Las arañas utilizan un ‘parapente electrostático’ para volar

Hasta ahora era un misterio la manera en que viajaban largas distancias por el aire, incluso en días sin viento. Un equipo ha comprobado que usan la electricidad estática de la atmósfera para surcar los cielos.

Las arañas utilizan un ‘parapente electrostático’ para volar

Las arañas utilizan un ‘parapente electrostático’ para volar Michael Hutchinson

 

Darwin calificó estos vuelos sin viento como “inexplicables”

Lo que han descubierto es doblemente interesante, porque por un lado parece que las arañas aprovechan el Gradiente de Potencial de la Atmósfera, la diferencia de carga que hay de forma permanente entre las diferentes alturas, y por otro resulta que tienen un sistema especial para detectarlo, que son los pequeños pelos de sus patas, que se ponen erizados de la misma manera que el pelo de una persona cuando se carga de electricidad. De esta forma, las arañas notan que hay una fuerte carga eléctrica en la atmósfera, preferentemente en días de poca humedad, y despliegan unos cuantos hilos de seda en forma de parapente. Como su carga es diferente de la que hay en las partes superiores, la araña echa a volar por el mismo mecanismo por el que los papelillos ascienden hasta pegarse en un bolígrafo que hemos cargado de electricidad rozándolo contra la manga de un jersey.

“Anteriormente se pensaba que las fuerzas de arrastre del viento o las corrientes térmicas ascendentes eran las responsables de este modelo de dispersión, pero nosotros demostramos que los campos eléctricos pueden disparar este mecanismo y aportar ascenso en ausencia de movimiento de aire”, precisa Morley. “Esto significa que los campos eléctricos y el empuje pueden aportar las fuerzas para que esta dispersión de las arañas se produzca en la naturaleza”. Los autores se propone ahora comprobar si este sistema es utilizado por otros animales para volar y qué papel puede jugar la electricidad estática en la dispersión atmosférica de especies y partículas en suspensión.

Referencia: Electric Fields Elicit Ballooning in Spiders (Current Biology) DOI 

 

https://www.vozpopuli.com/altavoz/next

Una avispa con un aguijón descomunal asombra a los científicos

La nueva especie, descubierta en el Amazonas, utiliza el impresionante apéndice tanto para poner huevos como para inyectar veneno

Resultado de imagen para Una avispa con un aguijón descomunal asombra a los científicos

Investigadores de la Universidad de Turku, Finlandia, han descubierto una nueva especie de avispa en el Amazonas con un aguijón excepcionalmente grande que, reconocen, les ha dejado estupefactos. El nuevo insecto, que se encuentra entre los Andes y la selva baja amazónica, utiliza el impresionante aguijón tanto para poner huevos como para inyectar veneno.

La nueva especie de avispa parasitoide, llamada Clistopyga crassicaudata, ha sido descrita en el último número de la revista «Zootaxa». El aguijón de esta extraña avispa no solo es largo sino también muy ancho, en comparación con el tamaño de la especie. «He estudiado las avispas parasitoides tropicales durante mucho tiempo, pero nunca he visto algo así. El aguijón parece un arma feroz», dice el profesor de Investigación de Biodiversidad Ilari E. Sääksjärvi.

«Todas las avispas hembras, como las abejas y los avispones, tienen un aguijón para inyectar veneno o poner huevos. Las avispas parasitoides generalmente tienen un ovopositor largo para poner huevos que es útil para alcanzar a los animales hospedadores que viven dentro de un árbol, por ejemplo. Con el ovipositor, el huevo se coloca sobre o dentro del huésped y, como también funciona como un aguijón, la avispa hembra puede inyectar veneno en el huésped para paralizarlo», explica el profesor Sääksjärvi.

Los científicos no saben con certeza qué tipo de araña prefiere esta especie de avispa, pero es posible que utilice su aguijón sofisticado como un aguja para cerrar fácilmente el nido de seda atrapando al habitante paralizado dentro. «Probablemente, es una herramienta muy sofisticada, pero desafortunadamente solo podemos adivinar su propósito», dice Sääksjärvi.

Los investigadores subrayan que las nuevas especies desconocidas para la ciencia también ayudan a conservar las selvas tropicales en peligro de extinción. Según explican, las especies bellas y excitantes con hábitos extraños captan la atención de las personas y resaltan la importancia de mantener los ecosistemas vulnerables.

https://www.abc.es/ciencia

ESTUDIO MUESTRA QUE LOS DELFINES SE LLAMAN POR SUS NOMBRES PROPIOS

DELFINES MACHAS MIEMBROS DE ALIANZAS PARA ACCEDER A HEMBRAS TIENEN NOMBRES INDIVIDUALES
Resultado de imagen para ESTUDIO MUESTRA QUE LOS DELFINES SE LLAMAN POR SUS NOMBRES PROPIOS

En el siempre fascinante mundo del estudio de la inteligencia de los cetáceos y particularmente de los delfines, se ha producido un nuevo descubrimiento que confirma la hipótesis de que los delfines se llaman por su nombre.

Investigadores han notado que grupos de machos de delfines narices de botella en Shark Bay, Australia, tienen un nombre distintivo. Los delfines machos forman alianzas por varios años para poder ganar acceso a las hembras en fase reproductiva y a la vez proteger a sus propias hembras.

Los sonidos con los que se llaman dentro de estas alianzas son una especie de complejo silbido o pulso. Cada uno de estos sonidos distintivos tiene una serie de componentes espectrales que entran dentro de una cierta frecuencia. Los investigadores encontraron la firma sonora de 17 de estos silbidos. Estudiando los sonidos se determinó que cada uno es distinto, descartando la hipótesis de que las alianzas de delfines producen silbidos generales. En otras palabras, los silbidos no representan a la alianza sino al delfín individual. Así que hay buenas razones para decir que estos sonidos son sus nombres.

Los machos además viven en una especie de “bromance”, intercambiando pequeños golpeteos amistosos, casi como los miembros de un equipo deportivo.

https://pijamasurf.com

Descubren que las abejas saben lo que es el número cero

Su capacidad les permite entrar en un club formado por delfines, loros y primates (incluyendo a niños de preescolar)

Las abejas fueron entrenadas para posarse en los puntos donde hubiera más o menos puntos negros. Consideraron la ausencia de manchas, como un número inferior al uno

El cerebro del ser humano está compuesto por cerca de cien mil millones de neuronas, tantas como galaxias se cree que hay en el Universo. Esto nos permite pensar en conceptos abstractos, como el de que, indudablemente, estamos en la cúspide de la inteligencia. Pero un artículo científico que se acaba de publicar en la prestigiosa revista Scienceha averiguado que un pequeño animal, las abejas de la miel, y cuyo cerebro es apenas una mota de un millón de neuronas, es capaz de comprender un peliagudo concepto: el representado por el número cero.

«El cero es un concepto difícil de comprender y una habilidad matemática que no se aprende fácilmente», ha dicho en un comunicado Adrian Dyer, investigador de la Instituto Real de Tecnología de Melbourne (Australia) y coautor del estudio. «A los niños les lleva unos años poder aprenderlo».

El cero no es solo central en las matemáticas contemporáneas y en infinidad de avances tecnológicos. Es un concepto que los niños no aprenden hasta los cuatro años, cuando comienzan a entender que «nada» puede ser una cantidad numérica. Algunas civilizaciones humanas no llegaron a desarrollar esta idea.

Por ahora, se sabe que los loros, los delfines y los primates no humanos distinguen cantidades numéricas y que consideran el cero como la mínima cantidad en una sucesión de números. Todos ellos tienen cerebros razonablemente grandes y desarrollados. Pero lo que no se sabía es que un animal con un cerebro tan pequeño como una abeja pudiera también entender este concepto. «No sabíamos, hasta ahora, si los insectos podían entender el cero», ha dicho Dyer.

¿Trucos para la inteligencia artificial?

El hecho de que así sea plantea nuevas preguntas sobre la capacidad que tienen las especies no humanas para captar conceptos aparentemente complejos. Además, abre nuevos caminos para desarrollar el campo de la inteligencia artificial.

Los investigadores creen que es posible que la capacidad de las abejas, alcanzada con cerebros de solo un millón de neuronas, permita desarrollar trucos para que la inteligencia artificial trabaje con el concepto de cero en entornos complejos donde la nada puede estar representada por la asuencia de múltiples objetos (como coches o árboles).

Según ha escrito en un comentario de Science Andreas Nieder, investigador en la Universidad de Tubinga (Alemania), «los descubrimientos son muy interesantes si se tiene en cuenta lo lejos que están, filogenéticamente, insectos y vertebrados». El último ancestro común de ambos fue una criatura que vivió hace más de 600 millones de años, «una eternidad en términos evolutivos», según Nieder.

Por este motivo, la arquitectura de insectos y los vertebrados ha tenido tiempo más que de sobra para diferenciarse enormemente. Y todavía así, resulta que tanto unos como otros pueden comprender el concepto de cero. ¿Por qué? ¿Es este rasgo una habilidad importante para la supervivencia?

Parece que sí. Varios estudios han sugerido que una mínima competencia con los números es beneficiosa porque aumenta la capacidad de reproducirse, navegar, conseguir comida y establecer relaciones sociales. Esto explicaría por qué esta capacidad está tan extendida por el reino animal. Incluso en las abejas.

Abejas entrenadas

Los científicos entrenaron a las abejas para trabajar con los conceptos de los números, en concreto, con la «numerosidad». Para ello, fueron puestas ante cuadrados blancos en cuyo interior había de dos a cinco formas negras (nunca cifras). Se las entrenó para distinguir entre «más qué» y «menos qué» a través de un sistema de recompensas de agua con azúcar. Los científicos las premiaron cuando volaban hacia el cuadrado con la cantidad más pequeña de formas negras. Otro grupo, sin embargo, fue entrenado para volar hacia el lugar con más formas negras.

Una abeja a punto de decidir su destino
Una abeja a punto de decidir su destino – Scarlett Howard

Para evitar errores, en todos los casos los investigadores descartaron que las abejas estuvieran respondiendo a la cantidad de negro de los cuadros o a la forma de las figuras. De hecho, incluso cambiaron de posición los carteles para evitar posibles sesgos.

Después de conseguir que las abejas aprendieran a distinguir entre «más qué» y «menos qué», los investigadores las pusieron ante el próximo reto: el de distinguir entre el uno y el cero. Cuando la opción de las abejas estuvo entre un cuadrado blanco y vacío y otro solo decorado con una forma negra, ellas entendieron que la ausencia de figura formaba parte de la sucesión numérica.

Además, los investigadores averiguaron que diferenciaban con mayor facilidad cuanto más lejos estaba la cantidad del cartel del cero, un fenómeno que también aparece en niños humanos.

Queda por responder a la pregunta de cómo pueden cerebros tan pequeños entender que «nada» es una cantidad numérica. La cuestión es bastante peliaguda. «Es relativamente fácil para las neuronas rsponder a estímulos como la luz o la presencia de un objeto, pero, ¿cómo entendemos nosotros, o los insectos, lo que es nada? ¿Cómo representa un cerebro la nada?», se ha preguntado Adrian Dyer.

Quizás los hallazgos no son tan sorprendentes, si se tiene en cuenta que las abejas de la miel son reconocidas por su inteligencia. De momento, se sabe que tienen una elaborada memoria a corto plazo para tomar decisiones, comprenden conceptos abstractos como «igual» o «diferente» y aprenden habilidades complejas de otras abejas.

http://www.abc.es/ciencia

 

Viaje al interior de una hoja [VÍDEO]

Cuando yo era pequeño y nos explicaban la fotosíntesis nos enseñaban un esquema bastante primitivo del interior de la hoja y los cloroplastos dentro de las células de la planta. Hoy día, gracias a las técnicas de visualización, podemos hacernos una idea mucho más exacta de lo que sucede ahí dentro y los fascinantes procesos que permiten a la planta convertir la luz del sol y el CO2 en O2 y azúcar. En esta maravillosa animación de la California Academy of Sciences nos llevan de viaje al interior de la hoja de una secuoya, entrando por el estoma de una hoja y llegando hasta sus partes más pequeñas. Si sois profes, me parece una herramienta maravillosa para que los chavales se hagan una idea del proceso, con el aliciente de que existe también una versión anotada del vídeo para preparar las explicaciones 😉

http://www.fogonazos.es/

Las diez nuevas especies más impactantes del año

Un comité elige las criaturas más llamativas descubiertas en 2017 entre las 18.000 que se describen anualmente

La nueva especie de orangután

Lo grande y lo pequeño, lo bello y lo extraño se encuentran entre los animales, plantas y microbios recién descubiertos y que han sido elegidos para engrosar la lista anual de las diez nuevas especies más importantes (entre las 18.000 que se nombran anualmente). Cada año el comité liderado por el doctor Quentin D. Wheeler, del International Institute of Species Exploration (IISE), elabora esta lista que celebra el aniversario de Linneo, el padre de la taxonomía moderna, y nos recuerda la importancia que tiene conocer y clasificar la biodiversidad, al mismo tiempo que llama la atención sobre el número de especies que desaparecen cada año, estimadas en unas 20.000.

En la selección de este año encontramos desde un inmenso árbol de 40 metros, a un pequeño organismo unicelular, dos escarabajos, que se suman al orden más numeroso de especies de todos los seres vivos, o una bacteria que está cubriendo el material que quedó depositado en el fondo marino de la isla canaria de El Hierro tras la erupción de 2011. Se incluye también una nueva especie de orangután en Sumatra (Indonesia) y el fósil de un león marsupial que vivió en Australia hace unos 23 millones de años. También hay dos habitantes de los océanos: un pez de las profundidades del océano Pacífico y un anfípodo brillante de las frías aguas del océano Antártico.

Thiolava veneris. Una bacteria coloniza los depósitos tras la erupción submarina de 2011. El Hierro (Islas Canarias)
Thiolava veneris. Una bacteria coloniza los depósitos tras la erupción submarina de 2011. El Hierro (Islas Canarias) – Miquel Canals

Una alfombra para cubrir el volcán

Cuando el volcán submarino Tagoro estalló frente a la costa de El Hierro en 2011, aumentó abruptamente la temperatura del agua, disminuyó el oxígeno y liberó cantidades masivas de dióxido de carbono y sulfuro de hidrógeno, eliminando gran parte del ecosistema marino. La primera colonizadora de esos depósitos que dejó la erupción volcánica es una bacteria (Thiolava veneris) que produce estructuras largas y parecidas a pelos que, a modo de alfombra, cubren una superficie de unos 2.000 metros cuadrados alrededor de la cima recién formada del volcán Tagoro, a unos 130 metros de profundidad.

Pseudoliparis swirei. Un pez baboso a 8.000 metros de profundidad. Fosa de las Marianas
Pseudoliparis swirei. Un pez baboso a 8.000 metros de profundidad. Fosa de las Marianas – Schmidt Ocean Institute

Pez baboso en las profundidades

En el oscuro abismo de la Fosa de las Marianas en el Pacífico occidental, el lugar más profundo de los océanos, es donde se ha encontrado esta especie (Pseudoliparis swirei) menor de 10 centímetros que parece ser uno de los depredadores de su hábitat. Fue capturado a profundidades de entre 6.800 y 8.000 metros. Además de que esta profundidad está «muy cerca de ese límite fisiológico de 8.200 metros donde se considera que los peces ya no pueden sobrevivir, lo alucinante es que sea una especie de vertebrado, un pez», explica García Valdecasas.

Dinizia jueirana-facao. Un árbol de 40 metros. Brasil
Dinizia jueirana-facao. Un árbol de 40 metros. Brasil – Gwilym P. Lewis

Árbol gigante en Brasil

Pese a medir más de 40 metros de altura y sobrepasar el dosel de las masas arbóreas donde habita, bosques semicaducifolios atlánticos de Brasil, este gigante acaba de ser descrito. Pertenece al género de leguminosas Dinizia. Actualmente solo se han localizado 25 ejemplares en la Reserva Natural Vale de este árbol cuyo peso se estima que puede llegar a las 60 toneladas. Y es que, aunque acaba de ser descrita, ya nace amenazada. «El número de ejemplares de sus poblaciones, en constante disminución por la actividad humana, supone un grave riesgo para su supervivencia, al igual que ocurre con la nueva especie de orangután descubierta en Sumatra», afirma Valdecasas.

Nymphister kronaueri. Un escarabajo que vive camuflado en una hormiga, Costa Rica
Nymphister kronaueri. Un escarabajo que vive camuflado en una hormiga, Costa Rica – C. von Beeren

El escarabajo que vive en la hormiga

El escarabajo Nymphister kronaueri, de menos de dos milímetros de longitud, vive camuflado entre hormigas, agarrándose al abdomen de una hormiga obrera cuando la colonia necesita trasladarse. Por eso el tamaño, forma y color del cuerpo del escarabajo es igual al del abdomen de una hormiga obrera.

Pongo tapanuliensis. Una nueva subespecie de orangután. Sumatra (Indonesia)
Pongo tapanuliensis. Una nueva subespecie de orangután. Sumatra (Indonesia) – Andrew Walmsley

Nueva especie de orangután

Una población aislada en el límite del rango meridional de los orangutanes de Sumatra, en Batang Toru, ha sido descrita como una especie diferente (P. tapanuliensis), de tamaño algo menor al de otros orangutanes. A día de hoy, este gran simio es el más amenazado del planeta. Se estima que solo quedan alrededor de 800 individuos en un hábitat fragmentado de unos 1.000 km2 aproximadamente.

Epimeria quasimodo. Un crustáceo con joroba el océano Austral
Epimeria quasimodo. Un crustáceo con joroba el océano Austral – Royal Belgian Institute of Natural Sciences

Un crustáceo en aguas australes

Nombrado a partir del personaje creado por Víctor Hugo, Epimeria quasimodo es un pequeño crustáceo de unos 5 centímetros de longitud, que luce un exoesqueleto tan curvado que hace que parezca que tiene joroba.

Sciaphila sugimoto. Planta heterótrofa, que se alimenta a partir de otros organismos, Isla Ishigaki (Japón)
Sciaphila sugimoto. Planta heterótrofa, que se alimenta a partir de otros organismos, Isla Ishigaki (Japón) – Takaomi Sugimoto

Nueva planta en Japón

Descubrir una nueva planta en Japón siempre genera mucha expectación ya que es un área muy bien documentada. La mayor particularidad de S. sugimotoi, con una altura de unos 10 centímetros y unas hermosas flores, es su condición de heterótrofa, es decir, que no se alimenta por medio de la fotosíntesis, sino que logra su sustento a partir de otros organismos.

Wakaleo schouteni. Un león marsupial que vivió hace unos 23 millones de años. Australia
Wakaleo schouteni. Un león marsupial que vivió hace unos 23 millones de años. Australia – Peter Schouten

León marsupial de hace 23 millones de años

Gracias al material fósil recuperado por paleontólogos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, se ha podido determinar que este león marsupial (Wakaleo schouteni), que pesaba unos 25 kilos y pasaba la mayor parte del tiempo subido a los árboles, vivió en Australia en el Oligoceno tardío. Sus dientes sugieren que era omnívoro.

Xuedytes bellus. Un pequeño escarabajo sin ojos. China
Xuedytes bellus. Un pequeño escarabajo sin ojos. China – Sunbin Huang and Mingyi

Escarabajo sin ojos ni alas

Vive en cuevas en Duan, al sur de China, y como otros escarabajos que se adaptan a la vida en el interior oscuro y húmedo de las cuevas, ha perdido las alas funcionales, los ojos y la pigmentación. Xuedytes bellus es una adición espectacular a la fauna que habita las cuevas.

Ancoracysta twista. Un pequeño organismo unicelular de origen desconocido, pues se ha hallado en un acuario tropical de San Diego
Ancoracysta twista. Un pequeño organismo unicelular de origen desconocido, pues se ha hallado en un acuario tropical de San Diego – Denis V. Tiknonenkov

Un pequeño protista unicelular

Descubierto en un acuario tropical de San Diego (Estados Unidos), por lo que se desconoce su origen en la naturaleza, este organismo unicelular (Ancoracysta twista) tiene tantos genes en su genoma mitocondrial que podría dar pistas sobre cómo comenzaron a evolucionar los primeros organismos eucariotas.

http://www.abc.es/ciencia/

Descubren unas hormigas «bomba» que explotan ante el enemigo

Las obreras de esta nueva especie de Borneo se inmolan rompiendo su propio cuerpo y excretan una sustancia tóxica para defender a la colonia

Comportamiento explosivo de C. explodens en un entorno experimental con una hormiga tejedora

Los bosques lluviosos tropicales del sudeste asiático albergan innumerables plantas y animales fascinantes, algunos de ellos realmente insólitos. Entre esas especies espectaculares se encuentran las hormigas «explosivas», unos insectos arbóreos apodados de esa forma por su extraño y singular comportamiento defensivo. Cuando se sienten amenazadas por otras criaturas, las obreras menores (las más pequeñas) pueden romper activamente la pared de su cuerpo. Mueren de forma inminente, pero la «explosión» libera un líquido pegajoso y tóxico de sus glándulas agrandadas, con el fin de matar o contener al enemigo.

 El insólito comportamiento de estas hormigas fue mencionado por primera vez ya en 1916, sin que se hayan descrito formalmente nuevas especies desde 1935 debido a la falta de pruebas. Los científicos solían referirse a ellas simplemente como miembros de un notable grupo de especies, Colobopsis cylindrica, mejor conocido como «las hormigas que explotan».
 
Obrera con el cuerpo posterior levantado en una postura defensiva
Obrera con el cuerpo posterior levantado en una postura defensiva – A.K.

Pero investigadores de Austria, Tailandia y Brunei, fascinados por estos insectos y su extraordinario mecanismo de autosacrificio (también llamado autothysis), decidieron unirse en 2014 para identificar nuevas especies. De esta forma, entomólogos, botánicos, microbiólogos y químicos del Museo de Historia Natural de Viena, la Universidad Técnica de Viena, la Universidad de Ciencias Naturales de Viena y la Universidad Brunei Darussalamidentificaron aproximadamente quince especies distintas de estas hormigas, una de ellas ahora descrita como nueva para la ciencia en la revista de acceso abierto ZooKeys.

Propensas al sacrificio

Denominada Colobopsis explodens, esta especie con llamativas glándulas de color amarillo ha sido elegida como modelo del grupo, ya que los científicos consideran que sus obreras son «particularmente propensas al autosacrificio cuando se ven amenazadas por enemigos artrópodos, así como por los investigadores intrusos». Las publicaciones sobre su comportamiento, perfil químico, microbiología, anatomía y evolución están actualmente en preparación. Además, se espera que se describan varias especies nuevas en el futuro cercano.

 
Hormiga «portera»
Hormiga «portera» – A.K.

 

Mientras que las obreras menores exhiben la capacidad de explotar, las otras castas tienen especialidades propias. Por ejemplo, las obreras mayores (también llamadas «porteras») tienen cabezas grandes en forma de tapón que se usan para cerrar físicamente las entradas de los nidos contra los intrusos.

 La biología de estos animales aún contiene una serie de secretos. Según los autores del estudio, las observaciones y experimentos llevados a cabo sobre las especies recientemente descritas han sentado una base importante para futuras investigaciones que descubrirán aún más detalles sobre estos enigmáticos insectos explosivos.

 

El ave que caza como un misil a más de 300 km por hora

La estrategia del halcón peregrino para capturar presas que cambian de dirección durante el vuelo

En la naturaleza, hay veces en las que la belleza se mezcla con la muerte. El halcón peregrino, el cazador más rápido del mundo, es capaz de capturar presas que cambian de dirección al vuelo en un picado a más de 300 km por hora, una maniobra espectacular que solo es posible a esas velocidades. Si el ataque fuera más lento, el pobre pajarillo se libraría de convertirse en cena, según han concluido investigadores de las universidades de Groningen en Holanda y de la de británica de Oxford.

 
Un halcón peregrino (trayectoria azul) a punto de interceptar un estornino común (trayectoria verde) que maniobra erráticamente para evadirlo
Un halcón peregrino (trayectoria azul) a punto de interceptar un estornino común (trayectoria verde) que maniobra erráticamente para evadirlo – Robin Mills

 

Al colocar cámaras de vídeo y rastreadores GPS en halcones peregrinos, el equipo había descubierto previamente que estas aves atacan a sus presas usando las mismas reglas que los misiles hechos por el hombre. Pero no se sabe por qué los halcones eligen atrapar presas lanzándose desde grandes alturas a velocidades más rápidas que cualquier otro animal. Tal comportamiento arriesgado seguramente exige extraordinarias demandas físicas y cognitivas.

Para investigar la estrategia del halcón, los investigadores construyeron una simulación computarizada basada en la física del vuelo de las aves que enfrenta a los halcones con las presas. La simulación incorpora la aerodinámica del vuelo, cómo las aves aletean y pliegan sus alas, cómo los halcones perciben a su presa y reaccionan a ella y cómo los halcones atacan como un misil.

Técnica especializada

Al ejecutar la simulación millones de veces, variando la estrategia de ataque del halcón cada vez, los investigadores demostraron que las inmersiones a alta velocidad permiten a los halcones producir fuerzas aerodinámicas mucho más altas para maniobrar, maximizando así sus posibilidades de capturar presas ágiles.

Aún así, la simulación mostró que las inmersiones a alta velocidad requieren una dirección muy precisa para que un halcón ataque con éxito, lo que revela que su técnica de caza altamente especializada.

«Nuestras simulaciones revelan por qué los peregrinos han evolucionado para bucear desde grandes alturas y a velocidades más rápidas que cualquier otro animal», dice Robin Mills, autor del estudio e investigador en Groningen. «En última instancia, nuestro objetivo es comprender la ‘carrera de armamentos’ entre los depredadores aéreos y sus presas, que ha llevado a las aves rapaces a convertirse en algunos de los animales más rápidos y ágiles de la Tierra». La investigación ha sido publicada en PLOS Computational Biology.

http://www.abc.es/ciencia

¿CUÁLES ANIMALES SE TIRAN FLATULENCIAS Y CUÁLES NO? NUEVO LIBRO REVELA ESTE OLOROSO ENIGMA

UN ESFUERZO CIENTÍFICO COLABORATIVO PARA ENTENDER EL FASCINANTE MUNDO DE LA FLATULENCIA ANIMAL

Resultado de imagen para ¿CUÁLES ANIMALES SE TIRAN FLATULENCIAS Y CUÁLES NO? NUEVO LIBRO REVELA ESTE OLOROSO ENIGMA

La flatulencia animal ha sido un tema que ha cobrado cierta relevancia en los últimos años particularmente por esa especulación de que las vacas y sus gases podrían ser uno de los principales contribuyentes al cambio climático. Pero surgen otras preguntas, como la interrogante sobre el poder fétido de las flatulencias de las ballenas o los elefantes. ¿O si las serpientes despiden gases odoríferos… y por dónde?

Después del éxito de un hashtag de Twiiter #DoesItFart, la investigadora Daniella Rabaiotti y Nick Caruso han creado el libro Does it Fart? ilustrado por Ethan Kocak. El libro responde a las incontenibles dudas sobre los hábitos flatulentos del reino animal. Utiliza esta curiosidad para explorar la naturaleza biológica de la flatulencia, los procesos digestivos y las bacterias que producen estos gases. Así que los pedos -es imposible no referirse al término vulgarmente usado- son el gancho para explorar cosas más profundas. 

Aprendemos que un tipo de pez (un tipo de carpa con dientes, ciprinodóntidos) no sólo produce gases sino que se infla y llega al punto en el que si no logra liberar el aire muere de un estallido. Sabemos por los autores que los chimpancés tiran flatulencias especialmente altisonantes cuando comen higos. Que los tapires los hacen con bastante amplitud. Nadie sabe si las arañas lo hacen -nadie nunca escuchó una ventosidad arácnida- pero si se sabe que los ostiones, las almejas y los pepinos de mar no. Las serpientes, las cucarachas, las termitas y las abejas sí tiran gases. Las tortugas echan gases por el trasero pero también respiran por allí. Algunos peces lo hacen e incluso su vida depende de ellos, pero no los pájaros, animales celestiales que no tienen este hábito -aunque esto no quita que su excremento sea un serio problema en ciudades como Roma.

Evidentemente el tono del libro es ligero, ayuda a liberar el estúpido tabú que se tiene en estos tema y es además un excelente regalo para un niño con curiosidad científica.

https://pijamasurf.com

Camaleón

El gran talento de este reptil es regular su color desde dentro, en función de sus emociones

Nosotros llevamos aquí mil veces menos, y tenemos muchas cosas que aprender de él.
Nosotros llevamos aquí mil veces menos, y tenemos muchas cosas que aprender de él. GETTY IMAGES

 

Taimado y raudo, sus ojos giran independientes el uno del otro hasta que se concentran sincrónicos en su presa con curiosidad letal, parsimonioso y sobrado, no tan venenoso como sus enemigos creen, cola prensil y cabeza pensante, porque está todo el rato pensando en comer y por lo general lo consigue, cruel, resbaladizo, feo y paciente, el camaleón ha tenido siempre justas aspiraciones a la fama. Le conocemos sobre todo, sin embargo, por su capacidad para cambiar de color y camuflarse así contra la fatalidad. Esto último del camuflaje es falso, fake news del pretérito, pero lo demás es tan cierto como que este reptil arbóreo lleva 100 millones de años en el planeta Tierra. Nosotros llevamos aquí mil veces menos, y tenemos muchas cosas que aprender de él.

Los científicos y los ingenieros llevan tiempo fascinados por los cambios de color del camaleón. Quieren incorporarlos a sus robots por una variedad de razones. Han diseñado materiales que mudan de color en respuesta a estímulos externos como la luz o la temperatura. Pero esto no le llega al camaleón ni a la suela de sus pies deformados y pegajosos. El camaleón puede responder a estímulos ambientales, sí, pero su gran talento no es ese, sino regular su color desde dentro, en función de sus emociones. El miedo, la victoria sobre un competidor o su reverso, la derrota, la excitación sexual, todo ello estimula unos espectáculos de verde, amarillo, beige o crema que la simplona teoría del camuflaje no es capaz de explicar, ni siquiera de pintar. Watson, cherchez la femme, pardieu! Busque a la mujer. Las cosas raras que hace un macho se explican así casi siempre. Darwin lo llamó selección sexual, en uno de sus grandes aciertos. Queridos machos, guardaos de vuestra propia fisiología. Es un horror y un ridículo espantoso.

El robot camaleón ya existe. Yuanjin Zhao y su equipo del laboratorio de bioelectrónica de la Universidad del Sureste en Nanjing, China, han logrado (Science Robotics) construir un robot mariposa inspirado en el camaleón, que muda su color de manera autónoma, en respuesta a estímulos internos que siguen unas pautas y ritmos emanados de su lógica más básica.

En el caso del camaleón, los cambios de color están regulados por el sistema nervioso autónomo, el mismo que rige nuestra digestión y nuestro ritmo cardiaco. En el caso del robot mariposa de Zhao, los ritmos cromáticos están dictados por las células cardiacas (de rata) que deciden de forma autónoma, aunque modulable desde fuera, qué pauta de color deben seguir sus alas. Color y corazón vuelven a ir juntos.

https://elpais.com/