CULTURA ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?… Te damos la respuesta

El eterno dilema que intrigó a filósofos y científicos ahora tiene respuesta. Miembros de la comunidad Big Van, científicos sobre ruedas, realizaron un gráfico que pone fin al debate.

Huevo o gallina

Después de años de buscar la respuesta a la incógnita de qué fue primero, el huevo o la gallina, miembros de la comunidad Big Van, científicos sobre ruedas, desarrollaron un esquema evolutivo con el que encontraron la respuesta.

El huevo…
Amniotas
Vertebrado cuyo embrión desarrolla un saco cerrado que envuelve y protege el embrión de los reptiles, aves y mamíferos, así como una bolsa alantoidea, un órgano con forma de salchicha, que funciona en estos como vejiga urinaria.

 

De acuerdo con el esquema, los huevos aparecieron con las amniotas, muchos millones de años antes a la llegada de la humanidad. Mientras que las gallinas llegaron años después con las aves.

El gráfico publicado en Facebook y Twitter, coincide con la teoría del profesor de Biología Evolutiva de la Universidad de Manchester, Inglaterra, James McInerney, en abril pasado. También con un esquema publicado en redes sociales, explica que los reptiles como tortugas, lagartos, serpientes y cocodrilos son anteriores a la línea evolutiva de las aves, por lo que los huevos existieron antes de los pájaros.

En su blog, el grupo de 19 científicos señala que casi todos son doctores e investigadores en activo de diferentes áreas del conocimiento, como matemáticas, química, física, biología, entre otros. Tienen el objetivo de contar los últimos avances en ciencia de la forma más divertida posible.

http://www.elfinanciero.com.mx

La muerte que alimenta al río Mara

Un equipo de científicos cuantifica por primera vez el impacto de los ahogamientos masivos de ñus en su migración anual a través del río Mara. La biomasa de los cadáveres sería el equivalente a la de añadir los cuerpos de diez ballenas azules al ecosistema cada año.

Ñus cruzando el río Mara en su migración anual
Ñus cruzando el río Mara en su migración anual Chris Dutton

A poco que haya visto usted documentales en La 2, aunque sea entre sueño y sueño, le sonará la escena de la migración anual de ñus en la reserva natural de Masái Mara. Cada año, más de un millón de estos animales cruzan el río Mara en busca de pastos frescos protagonizando una de los espectáculos más sobrecogedores de la naturaleza. Una de las escenas más famosas es la que se produce a menudo cuando los ñus se agolpan por llegar a la otra orilla y algunos mueren ahogados o devorados entre las fauces de los cocodrilos, pero ¿cuántos se dejan la vida en el intento y cómo impacta esto en el ecosistema?

Pese a lo que parece, no son los cocodrilos los que consumen la mayor parte de los cuerpos

El equipo de Amanda Subalusky ha echado la cuenta y publica los resultados este lunes en la revista PNAS. El trabajo, para el que han realizado cinco años de observaciones sobre el terreno y analizado una década de registros históricos, ofrece algunas sorpresas. La primera es que mueren alrededor de 6.200 ñus cada año en el río, es decir, unos 1.100 toneladas de biomasa equivalente a la de diez enormes ballenas azules que alguien arrojara periódicamente a sus aguas. La segunda es que los cocodrilos apenas consumen una pequeña parte de todo este alimento y son las demás criaturas del río las que se dan un auténtico festín de carne durante meses.

Decenas de cadáveres en el río Mara tras un ahogamiento masivo
Decenas de cadáveres en el río Mara tras un ahogamiento masivo Amanda Subalusky

“El río Mara se cruza en el camino de una de las mayores migraciones terrestres del planeta”, asegura Subalusky. “Durante el pico de la migración, los ñus cruzan el río en varias ocasiones, lo que resulta a veces en el ahogamiento de cientos de ellos. Nuestro estudio es el primero en cuantificar estos ahogamientos en masa y cómo impactan en la vida del río”. Los datos indican que entre 2001 y 2015 los ahogamientos masivos se produjeron todos los años menos dos y que la carne de los ñus compone entre el 35 y 50 por ciento de la dieta de sus peces más comunes. Los carroñeros terrestres más frecuentes son el marabú y los buitres, que consumen alrededor del 6 y el 9 por ciento de los tejidos blandos. Debido a sus baja tasa metabólica, los cocodrilos apenas devoran un 2 por ciento de los cuerpos que quedan en el río.

Durante años, los huesos siguen proporcionando fósforo al río

“Esta aportación dramática distribuye nitrógeno al terreno, además de fósforo y carbono a la red alimenticia del río”, asegura Emma Rosi, coautora del estudio. “Primero los peces y los carrroñeros devoran los tejidos blandos, después los huesos de los ñus van soltando lentamente sus nutrientes al sistema, alimentando a las algas e influyendo en la cadena alimenticia durante décadas”. Los autores han analizado los isótopos presentes en la carne de ñu y analizado su presencia en los distintos animales de la cadena, además de monitorizar con cámaras sus comportamientos.

Esquema con los lugares donde los ñus se ahogan de forma masiva
Esquema con los lugares donde los ñus se ahogan de forma masiva Amanda Subalusky et al.

 

Un aspecto interesante son los distintos ritmos a los que se descomponen los cuerpos de los ñus y son devorados. Las partes blandas duran entre dos y diez semanas en el ecosistemas, mientras que los huesos pueden estar presentes hasta siete años y se convierten en fuentes de fósforo a largo plazo. “Los ahogamientos masivos presentan una estampa impactante”, resume Rosi. “La presencia de la carne putrefacta de animales dispara la presencia de nutrientes en el ecosistema, pero una vez que el cadáver desaparece, los huesos – que constituyen casi la mitad de la biomasa – siguen alimentando el río”.

Lo que estamos viendo, dice Subalusky, es como una ventana hacia el pasado

“El río Mara es uno de los últimos lugares de la Tierra en los que aún podemos estudiar cómo el ahogamiento de grandes animales migratorios influye en los ecosistemas acuáticos”, añade David Post, coautor del estudio. “Muchas manadas migratorias, como las de bisontes, las cuaga y las gacelas de El Cabo han sido extinguidas o reducidas a poblaciones pequeñas”. “Lo que está pasando”, añade Subalusky, “es una ventana hacia el pasado, cuando los grandes rebaños migratorios eran libres de deambular por el paisaje, y los ahogamientos seguramente jugaron un papel importante en los ríos de todo el mundo”.

Referencia: Annual mass drownings of the Serengeti wildebeest migration influence nutrient cycling and storage in the Mara River (PNAS)

http://www.fogonazos.es

LOS CUERVOS NO PERDONAN (LECCIONES DE AVES NEGRAS)

LOS CUERVOS SON ÁVIDOS PRACTICANTES DE LAS ARTES DEL DISCERNIMIENTO, LA INTUICIÓN, EL CASTIGO Y EL AGRADECIMIENTO
.

“Say ‘Nevermore'”, said Shadow.

“Fuck You”, said the Raven.

Neil Gaiman

En alguna tradición, aunque no descarto que imaginaria, se dice que cuando uno anda sobre el camino y de pronto duda, ante una bifurcación, qué sendero elegir, hay que mirar al cielo en busca de un cuervo para que éste, con su vuelo, nos indique la dirección correcta. Tal vez esto se deba a que los cuervos saben a dónde van, tal vez a su inteligencia –que destaca por un filo casi sensorial– o a su afición por anidar en las alturas para gozar con holgura del panorama.    

Además de presumir un fecundo simbolismo dentro de muchas tradiciones, en otro plano son seres que ejercen una suerte de pragmatismo trascendental: difícilmente se equivocan y llevan las artes intuitivas a las proximidades de la impecabilidad. Por eso pareciera que una de sus muchas cualidades, recién comprobada, resulta particularmente didáctica: su capacidad de discernir entre benefactores y agresores, de premiar a unos y castigar a otros –como Condes de Montecristo.

Un estudio publicado hace poco en la revista especializada Animal Behavior, advierte que los cuervos no perdonan. Dicho de forma menos categórica, los cuervos determinan cuando una persona es o no su aliada, y este juicio queda impreso en su memoria.

Investigadores experimentaron con nueve cuervos, todos criados en cautiverio por ellos mismos y por lo tanto familiarizados entre sí. Los cuervos fueron entrenados para recibir un trozo de pan de uno de los investigadores, luego llevarlo a manos del otro y recibir, a manera de premio, un pedazo de queso. Sin embargo, en ejercicios posteriores el entrenador que en un principio intercambiaba el pan por el queso, en lugar de recompensarlos procedía a comerse el queso.

Un par de días después las aves fueron presentadas con tres entrenadores: el que les daba el pan, el que comía el queso frente a ellos en lugar de dárselos, y un tercero neutral que no había participado en el ejercicio anterior. Seis de las siete aves fueron a jugar con el primero, el justo, una con el neutral, y al “traidor” simplemente lo ignoraron. 1 mes después se organizó una dinámica similar, con igual resultado. Es decir, los cuervos simplemente no perdonaron a aquel que los engañó.

Al parecer, esta estricta política corvina es proporcional al agradecimiento que profesan con sus benefactores. Y aquí viene a la memoria el caso de Gabi Mann, la niña que a sus 8 años, y tras 4 de alimentar diariamente a un grupo de cuervos salvajes, un día comenzó a recibir aves regalo de ellos. Pero no sólo eso: la mayoría de estas ofrendas eran objetos brillantes, los cuales ejercen una una fascinación entre estas aves, que incluso acostumbran atesorarlos, y por lo tanto estos obsequios representaban sus más valiosos hallazgos.

En resumen, los cuervos eligen bien a las personas de quienes se rodean, difícilmente perdonan y practican un profundo agradecimiento. Contemplarlos podría aportarnos enseñanzas mucho más útiles, y naturales, que perseguir lecciones fáciles en notas de Internet (incluida esta). Así que si quieres “autosuperarte”, busca cuervos y obsérvalos. 

http://pijamasurf.com

El ordenador DeepMind, de Google, comienza a razonar

Una nueva red le ha permitido superar al humano en pruebas para relacionar formas, y ha obtenido buenos resultados al establecer otro tipo de relaciones

El ordenador DeepMind, de Google, comienza a razonar

 

La inteligencia de los humanos es especialmente hábil a la hora de relacionar lugares, secuencias, objetos y palabras por medio de la lógica. Gracias a esta habilidad, se puede pensar de forma transversal y sacar conclusiones de forma intuitiva.

Las máquinas, que son excelentes a la hora de usar la estadística para extraer patrones o bien establecer relaciones pero solo a partir de reglas preestablecidas, no pueden llegar al mismo nivel. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por científicos que trabajan en el proyecto DeepMind, de Google, han desarrollado un sistema que pretende llevar a cabo un proceso más similar al que hacen los humanos. De momento, ya han logrado superar al hombre en pruebas de relación de imágenes complejas.

La investigación, que se ha publicado en el portal ArXiv, ha construido una red neural para llevar a cabo este tipo de razonamiento basado en relaciones. En primer lugar, han preparado pequeños programas, cada uno con una arquitectura especializada y destinada a distintas tareas, como procesar imágenes, analizar el lenguaje o aprender juegos. Después, los han preparado para colaborar y encontrar patrones en los datos.

 

De este modo, han logrado que trabajen en la tarea de comparar pares de entidades en escenarios individuales. «Hemos forzado a la red a descubrir las relaciones que existen entre los objetos», ha explicado en Sciencemag.org Timothy Lillicrap, coautor del estudio y científico del proyecto DeepMind.

Los investigadores pusieron a prueba a su red con distintas pruebas. Por ejemplo, les hicieron relacionar imágenes de objetos, como cubos, cilindros o bolas, para saber si eran las mismas o no. Para ello, le preguntaron a la máquina cosas como esta: «Delante de la cosa azul hay un objeto. ¿Tiene la misma forma que la pequeña cosa azul que está a la derecha de la bola metálica?».

Módulos neurales

Las respuestas de la máquina se produjeron gracias a la acción de dos redes. En este caso, una estaba destinada a reconocer objetos, y la otra a interpretar la pregunta. En las pruebas, los humanos consiguieron 92 por ciento de tasa de éxitos, pero quedaron por detrás del nuevo algoritmo de Google, que logró un 96 por ciento de aciertos.

Los investigadores también pusieron a la red a trabajar con pruebas de lenguaje. Le preguntaron cosas como: «Sandra cogió una pelota», y «Sandra fue a la oficina», así que, ¿«dónde está la pelota»? En este tipo e pruebas de inferencia, la máquina obtuvo tasas de acierto del 98 por ciento, mientras que los ordenadores anteriores se habían quedado en el 45 por ciento.

El ordenador también obtuvo buenos resultados en pruebas de movimiento, en los que pudo identificar conexiones para explicar el patrón de desplazamiento de una pelota, y en análisis de forma, en los que captó la silueta humana a partir de meros puntos en movimiento.

Tal como ha dicho Kate Saenko en Sciencemag.org, la gran ventaja de este algoritmo es que sencillo pero puede resolver preguntas complejas. Además, la simplicidad le permite ser combinado con otras redes. Por eso, los autores del artículo han hablado de que su red es como un «dispositivo de enchufar y listo» que le permite a cada parte del sistema centrarse en las tareas en las que destaca.

Este sistema podría servir para entender redes sociales, analizar grabaciones de vídeo o guiar automóviles por el tráfico. Para lograrlo aún será necesario aumentar la complejidad de las preguntas y las posibles soluciones.

http://www.abc.es/ciencia

 

Impresión en 3D, «la cuarta revolución»

Las impresoras ya son capaces de reproducir injertos de piel, piezas para aviones o comida

Dos corazones impresos a tamaño real por una impresora 3D
Dos corazones impresos a tamaño real por una impresora 3D – EFE

Cada vez está más cerca el día en que todo el mundo pueda darle a un botón e imprimir en casa un utensilio de cocina o una camiseta. La impresión en 3D avanza a pasos agigantados: ya utiliza plásticos, metales y resinas, y su aplicación se extiende a campos tan diversos como la medicina, la aeronáutica, la arquitectura o el marketing.

Así se puede comprobar con el centenar de objetos reunidos en la exposición que se inaugura hoy en la Fundación Telefónica en Madrid titulada «3D: Imprimir el mundo», que se podrá visitar hasta el 22 de octubre.

«Algunos lo llaman ya la cuarta revolución», explica Laura Fernández, responsable de exposiciones del espacio. Sus ventajas de producción son infinitas: desde el abaratamiento de los costes o la agilización del proceso, hasta la creación de estructuras y formas hasta ahora imposibles. Siemens ya fabrica con esta técnica turbinas de gas para aviones. Se imprimen en una sola pieza, cuando antes requería 13 estructuras diferentes. Ahora trabajan para llegar a imprimir las partes externas de metal del avión.

 

En el ámbito médico, las prótesis hechas a medida cada vez son más populares, mientras se sigue investigando otras aplicaciones. El martes, un equipo de investigadores españoles anunció que había logrado imprimir hueso y cartílago para implantarlos en pacientes con roturas o lesiones.

En otros sectores, en cambio, se sirven de esta técnica para agilizar las pruebas de producto. Hoy, el 10 por ciento de su uso industrial lo capitalizan los departamentos de márketing. A nivel global, para 2020 la impresión en 3D se cuadruplicará.

Como una manga pastelera

Aunque parezca imposible, también hay impresoras que ofrecen la posibilidad de imprimir comida. Sin embargo, según explica el responsable de Telefónica Digital, Salvador Pérez Crespo, son como «mangas pasteleras». Se usan para repostería o pasta, pero ¿se podrá llegar a imprimir un pollo? «Es complicado, porque es crear materia».

Por su parte, Estados Unidos ya ha anunciado que está desarrollando una nueva versión de «la madre de todas las bombas» y lo hará con la ayuda de una impresora 3D. «Se habla del dilema de las armas porque es una novedad, pero cuando tengamos un poco de perspectiva nadie hablará de eso. Hoy todos sabemos que se fabrican armas de otras maneras y nadie cuestiona la fabricación», dice Pérez Crespo.

EE.UU. creará una versión de «la madre de todas las bombas» utilizando el 3D

Aún le quedan muchos retos por delante a esta tecnología, que tiene sus antecedentes en los años 60. La capacidad para mezclar varios materiales en una misma impresión no está resuelto, como tampoco lograr que el proceso sea rápido. «A veces se bromea con que una ostra tarda menos en fabricar una perla —unos diez años— que una impresora 3D», señala el experto.Además, aún se debe lograr que cada persona pueda disponer de una impresora 3D para que sea una revolución completa. Aunque los precios están bajando, será difícil que el usuario cuente con toda la colección de materiales. Para los expertos, es más probable que el ciudadano acabe teniendo un modelo básico en casa y acuda al quiosco del barrio para las construcciones complejas. Así de sencillo.

http://www.abc.es/sociedad

Cuando las mujeres no podían tocar el violonchelo para evitar el “impúdico” despatarre

Iñaki Berazaluce

Mujeres tocando viola da gamba, Francesco Francia (1500). Imagen: The Cipher.

 

El despatarre -más conocido por el término inglés ‘manspreading‘- está en boca de todos desde que el Metro de Madrid iniciara la semana pasada una campaña pidiendo a los usuarios (hombres, pero no sólo) que respeten el espacio ajeno evitando abrirse de piernas más de lo estrictamente necesario.

Pero el despatarre no es algo nuevo, sino inherente al ser humano, como ya pudimos ver en esta recopilación de cuadros clásicos en los que hombres (siempre hombres) hacen de su capa un sayo y de su huevera una pista de aterrizaje. Hasta el siglo XIX el violonchelo fue un instrumento vetado a las mujeres por culpa de la postura que debe adoptar el ejecutante: las piernas abiertas de par en par para dejar espacio a los 45 centímetros que tiene, de media, el instrumento en su parte más ancha. Womanspreading de libro, para escándalo de puritanos.

“El violonchelo es una evolución de la viola de gamba, un instrumento casi desaparecido pero muy popular en el barroco. Las pocas mujeres que tocaban la viola lo hacían con las piernas cerradas y el instrumento apoyado en las rodillas, porque aún no había incorporado la pica, la larga aguja sobre la que se apoya el violonchelo”, me cuenta Susanna Rozsa, violonchelista húngara afincada en Ibiza.

(En honor a la verdad, hay que apuntar que no sólo el chelo sino también todos los instrumentos de viento estaban prácticamente vetados para las mujeres, por aquello de que soplar una flauta traía a los hombres imágenes libidinosas incompatibles con el noble arte de la interpretación musical. Realmente, el único instrumento que las mujeres podían tocar antes del siglo XX era el piano y sus derivados -clave y clavecín- en tanto la postura y la ejecución eran consideradas “apropiadas” para la “gracia” femenina. E inmóvil, evitando cualquier tentación de tocar en público).

Aunque ya se sabe de alguna violonchelista femenina en orquestas del siglo XVIII, la postura que adoptaban era necesariamente distinta a la que conocemos hoy. Según el manual The Technics of Violoncello Playing’, escrito en 1898 por E.S.J. Van der Straeten,

“Hay dos alternativas para [que las mujeres] toquen el instrumento que son más elegantes y, por tanto, más frecuentes. La primera y la mejor es girar ambas piernas a la izquierda, doblando la rodilla derecha y situándola bajo la izquierda. El lado izquierdo de la parte trasera del instrumento debe recostarse sobre la rodilla izquierda, y el instrumento sobre la barbilla, en una postura inclinada. La segunda consiste en descansar la rodilla derecha en un cojín sujeto en la parte trasera del instrumento, mientras éste se apoya en la rodilla izquierda”.

Por si no se hacen una idea de la postura según la descripción pueden recurrir a una imagen más conocida: la amazona montada a horcajadas en su caballo o, más cerca aún en el tiempo, la donna italiana haciendo lo propio en la Vespa (de paquete, se entiende). Ya saben, las piernas cerradas, que entran íncubos.

No se sabe con certeza quién fue la primera violonchelista en romper con el rancio código de postura al violonchelo, pero se barajan varios nombres: la francesa Lisa Cristiani, que dejó impresionado al mismísimo Mendelssohn cuando actuaba en Leipzig con sólo 18 años, o casi un siglo después la portuguesa Guilhermina Suggia, legendaria violonchelista que vendió su violonchelo Stradivarius para financiar una beca que aún hoy promueve a los jóvenes intérpretes de este instrumento -ellas y ellos- en Portugal.

Guilhermina Suggia. Imagen: Wikicommons.

Susanna Rozsa, junto a Ramón Mayol. Imagen: Periódico de Ibiza.

http://blogs.publico.es/strambotic/2017/06/woman-spreading/

La moción del pene más largo

Resultado de imagen para guerras florentinos y venecianos

De las disputas entre florentinos y venecianos en pleno Renacimiento por el control de las rutas comerciales se cuenta una historia tan divertida como falsa, según la cual generales de ambos bandos decidieron poner fin a las hostilidades entre ambas repúblicas y adjudicar la victoria al bando que tuviera en promedio el pene más largo. Intervino entonces un humanista florentino, protegido de los Médici y canciller de la ciudad, Poggio Bracciolini, que auguró sin lugar a dudas que Venecia se impondría: “Su miembro viril –dijo- posee tal longitud que llega a cubrir enormes distancias. ¿Cómo se explica si no que, cuando pasan años a cientos de millas de su hogar, encuentren a su retorno que son padres de varias criaturas?”. La ofensa provocó, o eso se cuenta, que la guerra se prolongara varios años más.

Lo peor que le podría pasar a la moción de censura de Unidos Podemos que este martes empieza a debatirse en el Congreso es que sus promotores se confundieran de adversario y que lo que está llamado a ser la reprobación del Gobierno de las cloacas se convirtiera en una refriega entre las fuerzas de la oposición para demostrar quién lucha más contra la corrupción, quien es más de izquierdas y, en definitiva, quién la tiene más larga, asunto éste último que bien podría dirimirse en algún otro foro más privado con verificadores imparciales.

Existen razones suficientes para censurar a un Ejecutivo abrasado, cuyo presidente tendrá que declarar en unas semanas como testigo de la rapiña de su partido, y al que el propio Tribunal Constitucional ha enmendado la plana por esa amnistía fiscal para amiguetes decretada por Montoro. En la misma hoguera arde su titular de Justicia por sus complicidades con el hampa, el de Interior, una vicepresidenta que se pensaba incombustible y que ha fracasado en la extinción del incendio catalán y una recua de ministros, que no es que estén quemados sino simplemente a estrenar por falta de uso o, directamente, inservibles.

De la inteligencia del candidato dependerá que la moción cumpla sus objetivos, entre los que es obvio que no se encuentra el de derribar a Rajoy, sino retratarle a él y a sus ninguneados socios de naranja, y ya de paso redibujar al propio Iglesias como presidenciable, algo que exige diagnósticos y, sobre todo, soluciones. Más que un golpe de efecto, la moción ha de ser un golpe en la mesa, una demostración de que existe una alternativa creíble que no se conforma con pirotecnia y que ha dejado atrás el infantilismo y las pedorretas.

Si en algún momento la moción fue pensada para mostrar las vergüenzas del PSOE, los nuevos acontecimientos deberían hacer que Iglesias reconsidere la estrategia. El tercer gran objetivo de la censura no puede ser el de volar puentes sino el de preparar el camino de un entendimiento inevitable, salvo que lo que se quiera es perpetuar al PP y su cleptocracia. La anunciada abstención de los socialistas es un paso, una señal de predisposición al pacto que no debería ser menospreciada. Tiempo habrá para competir por el tamaño del pene. Lo absurdo ahora sería continuar la guerra.

JUAN CARLOS ESCUDIER

http://blogs.publico.es/escudie

Hallan un pájaro atrapado en ámbar de hace 100 millones de años

La cabeza, el cuello, el ala o las patas del ave se aprecian con gran detalle. Murió cuando acababa de salir de huevo y quedó pegada a la savia de un árbol

El ave atrapada en ámbar
El ave atrapada en ámbar – Lida Xing, Jingmai K. O’Connor, Ryan C. McKellar, Luis M. Chiappe, Kuowei Tseng, Gang Li, Ming Bai

 

No es tan extraño encontrar piezas de ámbar que contienen insectos de hace millones de años, pero un pájaro entero es todo un prodigio. Eso es lo que descubrió un grupo de científicos en un trozo de ámbar de 100 millones de años de antigüedad recuperado en Myanmar. Dentro había un pájaro recién salido del huevo que quedó atrapado en la savia que brotaba de un árbol. En la muestra pueden contemplarse la cabeza, el cuello, el ala, la cola y las patas del ave con un detalle que los científicos consideran impresionante.

«Es la visión más completa y detallada que jamás hemos tenido», asegura a New Scientist Ryan McKellar, del Royal Saskatchewan Museum de Regina, en Canadá, miembro del equipo que descubrió el ave. «Ver algo tan completo es asombroso. Es simplemente impresionante».

Parece como si la piel y la carne reales del pájaro estuvieran todavía preservados en el ámbar, pero en realidad se trata de una impresión muy detallada. Estudios de hallazgos similares muestran que la carne se ha degradado en carbono, y no hay ADN utilizable. El ámbar conserva algunos de los colores de las plumas, pero en este caso no son muy llamativos, admite McKellar. «Eran pequeños pájaros marrones».

 

El ejemplar pertenecía a un grupo de pájaros conocidos como enantiornites o ‘pájaros opuestos’, que vivían junto a los antepasados de las aves modernas y que prosperaron hasta que murieron con los dinosaurios hace 66 millones de años.

El nuevo hallazgo se suma a evidencias anteriores de su capacidad para el vuelo, ya que la cría tenía un conjunto completo de plumas para el vuelo y le estaban creciendo las plumas de la cola, pero extrañamente carecía de plumas en la mayor parte del cuerpo en lugar de estar cubierto como las crías de hoy.

Probablemente, estos pájaros nacían el suelo y trepaban a los árboles, dice McKellar, lo que los hacía particularmente propensos a quedarse atrapados en la savia.

El pasado año, un equipo de investigadores de la Universidad de Geociencias de China en Pekín anunciaba el hallazgo, también en Myanmar, de dos pequeñas alas atrapadas en ámbar de hace 99 millones de años, en mitad del período Cretácico, cuando los dinosaurios todavía caminaban sobre el planeta. El hallazgo de las muestras, que contenían huesos, plumas y piel, demostraba que las plumas de las aves ya se parecían mucho a las actuales.

http://www.abc.es/ciencia

 

La grúa de piedra: Roberto Orallo

La imagen puede contener: dibujo

Roberto Orallo

Resultado de imagen para la grua de piedra santander

Con esto de andar de acá para allá y más pendiente de los topos del campo que de otras cosas, llega un momento en que casi me da vergüenza no haber hecho una entrada de ciertos elementos icónicos tanto de Santander como de Cantabria. Esta, por ejemplo, había que ponerla por decreto al ser uno de los elementos más importantes de la zona de paseo santanderina, la famosa grúa de piedra del Muelle de Maura frente al Paseo de Pereda que es todo un símbolo de la ciudad y lleva ahí ni más ni menos que ciento doce años.

Y no es que lo diga yo, lo dice ésta placa situada en la parte superior de la base en la que figura el 16 de mayo de 1900 como fecha de inauguración. Mira qué bien, con números redondos es mucho más fácil hacer la resta para los iletrados con blog como yo.

  • Publicado por: Ciudad
  • http://www.vamosacantabria.com

Descubren en Marruecos a los primeros de nuestra especie

El hallazgo de restos de Homo sapiens de hace 300.000 años retrasa en 100.000 años el origen del hombre moderno

Recontstrucción del cráneo hallado en Jebel Irhoud, en Marruecos
Recontstrucción del cráneo hallado en Jebel Irhoud, en Marruecos

Nuestra especie, Homo sapiens, podría ser 100.000 años más antigua de lo que se creía. O por lo menos esa es la conclusión de un equipo de paleontólogos tras analizar restos fósiles de cinco humanos de hace entre 300.000 y 350.000 años hallados en el yacimiento de Jebel Irhoud, en Marruecos, una cueva situada a unos 100 km. al oeste de Marrakech.

Los hallazgos, que se detallan esta semana en dos artículos de Nature, representan los restos más antiguos que se conocen hasta ahora de Homo sapiens. Y sugieren que los procesos evolutivos que llevaron a la aparición de los humanos modernos pueden no haber estado confinados, como se creía, al este de África.

 
 
 Los fósiles, que aparecieron junto a herramientas de piedra y huesos de animales, fueron descubiertos por un equipo de investigadores liderados por Jean-Jacques Hublin, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, y por Abdelouahed Ben-Ncer, del Instituto Nacional de Arqueología de Marruecos.
 

Antes de este descubrimiento, los fósiles más viejos de Homo sapiens datados con seguridad eran los hallados en el yacimiento de Omo Kibish, en Etiopía, con una antigüedad de 195.000 años. Y hasta ahora la mayoría de los paleontólogos creía que todos los humanos actuales procedemos de una única población que vivió en el este de Africa hace unos 200.000 años, aunque no estaba muy claro si nuestra forma de ser humanos surgió con rapidez en ese momento o si, por el contrario, se desarrolló de forma gradual durante los últimos 400.000 años.

En palabras de Hublin, “solíamos pensar que había una cuna de la Humanidad hace 200.000 años en el este de Africa, pero nuestros nuevos datos revelan que Homo sapiens se extendió por todo el continente africano hace cerca de 300.000 años. Mucho antes de que Homo sapiens se dispersara fuera de Africa, hubo una dispersión dentro de África”.

Ya durante la pasada década de los 60, se encontraron fósiles humanos en Jebel Irhoud, junto a huesos de animales y herramientas de piedra similares a las de las culturas Musterienses europeas, asociadas normalmente con asentamientos de neandertales. Originalmente, a esos fósiles se les atribuyó una edad de cerca de 40.000 años y se les consideró como una rara “forma africana” de Neanderthal, pero análiss posteriores han puesto seriamente en duda esas conclusiones.

Ahora, las nuevas excavaciones en el mismo yacimiento, que empezaron en 2004, han sacado a la luz nuevas herramientas de piedra y fósiles humanos, cuyo número ha pasado de 6 a 22 y que pertenecieron, por lo menos, a cinco individuos diferentes. Entre ellos destacan un cráneo parcial y una mandíbula inferior.

Para establecer una cronología precisa de los restos, los investigadores aplicaron el método de datación por termoluminescencia a fragmentos de pedernal caliente hallados en los mismos depósitos. Y el resultado fue que los pedernales arrojaron una edad superior a los 300.000 años, empujando cien mil años atrás los orígenes de nuestra especie.

“Los yacimientos bien datados de esa época -afirma por su parte Daniel Richter, experto en geocronología de Instituto Max Planck- son excepcionalmente raros en Africa, pero tuvimos la suerte de que muchos de los artefactos de pedernal de Jebel Irhoud habían sido calentados en el pasado, lo que nos permitió aplicar en ellos la datación por termoluminescencia y establecer una cronología consistente para los nuevos fósiles humanos y las capas de terreno justo por encima de ellos”.

Además, el equipo de investigadores fue capaz también de recalcular una edad directa de la mandíbula de Jebel Irhoud 3, encontrada en los años 60 y cuya antigüedad había sido subestimada.

Rasgos faciales y dentales

Con esa información en la mano, el paleontólogo Jean-Jacques Hublin y sus colegas analizaron los fósiles y lograron identificar en ellos numerosos rasgos faciales y dentales que los alineaban con los humanos modernos. Esos rasgos, además, convivían con una morfología neurocraneal y endocraneal más primitiva.

Los cráneos de los humanos que viven en la actualidad se caracterizan por una combinación de rasgos que nos distinguen claramente de nuestros antepasados. Y algunos de esos rasgos están presentes en los fósiles de Jebel Irhoud. Hublin y su equipo utilizaron exploraciones micro tomográficas computerizadas de última generación y análisis estadísticos de formas basados en cientos de medidas 3D para demostrar que la forma facial de los fósiles de Jebel Irhoud es prácticamente indistinguible de la de los seres humanos actuales.

Sin embargo, y en contraste con sus rostros modernos, los cráneos de estos homíninos conservan aún una forma alargada y arcaica.

“Nuestros hallazgos -afirma Philipp Gunz, otro de los miembros del equipo- sugieren que la moderna morfología facial humana se estableció muy al principio de la historia de nuestra especie, al contrario de la forma cerebral, y posiblemente de la función cerebral, que fue evolucionando dentro del linaje Homo sapiens”.

Además, la morfología y la edad de los fósiles de Jebel Irhoud corroboran la idea de que un enigmático cráneo parcial hallado en Florisbad, Sudáfrica, es también un representante temprano de Homo sapiens. El descubrimiento de Hublin, por lo tanto, termina de demostrar que los primeros fósiles de Homo sapiens están repartidos por todo el continente africano: Jebel Irhoud, en Marruecos (300 mil años), Florisbad, en Sudáfrica (260 mil años) y Omo Kibish, en Etiopía (195 mil años). Lo que indica una historia evolutiva compleja de nuestra especie, que involucra a todo el continente africano y no solo a una parte de él.

“El norte de Africa -sostiene Abdelouahed Ben-Ncer, co director de los trabajos- ha sido descuidado durante mucho tiempo en los debates sobre el origen de nuestra especie. Pero los espectaculares descubrimientos de Jebel Irhoud demuestran las estrechas conexiones del Magreb con el resto del continente africano en el momento de la emergencia de Homo sapiens”.

Basándose en esos análisis, los investigadores sugieren que los homininos de Jebel Irhoud representan la fase evolutiva más temprana de Homo sapiens.

Las herramientas

En el segundo artículo de Nature, Shannon McPherron y sus colaboradores demuestran que las herramientas asociadas a los fósiles son realmente típicas de las culturas africanas de la Edad de Piedra intermedia. Los fósiles fueron encontrados en depósitos junto a huesos de animales (principalmente gacelas) que mostraban claras evidencias de haber sido cazados.

En cuanto a las herramientas, predominan las formas puntiagudas y la mayoría de ellas están fabricadas en silex de alta calidad. Los conjuntos de artefactos de la Edad de Piedra intermedia como los de Jebel Irhoud se encuentran por toda Africa, y los investigadores creen que nos hablan de una adaptación que permitió a Homo sapiens dispersarse por todo el continente.

“Los artefactos de piedra de Jebel Irhoud -afirma McPherron- son muy parecidos a los hallados en depósitos de edad similar en el este y el sur de África. Es muy probable que esas innovaciones tecnológicas estén vinculadas al surgimiento de Homo sapiens”.

En resumen, los descubrimientos de Marruecos arrojan una nueva luz sobre la evolución de Homo sapiens, y demuestran que la especie a la cual todos nosotros pertenecemos evolucionó y se dispersó mucho antes de lo que se creía hasta ahora.

http://www.abc.es/ciencia