El colesterol de la Mona Lisa

3Leonardo-Da-Vinci-Mona-Lisa-_La-Gioconda_

Un médico italiano ha «diagnosticado» a los protagonistas de algunas de las obras más famosas de los maestros de la pintura, desde Boticelli a Velázquez. Así, la expresión de la Gioconda se debería… a un exceso de grasas.

    A lo largo de los siglos, cualificados expertos de todas las ramas han aventurado sus hipótesis sobre los escasos centrímetros cuadrados de lienzo que más libros han llenado: una amante cómplice, una modelo encinta, un secreto compartido, una tristeza oculta tras una aparente tranquilidad… Parece, si hacemos caso a las conclusiones de Tito Franco, que el misterio de la expresión de la «Mona Lisa» escondía una solución bastante más mundana: exceso de colesterol.
    Así, al menos, lo cree este médico italiano, tal y como recoge el diario inglés «The Times». Franco asegura haber descubierto signos de distintas patologías en cuadros como «Las Meninas», de Velázquez, y la propia «Gioconda», de Leonardo da Vinci. ¿En qué se basa? En el caso de la enigmática joven renacentista, habría síntomas de xantelasma alrededor de su ojo izquierdo.
    La xantelasma consiste en pequeños tumores benignos o levantamientos grasos situados alrededor de los párpados. Además, en sus manos, cruzadas con delicadeza sobre su cintura, vislumbra lipomas subcutáneos, otro tipo de tumores benignos. En ambos casos, la causa está relacionada con el exceso de colesterol.

    larazondigital/cultura

    Estas fiestas nos matan

    scrooge

    No es necesario ser Ebenezer Scrooge, el envidioso avaro de A Christmas Carol o Un cuento de Navidad, de Dickens, para detestar el mes de fiestas que comenzó ayer con las peregrinaciones al prehispánico santuario de la diosa Tonantzin que tan sospechoso le pareció a fray Bernardino de Sahagún, nuestro gran historiador inmediatamente posterior a la Conquista. Llegó a la sensata conclusión de que esa devoción es “invención satánica” para disimular la antigua idolatría pues, dice, habiendo tantas casas dedicadas a Nuestra Señora, los indios no van a ellas, y vienen desde lejanas tierras al Tepeyac, donde estuvo el ídolo de sus tiempos paganos.

    El Journal of Leukocyte Biology avisa y previene que las reuniones de familia ampliada y su natural estrés nos cuestan mucho en leucocitos y nos matan poco a poco. Recordemos, el leucocito (de levkós= blanco en griego) es el nombre genérico de nuestras células defensoras, conjunto que llamamos sistema inmunitario.

    En su número de diciembre publica las malas nuevas: los Scrooge tenemos razón de huir, y no por codos ni tacaños, sino para defender nuestras defensas amenazadas por tías y tíos, primos, cuñadas y otros parientes que en todo el año no buscamos precisamente porque ningún placer nos produce el encuentro, pero en este mes de fiestas aparecen con tiernas sonrisas porque se llaman Guadalupe, o vienen a nuestra posada, cuando no se invitan a Navidad, y luego nos abrazan en Año Nuevo y traen una rosca llena de muñecos de plástico para sopear con chocolate el 6 de enero. Todo un mes al ritmo adormecedor de Silent Night, que resulta preferible a las tonadillas españoletas con cascabeles que piden “A Belén, a Belén, vamos todos a Belén…” y uno a donde quiere irse es al carajo.

    Pues sepa usted cuánta razón tenemos Scrooge et al.: “Demostramos por primera vez que el sistema nervioso controla la policía central de las células inmunitarias, llamadas células T reguladoras”, dice Robert Cone, quien encabeza la investigación realizada en su laboratorio de la Universidad de Connecticut. Y esas células T son, nada menos que los pinches linfocitos T que se joden entre el VIH y la prima insoportable desde niña. Hay interacciones entre estos dos sistemas, inmunitario y nervioso.

    El descubrimiento lo hicieron Cone, Sourojit Bhowmick y sus colegas al inyectar a ratones con una droga llamada 6-hidroxidopamina (6-OHDA), una neurotoxina que se emplea para matar de forma selectiva las neuronas productoras de dopamina, induciéndoles apoptosis, muerte celular. El equipo de Cone cortó de esta manera los enlaces del sistema nervioso simpático localizados en diversos órganos. A otros ratones les inyectó una simple solución salina para tener un grupo control.

    Los ratones que recibieron 6-OHDA, al quedar sin enlace entre los sistemas nervioso e inmunitario presentaron el doble de células T reguladoras que el grupo control en bazo y ganglios linfáticos. Análisis posteriores mostraron que ese incremento en células T reguladoras se debía a una proteína llamada TGF-beta, la cual dirige el desarrollo y sobrevivencia de las células T reguladoras.

    Luego los investigadores sometieron todos los ratones a condiciones que les causan una enfermedad autoinmune, similar a la esclerosis múltiple de humanos. Descubrieron así que los ratones con los sistemas inmune y nervioso cortados con 6-OHDA no habían desarrollado esa enfermedad autoinmune. Así resultó claro que el sistema nervioso simpático no sólo puede afectar de forma negativa al sistema de inmunidad, sino también cómo podríamos prevenir o detener enfermedades autoinmunes.

    “Desde que los trabajos de Hans Seyle desbrozaron el terreno del estrés, los científicos han estado tratando de entender por qué las situaciones estresantes con frecuencia exacerban enfermedades autoinmunes y causan la reaparición de infecciones latentes”, dice John Wherry, editor del Journal. “En la pelea real o en situaciones de huida, el estrés sirve de salvavidas, pero entender cómo la respuesta neurológica al estrés cotidiano impacta las respuestas inmunes, por ejemplo ver a toda la familia durante las fiestas, nos ofrecerá oportunidades para diseñar nuevas terapias.”

    ¿Y no es más barato, sencillo y eficaz no ver a quienes no queremos ver? Digo…

    Luis G. de alba/mileniodiario

    Bhut Jolokia, 1millon en la escala scoville

    Se llama Bhut Jolokia, en algunos lugares también lo conocen como Naga Jolokia y es algo así como la bomba nuclear de los picantes… Nada de lo que podáis encontrar en estado natural le puede superar.

    Bhut Jolokia, 1millon en la escala scoville
    Bhut Jolokia | Fuente: Flickr | Licencia Creative Commons

    Otra cosa que no sabía y que aprendo con el blog: Existe una escala de picantes. Sí… al igual que Richter y sus terremotos, las guindillas, pimientos, chiles y cosillas picantes por el estilo, también tienen su escala: La Escala Scoville.

    Unidades Scoville Tipo de chile
    15.000.000–16.000.000 Capsaicina pura
    8.600.000-9.100.000 Varios capsaicinoides, como homocapsaicina, homodihydrocapsaicina y nordihydrocapsaicina
    2.000.000–5.300.000 Nivel estándar del aerosol de pimienta en EE.UU. munición irritante del FN 303
    855.000–1.041.427 Bhut Jolokia
    350.000–580.000 Habanero Savinas Roja
    100.000–350.000 Chile habanero, Scotch Bonnet
    100.000–350.000 Chile datil, Capsicum chinense
    100.000–200.000 Rocoto, chile jamaicano picante, piri piri
    50.000–100.000 Chile thai, chile malagueta, chile chiltepín, chile piquín
    30.000–50.000 Pimienta roja o de cayena, chile picante peruano,[10] chile tabasco, algunos chiles chipotle
    10.000–23.000 Chile serrano, algunos chiles chipotle
    4.500–5.000 Variedad de Nuevo México del chile anaheim,[11] chile húngaro de cera[12]
    2.500–8.000 Chile jalapeño
    1.500–2.500 Chile rocotillo
    1.000–1.500 Chile poblano
    500–2.500 Chile anaheim[13]
    100–500 Pimiento,[3] pepperoncini
    0 No picante, pimiento verde[3

    Aún así y cómo en todo desafío humano, resulta tentador…
    Personalmente, prefiero pillarme los dedos con la tapa de un piano… pero aún así, hay gente que lo intenta

    Ah!! una cosa… beber agua, sólo lo empeora… y los problemas comienzan a los 5 minutos de la ingesta 😀

    El estilo de compras tiene genero

    bolsas-de-compras-11

    No es necesario que venga la Navidad, tampoco días de madres, padres o compadres. Las mujeres salen “de compras”, los hombres no: salen a buscar algo específico. Los maridos no encuentran la manera de huir del gran almacén donde las esposas revisan mercancía en promoción y rodean góndolas repletas de blusas al dos por uno. Es frecuente ver a los maridos en cafeterías del gran centro comercial, esperando frente a una cerveza el retorno de sus cónyuges cargadas de bolsas y paquetes, sonrientes por las ofertas localizadas, los ahorros realizados y los calcetines encontrados para el esposo que se negó a hacerles compañía. Las mujeres amigas van juntas, los hombres amigos las esperan.

    “Sí, sí, sí… ya me sé esa historia, pero ya no somos cazadores”, respondió molesta una socióloga hace algunos años para afirmar un riguroso relativismo cultural que predica las tesis del conductismo más radical: en la conducta humana, todo es aprendido. Ya lo dijo el padre del conductismo, Watson, con una sola frase: Denme un recién nacido y haré de él lo que sea. Durante un siglo, se han acumulado pruebas en contra: no somos una tábula rasa en la que es posible escribir lo que sea y la evolución actúa en nosotros como en todas las especies, no somos creación separada ni nuestra naturaleza se cuece aparte.

    La Universidad de Míchigan acaba de publicar un estudio que nos recuerda que como Homo sapiens somos una especie muy nueva, con apenas 200 mil años de existencia, pero que tenemos tras de nosotros varios millones de años de evolución como primates cazadores-recolectores… Y que desde nuestro pasado homínido traemos cerebros especializados en diversos aspectos.

    El estilo de compras viene con nuestro kit de genes y podemos rastrear sus orígenes evolutivos. Para Daniel Kruger resulta perfectamente explicable que los hombres no logren distinguir entre un calcetín beige y otro café verdosito, y que, por su parte, las mujeres no distingan si el departamento de zapatos está enfrente o a la derecha del elevador.

    “Desde una perspectiva evolucionista debemos referirnos a las habilidades que en el pasado usaron las mujeres para recoger plantas alimenticias y a las habilidades que usaron los hombres para cazar y obtener carne. El contraste emerge a causa de las diferentes estrategias para aprovisionar cacería y recolección empleadas en la evolución humana.”

    Esta diversidad en la división sexual del trabajo, anterior a que fuéramos humanos, instaurada quizá desde el Homo erectus, se sigue expresando en ambientes que ya no lo requieren. En El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, Engels plantea sin muchos datos algunas certezas hoy confirmadas y algunas hipótesis sin base alguna. El estudio de Kruger, programado para el número de diciembre del Journal of Social, Evolutionary, & Cultural Psychology, revisa la prehumana división sexual del trabajo a la luz de los hábitos de consumo actuales.

    El estudio examina la clara diversidad en el “shopping” a la luz de la psicología evolutiva. “Tenemos evidencia de que el tipo de habilidades, destrezas y conductas que son importantes en la cacería y la recolección de alimentos en las sociedades de cazadores-recolectores emergen previsiblemente en nuestro medio moderno de consumo”, sostiene Kruger. En unas vacaciones invernales por Europa con un grupo de amigos, luego de explorar pequeños pueblos adormecidos y llegar a Praga, lo primero que las mujeres deseaban hacer era ir de compras y sus maridos no podían entender por qué.

    Se comprende si revisamos nuestra más antigua forma de obtener alimentos. Cada vez que un grupo llegaba a una nueva área, las mujeres revisaban el terreno y encontraban diversas franjas de alimento. Sostiene Kruger que la recolección de plantas y hongos comestibles por tradición la hacían las mujeres. Lo cual, en términos actuales, significa llenar una cesta eligiendo cosas una por una.

    Los hombres, por el contrario, con mayor frecuencia tienen ya en mente algo específico que salen a buscar, o, en términos modernos, a comprar. Según otro estudio, éste realizado en la Universidad del Sur de California, fue la cacería, con su inclusión de carnes rojas en la dieta humana, la que casi nos duplicó los años de vida. A pesar de la enorme similitud genética de humanos, chimpancés y grandes monos, éstos pocas veces superan los 50 años de vida, mientras que los humanos rebasamos con mucho esa edad. La diferencia, explica Caleb Finch, es que en los humanos evolucionaron genes que nos dieron mejor dominio de infecciones, inflamaciones y de niveles altos de colesterol, pero también nos hicieron susceptibles a enfermedades de la vejez como el cáncer, la demencia y los problemas cardiovasculares. Otros estudios apuntan a la importancia de la carne en el aumento del cerebro.

    Luis Gonzalez de Alba/mileniodiario

    La risa es salud

    gooffie animado

    Destacados científicos dicen que con el humor y la risa se puede escapar de las enfermedades, inclusive de los males crónicos. Mediadores químicos cerebrales como la serotonina o las endorfinas que el cuerpo segrega, generan una sensación de euforia que alimenta al organismo con una pequeña dosis de alegría cuando una persona ríe.

    Además, la risa produce en el cuerpo un efecto analgésico, y aporta beneficios desde el punto de vista inmunológico, lo cual se demuestra en el buen progreso de los enfermos que son tratados con dosis constantes de buen humor. No es necesario estar feliz para sonreír, pues todo es cuestión de mantener una actitud positiva. Cuando se tiene buen humor se puede aprender a ver los problemas de una manera relajada y buscar soluciones más creativas y más flexibles.

    Entre otros beneficios de la risa se menciona su efecto en la duplicación de la capacidad pulmonar y en la estimulación del sistema muscular, que se pone en funcionamiento cada vez que nos reímos. Los músculos de la cara, tórax y abdomen se relajan y contraen con gran velocidad, mejorando su tono. En esos momentos, y debido a la intensidad del ejercicio, cada grupo muscular se estimula como lo haría en una sesión de gimnasia. El mecanismo es sencillo: un aporte de sangre y oxígeno al músculo, unido a su puesta en movimiento, que es lo que buscan los deportistas para mantenerse en forma. Los músculos del tórax se contraen y expanden de manera que favorecen el mecanismo de la respiración. De doce respiraciones por minuto, que es la frecuencia normal de un ser humano en reposo, se puede pasar a duplicar esta cifra. La rapidez con que el aire viciado sale de los pulmones se multiplica, permitiendo la entrada de aire oxigenado a mayor velocidad. Las zonas más recónditas de los pulmones, debido a la presión conseguida por los músculos intercostales, son oxigenadas por el aire limpio revitalizador. Este incremento de la frecuencia e intensidad respiratoria implica duplicar la entrada de oxígeno a los tejidos, por lo que éstos se rejuvenecen, aumentando sus posibilidades metabólicas.

    El sistema circulatorio también se beneficia con la risa y el buen humor, pues la carcajada es capaz de incrementar la velocidad de la sangre, además de aumentar levemente la tensión arterial. Esto consigue limpiar las paredes arteriales de pequeños cúmulos de colesterol. El corazón aumenta su frecuencia y es capaz de bombear cada minuto 140 y hasta 210 mililitros de sangre, cuando lo normal son 70. La activación simultánea del sistema respiratorio y el circulatorio permite transportar eficientemente la riqueza del oxígeno adquirida en la respiración a todos los tejidos del organismo.

    Por si fuera poco, la risa es un buen activador metabólico, que provoca la liberación de adrenalina, favoreciendo la pérdida de calorías. También puede considerarse un buen bálsamo para el espíritu, ya que cada vez que una persona ríe, denota un estado de ánimo positivo. Y, finalmente, algo muy importante: la risa y el buen humor son tan contagiosos como un bostezo.

    Juan Carlos del Río

    Ciencia para gente corriente

    LOGO 6 FORMATO (oscura 3) OK¿Dónde acaba el Universo?
    Los científicos de todo el mundo coinciden al considerar que el Universo acaba al fondo. Naturalmente, cuando uno les pregunta dónde está ese fondo, ellos tieden a responder: “bueno, basta de hablar de mí, ¿qué tal tu trabajo?”
    En realidad, preguntar dónde acaba el Universo carece de sentido, ya que el Universo lo es todo. Es como si le preguntas a tu mujer qué planes tiene para cuando te folles a alguien más joven; son cuestiones que escapan a la ciencia y entran en el siempre pantanoso terreno de la filosofía.
    fuente:www.mimesacojea.com

    ¡Joder con las vacas!

    Vaca_WC

    Por las emisiones de dióxido de carbono

    Contaminación: las vacas son peores que los autos

    Según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el sector ganadero es uno de los principales responsables del efecto invernadero en el mundo. También afectaría al suelo y los recursos hídricos

    El sector ganadero es uno de los principales responsables del efecto invernadero en el mundo y resulta más nocivo que el sector del transporte, según un informe divulgado este miércoles por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

    “El sector ganadero genera más gases de efecto invernadero, los cuales al ser medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2) son más altos que los del sector del transporte”, sostiene la entidad de Naciones Unidas.

    La ganadería no sólo amenaza al medio ambiente sino que también es una de las principales causas de la degradación del suelo y de los recursos hídricos, sostiene la organización internacional, cuya sede central se encuentra en Roma.

    Según el informe de la FAO, el estiércol del ganado es responsable de buena parte de la emisión de los gases de efecto invernadero.

    “El sector ganadero es responsable del 9 por ciento del CO2 procedente de la actividades humanas, pero produce un porcentaje mucho más elevado de los gases de efecto invernadero más perjudiciales”, sostiene el informe.

    “Genera el 65 por ciento del oxido nitroso de origen humano, que tiene 296 veces el Potencial de Calentamiento Global (GWP, por sus siglas en inglés) del CO2. La mayor parte de este gas procede del estiércol”, señalan los expertos.

    Para la FAO, “es necesario encontrar soluciones urgentes”.

    Para Henning Steinfeld, uno de los autores del estudio y jefe de la subdirección de Información Ganadera y Análisis y Política de la entidad, el aumento del consumo de carne y de productos lácteos es, en última instancia, lo que termina afectando gravemente al medio ambiente.

    “El coste medioambiental por cada unidad de producción pecuaria tiene que reducirse a la mitad, tan sólo para impedir que la situación empeore”, advierte el documento.

    El sector ganadero es el medio de subsistencia para 1.300 millones de personas en el mundo y supone el 40 por ciento de la producción agrícola mundial.

    Para muchos campesinos pobres en los países en desarrollo, el ganado es también una fuente de energía como fuerza de tiro y una fuente esencial de fertilizante orgánico para las cosechas.

    Google y el cerebro

    google-brain

    Conocer el funcionamiento del buscador de internet más popular del mundo ha sido el objeto de deseo de muchos en su afán por abrirse paso en el mercado online. Google se niega a revelar todos sus secretos sobre los criterios que utiliza para poner unas páginas u otras en lo alto de sus listas, pero sí que hay publicadas algunas ideas generales sobre el tema.

    En cada búsqueda que realizamos, Google utiliza una fórmula llamada PageRank. A grandes rasgos, esta fórmula da importancia a una página determinada en función de cuántas páginas tienen vínculos hacia ella, y cómo de importantes son esas páginas. Esas páginas a su vez son importantes siguiendo el mismo criterio, y así sucesivamente. De esta forma, la importancia de una página se comunica a las páginas a las que ésta da acceso.

    Pues el caso es que un grupo de psicólogos de Berkeley han hecho una investigación que indica que nuestro cerebro se comporta de un modo parecido al PageRank de Google, cuando se le pide a una persona hacer una tarea sencilla del tipo “Dime todas las palabras que se te ocurran que empiezen por la letra A”.

    El procedimiento para comprobarlo fue el siguiente: Eligieron 5000 palabras y las catalogaron por orden de importancia según la PageRank. Pero claro, PageRank se basa en vínculos como ya hemos explicado antes. En cambio ellos lo que hicieron fue vincular las palabras, como en el juego de las palabras encadenadas al que jugábamos de niños. Es decir, una palabra está encadenada a otra si se te ocurre alguna relación entre ellas. Una vez que tenemos todas las palabras relacionadas con las demás en la medida de lo posible, podemos aplicar la fórmula y hacer un ranking de palabras. Naturalmente nuestro cerebro funcionaría como Google siempre que cuando nos pidan que digamos palabras que empiecen por “A”, de algún modo repliquemos ese ranking. Y así fue: los sujetos puestos a prueba dijeron las palabras de más importancia antes que las demás.

    La primera explicación que se puede dar es que las conexiones neuronales presentan un tipo de red semejante al que ofrece Internet. Las neuronas que son objeto de muchas conexiones por parte de otras neuronas se convierten a su vez en importantes transmisores, del mismo modo que las webs a las que se llega por muchos sitios, acaban vinculando a muchos más.

    “Nuestra aproximación al problema indica que es posible obtener nuevos modelos de la memoria humana mediante el estudio de sistemas de extracción de información exitosos, tales como los motores de búsqueda de Internet”, afirmaba Thomas Griffiths, responsable del proyecto. En la misma línea, se hace la propuesta de hacer el estudio a la inversa: en lugar de usar los buscadores de Internet para entender el cerebro, podríamos usar lo que sabemos del cerebro para mejorar los motores de búsqueda. Me imagino que el colmo del refinamiento de una cosa así será cuando tengas algo en la punta de la lengua, y sea el ordenador el que te lo diga.

    http://lasemana-ciencia.blogspot.com/

    Las monarcas se guian por sus antenas

    20080124173948-mariposa-monarca

    Luis González de Alba

    2009-09-27

    Pocas cosas más fascinantes que las aves migratorias: patos, gansos, cigüeñas y otras muchas aves que cruzan continentes para pasar el invierno en clima benigno y anidar. Selma Lagerlöf escribió El maravilloso viaje de Nils Holgersson a través de Suecia en que el pequeño Nils va montado en el cuello de un ganso. Los científicos se han planteado el campo magnético terrestre y hasta las constelaciones como guía de aves que pueden volar sobre toda Europa, el Mediterráneo y llegar a los mismos lagos africanos que visitan cada invierno.

    Pero saber que hay insectos migratorios que recorren distancias similares y aun mayores resultó asombroso. Las mariposas monarca (Danaus plexippus) cruzan toda Norteamérica, del este de Canadá en diagonal sobre Estados Unidos y México hasta las montañas de Michoacán, al oeste. Lo que más sorprende no es la resistencia, que es de maravillar, la pregunta inmediata es: ¿y cómo se guían?

    Las monarca migra para hibernar y con la primavera reproducirse y regresar al norte. Fue una sorpresa que vuele desde Canadá para dormir todo el invierno en una zona de la Sierra Madre con temperaturas cercanas al cero y no en clima templado. Al llegar la primavera, comienza su ciclo vital en México: pone huevecillos sobre una planta venenosa, la asclepia (o lengua de vaca), con la que se alimenta desde oruga y toma un olor y sabor atemorizante para los predadores.

    A fines de abril se rompen los capullos y surgen las mariposas que emprenden su viaje al norte. En el camino se siguen alimentando de asclepia venenosa. A fines de octubre, regresan por millones a hibernar en los oyameles de la Sierra Madre, un misterio hasta 1975, año en que, para desgracia de la monarca, fue descubierto su recóndito santuario.

    A diferencia de la mayoría de las mariposas, que viven unos 24 días, el ciclo vital de la monarca es de nueve meses, en los que llega a Canadá y regresa a México para que una nueva generación siga la misma ruta.

    Un equipo de la Universidad de Massachusetts, acaba de publicar los resultados de su estudio acerca de esta migración sobre más de 4 mil kilómetros, 8 mil de ida y vuelta. Neurobiólogos de la Escuela de Medicina de esa universidad han encontrado que un mecanismo clave en esa odisea, muchísimo más extensa que la de Odiseo a Ítaca, no está en los cerebros de estos maravillosos insectos, como se había pensado, sino en sus antenas: “un descubrimiento sorprendente que provee de una perspectiva completamente nueva sobre el rol de las antenas en la migración”.

    En un artículo publicado en Science este 25 de septiembre, el equipo encabezado por Steven Reppert demuestra que las antenas –que se creía detectores de olores– son necesarias para orientarse en relación al sol. “Sabemos que la antena del insecto es un órgano notable, responsable de percibir no solamente olores, sino dirección del viento y hasta vibraciones sonoras”, dice Reppert.

    Aun antes de que se descubrieran sus santuarios michoacanos, algunos estudios habían demostrado que las mariposas poseen un reloj circadiano, como el que nos avisa que es hora de dormir, para corregir la orientación del vuelo y mantenerse volando hacia el sur hasta sus refugios de invierno en México, aunque el sol se mueve durante todo el día.

    Todos sabemos que si una orden nos pide “camina con el sol de frente” iremos en una dirección distinta según la hora: al amanecer hacia el oriente, al atardecer en el sentido opuesto. Ese movimiento del sol en el cielo es compensado por el reloj circadiano de la mariposa. Se supuso que esa brújula solar residía en el cerebro del insecto. Pero observaciones de hace 50 años, mucho antes de localizar sus santuarios de hibernación, mostraron que las mariposas sin antenas perdían la orientación y esos viejos datos señalaron al equipo de Reppert un rumbo de investigación.

    Una vez más, vieron que sin antenas las mariposas no encontraban el sur en un simulador de vuelo, mientras las intactas se orientaban correctamente. El equipo también demostró que los ciclos moleculares en los relojes cerebrales no se alteraban en mariposas sin antenas y que éstas contenían sus propios relojes circadianos que funcionaban independientemente de los relojes cerebrales.

    Los investigadores cubrieron después con pintura negra las antenas para bloquear la percepción de la luz por los relojes de las antenas. Esas mariposas tomaron una dirección incorrecta y fija: el cerebro del insecto podía percibir la luz, pero no ajustar su timing con el movimiento del sol a través del cielo para así mantener la dirección correcta. Si el equipo usaba pintura clara para cubrir las antenas, las mariposas establecían correctamente el rumbo sur de su vuelo. Esto indica que la lectura de la luz solar por las antenas es clave para la navegación de las monarca.

    fuente:milenio diario

    Como quitar el hipo

    .

    Muchos habréis oído los remedios caseros y leyendas urbanas que corren por ahí sobre como quitar el hipo, que si estar un rato sin respirar, beber sorbos de agua boca abajo o el ya conocido por todos, un susto, todas ellas de dudosa fiabilidad.

    Antes de dar el truco maestro para quitar el hipo, vamos a entenderlo un poco mejor para hacernos una idea a través de esta ilustración:

    hipo

    Y aquí viene, según la revista New Scientist la única forma científica de evitar el hipo es respirar dióxido de carbono, ¿y como podemos respirar dióxido de carbono?, pues muy fácil, teniendo en cuenta que lo que nosotros espiramos es dióxido de carbono, podemos utilizar una bolsa, y tapándonos la nariz y la boca con ella inspiramos y espiramos unas cuantas veces hasta que notemos que cada vez nos cuesta más respirar, ese será el punto en el que nuestro hipo habrá sido eliminado por completo.

    Yo al principio, como la mayoría de vosotros, no me lo creía, hasta que lo hice y resultó mágicamente, por eso os lo dejo aquí, para cuando tengáis un ataque de hipo de este tipo podáis solucionarlo rápidamente.
    Read more: http://www.comohacer.eu/curiosidades/como-quitar-el-hipo/#ixzz0UlnwnPTi