Los sonidos «f» y la «v» nacieron con la alimentación del Neolítico

Científicos han concluido que estos sonidos se extendieron por cientos de lenguas con la adopción de una dieta blanda que transformó la fisionomía de las mandíbulas, hace 4.000 años

Los sonidos «f» y la «v» nacieron con la alimentación del Neolítico

En la actualidad existen entre 7.000 y 8.000 lenguajes hablados en todo el mundo. Se construyen a partir de 2.000 sonidos diferentes, desde las llamadas vocales cardinales («a», «e» y «o»), hasta los chasquidos consonánticos de las lenguas click, del sur de África. Cada una de estas lenguas es más rica en un tipo de sonidos que en otros y ha evolucionado de una forma concreta a lo largo del tiempo: aparecen y desaparecen conceptos, las palabras más usadas se acortan, se adoptan una entonaciones u otras.

Algunos científicos consideran que toda esta maravillosa diversidad surge porque el lenguaje es parte de nuestra naturaleza: un producto de nuestra cultura, pero también de nuestro cuerpo, de nuestras manos, de nuestra boca y de nuestra garganta.

Algunos de estos científicos acaban de publicar un estudio en la revistaScience en el que han demostrado que dos sonidos esenciales en las lenguas contemporáneas, «f» y «v», aparecieron hace apenas cuatro milenios. Gracias a cinco años de trabajo, en los que han comparado multitud de lenguas y han elaborado sofisticados modelos biomecánicos, han concluido que estos sonidos surgieron gracias al cambio de dieta que trajo consigo el Neolítico y que estuvo asociado con transformaciones esenciales en la forma de morder.

«Nuestro artículo muestra evidencias que apuntan al hecho de que los sonidos labiodentales han aparecido recientemente en la historia de nuestra especie», ha dicho en rueda de prensa Damian Blasi, investigador en la Universidad de Zurich y en el Instituto Max Planck de Ciencia de la Historia Humana, y uno de los tres autores del estudio. Blasi se refirió así a sonidos como «f» y «v», muy comunes y presentes en la mitad de las lenguas actuales.

Este artículo muestra que un cambio cultural puede cambiar nuestra biología de forma que afecte a nuestro lenguaje», ha dicho enSciencemag.org Noreen Von Cramon-Taubadel, investigador en la Universidad de Buffalo, Estados Unidos.

Aunque no está claro cuándo surgió el lenguaje, se considera que la mayoría de sus sonidos aparecieron hace unos 300.000 años, con el nacimiento de nuestra especie, Homo sapiens. Pero hay una excepción. Hace tres décadas, el lingüista Charles Hockett propuso que los sonidos labiodentales, que se hacen con los labios inferiores y los dientes superiores, no podían estar presentes desde tan pronto, en las poblaciones de cazadores-recolectores.

Mandíbulas del Paleolítico

¿Por qué? Porque en los humanos del Paleolítico los dientes superiores e inferiores estaban alineados en las mandíbulas, de forma que les resultaba más costoso hacer estos sonidos. Sin embargo, esto cambió, según Hockett y otros, cuando la mandíbula se modificó y los dientes superiores quedaron adelantados sobre los inferiores, como ocurrió a partir del Neolítico y pasa hoy en día.

Según dijo Hockett, esta diferencia tiene su origen en la alimentación. En el Paleolítico los alimentos eran más fibrosos y duros, por lo que las mandíbulas inferiores eran mayores, los molares salían más adelantados y los dientes inferiores y superiores estaban alineados. Esta dentadura, decía Hockett, hacía más difícil que la mandíbula superior tocase el labio inferior, lo que hace falta para pronunciar los sonidos labiodentales.

Damian Blasi y sus colegas Balthasar Bickel y Steven Moran quisieron poner a prueba esta hipótesis. Lo hicieron a través de modelos computacionales biomecánicos con los que trataron de simular cómo el humano produce los sonidos labiodentales. En concreto, los investigadores compararon la mordida característida del Paleolítico con la del Neolítico. Así observaron que la mordida más moderna hace un 29% más fácil pronunciar los sonidos labiodentales.

Diferencia entre la mordida del Paleolítico (izquierda), con los dientes superiores e inferiores alineados, y la moderna (derecha), con los dientes superiores adelantados
Diferencia entre la mordida del Paleolítico (izquierda), con los dientes superiores e inferiores alineados, y la moderna (derecha), con los dientes superiores adelantados – Scott Moisik

Blasi ha resaltado que no es que una cosa ocurriera como consecuencia de la otra. Sino más bien que este cambio aumentó la probabilidad de que aparecieran dichos sonidos: «El proceso fue gradual, no determinista, y diverso en las regiones y sociedades, con frecuencia modulado por factores sociales y culturales, como el prestigio».

Según ha sugerido Balthasar Bickel, otro de los autores del estudio, a medida que más adultos fueron desarrollando la mordida no alineada comenzaron a usar más los sonidos con «f» y «v». Incluso, ha sugerido, estos sonidos pudieron convertirse en una señal de prestigio en India o Roma, representando dietas más blandas y ricas.

El auge de la «f» y la «v»

Además de esto, los investigadores también analizaron la distribución de los sonidos labiodentales en miles de lenguas, y su relación con las fuentes de comida más características de las poblaciones que las hablan. «Descubrimos que aquellas poblaciones con una larga tradición de dietas blandas y preparación de comida son las que tienden a albergar más sonidos labiodentales». De hecho, las poblaciones de cazadores-recolectores analizadas tienen la cuarta parte de sonidos labiodentales que las sociedades agrícolas.

Por último, analizaron las relaciones entre las lenguas Indo-Europeas y averiguaron que los sonidos labiodentales se extendieron muy rápidamente. Pasaron de ser raros hace 8.000 años a extenderse ampliamente gracias a la adopción de la agricultura y los métodos de procesamiento de alimentos como la molienda de grano. En la actualidad, las consonantes «f» y «v» aparecen en el 76 % de las lenguas Indo-Europeas. De hecho, según los autores, los sonidos labiodentales se extenderán aún más, por todo el mundo, con la adopción de dietas más blandas.

A la vista de sus conclusiones, los investigadores han propuesto analizar el lenguaje desde una perspectiva más biológica, en la que se estudie su relación con la biomecánica y la neurofisiología. «Los nuevos métodos desarrollados en nuestro artículo nos permitirán ir más allá para reconstruir los sonidos del habla del pasado antiguo o prehistórico», ha dicho Steven Moran, otro de los autores.

Sin embargo, este estudio tiene limitaciones, puesto que los autores se han centrado en los lenguajes Indo-Europeos, por estar muy extendidos y estar muy bien documentados.

Los autores han dicho estar interesados en aplicar estos métodos a más sonidos. Otra de sus metas será sumergirse en los orígenes evolutivos del lenguaje hablado. «Ahora estamos en posición de investigar si el origen del lenguaje hablado evolucionó gradualmente o no», ha dicho Moran. Y, más en concreto, estudiar cómo los sonidos surgieron a casa de la interacción entre la biología y la cultura, y cuáles aparecieron antes que otros.

Además, estos hallazgos sugieren que los sonidos «f» y «v» tuvieron un coste. Según Moran: «Nuestra mandíbula inferior es más pequeña, padecemos las muelas del juicio y tenemos los dientes apiñados». Todo para usar una de las herramientas más potentes a nuestro alcance: el lenguaje hablado.

https://www.abc.es/ciencia

Estudio de la NASA reproduce los orígenes de la vida en el fondo del océano

Estudio de la NASA reproduce los orígenes de la vida en el fondo del océano

Un grupo de investigadores de la NASA ha reproducido en el laboratorio cómo los ingredientes para la vida podrían haberse formado en lo profundo del océano hace 4 000 millones de años.

Los resultados del nuevo estudio ofrecen pistas sobre cómo comenzó la vida en la Tierra y en qué otro lugar del universo podemos encontrarla.

Respiraderos hidrotermales en laboratorio

La astrobióloga Laurie Barge y su equipo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, están trabajando para reconocer la vida en otros planetas estudiando los orígenes de la vida aquí en la Tierra. Su investigación se centra en cómo los bloques de construcción de la vida se forman en las fuentes hidrotermales del fondo del océano.

Para recrear los respiraderos hidrotermales en el laboratorio, el equipo hizo sus propios fondos marinos en miniatura al llenar vasos con mezclas que imitan el océano primordial de la Tierra. Estos océanos de laboratorio actúan como viveros de aminoácidos, compuestos orgánicos que son esenciales para la vida tal como la conocemos. Como los bloques de Lego, los aminoácidos se construyen unos sobre otros para formar proteínas, que forman a todos los seres vivos.

Hallados alrededor de las grietas del fondo marino, los respiraderos hidrotermales son lugares donde se forman chimeneas naturales, liberando el fluido calentado debajo de la corteza terrestre. Cuando estas chimeneas interactúan con el agua de mar que las rodea, crean un entorno en constante cambio, que es necesario para que la vida evolucione y cambie.

Este ambiente oscuro y cálido alimentado por energía química de la Tierra puede ser la clave de cómo podría formarse la vida en los mundos más alejados de nuestro sistema solar, lejos del calor del Sol.

La luna de Júpiter, Europa, y la luna de Saturno, Encelado, por ejemplo, podrían tener respiraderos hidrotermales en los océanos bajo sus cortezas heladas. Comprender cómo podría comenzar la vida en un océano sin luz solar ayudaría a los científicos a diseñar futuras misiones de exploración, así como experimentos que podrían excavar bajo el hielo para buscar evidencia de aminoácidos u otras moléculas biológicas.

Los exoplanetas (mundos más allá de nuestro alcance, pero aún dentro del ámbito de nuestros telescopios) pueden también tener firmas de vida en sus atmósferas que podrían revelarse en el futuro.

https://www.xatakaciencia.com

Tu tarjeta de crédito en el número Pi

Tu tarjeta de crédito en el número Pi

Como para prácticamente todo existe un día internacional, hoy es el turno para el número Pi. Se lo debemos al físico Larry Shaw, que lo propuso en 1988 en el Museo de Ciencia de San Francisco. La elección del día no es casual, haciendo coincidir mes y día (3.14) con el inicio de esta constante matemática. A partir de ahí, quienes sean amantes de las casualidades tienen un campo abierto: Albert Einstein nació el 14 de marzo de 1879 y Stephen Hawking murió el 14 de marzo de 2018.

3,14159265358979323846264338327950288419716939937510…, esto es, el número Pi, representa la relación entre la longitud de la circunferencia de un círculo y su diámetro; un valor que siempre es el mismo para cualquier círculo, independientemente de su tamaño. En realidad, tiene mucha más importancia de la que se le otorga, puesto que en el mundo de la ingeniería y la ciencia en general se utiliza para tareas tan dispares como la construcción de una tubería como del cálculo de las rutas aéreas en forma de arco para optimizar el vuelo en cuanto a trayecto y combustible.

No está del todo claro quién descubrió este número irracional, pero se estima que podrían haber sido los babilonios hace cerca de 4.000 años, si bien es cierto que fue el matemático gales William Jones el primero que utilizó el símbolo π (llamado Pilish) que ahora usamos para Pi hace más de 250 años y que se corresponde con la decimosexta letra griega, que es la primera letra de palabras griegas como ‘perímetro’. Los teóricos indican que mientras que los babilonios utilizaban la relación 25/8 (3,125) para Pi, los egipcios empleaban la de 256/81 (3,160).

Sería Aristóteles, hace unos 2.300 años, quien mostraría con más rigor cómo calcular el valor de Pi, algo que para su época fue innovador considerando que para un matemático de la época  en algo infinito era algo inconcebible.

Se dice que, dado que se trata de una sucesión de números interminable, Pi es capaz de contener los números del 0 al 9 en absolutamente todas las combinaciones posibles, lo que significaría que en algún lugar de su cadena numérica sin fin se encuentra desde nuestro número de teléfono a nuestra tarjeta de crédito o el código del cajero automático. Sería una suerte de Biblioteca de Babel, el cuento del gran Jorge Luis Borges en el que describía una biblioteca capaz de contener todos los libros posibles del mundo.

Hasta tal punto hay quien defiende esta teoría sin comprobar que aseguran que si convirtiéramos las novelas en números, asignando a cada letra el número de la posición que ocupa en el alfabeto, dentro de Pi encontraríamos El Quijote, por ejemplo. Si quiere hacer la prueba, al menos, en los 200 primeros millones de números, puede hacerlo en la web Pi Search.

Aunque el número puede calcularse con relativa facilidad con ayuda de un transportador de ángulos, no se fíen: el matemático británico William Shanks se hizo famoso por calcularlo manualmente hasta en 607 posiciones en el siglo XIX; falló: años más tarde se descubrió que el número en la posición 527 estaba equivocado, lo que hacía que el resto de sus cálculos fueran incorrectos por defecto. En la actualidad resulta más sencillo, de hecho, hace tres años, el suizo Peter Trueb utilizó hasta 24 discos duros y un programa informático para calcular más de 22 billones de dígitos de la constante matemática (sólo leerlo a un ritmo de una cifra por segundo nos llevaría cerca de 700.000 años). Algo menor es la cantidad que ostenta el récord Guinness de memorizar: hasta 70.000 decimales de Pi memorizó en 2015 Rajveer Meena, en India.

¿Realmente es necesario conocer tantos decimales? En realidad no y para muestra un botón: los ingenieros de la NASA sólo utilizan 15 decimales para calcular las trayectorias interplanetarias.

David Bollero

https://blogs.publico.es/kaostica

Los cuadros de Hitler y los grises del mercado de arte

Los cuadros de Hitler y los grises del mercado de arte

“Ortschaft an Vorgebirgssee (Aldea en un lago junto a las montañas)”, acuarela con la firma A. Hitler, fue subastada por Weidler en febrero. Aunque no hubo postores la obra se vendió después a un comprador privado.CreditDaniel Karmann/Agence France-Presse — Getty Images

NÚREMBERG, Alemania — Después de que se vendió el último objeto de la selección de obras de arte, muebles y timbres postales un sábado de febrero, Kathrin Weidler leyó una breve declaración: indicó que se absolvía a la casa de subastas Weidler de cualquier responsabilidad moral por lo que presentarían a continuación.

Entonces Kathrin Weidler, directora del negocio familiar, comenzó la subasta de Aldea en un lago junto a las montañas, una obra de acuarela común y corriente, en 45.000 euros (unos 51.000 dólares). La pintura parecía una más entre las miles de acuarelas comunes y corrientes que se venden en los pequeños mercados al aire libre de toda Europa cada semana, excepto por la firma en la esquina inferior derecha: “A. Hitler”.

En los últimos diez años ha crecido el nicho de mercado de las obras de Hitler, según expertos, lo que ha resultado en un aumento del valor de las pinturas, dibujos y acuarelas que supuestamente creó el después dictador hace más de un siglo. Sin embargo, es probable que muchas de estas obras, si no es que la mayoría, no sean realmente creación de Hitler. Después de permitir que este tipo de subastas públicas se realizaran sin supervisión durante años, los fiscales alemanes empiezan a tomar cartas en el asunto.

Días antes de la subasta de febrero, la fiscalía del distrito inspeccionó la casa de subasta Weidler y confiscó 63 pinturas: 26 que estaban programadas para la venta y otras 37 al parecer destinadas a próximas subastas. La fiscala Antje Gabriels-Gorsolke dijo que las obras de arte fueron incautadas como parte de una investigación de falsificación y fraude.

Semanas antes de eso, la policía interrumpió una venta en la casa de subastas Kloss en Berlín, donde tres pinturas supuestamente de Hitler estaban entre el conjunto de obras ofertadas.

Los cuadros de Hitler y los grises del mercado de arte

Weidler vendió la acuarela “”Standesamt und Altes Rathaus Muenchen (El antiguo ayuntamiento de Múnich)”, con la firma A. HItler, en 2014 por 161.000 dólares. CreditMichael Probst/Associated Press

Hitler hizo la mayoría de sus pinturas antes de la Primera Guerra Mundial, después de que lo rechazaron para estudiar en una escuela de arte y antes de ser recluta del ejército alemán. Una vez en el poder, Hitler ordenó que se recolectaran las obras y posiblemente destruyó algunas de las de peor calidad.

Más allá de la cuestión moral de comprar arte mediocre solo porque lo pintó un dictador genocida, también está el problema de verificar si Hitler en realidad creó las obras. Se han fabricado y certificado como auténticas tantas pinturas falsas que nadie sabe cómo lucen las verdaderas pinturas de Hitler. Ya que no tienen ningún valor artístico, hay pocos valuadores profesionales dispuestos a estudiarlas.

“Todo es parte de una zona gris”, dijo Christian Fuhrmeister, historiador de arte en el Instituto Central para la Historia del Arte de Alemania, organismo de investigación con financiamiento público.“Pero sí nos preguntan al respecto con más frecuencia que antes”, añadió.

Fuhrmeister señaló que todo lo que pueden hacer él y sus colegas es comparar las obras con las pocas pinturas conocidas de Hitler, que están en el archivo estatal de Bavaria, para identificar las falsificaciones evidentes.

El negocio de falsificar pinturas de Hitler data de casi la primera vez que tomó un pincel, de acuerdo con Bart Droog, periodista neerlandés que se especializa en obras falsas atribuidas al alemán. Cuando llegó al poder en 1933 ya existían muchas falsificaciones, y tanto la demanda como la oferta crecieron con los años hasta que, en 2014, un cuadro del ayuntamiento de Múnich supuestamente pintado por el dictador se vendió en 161.000 dólares en la casa de subastas Weidler.

Los cuadros de Hitler y los grises del mercado de arte

“Standesamt und Altes Rathaus Muenchen (El antiguo ayuntamiento de Múnich)” y documentos que Weidler usó para afirmar que la acuarela fue hecha por Hitler antes de la venta en 2014CreditDaniel Karmann/DPA vía Agence France-Presse — Getty Images

Gabriels-Gorsolke, de la fiscalía de distrito, dijo que los fiscales buscan investigar a los propietarios y a vendedores antes de que las obras fueran subastadas para ver si se cometió fraude. De ser falsas, las piezas se confiscarían de manera permanente; por ahora se encuentran en la estación de policía, en el depósito de evidencias.

Weidler ha vendido, además de las 63 obras atribuidas a Hitler que fueron confiscadas en febrero, casi un centenar más, un número sorprendente pues es probable que realmente existan muy pocas con la firma del dictador, dijo Sven Felix Kellerhoff, historiador y periodista del diario Die Welt.

Una de las obras confiscadas es un desnudo en acuarela de Geli Raubal, sobrina de Hitler, con fecha de 1929; hay dos versiones de la misma pintura presuntamente hechas por el dictador alemán. Y lo más probable es que ambas sean falsas.

La otra versión en existencia demuestra por qué, tras décadas de imprecisiones y estafas, es tan difícil diferenciar las pinturas verdaderas de Hitler de las falsificaciones.

Marc-Oliver Boger, experto en falsificaciones de arte y coleccionista de obras falsas, dijo que la segunda versión de la acuarela fue pintada por Konrad Kujau, un falsificador alemán convicto que se volvió famoso en la década de 1980 cuando admitió haber falseado diarios de Hitler que se publicaron en la revista Stern.

Pero la acuarela de Kujau engañó a suficiente gente por tanto tiempo que llegó a estar en un catálogo de 1983 de obras de Hitler, que fue creado por el estadounidense Billy F. Price. Kujau, quien falleció en 2000, falseó tanto los diarios como varias obras firmadas por Hitler y muchas de estas llegaron al catálogo de Price, de acuerdo con Boger.

Para autentificar los trabajos en ese catálogo, Price dependió del juicio de August Priesack, un experto en arte que después fue desacreditado (Priesack también validó los diarios hechos por Kujau y Aldea en un lago junto a las montañas, la pintura que no se vendió durante la subasta de febrero en Weidler).

Los cuadros de Hitler y los grises del mercado de arte

Esta acuarela firmada “Adolf Hitler” pertenece a Marc-Oliver Boger, quien colecciona las falsificaciones de Konrad Kujau. Creditvía Marc-Oliver Boger

A pesar de lo poco fiable que es, el libro de Price aún es usado por muchas personas como el catálogo definitivo de las obras de Hitler.

Wiedler no respondió a solicitudes para hacer comentarios, aunque Kahtrin Wiedler dijo en una entrevista en 2016 que no cree que los compradores de las obras sean simpatizantes nazis; muchos, dijo, son de fuera de Alemania. Tom Schimmeck, el productor del programa en el que fue entrevistada Wiedler, comentó en entrevista que es probable que el interés en el arte de Hitler no tenga nada que ver con un giro político hacia la derecha en varios países o con un intento de repensar los crímenes de Hitler.

“Mi impresión es que las adquiere gente que tiene demasiado dinero y quiere algo alocado de Europa”, dijo Schimmeck.

A diferencia de los compradores, que quieren privacidad, Weidler y otras casas de subastas deben anunciar sus mercancías con anticipación para atraer postores. Eso luego lleva a una relación extraña con la prensa: sirve para difundir, pero también atrae preguntas indeseadas para las casas de subastas.

Las policías de Núremberg y de Berlín fueron alertadas en febrero por Droog, el periodista neerlandés, y un colega suyo, Jaap van den Born. Los periodistas de investigación se han dado a la tarea de detener las ventas de obras falsas de Hitler: revisan los catálogos de subasta y avisan a las autoridades locales. Le dan a la policía informes detallados de las pinturas y a veces les proporcionan a las autoridades alemanas la información central para que hagan sus propias investigaciones.

El reporte de Droog y Van den Born sobre Aldea en un lago junto a las montañas dice: “Una insulsa falsificación más; Hitler no pintó paisajes montañosos ni lacustres”.

No se vendió ninguna de las cinco piezas exhibidas en Weidler ese sábado de febrero. Pero, después de la subasta, un hombre de mediana edad con un traje sastre y sombrero entró a la sala y preguntó discretamente si seguía en pie la venta de las pinturas de Hitler.

El personal le informó que la subasta se había terminado, pero que podía solicitar una cita para ver las obras en privado el lunes.

Una semana después, Weidler confirmó que había vendido Aldea en un lago junto a las montañas por 30.000 euros en una transacción privada.

https://www.nytimes.com/es

La mayoría de los habitantes de la Tierra no viven donde crees que viven

La mayoría de los habitantes de la Tierra no viven donde crees que viven

Si estamos preocupados por un futuro medioambiental sostenible, por el expolio de los recursos naturales del planeta o el los vaivenes del mercado global, resulta importante saber dónde vive la mayor parte de la gente, porque es allí donde las políticas que regulen lo anterior deben implementarse de forma más urgente.

La mayoría de la gente suele equivocarse a la hora repartir por los diferentes continentes dónde vive la mayoría de la gente, es decir, cuáles son los continentes más poblados del mundo.

Objetivo Asia

Así se reparten los 7.000 millones de personas de nuestro planeta, redondeando las cifras:

  • 1.000 millones de personas viven en América.
  • 1.000 millones de personas viven en Europa.
  • 1.000 millones de personas viven en África.
  • 4.000 millones de personas viven en Asia.

Para finales del siglo XXII, estas proporciones cambiarán, pero solo en dos continentes: 3.000 millones más en África y 1.000 millones más en Asia. Es decir, que el 80 por ciento de la población mundial vivirá en África y Asia. El 80 por ciento.

Hands 600497 960 720

A nivel económico, además, estos dos continentes más poblados están crecimiento muy rápido a nivel económico (de hecho, cada día que pasa, unas 137.000 personas salen de la pobreza extrema). Sí, cada 24 horas. Tal y como abunda en ello Hans Rosling en su libro Facfulness:

Si las previsiones del crecimiento de la población de la ONU son correctas y si los ingresos de Asia y África continúan aumentando como hasta ahora, el centro de gravedad del mercado mundial se desplazará durante los próximos años del Océano Atlántico al Índico.

Por primera vez en la historia de la humanidad, ya hay más personas viviendo en ciudades que en contextos rurales. Eso es bueno, porque las ciudades, porcentualmente, contaminan menos que los contextos rurales. Sobre todo si esas ciuades está bien diseñadas y planificadas.

Ante lo cual, seguramente os acucia la siguiente pregunta: ¿somos demasiadas personas en el mundo? ¿Los recursos se escasean? Que no cunda el pánico. Primero, quizá no somos demasiados (llevamos pensando que somos demasiado casi un siglo, cuando éramos la mitad). Segundo, dentro de un siglo la población mundial probablemente empezará a recular. Podéis abundar más en todo ello en el siguiente vídeo de Youtube, del canal Optirrealismo, que acabamos de estrenar:

https://www.xatakaciencia.com

¿Por qué hay icebergs que son de color verde en la Antártida?

¿Por qué hay icebergs que son de color verde en la Antártida?

Desde principios del siglo XX, los exploradores y navegantes han informado del avistamiento de extraños icebergs que, en vez de ser blancos o azules (los puros son azules porque el hielo absorbe más luz roja que luz azul), eran de color verde esmeralda en el ámbito de la Antártida.

Una nueva teoría trata de explicar su naturaleza.

Transportes de hierro

El hielo del glaciar, que se origina en las nevadas, fluye desde la capa de hielo de la Antártida para flotar en el océano como plataformas de hielo. En la parte delantera de la plataforma de hielo, los icebergs se rompen. Aparecen de color blanco azulado, intermedio entre el azul del hielo puro y el blanco de la nieve, porque el hielo del glaciar contiene numerosas burbujas que dispersan la luz.

Un grupo glaciólogos han sugerido en un nuevo estudio, publicado en Journal of Geophysical Research: Oceans, que los óxidos de hierro en el polvo de roca de la parte continental de la Antártida están volviendo verdes algunos icebergs.

El hierro es un nutriente clave para el fitoplancton, las plantas microscópicas que forman la base de la red alimentaria marina.

Si los experimentos demuestran que la nueva teoría es correcta, esto significaría que los icebergs verdes están transportando hierro desde el continente de la Antártida al mar abierto cuando se rompen, proporcionando este nutriente clave a los organismos que sustentan a casi toda la vida marina, algo importante porque el hierro escasea en muchas áreas del océano.

https://www.xatakaciencia.com

Consiguen que ratones vean en infrarrojo

raton copia

Los ratones tratados por el equipo de Tian Xue pueden ver una realidad a la que el resto de ratones no tiene acceso. Él y su equipo de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China han inyectado nanopartículas en la retina de estos animales que les han permitido alterar su sensibilidad visual y ver en el rango del infrarrojo, algo que ni humanos ni ratones podemos hacer de forma natural.

Leer más en: Consiguen modificar la vista de ratones para que vean en infrarrojo (Next)

http://www.fogonazos.es/

Arqueólogos descubren un pene tallado hace 1.800 años en el Muro de Adriano

Arqueólogos descubren un pene tallado hace 1.800 años en el Muro de Adriano

Hay cosas que nunca cambian. Dale a un niño un rotulador y dibujará una polla. Dale a su padre un F-18 y dibujará una polla gigante en el cielo. Pon a un legionario romano a vigilar el Muro de Adriano y es cuestión de tiempo que acabe dibujando -en este caso tallando- una polla en la roca.

Este ha sido el reciente hallazgo de los arqueólogos de la Universidad de Newcastle al alimón con Historic England: un enorme pene tallado en la roca de un fortín cercano al Muro de Adriano, cerca de Cumbria, en Inglaterra. En unrecatado tuit, la institución señala que el significado del cipote es “buena suerte”, una conclusión que ha generado más de un chiste en el hilo: “Hay tantos símbolos de ‘buena suerte’ en nuestros libros de texto. No sabía que nuestros hijos podían ser tan majos…”

Ver imagen en Twitter

Buena suerte o mala suerte, no se sabe. Lo que sí se sabe con certeza es que el pene fue dibujado por un soldado romano alrededor del 207 d.C., es decir unos 85 años después de la construcción del muro, erigido para repeler a los belicosos pictos, antecesores de los escoceses, de los dominios de Roma en Britannia. En aquella época, los romanos estaban reforzando el muro, que se extiende a lo largo de 117 kilómetros, de costa a costa de Inglaterra.

Además del dibujo fálico, los investigadores descubrieron nueve inscripciones en latín, de las que solo seis son legibles, y lo que parece ser la caricatura de uno de los oficiales al mando del destacamento, otra prueba concluyente de que los legionarios romanos no eran tan diferentes de los soldados de reemplazo durante la puta mili.

Arqueólogos descubren un pene tallado hace 1.800 años en el Muro de Adriano

“Estos detalles son increíblemente extraños, en tanto este tipo de evidencias suelen ser eliminadas por la explotación posterior de los recursos de piedra del muro. Apenas existen un puñado de lugares como este en toda Inglaterra”, señalan los investigadores.

Arqueólogos descubren un pene tallado hace 1.800 años en el Muro de Adriano

Lo mejor del asunto es que no son los únicos falos que han aparecido en el Muro de Adriano. Utilizando tecnología de escaneo con láser, los arqueólogos han sido capaces de recrear un modelo tridimensional de la superficie de la roca y, sorpresa, han aparecido al menos dos símbolos más de “buena suerte”. ¿Y Pijus Magníficus, qué opinia de todo esto?

Visto en Military Times. Con información de TwitterHistoric EnglandStrambotic y Wikipedia.

https://blogs.publico.es/strambotic/

¿Sabes cuál es el origen de tu apellido y cuántas personas lo comparten en el mundo?

¿Sabes cuál es el origen de tu apellido y cuántas personas lo comparten en el mundo?

Distribución mundial del apellido García. Mapa: Forebears.

Wang es el apellido más frecuente en el mundo: 107.597.924 personas, mayoritariamente chinas, lucen “Wang” (es decir, “príncipe”) en su partida de nacimiento, es decir una de cada 68 personas en el mundo. Los cuatro siguientes apellidos más habituales también tienen inconfundible raigambre china: Li, Zhang, Chen y Liu.

Tras una larga relación de nombres chinos y árabes, García es el primer apellido español en aparecer en la lista, en el puesto 45: uno de cada 678 seres humanos pertenecen a la gran tribu de los Garcías, tribu que si bien es mayoritaria en España (1,5 millones de Garcías, 1 de cada 31 españoles) es mucho más numerosa en México, con más de tres millones y medio de miembros, suficientes para poblar una ciudad como Madrid.

Son algunos de los sorprendentes datos que pueden encontrarse en la página Forebears, una exhaustiva recopilación de bases de datos de los apellidos del mundo, su incidencia y su significado.

Otros apellidos hispanos en el top 100 son Hernández (puesto 54, 9,2 millones de personas, con mayoría aplastante en México), Rodríguez (55, también 9,2 millones, mayoritario en Colombia), López (58, 9 millones, mayoritario en Guatemala), González (60, 8,7 millones, primer apellido en Argentina y Venezuela), Martínez, del dios de la guerra Marte (61, 9,7 millones, segundo apellido en Colombia y El Salvador), Pérez (71, 7,7 millones, segundo en Guateamala y República Dominicana) y Sánchez (86, 6,5 millones, segundo apellido más opuolar en Ecuador).

Forebears se nutre de centenares de bases de datos de nacimientos, censos, matrimonios, obituarios, pedigrís y biografías. Uno de los recursos para España es el índice de registros bautismales de la Iglesia, que atesora 8 millones de registros entre 1502 y 1940. Este directorio es una herramienta impagable para confeccionar árboles genealógicos y sirve más de 8 millones de páginas mensuales, según Similar Web.

https://blogs.publico.es/strambotic/

Darwin City

Dale a una especie una razón para evolucionar, y lo hará o perecerá

Una rata, en una imagen de archivo.  rn
Una rata, en una imagen de archivo. PIERRE ADEN GETTY IMAGES

 

La biología de Darwin se inspira en la geología de Lyell, el gran científico de la tierra de la generación anterior. En un tiempo en que la geología estaba sobresaltada por unas inciertas y grandes catástrofes como el diluvio universal narrado en la Biblia, el genio de Lyell fue despegarse de esos sesgos religiosos para intentar explicar la larga historia de la Tierra sin recurrir a los desastres bíblicos, sino mediante los modestos procesos físicos que podemos observar a diario. La erosión del viento sobre las piedras calizas. La fuerza lenta e implacable de un curso de agua que empieza a diseccionar dos montañas. Los sedimentos que arrastran los ríos al mar y que el mar se lleva luego para dotarles de una inmortalidad paradójica, donde los organismos se hacen piedra y emergen mucho después como estratos y montañas. Normalidad cotidiana, cambio trascendente a largo plazo. Así era la ciencia del siglo XIX.

Pero observar la evolución en directo es incluso más difícil que observar la geología en directo. Los geólogos tienen el viento y la garganta, la erosión y las corrientes marinas que sirven muy bien como fenómenos cotidianos que acaban acumulando grandes efectos. Pero ¿cuál es el equivalente de eso en la biología? ¿Dónde está el diferencial del cambio evolutivo, su unidad observable a nuestra escala diaria?

Lee mis labios: es la ciudad, estúpido. En los últimos cinco años se ha publicado un centenar de investigaciones sobre la evolución de los animales en las ciudades y su entorno directo. Carolyn Beans recopila los más notables en la revista profesional PNAS. Los tréboles urbanos de las ciudades canadienses han perdido un grupo de genes que producía cianuro, y por tanto les protegían contra los herbívoros, pero a costa de hacerlos frioleros; en las ciudades no hay más que carnívoros, si te fijas, y la pérdida del cianuro inútil ayuda al trébol a soportar el frío que hace allí.

Unos lagartos urbanos de Puerto Rico han desarrollado unas patas más largas que les ayudan a recorrer las calles, y desde luego a cruzarlas. En Cleveland hace tanto calor que ha hecho que las hormigas se hagan genéticamente más tolerantes al bochorno. Hasta las ratas de Nueva York se han escindido ya entre las del norte y el sur de la ciudad. Dale a una especie una razón para evolucionar, y lo hará o perecerá. Nuestras ciudades son, desde luego, muy buenas razones para hacerlo. Todo asfalto y poca hierba, ruido y neón, barreras a la movilidad, aire sucio y peligros sin cuento, también nuevas oportunidades como la comida que tiramos a la basura, que agrada incluso al rudo jabalí montañoso. Darwin City: cualquier ciudad moderna.

Hay otro estímulo que la ciudad ofrece a la evolución, y que quizá sea menos evidente. La ciudad no solo es un entorno relativamente cerrado, sino que está dividida en compartimentos casi aislados. Imagina los dientes de león que solo crecen en una rotonda, o las lagartijas recluidas en un solar especulativo, o de nuevo las ratas del norte y el sur de Nueva York. Las poblaciones pequeñas y aisladas quedan al albur de un fenómeno llamado deriva genética: los individuos son lo bastante escasos como para que el azar empiece a contar decisivamente en su constitución genética. Una variante de un gen puede imponerse no porque sea beneficiosa, sino por mera chiripa. Esto es malo en algunos casos, como en la familia real británica, pero también estimula en ocasiones las verdaderas innovaciones.

https://elpais.com