Greguerias de Ramon Gomez de la Serna

retrato

Gómez de la Serna empezó a buscar la inovación literaria tal vez antes de cualquier otro vanguardista español.  Ya mucho antes de la Primera Guerra Mundial, Gómez de la Serna estaba en contacto con el futurista Marinetti, traducía importantes textos artísticos en las páginas de su revista literaria Prometeo, dirigía una tertulia literaria (ahora famosa) en el café El Pombo y ganó fama por su comportamiento único e iconoclasta.  Llegó a ser más tarde, y para la Generación del 27 en particular, un maestro literario, un ejemplo del artista innovador.

GREGUERIAS

La mujer se limpia con un pañuelito muy chico los grandes dolores y los grandes catarros.

Al abrir un libro recién encuadernado suena como si tuviera un reuma articular.

Lo peor de los médicos es que le miran a uno como si uno no fuera uno mismo.

Los caballeros con gola llevaban la cabeza servida en un frutero.

Vivir es amanecer.

El pez más difícil de pescar el el jabón dentro del baño.

Al caer la estrella se le corre un punto a la media de la noche.  (media= stocking/hose)

Cuando el niño se empeña en que conozcamos el tamaño de su chichón parece que nos presenta orgullosamente el brote del genio.

Cuando una mujer te plancha la solapa con la mano ya estás perdido.

Trueno: caída de un baúl por las escaleras del cielo.

Lor tornillos son clavos peinados con raya en medio.

Las primeras gotas de la tormenta bajan a ver si hay tierra en que aterrizar.

Cuando la mujer pide ensalada de frutas para dos, perfeccionan el pecado original.

Cuando el violinista se presenta con el violín colgado de la mano es como el ginecólogo con el niño que acaba de nacer.

En la manera de matar la colilla contra el cenicero se reconoce a la mujer cruel.

El Coliseo en ruinas es como una taza rota del desayuno de los siglos.

El arco iris es la cinta que se pone la Naturaleza después de haberse lavado la cabeza.

El ciego mueve su blanco bastón como tomando la temperatura de la indiferencia humana.

Aquella mujer me miró como a un taxi desocupado.

Los grandes reflectores buscan a Dios.

Las violetas son actrices retiradas en el otoño de su vida.

Los que bajan del avión parecen salir del Arca de Noé.

La felicidad consiste en ser un desgraciado que se sienta feliz.

Roncar es tomar ruidosamente sopa de sueño.

Los presos a través de la reja ven la libertad a la parrilla.

Tan impaciente estaba por tomar el taxi, que abrió las dos portezuelas y entró por los dos lados.

Los recuerdos encogen como las camisetas.

Las flores que no huelen son flores mudas.

El que toma el refresco con dos pajas parece que toca la doble flauta de Pan.

Las latas de conserva vacías quedan con la lengua de hojalata fuera.

El único recuerdo retrospectivo que le queda al día es ese ruidito que hace el despertador cuando pasa por la misma hora en que sonó la última vez.

La lechuga es toda enaguas.

Principio de primavera: un niño solo en todo el “tío vivo”.

Lo más difícil de digerir en un banquete es la pata de la mesa que nos ha tocado en suerte.

La escritura china es un cementerio de letras.

La cebra el el animal que luce por fuera su radiografía interior.

Estamos mirando el abismo de la vejez y los niños vienen por detrás y nos empujan.

Lo más aristocrático que tiene la botella de champaña es que no consciente que se la vuelva a poner el tapón.

La faja del nene es la primera venda de la vida.

Los cocodrilos están siempre en pleno concurso de bostezos.

La arrugada corteza de los árboles revela que la Naturaleza es una anciana.

La T es el martillo del abecedario.

El búfalo es el toro jubilado de la prehistoria.

El bebé se saluda a sí mismo dando la mano a su pie.

A las doce las manillas del reloj presentan armas.

Al sentarnos al borde de la cama, somos presidiarios reflexionando en su condena.

Las estrellas trabajan con red.  Por eso no se cae ninguna sobre nuestra cabeza.

Los que juegan al aro corren detrás del reloj sin cifras.

Cuando la mujer se quita una media parece que va a mirarse una herida.

Las gaviotas nacieron de los pañuelos que dicen  !adiós! en los puertos.

Los ceros son los huevos de los que salieron las demás cifras.

Lo peor de los pobres es que no pueden dar dinero.

La noche que acaba de pasar se va al mismo sitio en que está la noche más antigua del mundo.

El Pensador de Rodin es un ajedrecista al que le han quitado la mesa.

Genio: el que vive de nada y no se muere.

Los pinguinos son unos niños que se han escapado de la mesa con el babero puesto.

Los paraquas están de luto por las sombrillas desaparecidas.

Después de usar el dentífrico nos miramos los dientes con gesto de fieras.

La Y es la copa de champaña del alfabeto.

Cuando está el armario abierto, toda la casa bosteza.

El espantapájaros semeja un espía fusilado.

Abrir un paraguas es como dispara contra la lluvia.

El agua se suelta el pelo en las cascadas.

El que pide un vaso de agua en las visitas es un conferenciante fracasado.

Ramon Gomez de La Serna

Citas

jose luis coll

Citas

  • “Conceder el perdón es el más alto grado de vanidad o de miedo.”
  • “Cualquier tipo de maldad es el trueno; la ingratitud es el rayo. El trueno asusta, pero el rayo mata.”
  • “Lo bueno que tiene morirse es que no hay que madrugar.”
  • “Si es un verdadero amigo, no habrá que perdonarle jamás nada.”
  • “cada quien es como es, y ya bastante desgracia tiene”
  • “mi padre era un hombre muy humilde. jamás quiso reconocer que era mi padre”
  • “en un mundo distinto todo seria diferente”

El huevo matutino

hombre cagando

Siete de la mañana

Todavía esta medio obscuro

En lo que pongo el huevo

prendo un cigarrillo

escucho el radio.

Un tal Juanito que se llama Rafael

dice que se va de la palapa o no se que

Un camion se voltea con un chingo de limones

tardan cuatro horas en recogerlos

eran  como 16 mil kilos, no me extraña

Las botas de Maikel Jackson

se subastan en 14 mil dolares y pico

para investigar el sida

Polanski ,creo, que prepara otra pelicula

Iran hace pruebas nucleares

y en España legalizan la pildora del dia siguiente

o sea ,que nunca se podra tomar ¿no?

Hoy no te fio,mañana si…..estos ibericos !!

La guerra vegetariana llega a Mexico

creo que quieren liberar a todos los animales

…que vayan a San Lazaro y dejen de molestar

a perros y gatos

Un tal America gano

y el aborto gana adeptos

Mejor me baño

GACHUMEX

Mauricita la gamba

gamba Yo protejo a todas las especies. A todas. Pero donde estén los anfibios anuros -¡los anfibios anuros!- que se quite lo demás. Y la carcamusa. y la filoxera, la filoxera gambrinus, claro. Porque es verdad, a los animalitos se les llega a coger un cariño tal, que puede llegar incluso hasta la pubertad.
Recuerdo que hace años me regalaron por Nochebuena un crustáceo malcostráceo del orden de los decápodos, que, como es sabido. son familia de los pénidos, que vienen a ser como el Parapeneus longuirrostrus. O sea, para que lo entiendan mejor, una gamba. Me regalaron una gamba. Una gamba viva. Y dijimos: “Bueno, la guardaremos para la cena de Nochevieja”. Pero aquella gamba era de cariñosa…
Miren, dormía a los pies de mi cama. A la hora de la comida, se subía a la mesa y comía con nosotros. En fin, ¡era uno más de la familia! Mauricita le pusimos de nombre, porque se parecía mucho a Chevalier. Y Mauricita venía con nosotros al teatro, a todos los estrenos. Nosotros le decíamos: “Mauricita, trae el periódico”. Y Mauricita iba al quiosco, lo traía y te lo leía. ¡Era la alegría de la casa! ¡La alegría de la casa! Y honesta, ¡puaff!, honesta como pocas gambas y miren que yo he conocido gambas. Salía a pasear con las amigas y, claro, los chicos la chicoleaban y ella se ponía colorada, colorada… que parecía que estaba recién cocida. Pero antes de que cerraran el portal, a las diez menos cinco ya estaba en casa.
Hablar no hablaba mucho. No. Pero con la mirada te lo decía todo, todo… Decía yo a mi esposa: “Amparo. me voy con la gamba a tomarme una cerveza”. O “me voy a tomar una cerveza con la gamba”. Era una cosa… Y lo que pasa; llegó la Nochevieja, y a ver quién era el guapo que mataba al pobre animalito.
Bueno, total que la gamba fue creciendo y creciendo se hizo una real gamba, conoció a un langostino de Vinaroz de buena posición se casaron y tuvieron más de quince mil quisquillas, que, por cierto dos de ellas se metieron monjas Y los chicos, los varones, se educaron en los padres Langostinos de El Escorial. ¡Santos varones!

Jose Luis Coll

Entierro a la cubana

funeral

Toda la familia en Cuba se quedó sorprendida cuando llegó de Miami un ataúd con el cadáver de una tía muy querida. El cuerpo estaba todo apretado en el cajón con la cara aplastada contra el cristal de la tapa. Al abrir el cajón, la familia encontró una carta prendida a la ropa con una aguja que decía:

Queridos papá y mamá:

Estoy enviando el cuerpo de Tía Jimena, para que hagan el entierro en Cuba, tal como ella quería, disculpen por no poder acompañarla, pero los gastos fueron muchos, con todas las cosas que aprovechando las circunstancias, les estoy enviando.

Bajo la tía, en el fondo del ataúd, encontrarán, 12 latas de atun “Bumble Bee”, 12 botellas de acondicionador y 12 de shampoo Pantene anticaspa, 12 frascos de Vaseline Intensive Care (muy bueno para la piel, no sirve para cocinar), 12 tubos de crema dental Colgate, 12 cepillos de dientes, 12 latas de frijoles Span (españolas, de las mejores), 4 latas de chorizo (de verdad).

Dividan con la familia, (sin peleas!!! ) En los pies de tía Jimena están un par de tenis Reebok nuevos talla 9, son para Juan (pues con el cadáver del tío Esteban no le mandamos nada y se quedó enojado). En su cabeza hay 4 pares de calcetines nuevos para los hijos de Antonio, son de colores diferentes.

De nuevo, por favor, (sin peleas!) Tía Jimena esta vestida con 15 sudaderas Ralph Lauren: una es para Robertito y las otras para sus hijos y nietos. Ella también lleva una docena de sostenes Wonder Bra, dividan entre las mujeres igual que las 20 botellitas de esmalte para uñas Revlon que están en las esquinas del ataúd

Tía también lleva puestos 9 pantalones Dockers y 3 jeans Levis, Papá: quédese con 3 y les regala los otros a mis hermanos.

El reloj Seiko que Papá me pidió, lo lleva puesto en la muñeca izquierda; también usa los aretes, pulseras y anillos que Mamá quería y me pidió.

La cadena en el cuello es para mi prima Carlota, los 8 pares de medias Channel son para repartir con mis amigas y las vecinas, o si quieren pueden venderlas, por favor no las den baratas, que son de las caras.

La dentadura que le pusimos es para la Abuela que hace años esta sin dientes y no puede masticar (con estos dientes va a poder comer pan sin antes mojarlo en el café). Los lentes bifocales son para Alfredito, pues son del mismo grado que el usa. También es para él la gorra de los Orioles que lleva puesta.

Los aparatos para la sordera que usa Tía, son para la Tía Carola, no son exactamente los que necesita, porque son de segunda mano, los nuevos están carísimos.

Los ojos de Tía no son de verdad, son lentes de contacto, quítenselos que son de Marcela, se los debía desde sus 15 años. En los dedos de los pies, van los anillos de oro para el casamiento de Lolita, para que esté superhermosa ese día.

Espero que nadie se queje esta vez… No le cuenten a nadie todo esto y sáquenlo rápido, antes de comenzar a velar el cadáver.

Con mucho amor: María Dolores.

P. D.: Por favor consigan ropa vieja para vestir a Tía Jimena para el entierro y manden decir una Misa para el descanso de su alma, pues ella les ayudó hasta después de muerta.

Como verán el cajón es de muy buena madera, no agarra termitas, desháganlo y hagan las patas de la cama de Mamá y cómprenle un cajón de los baratos, pues a ella le gustaban las cosas sencillas. Saquen el cristal de la tapa y arreglen el portarretratos de abuela que esta roto hace años, una bolsa plástica será suficiente para volverlo a arreglar. Con el forro del cajón, que es de satén blanco de 20 dólares la yarda, Lolita se puede hacer su vestido de novia.

No dejen que toda esa alegría les olvide vestir a Tía para el entierro.

Con la muerte de Tía Jimena, la Tía Blanca se quedó muy triste y enferma, creo que pronto les estaré mandando mas cositas.