xilofono1

Una melodía, que se antoja familiar, resuena en las profundidades de un bosque japonés. Su mágica simpleza, su orgánica sonoridad, inundan el espacio entre los árboles, y lo vuelven aún más fantástico de lo que ya es. El sonido proviene de en enorme xilófono de casi 50 metros de largo hecho de madera, y la pieza musical fue compuesta hace siglos por Johann Sebastian Bach.

Este extraño instrumento musical nació como parte de la campaña publicitaria para un teléfono móvil en 2012. Fue entonces cuando Morihiro Harano y su equipo decidieron utilizar como inspiración el reverso del aparato, que simula la textura de la madera, para hacer un anuncio publicitario lleno de creatividad y belleza.

Con la ayuda del artista de la madera Mitsuo Tsuda, el ingeniero de sonido Kenjiro Matsuo y un equipo de carpinteros in situ, el xilófono gigante fue construido en un bosque, elevado del suelo por medio de pilares. El instrumento reticular es bastante simple, una línea recta de pequeñas placas de madera. En ellas se colocó una pequeña esfera de caucho que al deslizarse por fuerza de la gravedad y la inclinación de las piezas genera la melodía, en tiempo perfecto, nota por nota, de la famosa “Cantata 147” de Bach. La exactitud es profundamente importante: una sola nota fuera de tiempo podría arruinar el tempo de la pieza; esto hizo la construcción de este instrumento una hazaña profundamente complicada y precisa.

xilofono2

Hoy, este precioso objeto tiene su hogar en el jardín Daisetsu Mori-no, dentro del famoso Jardín Hokkaido. Aquellos que visitan el lugar pueden comprar una pelota de caucho de una máquina y producir el sonido de la cantata una y otra vez. Durante los días de lluvia, el xilófono se desmonta para protegerlo del agua.

La estética japonesa, siempre sutil y sofisticada, encuentra en este objeto musical una expresión que, sin duda, supera cualquier campaña publicitaria e invita a quienes lo ven a encontrar en él una de las muchas maneras en que la música puede llenar de magia el espacio que habita.

 

Imágenes: Morihiro Harano

http://www.faena.com/aleph/es/articles