Encuentran formas de vida desconocidas bajo un kilómetro de hielo en la Antártida

Investigadores han hallado altas concentraciones de bacterias en un lago subglacial, a pesar de la oscuridad, las bajas temperaturas y las altas presiones

Los investigadores taladraron un orificio de 1.060 metros de profundidad para acceder al agua del lago Whillans, en la Antártida
Los investigadores taladraron un orificio de 1.060 metros de profundidad para acceder al agua del lago Whillans, en la Antártida – Kathy Kasic/salsa-antarctica.org

Resulta sorprendente lo poco que sabemos sobre los seres vivos. No solo porque solo conozcamos menos de la milésima parte del uno por ciento de todas las especies, ni tan siquiera porque recientemente se constatara que existe uninmenso mundo perdido de microbios en las profundidades de la corteza del planeta. Además de eso, apenas hemos comenzado a explorar los lagos subglaciales de la Antártida, que acumulan el 7 por ciento del agua de todos los lagos, y que hemos visto que están habitados por microbios poco conocidos. Pero eso no es todo. El futuro podría ser todavía más sorprendente. Hemos descubierto que la inmensa mayoría del agua del Sistema Solar está bajo el hielo de las lunas heladas, como Encélado o Europa, en enormes océanos fríos y salados. O, incluso, en lagos subglaciales marcianos. ¿Estarán estos lugares habitados por alienígenas?

Una forma de comenzar a averiguarlo es explorar los lagos que existen bajo el hielo, aquí en la Tierra. En 1999, el investigador John Priscu, de la Universidad Estatal de Montana, en Bozeman (EE.UU.), dirigió una investigación que sorprendió al mundo al hallar vida en el hielo de la Antártida, a 3.600 metros de profundidad, apenas cientos de metros por encima del lago Vostok, el sexto lago con más volumen del planeta. En 2013, una expedición dirigida por este investigador logró perforar el hielo y alcanzar el agua del lago Whillans, a 800 metros de profundidad, y encontrar la presencia de multitud de microbios. Ya este miércoles, Priscu volvió a Estados Unidos después de perforar el hielo sobre el lago Mercer, a 600 kilómetros del polo sur, y de encontrar una gran abundancia de microorganismos en su agua. Los trabajos de esta última expedición serán fundamentales para entender cómo es la vida bajo la Antártida, y cómo podría ser en mundos como Encélado o Europa.

«Todavía tenemos muchos datos que procesar, pero puedo decir que estamos encantados de comprobar que el lago alberga alrededor de 10.000 bacterias por mililitro de agua», ha explicado Priscu a ABC. Además de investigador en la Universidad Estatal de Montana, dirige el equipo « Subglacial Antarctic Lakes Scientific Access» (SALSA), para estudiar los lagos subglaciales.

Ubicación del lago Mercer
Ubicación del lago Mercer– Wikipedia

Aunque en el agua de los océanos puede haber 100 veces más microorganismos, es sorprendente que la vida sea tan abundante en este mundo perdidosituado bajo una corteza de hielo de kilómetros de espesor, sumido en la oscuridad, el frío y las altas presiones. ¿Por qué debería importarnos? Porque esto indica que hay muchos seres vivos viviendo bajo el hielo de la Antártida, un continente una vez y media más extenso que Estados Unidos y que alberga más de 400 lagos subglaciales. También nos dice que la vida podría ser capaz de existir en Marte o en las lunas heladas del Sistema Solar, y que quizás deberíamos mandar naves para buscarla.

¿Qué vive bajo el hielo de la Antártida?

En el lago Mercer las bacterias son tan abundantes que, según Priscu,es incluso posible que haya animales, como tardígrados (también conocidos como osos de agua): «Vamos a echar un buen vistazo en busca de organismos superiores, como animales… Pero no lo averiguaremos hasta dentro de un par de meses», ha dicho en una entrevista para Livescience.

Muestras de agua extraídas del lago Whillan, en la Antártida
Muestras de agua extraídas del lago Whillan, en la Antártida– Salsa-antarctica.org

Además de eso, los investigadores están haciendo estudios para comparar las características de los dos únicos lagos subglaciales explorados en la Antártida, el Whillans y el Mercer. En concreto, en esta última ocasión extrajeron testigos de sedimentos, analizaron la naturaleza de la materia orgánica y estudiaron la presencia de metano, entre otras cosas.

Un pozo de un kilómetro de profundidad

Hacer esta investigación ha sido muy difícil: «No nos metimos en este negocio porque fuera fácil», ha reconocido John Priscu. Un equipo de 25 científicos se desplazó a la Antártida para hacer un pozo de 30 centímetros de diámetro y 1.068 metros de profundidad en el hielo. «Hicieron falta casi cuatro días para poner el taladro a funcionar y realmente pensamos que no íbamos a lograrlo», ha recordado el investigador. Finalmente, lograron recoger 60 litros de agua del lago, que se encontraron a una temperatura de -0,6 ºC, y perforar los sedimentos de la corteza continental situada debajo, en la parte inferior de una capa de agua de 15 metros. Por último, introdujeron un rover de exploración y tomaron imágenes en la oscuridad.

Aunque la investigación aún está en sus fases iniciales, los científicos ya han descubierto varios hechos sorprendentes. Por ejemplo, que el agua tiene altas concentraciones de gas y de burbujas, y que en los sedimentos hay micro-fósiles que indican que el océano invadió el área hace más de un millón de años.

Un mundo de ríos y lagos bajo el hielo

En general, Priscu considera que el complejo de 400 lagos que existe en la Antártida forman un ecosistema único, situado entre el hielo y la corteza continental. «Siempre he propuesto que toda la placa de hielo es como un gran humedal, con ríos y lagos», dijo Priscu en Livescience. Algunos ríos tienen un área mayor que el Amazonas, aunque con menos agua», añadió.

Bajo la Antártida existe un mundo de lagos y ríos
Bajo la Antártida existe un mundo de lagos y ríos – Sebastian Göller

Paradójicamente, si la superficie de la Antártida es el lugar más frío y seco del planeta, su interior es también la mayor reserva de agua dulce de la Tierra, con el 70 por ciento de toda ella. «Sencillamente, no tiene sentido que no haya vida ahí abajo. Y ahora lo hemos demostrado», según Priscu. Y no solo eso: este lugar es también, en opinión de este investigador, «el mejor análogo para nuestros trabajos en el Sistema Solar». Esto será crucial para entender, por ejemplo, qué tipo de vida existe o existió en Marte.

Con todo, las profundidades de la Antártida se conocen menos que el propio planeta Marte. Quizás por eso una de las cosas más esperadas es explorar el lago Vostok. Esta inmensa masa de agua, de 5.400 kilómetros cúbicos y 1.000 metros de profundidad, está situada bajo una capa de hielo de cuatro kilómetros. Se trata, además, de una zona muy elevada cuyas temperaturas medias son de -55 ºC. Por ello, perforarla no será fácil ni barato. «Harán falta importantes preguntas científicas para conseguir financiación. Ahora mismo necesitamos ir poco a poco. Una vez que procesemos los datos de los lagos Mercer y Whilland, daremos el próximo paso», ha dicho John Priscu.

https://www.abc.es/ciencia/

China ha conseguido que una semilla germine por primera vez sobre otro mundo en su misión Chang’e 4

China ha conseguido que una semilla germine por primera vez sobre otro mundo en su misión Chang

La sonda Chang’e 4 hizo historia al aterrizar por primera vez en la cara oculta de la Luna, pero los hitos parecen no acabar ahí. Ahora nos han llegado imágenes de una semilla germinando en la Luna, aunque no se trata de una plantación en el yermo suelo del satélite, sino de que la planta ha logrado crecer en un ambiente tan poco favorable como ése.

Hasta el momento habíamos visto como los astronautas lograban cultivar plantas en la Estación Espacial Internacional, que no es poco teniendo en cuenta que se trata del crecimiento de vegetales en pleno espacio (sin suelo, con frío, con ingravidez y con una gran cantidad de radiaciones). Lo que han conseguido ahora con la misión china es que una planta germine en el lander lunar, de modo que a grosso modo tenemos la primera germinación en otro mundo.

La vida terrestre se desarrolla por primera vez sobre la Luna

La semana pasada veíamos casi en primera persona el alunizaje de Chang’e 4 gracias a las imágenes y vídeos que nos van llegando de ese lado que la Luna no nos muestra por cuestiones relativas a los movimientos de nuestro planeta y del satélite. Ahí repasamos los propósitos de la misión, comentando que entre otros experimentos el módulo lunar llevaba un pequeño frasco con huevos de gusanos y semillas de plantas para ver cómo se comportan los organismos en un entorno de baja gravedad como el del satélite.

De este modo, lo que han conseguido es que una semilla de algodón brote por primera vez sobre la Luna. Esto es, no en el suelo lunar, sino dentro de la sonda Chang’e 4, según han informado las agencias de noticias del país y reporta también BBC. Se trata de un experimento de biosfera diseñado para probar la fotosíntesis y la respiración, que se ha desarrollado en un contenedor de 3 kilogramos diseñado con la colaboración de 28 universidades chinas.

AlgodonA la izquierda se ven los brotes “lunares”. Imagen: Universidad de Chongqing vía Phys.org

El reto está en que, teniendo suministro de aire, agua y nutrientes, se pueda mantener una temperatura favorable para el crecimiento de los organismos, teniendo en cuenta que la oscilación térmica lunar es de – 173 grados centígrados y 100ºC. Así, de todas las semillas que han llevado y plantado, las que han conseguido germinar han sido por ahora las de algodón, habiendo también de colza, patata y arabidopsis, así como huevos de mosca y algunas levaduras.

Germinar sin contaminar

Según cuentan en BBC, hay voces que apuntan a la cuestión de si estos experimentos suponen un resto de contaminación de la Luna, pero según la publicación los científicos consideran que no existen motivos para que haya una preocupación sobre este asunto. Por ahora se trata de unos cultivos que se desarrollan en un ambiente cerrado con suministros propios, aunque habrá que ver si al final la misión también deja bolsas de residuos como ocurrió tras el paso de los astronautas de las misiones Apollo.

En cuanto a este logro seguiremos atentos a la evolución del resto de organismos, viendo si alguna otra especie logra desarrollarse en las difíciles condiciones para la vida que ofrece nuestro satélite vecino. También a los planes de China en el espacio, entre los que se encuentran establecer una base lunar o llegar a Marte.

https://www.xataka.com/espacio

Los científicos llevan el experimento escolar a otro nivel: fabrican su propia lava

Los científicos llevan el experimento escolar a otro nivel: fabrican su propia lava

No intentes esto en casa. CreditUniversidad de Buffalo

Read in English

Cuando la lava se junta con el agua, los resultados a menudo son explosivos.

El año pasado, la lava del volcán Kilauea en Hawái fluyó hacia el océano y creó bombas de roca fundida que salieron disparadas hacia el cielo, luego cayeron sobre una embarcación turística y dejaron veintitrés personas lesionadas.

En 2010, un volcán cubierto por un glaciar en Islandia, llamado Eyjafjallajökull, hizo erupción y arrojó una columna de ceniza de 9 kilómetros, que causó la suspensión de cientos de vuelos en Europa.

Los científicos buscan entender mejor estas reacciones violentas para ayudar a que las comunidades cercanas a volcanes y cuerpos de agua o mantos acuíferos subterráneos se preparen, pero hacerlo en lugares con actividad volcánica puede resultar poco práctico. Por eso, hace poco un equipo de investigadores preparó su propia lava casera.

“No somos gente loca haciendo mezclas para ver qué sucede”, afirmó Ingo Sonder, vulcanólogo de la Universidad de Búfalo. “Somos científicos que queremos hacer un cálculo y sí tenemos una idea de lo que estamos haciendo”.

En primer lugar, Sonder y sus colegas consiguieron en una cantera de Texas fragmentos negros de lava solidificada antigua, llamada basalto. Vertieron aproximadamente 54 kilogramos de basalto en un crisol dentro de un horno. Durante cuatro horas, removiendo ocasionalmente, el horno calentó las rocas aproximadamente a 1300 grados Celsius, hasta que el basalto se convirtió en una mezcla fundida y burbujeante.

Con ayuda de trajes térmicos plateados para protegerse del calor extremo y su irradiación, los investigadores procedieron a verter 37 litros de emplasto ardiendo en una serie de cajas de acero con aislamiento térmico. Los contenedores tenían tamaños diferentes: algunos eran largos y planos, mientras que otros eran altos y estrechos, como una chimenea, con la finalidad de replicar los tipos de columnas de magma que se encuentran en la naturaleza.

Las paredes de los contenedores de acero tenían inyectores diseñados para rociar agua a presión en la lava hirviendo. Después de mover cada recipiente a una distancia segura del cobertizo donde se encontraba el horno, los científicos iniciaron la cuenta regresiva en sus computadoras.

A menudo, en cuanto el agua tocaba la lava, explotaba, lanzando una burbuja ardiente a 2 metros de altura, aunque algunas bombas de lava llegaban hasta los 5 metros; sin embargo, en otras ocasiones no sucedía nada, así que los investigadores usaron un mazo operado a control remoto para golpear el contenedor y detonar la explosión.

El equipo usó cámaras de alta velocidad para registrar en video las explosiones y publicó el primero de sus resultados, aún preliminar, el mes pasado en la revista JGR-Solid Earth. Planean seguir fabricando su propia lava y experimentando con contenedores de diferentes formas y distintas cantidades de agua.

“Si comprendemos mejor las condiciones que provocan estas explosiones violentas de lava y agua”, explicó Greg Valentine, vulcanólogo de la Universidad de Búfalo y uno de los autores del artículo, “entonces podremos hacer un mejor trabajo para prevenir a las personas y reducir los daños”.

https://www.nytimes.com/es/

Por qué las mujeres distinguen más colores que los hombres

Las claves de las diferencias en la paleta cromática hay que buscarlas a nivel cerebral y en los conos de la retina

Las mujeres distinguen más colores que los hombres

El topo, el blanco roto y el gris marengo posiblemente no figuren en la paleta cromática de la mayoría de los varones, pero sí en las féminas. La causa es evidente: ellas discriminan colores que no son captados por los receptores cerebrales masculinos. En contraprestación, los hombres perciben mejor los movimientos.

Antes de que la información llegue al cerebro ya existen diferencias notables. Es sabido que el cerebro se encarga de convertir las señales eléctricas procedentes de la retina en imágenes, y que en esta zona del globo ocular hay dos tipos de células fotosensibles, los conos y los bastones.

Retinas diferentes

Los bastones son muy sensibles a la luz, nos permiten ver en la oscuridad, pero tienen una capacidad de saturación muy baja, por lo que no son capaces de distinguir colores. Para eso están los conos, de los cuales hay tres tipos, cada uno de ellos sensible a uno de los colores primarios (rojo, verde y azul).

Si por alguna enfermedad uno de esos conos es disfuncionante, la persona deja de distinguir correctamente ese color. Así, hablamos de protanopia cuando existe ceguera al color rojo; tritanopia si es al azul, o deuteranopia, cuando la ceguera es al color verde.

La funcionalidad de los conos viene dada por un pigmento, S para los conos sensibles al azul, M para el verde y L para el rojo. El primero está codificado en el cromosoma 7, mientras que la síntesis de los dos últimos depende del cromosoma X.

Dado que las mujeres son cromosómicamente XX tienen una «copia de seguridad extra» para poder fabricar correctamente los conos que captan el verde y el rojo. Esto permite explicar por qué el daltonismo es tres veces menos frecuente en las mujeres que en los varones.

La doble copia también permite explicar que existan más posibilidades de que haya una mutación y que no todas las proteínas M y L de los conos sean exactamente iguales. Se estima que la mitad de las mujeres caucásicas tienen dos tipos diferentes de pigmento L. Esto se traduce en una capacidad mayor para distinguir colores.

Para rizar más el rizo, los científicos aseguran que un 12% de las mujeres tienen un cuarto tipo de cono en la retina, uno más de lo normal. Esto es un superpoder, ya que estas mujeres –a las que se ha bautizado como cDa29- pueden ver cientos de tonos amarillos y verdes, que al resto de los mortales pasan desapercibidos.

Cuestión de hormonas

También se ha observado que el espectro visible de los varones requiere una longitud de onda un poco más larga para experimentar el mismo tono. Dado que las longitudes de onda más largas se relacionan con los colores «más cálidos» esto se traduce en que un varón vería un color rojo en donde una mujer discrimina tonos anaranjados, o que la hierba es más verde para las mujeres que para los varones, que la perciben con una tonalidad más amarillenta.

Por otra parte, la percepción visual ha provocado cambios a nivel cerebral, concretamente en la distribución y volumen de receptores androgénicos. Las mujeres tienen mayor número de receptores de testosterona que los varones en la zona cerebral encargada de la visión. A dicho nivel los varones registran niveles más altos de andrógenos.

Durante la embriogénesis, la testosterona juega un papel fundamental en las conexiones que se establecen entre la corteza cerebral visual y el tálamo, lo cual es crucial para el análisis de la percepción del color.

Todo empezó en la prehistoria…

Es muy posible que el origen de todas estas diferencias biológicas arranque en la prehistoria, cuando ellos necesitaban discriminar movimientos rápidos y distancias, como buenos cazadores que eran, mientras que ellas se adaptaron a la recolección de plantas, siendo fundamental los matices cromáticos para este desempeño.

https://www.abc.es/ciencia/

Estas son las fotos panorámicas de la cara oculta de la Luna tomadas por Chang´e 4

Estas son las fotos panorámicas de la cara oculta de la Luna tomadas por Chang´e 4

El primer aterrizaje controlado de una nave en la cara oculta de la Luna, protagonizado por la sonda Chang´e 4, ha permitido tomar fotografías panorámicas de este lugar con una cámara instalada en la parte superior del módulo de aterrizaje.

Este 11 de enero, la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) publicó las fotos panorámicas de 360 grados.

La cara oculta

Todas las fotografías que podéis ver fueron enviados a través del satélite de reenvío Queqiao, que opera alrededor del segundo punto de Lagrange del sistema Tierra-Luna, a unos 455.000 kilómetros de la Tierra, donde puede ver la Tierra y el otro lado de la Luna.

Junto a la panorámica, la CNSA ha distribuido imágenes de la sonda y el rover fotografiados entre sí con sus cámaras.

Pic 6805143
Pic 6805166

La cara oculta de la Luna es la parte de la Luna no observable desde la Tierra: cada vez que miramos hacia la Luna vemos siempre la misma cara, y hay un lado que nunca vemos, comúnmente denominado el lado oscuro de la Luna. Solo podemos ver una cara porque la Luna rota sobre sí misma en el mismo tiempo que se traslada alrededor de la Tierra, es decir, su período de rotación es igual al de traslación, lo cual origina que siempre veamos la misma cara.

https://www.xatakaciencia.com/astronomia

Detectan otra misteriosa señal de radio repetida llegada del espacio exterior

Los misteriosos estallidos, emitidos a baja frecuencia, parecen proceder de un punto a 1.500 millones de años luz

Recreacion de la detección de una FRB por un radiotelescopio

Los estallidos rápidos de radio (FRB, por sus siglas en inglés) son uno de los fenómenos más misteriosos del Universo. En apenas unos pocos milisegundos, estas señales pueden generar la misma energía que el Sol en unos 80 años. Sin embargo, los científicos desconocen su origen. Qué tipo de fuente poderosa puede liberar semejantes ráfagas en el Universo sigue siendo un enigma, aunque los investigadores creen que debe de situarse mucho más allá de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Incluso se ha especulado con la fantástica posibilidad de que sean el producto de otra civilización tecnológicamente avanzada a miles de millones de años luz de distancia.

Hasta la fecha, los astrónomos habían detectado unas sesenta emisiones de este tipo. Pero solo una de ellas se había repetido (unas 200 veces desde que fue descubierta en 2015 por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico), al parecer proveniente de un magnetar en una galaxia enana a 3.000 millones de años luz de la Tierra, según publicaba en enero de 2017 en la revista «Nature» un equipo holandés. Esa fuente fue bautizada como FRB 121102 y sus ráfagas intermitentes son tan brillantes que pueden verse en todo el Universo. Un año después, otro grupo de científicos canadienses ha dado a conocer en dos artículos en la misma publicación la existencia de otras trece señales rápidas. Y por segunda vez, una de ellas también se repite.

Las nuevas señales extragalácticas fueron descubiertas con el radiotelescopio CHIME, situado en el Valle de Okanagan en la Columbia Británica, durante un período de observación de solo tres semanas el pasado verano. «Hasta ahora, solo se conocía una FRB repetida. Saber que hay otra sugiere que es posible que haya más ahí fuera. Y con más repetidores y más fuentes disponibles para el estudio, podremos entender estos enigmas cósmicos, de dónde provienen y qué los causa», afirma Ingrid Stairs, miembro del equipo CHIME y astrofísica de la Universidad de la Columbia Británica.

A baja frecuencia

La señal repetida (llamada FRB 180814) tuvo seis pulsos que parecen originarse a una distancia de 1.500 millones de años luz, aproximadamente la mitad de la primera ráfaga de repetición. Las nuevas señales tiene otra característica importante. La mayoría de las detectadas anteriormente habían sido encontradas en frecuencias cercanas a los 1.400 MHz, muy por encima del rango del radio telescopio canadiense de 400 MHz a 800 MHz. Sin embargo, la mayoría de las trece nuevas ráfagas se registraron en las frecuencias más bajas de CHIME. En algunos casos, la señal en el extremo inferior de la banda era tan brillante que, según los investigadores, parece probable que se detecten otros FRB en frecuencias incluso más bajas que el mínimo de 400 MHz del instrumento. (La más baja detectada anteriormente se situaba en los 580 MHz).

https://www.abc.es/ciencia

El ángulo mágico y el doctor Franz

Muchos grandes descubrimientos nacen en establos humildes

Grafeno en dispositivos móviles.
Grafeno en dispositivos móviles. GIANLUCA BATTISTA

Muchos descubrimientos trascendentales nacen en establos muy humildes. Galileo reveló las leyes de la caída libre con un ensamblaje tipo el doctor Franz de Copenhague: como no podía medir la velocidad de un objeto en caída libre, utilizó bolas rodando por una pendiente; a lo largo de la pendiente cruzó unas cuerdecitas a espacios regulares, y escuchó cómo sonaban las bolas al chocar contra las cuerdecitas; con esto y un par de inventos más, dedujo que los objetos caían con una aceleración constante, y que esa aceleración era la misma fuera cual fuera la masa del objeto. En manos de Newton, esas deducciones engendraron la ley de la gravedad, y crearon así la ciencia moderna. Cuatro siglos después, Watson y Crick descubrieron la doble hélice del ADN mediante otro montaje del doctor Franz, donde las hélices estaban sujetas con pinzas de fontanero a una barra de acero y las letras del ADN eran recortes de cartulina. Comienzos caseros, grandes avances del conocimiento.

El caso del grafeno pertenece sin duda a esa estirpe de chapuza, chiripa y pensamiento profundo. En la década pasada, Geim y Novoselov, dos científicos conscientes de la importancia de jugar con las cosas sin un objetivo definido, dispararon la revolución del grafeno partiendo de un lápiz y un rollo de cinta celo. Tú has creado grafeno mil veces, cada vez que has hecho una raya con un lápiz. Allí donde la raya pierde intensidad y se desvanece en el blanco del papel, justo allí donde ya no ves nada, está el grafeno. Las minas de los lápices son de grafito, donde interminables capas de átomos de carbono se apilan una sobre otra, cada una con el grosor de un solo átomo. Allí donde la raya del lápiz desaparece a simple vista, el papel está repleto de monocapas (capas de un solo átomo de grosor) de grafeno, un material de extremado valor para la tecnología. ¿Y cómo sacarlas del papel? Aquí Geim y Novoselov volvieron a tener una idea clave: con cinta celo. De ahí a ganar el Premio Nobel de Física de 2010.

La investigación del grafeno está experimentando justo ahora su mayor revuelta desde aquellos descubrimientos seminales de Geim y Novoselov. Pablo Jarillo-Herrero, un físico valenciano que investiga en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts, Boston), y su equipo han mostrado cómo convertir el grafeno en un superconductor, la clase de material que puede transmitir la electricidad sin resistencia, y que por tanto promete transformar por entero todos los sectores productivos, empezando por la distribución de energía. Fiel a los humildes orígenes de este campo científico, la clave ha estado en apilar dos hojas de grafeno y, simplemente, girar una sobre otra. No vale cualquier ángulo: tiene que ser de 1,1º, que ya se viene conociendo en la literatura técnica como “el ángulo mágico”. Gira las hojas por ese ángulo y el grafeno adquiere de inmediato las propiedades de un superconductor. Solo a muy baja temperatura, pero tan superconductor como el que más.

En otras disciplinas hay también comienzos humildes, qué duda cabe. La reaganomics, o economía de Ronald Reagan en los años ochenta, nació de una curva mal trazada por el economista Arthur Laffer en una servilleta de papel. Unamuno basó su discurso del “venceréis, pero no convenceréis” en unas notas que garabateó en su cuaderno un minuto antes. Pero los verdaderos inventos del doctor Franz de Copenhague pertenecen a la ciencia. Por eso funcionan.

https://elpais.com/

‘Bandersnatch’: ¿serie, videojuego o libro imposible?

¿De qué habla realmente “Bandersnatch”? ¿De qué habla realmente esa historia que, tomes la opciones que tomes, te conduce desde la obsesión de un joven programador de videojuegos por adaptar la obra literaria de un oscuro escritor hasta el manicomio en que se haya ahora confinado, donde dibuja compulsivamente en la pared las bifurcaciones del relato o del destino, tras haber fracasado en el diseño y la producción de su videojuego?

¿De la pantalla y la tecnología como el resto de capítulos de la serie conceptual Black Mirror? ¿De Netflix como gran plataforma audiovisual del siglo XXI? ¿De los años 80 como mito de origen del siglo XXI? ¿Del videojuego como artefacto narrativo central de nuestra época?

Habla de todo eso, sin duda: de la pantalla como el lado oscuro de la realidad; de Netflix como nuevo dios en el Olimpo que han creado las grandes empresas tecnológicas; de cómo la figura del programador, emprendedor y hacker en los ochenta se configuró a modo de nuevo mesías (o ahora lo representamos así, porque la profecía se ha cumplido y el mundo se ha siliconizado); y de la interacción con el usuario y las bifurcaciones narrativas que el videojuego ha ensayado como ningún otro lenguaje y que la televisión debe adoptar para adaptarse a los nuevos tiempos.

‘Bandersnatch’: ¿serie, videojuego o libro imposible?

Una escena de “Bandersnatch” CreditNetflix

Aunque se trate del único capítulo de la serie que no está ambientado en el presente o en el futuro, en realidad el menú de las opciones interactivas ancla el relato en nuestro presente narrativo. En todo momento queda claro que la acción ocurre en la nostalgia de un pasado, pero no el de los referentes cinematográficos y musicales al uso (a la manera de Stranger Things o Ready Player One), sino el de unos jóvenes que no eran tanto los consumidores de la cultura como sus productores. Esas pantallas pixeladas de los primeros programadores de videojuegos son las abuelas de las nuestras.

La arqueología no es tanto mitológica (como en ocurría en “USS Callister“) como técnica y filosófica: la reconstrucción de los años 80 desde 2018 no puede ser inocente y romántica, sino necesariamente distópica. Por eso tal vez la decisión clave del episodio tiene dos opciones y ambas son distópicas: que el ordenador le explique al protagonista qué es PAC o qué es Netflix. Y por eso también el capítulo está recorrido por la psicodelia y la locura, porque las drogas fueron fundamentales en el desarrollo del concepto de red en esa misma época y porque para ello había que cuestionar radicalmente las estructuras al uso.

La distopía se plantea de un modo absolutamente brillante y sutil. En la mencionada bifurcación sobre la verdad de la situación del protagonista, las dos opciones son igualmente oscuras. Si optamos por Program and Control entramos en la trama conspiranoica, en el programa secreto del gobierno. Si, en cambio, decidimos que el personaje descubra que es un personaje de una serie de Netflix, ese control programado conduce a una trama de ciencia-ficción, de carácter metaficcional, heredera de Luigi Pirandello y Philip K. Dick.

Pero en el fondo no hay ninguna diferencia: o te controlan con drogas y espionaje o te programan desde el futuro; o lo hace el gobierno o lo hace una corporación. Estás igualmente jodido.

Charlie Brooker lucha de ese modo por el control conceptual de su obra conceptual, después de haberle vendido su alma al diablo. Si al principio del relato, de hecho, aceptas que el protagonista finalice su videojuego en una oficina de la empresa según el plazo imposible que le impone su director, la serie se acaba rápidamente, tras un flash-forward en que “Bandersnatch” recibe una crítica demoledora (precisamente en televisión). Las dos primeras temporadas de Black Mirror, de tres episodios cada una, y el capítulo especial de Navidad, cuando dependía de Channel 4, fueron casi perfectos. Las fluctuaciones de la calidad llegaron con Netflix, sus plazos y sus dos temporadas de seis capítulos cada una.

Después de los premios Emmy cosechados por “USS Callister” —un gran episodio que habla precisamente de la industria del videojuego y de su relación con la virtual realidad—, en vez de una temporada de tres capítulos o más nos hemos encontrado con un único capítulo que tiene la duración de tres, de una temporada fusionada en una única película, de nuevo casi perfecta.

‘Bandersnatch’: ¿serie, videojuego o libro imposible?

CreditNetflix

Tanto conceptual como técnicamente. Incluso en términos de reflexión moral. Todas las opciones éticamente cuestionables que tomamos en “Bandersnatch” conducen —como la de aceptar el plazo de entrega que dicta la industria— a un final desastroso. La peor es la de matar al padre. El protagonista nos deja claro que ha perdido el control: somos nosotros quienes lo convertimos en asesino. La responsabilidad y la culpa son nuestras.

También las escenas de lucha tarantiniana llegan si nuestras opciones son morbosas o absurdas. Tal vez sea la gran herencia del videojuego en la obra de Brooker: la dimensión ética. En muchos videojuegos matar o atropellar o saltarse las normas de tráfico o incluso violar son opciones que puede tomar o no el jugador, sin que de ellas dependa su éxito o su supervivencia. Si Tarantino incluye en una película una escena de tortura, esa sangre se queda en el interior de la construcción estética y ética de su obra, pero si yo decido matar al padre del protagonista, esa sangre de su cabeza, tras el impacto del cenicero de vidrio, me salpica (como la de Hijos de los hombres de Alfonso Cuarón, que mancha la lente de la cámara, en una secuencia precisamente de videojuego). Y a partir de entonces la historia —por mi culpa— solamente puede acabar mal.

La oscura pantalla del alma, Netflix, los años 80 y los videojuegos interactivos y complejos; sí, por supuesto: de todo eso habla el capítulo más comentado, más viral, más histórico de Black Mirror. Pero, empecemos de nuevo, ahora en serio: ¿de qué habla realmente “Bandersnatch”?

‘Bandersnatch’: ¿serie, videojuego o libro imposible?

CreditNetflix

Yo diría que el gran tema es la superioridad del libro sobre la pantalla. O la pantalla que siente nostalgia por el libro. El autor del libro “elige tu propia aventura” que el protagonista adapta en el lenguaje del videojuego vivió en los mismos años 60 en que Italo Calvino y Julio Cortázar se enfrentaron literariamente al hipertexto. El autor del videojuego vive en los mismos años 80 en que esas formulaciones de vanguardia encontraron una forma popular: la de las novelas de “elige tu propia aventura”. El autor de la serie Black Mirror vive, a su vez, en la época en que esas obras —experimentales o masivas— han sido homenajeadas, versionadas o expandidas (pienso en Heartbeat, de Dora García; en La cápsula del tiempo, de Miqui Otero, o en la múltiples variantes de Rayuela). Y tras dieciséis capítulos en que el objeto libro no ha tenido ninguna importancia, cuando llega el momento de escribir el guion del capítulo que por motivos tecnológicos y por conseguir fundir de un modo impresionante la forma con el fondo (porque la forma nos envuelve, a través del dios Netflix, y nos convierte a nosotros en los protagonistas) va a pasar a la historia de las formas artísticas, Charlie Brooker decide que la historia va a tratar sobre la imposibilidad de adaptar un libro.

Y lo hace al mismo tiempo que los hermanos Cohen deciden que su obra para Netflix va a ser una película en capítulos o una serie resumida en el metraje de una película, en que cada parte sea un cuento que sale de un mismo libro: La balada de Buster Scruggs. Es uno de los temas centrales de nuestra época: la mutación del libro, la desmaterialización del libro, la fragmentación del libro. Porque antes los libros eran las principales unidades de sentido y ahora el sentido se nos ha atomizado en miles de unidades que solamente en nuestros cerebros se articulan como constelaciones con sentido. Como libros virtuales. Como construcciones interactivas.

Los capítulos de Rayuela han cobrado entidad propia y están en todas partes. Pero nos aterra esa dispersión. Por eso creamos listas de reproducción. Por eso en Instagram nos ofrecen convertir las mejores fotos del año en un álbum. Por eso se están publicando libros con estados de Facebook (como los de Manuel Vilas o Sergio C. Fanjul) y ya deben de estar en imprenta los de hilos de Twitter. Por eso publicamos catálogos de exposiciones o PDF; o vemos películas o series que evocan fantasmas de libros.

‘Bandersnatch’: ¿serie, videojuego o libro imposible?

CreditNetflix

¿Es “Bandersnatch” la “Rayuela del siglo XXI”? ¿Importa? No realmente. La obra es muy potente, pero su potencia ha dependido directamente de la capacidad de convocatoria e impacto de Netflix. Aunque los videojuegos sean la industria cultural que más dinero genera, la televisión sigue siendo la más transversal de las audiovisuales. Por eso la crítica de videojuegos, en el mundo ochentero de “Bandersnatch”, se hace por televisión. Por eso en la celda del hospital psiquiátrico hay un televisor.

Tras el fin de la televisión seguimos pensando la pantalla y sus contenidos como visión a distancia, como tele-visión. En tiempos de Google Earth, Netflix ha permitido que nuestra mirada no solo pueda viajar en el espacio, sino también en el tiempo. Para que seamos dioses por un día. Para que a través del televisor entremos en un videojuego y, a través de él, en un libro. Un libro cada vez más lejano y menos sagrado. Un libro descompuesto en páginas esquemáticas, pegadas en la pared de un hospital psiquiátrico, en el rincón de un mundo de ficción.

https://www.nytimes.com/es

Esta granja autónoma produce más alimento y prescinde de trabajadores humanos

Esta granja autónoma produce más alimento y prescinde de trabajadores humanos

Esta nueva granja autónoma aspira a producir alimentos sin trabajadores humanos. Produce la misma cantidad de verduras de hoja verde que una granja al aire libre típica que que fuera cinco veces más grande.

The Brain

Iron Ox ha inaugurado su primera planta de producción en San Carlos, cerca de San Francisco. La instalación hidropónica de de casi 800 metros cuadrados, que está unida a las oficinas de la startup, producirá verduras de hoja verde a una tasa de aproximadamente 26 000 cabezas por año. Ese es el nivel de producción de una granja al aire libre típica que podría ser cinco veces más grande.

La apertura es el siguiente gran paso hacia el objetivo final de la compañía: una granja totalmente autónoma donde el software y la robótica ocupen el lugar de los trabajadores agrícolas humanos.

Iron Ox no está vendiendo ninguno de los alimentos que produce por el momento: van a un banco de alimentos local y al bar de ensaladas de la compañía.

Los brazos robóticos extraen individualmente las plantas de sus bandejas hidropónicas y las transfieren a nuevas bandejas a medida que aumentan de tamaño, maximizando su salud y rendimiento. Las grandes máquinas blancas llevan las bandejas alrededor de la instalación.

Mover Lifting Modulesmall

Todas las máquinas colaboran entre sí a través de un software llamado “The Brain”. Como un ojo que todo lo ve, vigila la granja, monitorea cosas como los niveles de nitrógeno, la temperatura y la ubicación de los robots.

Actualmente, la granja no es cien por cien autónoma: los trabajadores ayudan con la siembra y el procesamiento de cultivos, pero se esperan que estos pasos también queden automatizados dentro de poco tiempo.

De esta manera, se espera solventar uno de los principales problemas de la agricultura en países como Estados Unidos: la falta de mano de obra humana, que escasea cada vez más.

https://www.xatakaciencia.com

Eclipses solares y superlunas de sangre: los fenómenos astronómicos que veremos en 2019

Este año el cielo nos tiene reservadas muchas sorpresas

2019 se presenta como un año trepidante para los amantes de la astronomía. Las cuadrántidas, la primera lluvia de estrellas del ciclo, nos acompañó desde Año Nuevo (con su pico máximo en la madrugada del 4 de enero), pero los platos fuertes en el cielo no se dejarán de suceder: eclipses solares, lunes e incluso… ¿superlunas de sangre de lobo?

ABC te ofrece una guía para que no te pierdas ninguno de los fenómenos astronómicos más importantes del año que acabamos de estrenar.

1. 21 enero: ¿Una superluna de lobo de sangre?

La Luna, teñida por un eclipse total, el 28 de septiembre de 2015
La Luna, teñida por un eclipse total, el 28 de septiembre de 2015 – EFE

Ríos de tinta (la mayoría electrónica) han corrido acerca de la « superluna de lobo de sangre» de la que disfrutaremos el próximo 21 de enero. Aunque el nombre suena a leyendas y está revestido de una epicidad notable, lo seguro es que ese día se podrá ver un eclipse total de Luna. Lo de «superluna» viene porque ese momento es el de máximo acercamiento del satélite a la Tierra, por lo que se verá ligeramente más grande, aunque casi de forma imperceptible. A las 18.12 del próximo 21 de enero, el satélite, en fase de Luna llena, quedará completamente envuelto en un manto rojizo o anaranjado. Este fenómeno será visible desde América el Norte, América del Sur, oeste de Europa y África. Se podrá ver en su fase parcial una hora antes y otra después de las 18.12 horas.

Muchas han sido las voces que han criticado el bautizo de este fenómeno, cuya nomeclatura es más pseudocientífica que otra cosa. «Los científicos y los astrónomos no le llaman a estos eventos comunes lunas de sangre, al menos no en serio», escribe Ryan F. Mandelbaum en Gizmodo. A pesar de todo, el término se ha popularizado enormemente en los últimos años en medios y redes sociales, y de seguro leeremos muchas veces el rimbombante nombre.

Aparte del nombre, su importancia radica en que será el último eclipse lunar total que adornará los cielos de la Tierra hasta el 26 de mayo de 2021.

2. 23 de abril: la Luna se une a Júpiter

Júpiter en una imagen tomada por la sonda espacial Juno
Júpiter en una imagen tomada por la sonda espacial Juno – NASA

Durante la noche del 23 de abril -concretamente sobre la 1 de la madrugada en España- será posible ver la conjunción de la Luna gibosa menguantejunto con el brillante Júpiter muy cerca. Se trata de un espectáculo visible a simple vista, pero que puede observarse en todo su esplendor con un telescopio o incluso con prismáticos.

3. 6 de mayo: la lluvia de las Eta Acuáridas

Eta Acuáridas sobre el Monumento Nacional de la Torre del Diablo (EE.UU.)
Eta Acuáridas sobre el Monumento Nacional de la Torre del Diablo (EE.UU.) – David Kingham/fLICKR

Todo el mundo conoce las famosas Perseidas o lasGemínidas, pero 2019 adelantará el espectáculo -con permiso de las Cuadrántidas– a mayo. Las Eta Acuáridas, que se podrán ver el 6 de mayo de 2019, tienen su origen en los pequeños fragmentos, meteoroides, desprendidos del famoso cometa Halley (1P/Halley), que gira alrededor del Sol cada 76 años. Su último paso cerca de la Tierra fue en el año 1986.

El punto del cielo donde parecen «nacer» los meteoros, su radiante, se encuentra situado en la constelación de Acuario. Por ello, los observadores situados en el Hemisferio Sur serán los que disfruten de un mayor número de estrellas fugaces. Aunque la Luna nueva de ese día proporcionará una vista mucho más despejada del cielo.

4. 2 de julio: eclipse solar total

Eclipses solares y superlunas de sangre: los fenómenos astronómicos que veremos en 2019

El próximo 2 de julio de 2019 la Luna pasará entre la Tierra y el Sol, creando un asombroso eclipse solar total que podrá ser visto desde el Pacífico Sur, Chile y Argentina.

El fenómeno tendrá lugar entre las 17:55 a 22:50 hora peninsular española -por lo que en nuestro país no apreciaremos el espectáculo-, aunque su punto álgido se registrará a las 19.23 horas, cuando el Sol esté cubierto durante dos o dos minutos y medio como máximo.

5. 16 de julio: eclipse lunar parcial

Eclipses solares y superlunas de sangre: los fenómenos astronómicos que veremos en 2019
Reuters

Como si el cielo nos regalara la celebración, coincidiendo con el 50º aniversario de lanzamiento del Apolo 11, este 16 de julio de 2019 se producirá un eclipse lunar parcial.

A partir de las 18:43 UTC (19:43 hora en España) la sombra de la Tierra se deslizará sobre el disco lunar y oscurecerá el brillo de nuestro satélite. Esta vez sí que podremos observar el espectáculo, del que también serán partícipes el resto de Europa, Suraméricia, África, Asia meridional y Australia. El eclipse durará la friolera de 5 horas y media y en su pico cubrirá casi el 60 por ciento de la Luna llena.

6. 11 de noviembre: el «paseo» de Mercurio

Tránsito de Mercurio por delante del Sol
Tránsito de Mercurio por delante del Sol – NASA

Si bien el fenómeno no es apreciable a simple vista, los afortunados que tengan acceso a un telescopio podrán disfrutar el día 11 de noviembre de 2019 del tránsido del planeta Mercurio sobre el Sol. Su círculo cruzará el astro rey en cinco horas y media, desde las 12:35 UTC hasta las 18:04 UTC (13:35 a 19:04 hora peninsular española).

Si el tiempo lo permite, el tránsito será visible desde muchas zonas de la Tierra: el continente americano, Europa, África y Asia occidental. Sin embargo, se recomienda precaución, ya que es peligroso mirar directamente al Sol, por lo que hay que utilizar un filtro solar adecuado para el telescopio. Este evento no se volverá a repetir hasta 2032.

7. 26 de diciembre: eclipse solar anular o «anillo de fuego»

Eclipse solar angular
Eclipse solar angular – Archivo

La Tierra podrá disfrutar de una nueva ocasión en el año 2019 para ver desaparecer al Sol, aunque no lo hará por completo, sino que se producirá un impresionante efecto de «anillo de fuego» que aumentará la espectacularidad del momento. Sin embargo, una vez más, este eclipse solar anular nos pilla lejos: solo podrá verse en Oriente Medio y Asia el 26 de diciembre.

Para los afortunados, el fenómeno comenzará a las 3:34 UTC (4:34 hora peninsular española), aunque para presenciar el fenómeno de forma segura es necesario utilizar gafas especiales para eclipses con un filtro solar adecuado.

8. 28 de diciembre: despiden el año la Luna y Venus

Venus brillará en el firmamento junto a la Luna
Venus brillará en el firmamento junto a la Luna – EFE

Para acabar bien el año, el cielo regala un emparejamiento de la Luna gibosa creciente y Venus, que mostrará un vistoso dúo al atardecer. Un espectáculo que se puede observar a simple vista.

https://www.abc.es/ciencia