/strambotic

«Cocoliztli», el terrible mal que los españoles llevaron a México

Nuevos análisis genéticos han revelado el posible papel de una bacteria, Salmonella enterica, en una epidemia que mató a 12 o 15 millones de nativos americanos a partir del año 1545

Mural de Diego Rivera sobre la Conquista de México. Palacio Nacional de la Ciudad de México
Mural de Diego Rivera sobre la Conquista de México. Palacio Nacional de la Ciudad de México

Con frecuencia suele pasarse por alto, pero la llegada de los españoles al Nuevo Mundo supuso también la llegada de un gran ejército de bacterias y virus «europeos» que aniquilaron a las poblaciones indígenas. Los estudiosos han llegado a decir que a causa de las epidemias importadas por los «conquistadores», se produjo una caída de población entre los nativos de hasta el 95 por ciento. La viruela, el sarampión, las paperas y la gripe tuvieron un impacto brutal entre los americanos, sencillamente porque sus sistemas inmunes nunca habían lidiado con algo así.

Aparte de estas epidemias, razonablemente bien documentadas, con los españoles llegó un mal al que se conoce menos. En el Virreinato de Nueva España, en la actual México, una epidemia provocó entre 12 a 15 millones de muertes a partir del año 1545. De acuerdo con los documentos que han llegado hasta nosotros, las víctimas sufrían lo que ahora designaríamos coma una fiebre hemorrágica, y que entonces se definía como tifus o fiebres (los «tabardillos») o, sencillamente, «cocoliztli» (en Nahuatl, enfermedad, mal) o «pujamiento de sangre» (en español): la piel de los afectados se llenaba de puntos rojos, las personas vomitaban y sangraban por los orificios de su cuerpo. Ahora, y gracias a una nueva técnica, una investigación publicada en Nature Ecology & Evolution ha identificado al que pudo ser al menos uno de los culpables que estaba detrás de la epidemia de cocoliztli: se trata de una bacteria conocida como Salmonella enterica.

Excavación donde se extrajeron los restos humanos analizados en este estudio
Excavación donde se extrajeron los restos humanos analizados en este estudio-Christina Warinner. Cortesía del Proyecto Arqueológico de Teposcolula-Yucundaa

Las epidemias ocurridas en el siglo XVI son difíciles de trazar, porque, aparte de documentos, hoy solo queda un número muy limitado de restos biológicos de entonces. Además, muchas veces es difícil encontrar ahí los restos de los patógenos (virus y bacterias) del pasado. Ahora, un equipo internacional de científicos del Instituto Max Planck de Ciencia de la Historia Humana (Alemania), de la Universidad de Harvard (EE.UU.) y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (México) ha usado muestras de ADN antiguo junto con una nueva técnica de análisis. Su principal ventaja es que los investigadores no necesitan saber qué tipo de microorganismo buscan para poder encontrar sus huellas entre los genes.

Investigar enfermedades antiguas

«Esta nueva técnica nos permite buscar ampliamente al nivel del genoma (del conjunto de genes) para buscar lo que quiera que esté presente», ha dicho en un comunicado Johanes Krause, investigador del Instituto Max Planck de Ciencia e Historia Humana y coautor del estudio. «Esto es un avance fundamental para investigar las enfermedades antiguas: ahora podemos buscar las huellas moleculares (genéticas) de muchos agentes infecciosos del registro arqueológico, lo que es especialmente relevante para los casos típicos donde no se sabe la causa de una enfermedad».

Trabajos de laboratorio con el material genético de los restos arqueológicos
Trabajos de laboratorio con el material genético de los restos arqueológicos – Elizabeth Nelson

No es solo que sea difícil investigar los restos humanos del siglo XVI. Es que además, muchas epidemias distintas presentan unos síntomas similares, y en ocasiones también es probable que pasado tanto tiempo los patógenos cambien y no provoquen los mismos síntomas hoy y hace 500 años.

Por eso, la mejor herramienta para los investigadores es rastrear los huesos en busca de daños provocados por patógenos, cosa de la que no siempre queda huella, o, mejor todavía, buscar los restos de ADN de bacterias o virus atacantes. Para ello, los científicos usan normalmente una sonda de material genético que es específica para cada microbio: cuando esta especie de «llave» reconoce su cerradura, los científicos saben que tal o cual microorganismos está presente. Pero a veces no se sabe qué sonda usar, porque el patógeno causante de una epidemia puede ser desconocido.

Llega «cocoliztli»

Algo así ocurría con la epidemia que sacudió América entre 1545 y 1550. «Cocoliztli» devastó extensas zonas de México y Guatemala, incluyendo la ciudad de Teposcolula-Yucundaa, en la actual Oaxaca. Allí, en el fondo de un valle, recientemente se abrió un yacimiento arqueológico cuyos huesos esconden un registro de lo ocurrido entonces.

Los científicos extrajeron el ADN del interior de los dientes de 29 fallecidos, recurriendo a técnicas de secuenciación masiva (de la llamada metagenómica). Usaron una nueva metodología de procesamiento de datos genéticos, llamada MALT, y así pudieron identificar los patógenos presentes sin previamente saber qué debían buscar, es decir, sin usar sondas («llaves») concretas.

Así, encontraron que en 10 de las 29 personas había restos de una subespecie deSalmonella enterica, llamada Salmonella entericaParatyphi C, y que es uno de los 2.600 serotipos (tipos) de este patógeno que se conocen.

En la actualidad, bacterias entéricas similares, sobre todo Salmonella Typhi, causan fiebres, deshidratación y complicaciones gastrointestinales. Aun en pleno siglo XXI, infectaron a 27 millones de personas solo en el año 2000. Su forma de dispersión suele ser la ruta fecal-oral, vía agua o comida contaminada.

Microbios y contexto social

Gracias a todo esto, los científicos saben ahora que en el momento en que la terrible epidemia «cocolitzli» sacudía a la población indígena, una bacteria intestinal probablemente proveniente de Europa estaba circulando entre la población. También saben que la nueva tecnología que han usado permite encontrar microbios que no se buscaban de antemano en restos humanos antiguos.

Los autores han resaltado en su estudio que es importante considerar que aquella epidemia probablemente estuvo causada por una combinación de patógenos junto con un contexto social concreto, (lo que se llama «sindemia»). Han sugerido que cambios sociales impuestos por la «conquista de América», como la «congregación», una política de reasentamiento en granjas de los nativos, junto a una sequía, perturbaron los hábitos higiénicos de la población y que esto facilitó la transmisión de la epidemia.

http://www.abc.es/ciencia

¿Por qué es el azul tan raro en la naturaleza?

Puede que no te lo hayas planteado nunca, pero el color azul es particularmente escaso en la naturaleza. Hay muy pocos animales que produzcan pigmentos azules y buena parte de los que producen este color lo hacen cambiando la dispersión de la luz mediante la estructura microscópica de sus escamas o plumas. Antes de continuar con la explicación, es interesante observar que los seres vivos tenemos a menudo el color de las cosas que comemos. Me explico: si comemos plantas con muchos carotenos, por ejemplo, esos pigmentos pueden servir para dar color a nuestra piel. Los flamencos, que comen miles de diminutos crustáceos rojos y algas (llenos de estos compuestos) adquieren color rosa/anaranjado en su plumaje. Y nosotros, si nos damos un atracón de zanahorias (llenas de carotenos, como las hojas de los árboles en otoño) podemos llegar a ponernos color de los Cheetos durante unas horas.

Los carotenos están en muchas plantas y eso explica el color de muchas criaturas que se alimentan de ellos, pero también hay otras sustancias que dan el color azul a las plantas que son las antocianinas, pero por algún motivo no son tan fáciles de procesar y convertir en pigmentos. Por eso, si existiera una especie de flamenco que se hartara de comer moras silvestres, por ejemplo, no es probable que desarrollara el plumaje de color azul. No hay una explicación definitiva, pero la más plausible es que la transformación química de estas sustancias es más costosa o compleja que la de los otros colores. Solo hay algunos animales muy particulares, como el pez mandarín y alguna salamandra, que tienen pigmentación azul. El resto, como la famosa mariposa Morpho y muchas aves de plumas azules, han desarrollado este color mediante un truco estructural que consiste en dispersar la luz de las longitudes de onda más cortas.

* ACTUALIZACIÓN 12-1: Mi buen amigo J. M. Mulet, doctor en bioquímica,  apunta que una posible explicación a nivel fisiológico y molecular de este fenómeno estaría en que los carotenoides “son liposolubles y al acumularlos en el tejido graso dan la coloración al animal”, mientras que “el pigmento azul por excelencia, la antocianina, es hidrosoluble y además a pH ácido pierde el color azul por lo que no puede acumularse en el tejido graso y colorear la piel de ningún animal”. 

En cuanto a la escasez de animales azules, a nivel evolutivo tiene sentido porque la mayoría de las plantas son verdes y no podrían camuflarse. “Las longitudes de onda útiles para la fotosíntesis son las de los extremos del espectro, la azul, la roja y la roja lejana. Por eso las plantas son verdes, porque esa longitud de onda no tiene utilidad fotosintética y es reflejada”, me cuenta. “Cuando una hoja se muere la acumulación de antocianinas (otra vez) le da un color rojizo, que no refleja actividad fotosintética, sino un nivel de estrés alto. A efectos prácticos una zona con mucha vegetación puede ser verde, amarilla o roja, pero nunca azul, eso elimina presión evolutiva hacia pigmentos azules ya que para camuflarse son irrelevantes, al contrario, te pueden convertir en presa fácil”.

Si te interesa el tema, en este vídeo de It’s Okay To Be Smart (en inglés) se explica bastante clarito con algunos ejemplos. Si te quedas con ganas de más, puedes echar un vistazo al hilo que escribí sobre el color de nuestros ojos o leer El ojo desnudo, donde hablo de estos y otros muchos temas sobre el color 😉

http://www.fogonazos.es

DISENCHANTED, EL LADO OSCURO DE DISNEY POR JOSE RODOLFO LOAIZA

jose-rodolfo-loaiza-disenchanted-disney-oscuro

El artista mexicano Jose Rodolfo Loaiza Ontiveros  se dio a conocer en una exposición de arte para nuevos talentos en la Luz de jesus Gallery  en Los Angeles, Estados Unidos con su obra ‘Disenchanted‘ y gracias a la creatividad de su trabajo, la galería lo tendrá durante el mes de agosto de 2012 en una exposición en solo, con su serie de ilustraciones tituladas ‘Disasterland‘. Una nueva vision de lo que se esconde detras del mágico mundo de Disney

En el articulo que hoy te presentamos, este artista visual ha deseado descontextualizar el fantástico mundo creado por Walt Disney, con unas ilustraciones de gran impacto, principalmente en aquellos que crecimos con las películas e historias de este gran hombre. Drogas, perversión, homosexualismo y otros temas tabu y controvertidos están en el mundo de las princesas y los personajes de fantasía según este artista mexicano

Te dejamos con estas imágenes de la visión de este artista del mundo de Disney. Inspirate!

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-02

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-03

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-04

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-05

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-06

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-07

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-08

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-09

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-10

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-011

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-11

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-12

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-13

jose-rodolfo-loaiza-ontiveros-disenchanted-14

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Resultado de imagen para disasterland rodolfo

Homepage2017

Los gringos vienen a México

Los cárteles mexicanos están ayudando al grupo terrorista Hezbolá a llegar a EU.

México

Totalmente desapercibido en México pasó el anuncio del procurador general de Estados Unidos, Jeff Sessions, el jueves pasado, sobre la creación de un grupo antiterrorista para combatir mundialmente a Hezbolá, una organización calificada por el Departamento de Estado como “terrorista”, que fue formada por la Guardia Revolucionaria Iraní en 1982 para enfrentar la invasión de Israel a Líbano. El grupo, integrado por expertos en narcotráfico, crimen organizado y lavado de dinero, se coordinará con la División de Operaciones Especiales de la DEA, y el área de investigaciones del Departamento de Seguridad Interior. Si en el gobierno mexicano no han procesado lo que esto significa, deben hacerlo rápidamente. La ruta de Hezbolá a Estados Unidos pasa por territorio mexicano de la mano de los cárteles de la droga.

Sessions fue muy contundente. “El Departamento de Justicia no dejará piedra sin remover a fin de eliminar las amenazas a nuestros ciudadanos de organizaciones terroristas y para eliminar la marea de la devastadora crisis de drogas”, dijo. “El equipo iniciará procesos que restrinjan el flujo de dinero de las organizaciones terroristas extranjeras así como romperá las violentas operaciones de tráfico de drogas”. No se requiere ciencia para conectar los puntos. Si toda la retórica del presidente Donald Trump para la construcción del muro fronterizo con México es para frenar a los criminales que están intoxicando a los estadounidenses con sus drogas y el Ejército mexicano es incapaz de confrontarlos, uno de los principales campos de batalla contra Hezbolá va a estar en México.

El tema de organizaciones terroristas en México siempre ha sido negado por las autoridades mexicanas, pero sobre todo, han minimizado el fenómeno. En agosto de 2002 se publicó en este espacio que el entonces jefe de la DEA, Asa Hutchinson, estaba reforzando la vigilancia en la frontera con México ante su temor de que los cárteles de las drogas financiaran el terrorismo político a través de Al Qaeda y Hezbolá. Los servicios de inteligencia estadounidenses, se escribió, tenían ubicadas células de esas organizaciones en la Triple Frontera, donde convergen Argentina, Brasil y Paraguay, convertida en ese entonces en un centro de operaciones terroristas, guerrilleros y espías.

En la edición de otoño de 2012 de Global Security Studies, una publicación académica especializada en temas estratégicos e internacionales, Dawn Bartell y David Gray escribieron un ensayo donde señalaron que tanto Hezbolá como Al Shabaab, que está vinculada con Al Qaeda, se habían infiltrado en México, donde estaban recibiendo entrenamiento de asimilación cultural y lenguaje, y habían establecido una “relación de conveniencia” con los cárteles de la droga mexicanos, que estaban ayudándolos a introducir ilegalmente a sus miembros a Estados Unidos para recolectar fondos y reclutar terroristas. “Hezbolá ha operado en América del Sur y América Central por décadas, junto con su algunas veces rival Hamas”, apuntaron. “Ahora, el grupo está metiéndose a comunidades shiitas musulmanes en México, incluido Tijuana”.

La preocupación estadounidense sobre la vulnerabilidad que representa México en el tema del terrorismo lleva largo tiempo. Robert Mueller, quien es el responsable actual de investigar la presunta intervención rusa en las elecciones de Estados Unidos, advirtió, en un testimonio en el Congreso en 2006, cuando era director del FBI, que “hay personas de países con conexiones a Al Qaeda que están cambiando sus apellidos islámicos a hispanos, con falsas identidades, aprendiendo a hablar español y pretendiendo ser inmigrantes hispanos”. En 2012, el exjefe de operaciones de la DEA, Michael Braun, confirmó la vinculación de Hezbolá con los cárteles de la droga mexicanos y dijo que habían logrado tener rutas de transporte criminal y contrabando bien establecidas entre México y Estados Unidos. Y el año pasado, Michael Flynn, exjefe de la Agencia de Inteligencia del Pentágono y el primer consejero de Seguridad Nacional del presidente Trump, confirmó en una entrevista con el portal Brietbart News la relación de grupos terroristas con los cárteles, y que la Patrulla Fronteriza tenía fotografías que aportaban evidencia de las rutas por las que estaban entrando en Texas.

La preocupación estadounidense sobre este tema no había pasado de mantener bajo estrecha vigilancia lo que sucedía en México. La dinámica cambió en el último mes en Washington luego de aparecer un reporte en la prensa de que el gobierno del presidente Barack Obama había detenido todas las investigaciones contra Hezbolá, que formaban parte del llamado Proyecto Casandra, a fin de allanar el camino para un acuerdo nuclear con Irán. El nuevo equipo formado en el Departamento de Justicia retomará las investigaciones suspendidas para profundizar las acciones de Hezbolá con el narcotráfico y lavado de dinero.

Los dos temas son vistos por el gobierno de Trump como un riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos. La prensa ha mostrado sistemáticamente las fallas en la estrategia del combate a las drogas en México, a lo que se le han sumado críticas sobre la deficiencia para frenar el lavado de dinero. Un informe de la Fuerza de Tareas de Acción Financiera, una organización que establece estándares internacionales, dado a conocer a principio de este año, señala que aunque ha habido mejoría desde 2008, cuando lo evaluaron por última vez, no ha sido suficiente para enfrentar actividades del crimen organizado, extorsión o corrupción. De hecho, hasta muy recientemente la PGR asumió el lavado de dinero como una prioridad, por lo que no se le investigaba de manera sistemática.

Las fallas institucionales mexicanas tienen también dosis de negligencia, que ahondan la debilidad de México ante situaciones extraordinarias, como las anunciadas por Sessions.

RAYMUNDO RIVA PALACIO

http://www.elfinanciero.com.mx

A mayor gloria de Churchill

Resultado de imagen para darkest hour pelicula

En menos de un año, el cine inglés ha dedicado dos grandes producciones a glorificar la figura de Winston Churchill, un hombre que personificó la resistencia del pueblo británico contra el dominio nazi durante la Segunda Guerra Mundial. En la primera de ellas, Churchill, se narran las dudas y reticencias del político en las horas previas al desembarco de Normandía; en la segunda, Darkest Hour, se narra su polémico nombramiento como primer ministro en uno de los instantes más decisivos del pasado siglo, cuando Gran Bretaña se quedó sola frente a la maquinaria de guerra nazi que acababa de arrasar el continente europeo y todavía no había desatado sus fuerzas contra la Unión Soviética. En realidad -en seguida lo veremos- no estaba tan sola.

Ambas películas cuentan con dos grandes actores, aunque hay que destacar que Brian Cox tiene un físico mucho más adecuado para interpretar a aquel rechoncho fumador de habanos con cara de bulldog o de bebé gigantesco. En cambio, Gary Oldman -de quien ya se rumorea que va directo hacia el Oscar teniendo en cuenta el gusto de la Academia por el látex y las imitaciones a lo Joaquín Reyes- lleva aparejada tal cantidad de prótesis en su actuación que no hay manera de reconocer quién diablos andará por ahí debajo: desde luego Oldman no, ni Churhill tampoco. Pero seguro que ese montón de plásticos y pegotes de maquillaje se corresponde con el guión, ya que pocos héroes históricos habrá más atiborrados de falsedades que Churchill.

Aun sin haber visto Darkest Hour, me juego el cuello a que la película oculta, disfraza o tergiversa varios de los aspectos más tenebrosos del personaje. Por ejemplo, su racismo acérrimo, ejemplificado en este texto de 1937: “No reconozco que se haya cometido una gran injusticia contra los indios de América o los aborígenes australianos. Niego que se haya cometido una injusticia contra estos pueblos sólo porque una raza más fuerte, una raza superior (…) haya llegado y tomado lo que le pertenece”. Es una cita que podrían haber firmado Hitler o Goebbels sin el menor problema. Por ejemplo, el medio millón de libras con que sobornó a varios generales españoles para evitar que Franco entrara en la contienda del lado del Eje. Por ejemplo, el hecho de que en las tres célebres transmisiones radiofónicas de la BBC, Churchill en realidad fue doblado por el actor Norman Shelley, el mismo que ponía la voz a Winnie-the-Pooh en un programa infantil de la BBC.

La historia universal se amasa con patrañas, con exageraciones y con omisiones, pero son los vencedores quienes deciden la versión oficial. Así, aunque es cierto que Gran Bretaña se alzó en esos meses sombríos de 1940 como el baluarte contra el nazismo, no es verdad que fuese el único baluarte: el ejército griego seguía resistiéndose a la ocupación y en octubre de ese mismo año derrotó a las fuerzas de Mussolini. Tampoco fueron los alemanes los primeros en bombardear una población civil indefensa: fue la RAF en una inútil incursión aérea sobre los suburbios de Berlín. Por otra parte, el primer discurso de un líder político a la población británica (donde se menciona el famoso lema “lucharemos en el aire y en el mar, lucharemos en las playas”) fue pronunciado a través de la televisión por un personaje vapuleado y humillado por los historiadores, el anterior primer ministro Neville Chamberlain.

Mucho más catastrófica que su decisión de desencadenar la carnicería de Gallipoli o que su empeño por invadir la península italiana (un error estratégico que alargó la guerra más de un año), fue la confiscación de arroz y alimentos a la población bengalí para pertrechar a las tropas británicas tras la derrota de Singapur. La hambruna posterior, que provocó la muerte de más de tres millones de indios, apenas se menciona en los libros, mientras que una política similar llevada a cabo por la Unión Soviética en Ucrania en 1932 con resultados igualmente atroces se considera un genocidio. Es lógico que no se mencione, ya que el grueso de la historiografía oficial, rendida al culto de Churchill, temblaría ante la posibilidad de establecer una comparación con Stalin. Cuando Wavell le advirtió de la magnitud del desastre, pidiendo comida para la población india, Churhill respondió con un escueto telegrama donde, con su humor caracterísitco, preguntaba cómo es que Gandhi no se había muerto de hambre todavía.

DAVID TORRES

http://blogs.publico.es/davidtorres

SECRETOS, MENTIRAS Y RECETAS

Me cagan los secretos. Hace poco comí en casa de unas personas. Sirvieron un plato que me encantó. Al final le pregunté al anfitrión si podía pasarme la receta o por lo menos comentar algo sobre los ingredientes, las técnicas; cualquier cosa. En vez de sentirse orgulloso por haberle aplaudido se molestó y enérgicamente aclaró que no hablaría más del asunto. Uno de los invitados se me acercó, me tomó del brazo y en voz baja comentó que había sido impertinente. —Es muy celoso de sus recetas —dijo—.

En otra ocasión fui a un restaurante que presumía de tener un mole “secreto” y espectacular; en realidad era solo una salsa bastante regular y no me impresionó. Pues ya sabe cómo cargo yo a todas partes con un cuaderno en donde anoto mis artículos y hechuras de cocina. Bueno, pues ese día me puse a bosquejar un artículo para el periódico cuando se acerca uno de los meseros y, emputado, sentenció que no podía escribir nada sobre los platos de ese restaurante. —Mira pendejo —contesté, bastante enojado— lo que escriba en mi cuaderno es asunto mio y si me vuelves a molestar te voy a partir la madre. El tipo se puso blanco y se retiró.

Hace unos años le pedí a un cocinero la receta de un pan que le quedaba muy bueno. El tipo me la envió a regañadientes. Al tiempo descubrí que me había dado las proporciones equivocadas; el pan nunca salió. Esta actitud mezquina me fastidia las pelotas. Me recuerda a esos indios que sienten les roba uno el alma cuando les tomas una foto. Pobre gente.

Qué actitud tan pueril, tan inmadura la de no compartir algo tan elemental como una receta de cocina

Tanto profesionales como aficionados me han escondido sus recetas, tildándolas de “secretos”. El éxito y la calidad de lo que se hace, no tienen que ver con un par de fórmulas, procedimientos o técnicas; cocinar es un estilo de vida que expresa lo que somos, la proyección de un proceso creativo y de un trabajo, una pasión y locura que se manifiesta todos los días: no tiene que ver con una estúpida receta nadamás. Qué actitud tan pueril, tan inmadura la de no compartir algo tan elemental como una receta de cocina. Entiendo que uno pueda sentirse proyectado y fuertemente identificado en ella, que hay algo de nuestra identidad que requiera cierta privacidad, un elemento que desea permanecer atado a nosotros.

Mire, cada semana publico mis recetas en mi blog y créame: siempre pongo lo mejor. Tanto, que casi todas las recetas de mis restaurantes, mi familia y mi casa han sido publicadas. Lo ideal sería que la gente las reprodujera en sus casas, sus negocios, donde fuera. Nada me daría más gusto y me sentiría honrado en que así sucediera. No hay que ser tan celoso; la familia Rangel de acá de Monterrey publicó hace años un libro con sus mejores fórmulas.

No estamos descubriendo nada nuevo aquí, solo creamos variantes personalizadas de temas bien conocidos; cada quien las tuerce como mejor le place. No es la receta del coronel Sanders ni la fórmula de la Coca Cola; tampoco son medicinas de patente, así que déjese demamadas y cuando alguien le aplauda su receta, dé las gracias y siéntase afortunado porque alguien se interesó en su microscópico mundo de la comidita. ¿No me cree? Ponga en Google su receta; lo más seguro es que no solo ya existan cientos de variantes, sino que habrá decenas muy superiores a la suya.

Celoso, que te llegue el mensaje claro y fuerte: me cago en tu estúpido secreto, puedo hacerlo mejor que tú y no eres nada original, así que deja de pegarle al genio culinario, sé un poco más humilde y comparte tu conocimiento.

Relájese, son sólo recetas.

Animal Gourmet · Comer, beber y saberlo hacer

LA MÚSICA DE LAS ESFERAS: UNA ANIMACIÓN QUE REÚNE LA MÚSICA DE BACH Y EL TALENTO DE GLENN GOULD

SI ALGÚN COMPOSITOR LLEGÓ A DESCIFRAR LA ARMONÍA DE LAS ESFERAS DE LA QUE HABLÓ PITÁGORAS, ESE FUE JOHANN SEBASTIAN BACH.
 

 Resultado de imagen para esferas musicaLa idea de que el Universo posee una forma de armonía secreta, incognoscible para el ser humano, se remonta al menos a la época de los llamados filósofos presocráticos, un grupo de autores igualmente misteriosos de quienes nos llegó apenas el eco vago de su pensamiento, anotado y comentado aquí y allá por otros que vinieron después que ellos y que tuvieron el beneficio de que sus palabras se conservaran.

Pitágoras fue uno de esos pensadores, destacado entre otros no menos eminentes (Zenón de Elea, Parménides, Heráclito, etc.). Fue además uno en quien la curiosidad por la realidad estaba acompañada de cierto esoterismo en su forma de entenderla y explicarla. De las conexiones que quizá nunca quedarán claras entre el remoto pensamiento de la India de los Vedas y la filosofía griega, quizá el punto más sólido de unión fue Pitágoras, cuya vida y obra se pierde sin embargo en las brumas del tiempo.

De Pitágoras sobrevivió, entre otras, la idea de la “música de las esferas”, una suposición sobre el ordenamiento del universo observable según la cual los astros estaban regidos por proporciones matemáticas no sólo fijas, sino también musicales y armoniosas entre sí, tanto en su disposición como en su movimiento.

La idea resultó tan atractiva que de la época del filósofo griego (ca. siglo V antes de nuestra era) sobrevivió e influyó al menos hasta los días de Johannes Kepler, casi mil años después, quien dedicó una de sus obras a demostrar la veracidad de la hipótesis, atribuyendo a cada planeta observable una nota musical y una tesitura a partir de la distancia que los separa entre sí.

Por lo demás, parece justificado pensar que el postulado pitagórico también ha seducido, en todas las épocas, la necesidad humana de encontrar orden, razón y acaso una causa última en ese caos que de inicio parece ser siempre la realidad y todo lo que ésta implica.

Este breve recorrido por la idea de la “música de las esferas” nos permite compartir una animación breve realizada por Norman McLaren y René Jodoin en 1969 para la Oficina Nacional de Cine de Canadá. En ésta, los artistas tomaron algunos fragmentos de los preludios y las fugas del Clavecín bien temperado de Johann Sebastian Bach, interpretados por su compatriota Glenn Gould, y los interpretaron visualmente siguiendo el motivo esférico.

 

Por supuesto, quizá de toda la música que se ha creado en Occidente, ninguna que en cierto sentido exprese tan bien la armonía pitagórica universal como la de Bach, cuya perfección matemática ofrece por momentos la idea de que todo en el Universo encaja, que nada hay que no tenga causa o explicación y que, en efecto, desde la brizna más ínfima hasta el planeta más inmenso ocurre siempre al ritmo de una canción que es posible escuchar sólo cuando de verdad ponemos atención a la música secreta de las esferas.

http://pijamasurf.com