SALMOREJO ILUSTRADO

SALMOREJO ILUSTRADO

(Foto de Murat Suyur) 

Fríes en buen aceite unos pimientos verdes y sobre ellos rallas un poco de mojama de almadraba.

Espolvoreas sobre el huevo frito un poco de pimienta blanca recién molina.

Te recorres media ciudad para comprar un pan de verdad bueno.

Añades al hacer el salmorejo en el vaso batidor un puñado de almendras crudas y un puñado de tomates secos a los que hemos revivido antes en poco de aceite y el guiso cambia sin haber traicionado su alma, su intención, su tradición. No hace falta deconstruir nada, ni añadir ninguna exótica frutilla, ninguna rara sal para epatar al comensal o comensala sobre nuestras artes y nuestra erudición guisófila y mundana.

Al sexo igual, no hace falta echarle ningún esfuerzo tántrico ni empeñarnos en la postura del loto abierto, ni comprarnos un mini consolador azul corinto con forma de babosa que complemente nuestro gusanito.

Con añadirle al sexo, un poco antes, unas cervezas juntos y un plato de jamón es suficiente.

Es un desperdicio poner imaginación en la cocina o en el sexo y quién sugiera esas mandangas es que no tiene de verdad apetito ni deseo. Hay que aspirar a ser maestros en una docena de platos y posturas, platos y posturas que hayan demostrado antes ser una maravilla para los comensales y los amantes de dos o tres generaciones. Pero claro, somos curiosos y curiosas y siempre vamos a andar enredando con novedades y sorpresas, rarezas y exotismos, innovaciones e inventos. No podemos evitarlo, la carne es débil, que diría el inquisidor.

Nota: Tu no lo sabes, pero te digo todo esto para picarte, para que me des a probar mil novedades y de mil formas enredemos con los cuerpos. Yo intento poner imaginación en las palabras y me invento que soy conservador de paladar y de ingle para que tu me convenzas de que hay que hacer ya la revolución, así en el cielo de tu boca, como en la tierra de mis dedos.

http://gastropitecus-gloton.blogspot.com/

Futuro esplendor: Poemas de Rodrigo Figueroa

Futuro esplendor: Poemas de Rodrigo Figueroa

Podríamos decir que el uso y abuso de la saturación y de lo explícito como recurso en las distintas manifestaciones humanas que existen, ha degenerado las ideas que que tenemos de ciertos aspectos de la vida y el arte. No obstante, en el lenguaje puede que no se de el caso, ya que cambia junto a nosotros y todas las dimensiones que nos componen. ¿Degeneración entonces? Conectémonos con los siguientes poemas de Rodrigo Figueroa y de ahí discutimos.

 

PORNO_PIXEL

amarnamiller1.png

Rodrigo-figueroa-porno-pixel-001Rodrigo-figueroa-porno-pixel-002Rodrigo-figueroa-porno-pixel-003Rodrigo-figueroa-porno-pixel-004rodrigo-figueroa-porno-pixel-006.jpgrodrigo-figueroa-porno-pixel-005.jpgRodrigo-figueroa-porno-pixel-006PORNO_PIXEL-007

 

Rodrigo Figueroa.pngRODRIGO FIGUEROA (Constitución, 1989). 

 

 

 

 

ÚLTIMA EDICIÓN

Extracciones: Animal [María Auxiliadora Balladares]

Extracciones: Animal [María Auxiliadora Balladares]

¿Qué significa decir animal? ¿Quién o qué nos devuelve la mirada bajo ese nombre? En estos poemas, María Auxiliadora Balladares explora el territorio de esa misteriosa otredad desde distintas perspectivas; algunas veces se viste con una piel distinta a la suya y realiza movimientos extraños; otras, se convierte en una mera observadora lista para registrar lo que el ojo capta. En cualquiera de los casos, el poema grazna, aúlla, croa.

 

Portada Animal.jpg

POEMAS EXTRAÍDOS DE ANIMAL (LA CAÍDA, 2017)

 

LANGOSTA

De entre las criaturas deleznables,
el pulpo es mi mayor enemigo.
No quiero referir la desesperación
Que lo ha llevado a acabar
con poblaciones enteras
de crustáceos,
ni las cobardes estratagemas
con las que huye de sus predadores,
quiero,
para demostrar su vileza,
contar una historia
en la que él es
el solo protagonista.
Días después de emigradas las langostas
hacia mares septentrionales,
tanta era el hambre que aquejaba
a aquella bestia
que, al no encontrar mejor presa,
devoró sus propios tentáculos.
El acto barbárico
ha sido nombrado octopofagia.
No es atenuante
la certeza de su reproducción.
Es indigno
un cuerpo cementerio de sí mismo.

 

CUERVO

Si te expulso del nido es porque a tu edad ya es preciso un esfuerzo mayor que abrir el pico para alimentarse. En los parajes en los que extensas bandadas de cuervos deambulen deberás permanecer, en esos países abundará la carroña. Han de llegar a ti aves mayores que te robarán las presas, en ese caso, ódialas, no te queda otro remedio. Te reconocerán por tu inteligencia, tu pico beberá de todos los cántaros, con ingenio encontrarás maneras. Evita la ventana, el alféizar, pero si alguna vez llegas a la casa de un hombre, háblale claro de modo que te entienda. Incuba por veinte días tus huevos. Luego expulsa a tus crías, no hay necesidad de mayor espera.

 

LAS ARDILLAS

Salí del cine
Rumbo a mi casa en Amber Street
Sola y esquivando los huecos de la acera
Cuando me encontré con dos ardillas copulando
Sobre el tronco de un árbol
Probablemente un roble
No tengo certeza

El macho montaba a la hembra
Todo fue muy rápido
La hembra al sentir mi presencia
Desesperada quiso huir hacia una rama
Y ponerse a buen resguardo
Ya que mi mano
De quererlo
Hubiese podido atraparlas

El macho no la dejaba avanzar
Se aferraba desde atrás al cuerpo de ella
Avanzaban apenas unos centímetros
Mientras un sonido que no sé bien
Si emitía ella en su desasosiego
O él en su placer al penetrarla
Se instalaba en el jardín posterior
De aquella casa de tres plantas

 

 

 


María Auxiliadora Balladares.pngMARÍA AUXILIADORA BALLADARES (Guayaquil, 1980). Escritora y profesora de literatura en la Universidad San Francisco de Quito. Estudia la obra de poetas latinoamericanos del XX y el XXI. Ha publicado el libro de cuentos Las vergüenzas(Antropófago, 2013), el ensayo Todos creados en un abrir y cerrar de ojos (Centro de Publicaciones de la PUCE, 2015), acerca la obra de Blanca Varela, y el poemario Animal(La caída, 2017). De próxima aparición sus poemarios Guayaquil y URUX Una correspondencia, escrito con Sebastián Urli.

ÚLTIMA EDICIÓN

Gladiadores de lo tenebroso: Poemas y pinturas de Fran Serra

La imagen puede contener: texto

1-   Apunto de abrirse los cerezos de mi pasado

 

2-   a punto de cerrarse la apertura del abrir de tus ojos

 

3-   Me doy cuenta de que estoy entre la locura y la razón

 

4-   Entre la realidad y la irrealidad

 

5-   Sumerjo soledades en hastío y astillo la penumbra

 

6-   Tengo oficio, unos cuantos y vivo en el presente dentro

de la penumbra, también a veces el pasado y con gafas

visionarias el futuro

 

7-   Es importante la categoría pero también mucho y mas

la realidad,

( asumir que soy, asumir lo que eres)

Burbuja.

 

8-   Digo en un escrito que es muy importante una ración

diaria de humor, el amor como variación y que el amor es

como un vértice de burbuja (curativa).Roca.

No hay texto alternativo automático disponible.

( segundo poema )

El abanderado elástico duerme,

plácido sueño ficticio,

ilusión de plástico,

duermevela eficaz pero a la vez inservible,

último ritmo ausente de musicalidad,

erección en contrasentido,

burbuja en vez de jabón de tóxico en ritmo

de opción,

variación de alteración en tu inutilidad inacabada

de cartones de contornos y frailes de disponibilidad,

pomposo agujero de humedad inexacta, rímele en los

ojos y creada a partir de tu sentir totalmente correcto,

comprensible.

Artificial por el mero hecho de en vez de crear no crear.

En las plantas,

cualquier planta se espera la floración,

la cosecha,

el ritmo,

el arlequín silencioso,

el siluro del lago helado.

La espera de la espora del triángulo,

el caminar y el armamento de la barca armada

en la marea,

cínicos tucanes bíblicos y endemoniados por

el Dios de la vida,

beben y hablan en

y sobre

las aguas de las corrientes de los lagos

en bajamar.

Tormenta ………. y se terminan

las aceitunas del sueño del bar en el

que estaba.

Helada soñaba errante, multicolor y maldito

por el tricoma académico del sueño despierto en

el vaivén de sobrevivir.

Aunque ya hace tiempo que estamos muertos.

cenicero,

vagar por la ciudad

solitario,

distraerse con el reloj

abatido,

sombra proyección de puntillas,

sombrero,

disfraza al semáforo

en colores de pústula de camuflaje,

gangrena,

ensangrentado.

No hay texto alternativo automático disponible.

Mierda de sociedad,

venenos múltiples vertidos,

separatismos,

nudos de ajedrez,

víctimas de terciopelo enroscado por el

tartamudeo traducido de las puntas de hierro variable

por la oxidación de la mentira y la tergiversación, el maltrato

la inhumanidad y los excrementos continuos del egoísmo

vertidos en sumideros de inicio.

También temporales vendimias cual su cosecha no

es ni mucho menos, trigo sano y limpio.

Abarcará y subirá muy alto y veloz el ojo de estos demonios

pero jamás tendrán ni libertad ni pureza,

la visibilidad del sentimiento es gratificante.

Francisco San Martin Serra

ACCEDE AL ARTE VISIONARIO Y PROFÉTICO DE WILLIAM BLAKE EN ALTA RESOLUCIÓN EN ESTE ARCHIVO

UN ARCHIVO EN LÍNEA QUE PERMITE DISFRUTAR DE LA OBRA VISIONARIA DE WILLIAM BLAKE
Resultado de imagen para ACCEDE AL ARTE VISIONARIO Y PROFÉTICO DE WILLIAM BLAKE EN ALTA RESOLUCIÓN EN ESTE ARCHIVO

William Blake es uno de los artistas más enigmáticos, proféticos y visionarios en la historia del arte occidental. Blake fue poeta e ilustrador y desde joven fue visitado por ángeles. En su obra elevó a la imaginación a un órgano de percepción de realidades suprasensibles, de arquetipos y formas divinas que se hacían transparentes al ojo del alma. Además de ilustrar sus propias visiones -sus propios libros iluminados- Blake ilustró la obra de Milton, de Dante, el libro de Job y otros pasajes bíblicos.

ACCEDE AL ARTE VISIONARIO Y PROFÉTICO DE WILLIAM BLAKE EN ALTA RESOLUCIÓN EN ESTE ARCHIVO

El aspecto gráfico de la obra de Blake puede ser disfrutado en línea visitando el formidableThe William Blake Archive, un archivo que cuenta con escaneos en alta resolución de los e grabados e ilustraciones más importantes del artista londinense, algunos de los cuales también reproducen sus poemas.

ACCEDE AL ARTE VISIONARIO Y PROFÉTICO DE WILLIAM BLAKE EN ALTA RESOLUCIÓN EN ESTE ARCHIVO

ACCEDE AL ARTE VISIONARIO Y PROFÉTICO DE WILLIAM BLAKE EN ALTA RESOLUCIÓN EN ESTE ARCHIVO

De los Proverbios del infierno:

En tiempo de siembra, aprende; en tiempo de cosecha, enseña; en invierno, goza.

Guía tu carro y tu arado sobre los huesos de los muertos.

El camino del exceso lleva al palacio del saber.

La Prudencia es una vieja solterona, rica y fea, que la Incapacidad corteja.

Quien desea pero no obra, engendra peste.

El gusano perdona al arado que lo corta.

Sumerge en el río a aquel que ama el agua.

El necio no ve el mismo árbol que ve el sabio.

Aquél cuyo rostro no irradie luz, jamás será una estrella.

La Eternidad está enamorada de los frutos del tiempo.

 

ACCEDE AL ARTE VISIONARIO Y PROFÉTICO DE WILLIAM BLAKE EN ALTA RESOLUCIÓN EN ESTE ARCHIVO

ACCEDE AL ARTE VISIONARIO Y PROFÉTICO DE WILLIAM BLAKE EN ALTA RESOLUCIÓN EN ESTE ARCHIVO

https://pijamasurf.com/

POE+ de Juan A. Pérez

No hay texto alternativo automático disponible.

Ensalada de bichos a la mexicana
Carne de cañon
Sueños de un hechicero 
Calambres de brujo
Un paseo por la parte izquierda del lado de tus lágrimas
Escuchando la última canción de mi loro favorito
Un sáxo perdido en la tormenta
De algún recuerdo
De aquellos pasos con humo
De aquellos humos que cubrían
parte de los entendimientos de ese día
de esa tormenta veraniega

————————-

Estábamos justo en la esquina de la reconciliación, 
entre un castaño y una zarza,
en un camino de cascos y boñiga,
Entre Pinto y Valdemoro,
entre el quehacer y el deseo,
Bajo un suspiro
Y el aroma de un cocido lebaniego
Bajo una lluvia incesante
y las varillas delgadas
de un paragüas verde
Como esas orillas del camino

Juan Antonio Pérez

POE+ de JUAN ROMERO VINUEZA

POE+ de JUAN ROMERO VINUEZA

Mis adorados muertos


guardo en mi armario todo un arsenal de muertos
son cadáveres empolvados
mis manos han ensuciado
lo que alguna vez fue
el nombre de uno de ellos

¿qué lleva ahí, señor, un muerto?
me pregunta un niño curioso
no, llevo varios, le digo
y el niño huye llorando

mis muertos son hermosos
son tiempo y espacio
condensados en un árbol
            en los residuos
de su tallo
yo los veo y me maravillo
de cómo pueden vivir más que yo

retazos de vidas pasadas
embalsamados en la memoria oblicua
y barnizados con miel gris
                                               tinta china y una funda de plástico

¿una vida insignificante puede  llegar a ser trascendente
si la guardo en mi armario?
yo no mato
solo colecciono los restos de los
que no pudieron sobrevivirse más


de los que sabían sufrir
de los que escribían
poesía

Autocontrol natural

hoy creé un dios // fue producto de mi locura lectura (tortura)
hoy creé un dios sin atributos // un dios humano // un dios animal //
hoy creé una voluntad mínima y una oscuridad que busca luz

mi dios no es guerrero ni lo sabe todo
es inútil y le gusta leer poesías sueltas que encuentra en un cuaderno de apuntes
él las escribe pero odia reconocerse ahí
crea otros dioses sin atributos y los riega por las hojas
mi dios es como un sol apagado
como un muerto que quiere dar consejos a un niño

los niños no creen en los dioses
sus madres creen que sí y les enseñan a rezar en latín
el niño es su propio dios // un niño es más poderoso que un león

hoy creé un dios // hoy creé un niño
aún no sé quién es ese niño pelirrojo y pecoso vestido de azul
que me mira como diciendo:
«Deja de crear cosas que no puedes controlar»

La ciencia ha corroborado que la vida no vale nada

si pudieses revivir a John Lennon
¿lo harías?
¿clonarías a Borges?

¿si dios existiese, elegiría una enfermedad especial para mí?
quizá
¿ceguera, problemas cardíacos, cáncer o esquizofrenia?
¿o eso ya me lo transmitió mi familia como un código de los Romero-Vinueza?

a Moisés lo hizo albino
y Lincoln padecía del síndrome de Marfan

entonces
si podemos clonarnos
¿para qué necesitamos un dios?

ahora se crean en los laboratorios a gatos fluorescentes y los venden
a 5000$ cada uno
yo aún veo gatos no fluorescentes llorando en una caja debajo de un tráiler
y de gratis cada uno

¿dios creó cielo y tierra?
¿también crearía a los gigantes?
¿qué hay de Goliat o el Rey Og? ¿quién se acuerda de ellos?
¿qué vino después de la muerte de los gigantes?
¿las enfermedades de los pequeños?

¿por qué no clonan a Bach?
Mozart fue un infante con síndrome de Tourette
¿sus tics le permitían tocar? ¿sus movimientos involuntarios le estorbaban?

¿somos un movimiento involuntario de dios
o
dios es un acto involuntario de los humanos?

Souvenir

make me feel like I have never been born

guardaré tu nombre en el último rinconcito del olvido

pero

antes

permíteme desangrar todos los recuerdos

aquellos, inmunes a tus dagas

sal negra

el amor se fue volando tras tus besos

se suicidó en todos los parques

en todos los pasillos, los tangos y milongas…

pero, a veces, recobra fuerza tras tus rizos

estrangulado estoy

una lágrima en una ría

plagas inútiles, pues ya no me dañan

ya no soy un extranjero

la costumbre coaguló mi vida.

 

Jean Paul Sartre o la elección de fracaso


Sartre

elegí fracasar una vez más

con la mano llena de tinta
las uñas de mis dedos
no son más que residuos de un incendio
con el que quise borrar un pasado
lleno de mierda


lo admito

sé que fracasé y que lo seguiré haciendo

la poesía no me hace inmune a nada
corta pedacitos de muertes y me las regala
como el pedófilo obsequia chocolatitos a las
jovencitas de faldas cortas

ellas aceptan
yo acepto

y nos reímos de la vida
porque no vale nada
porque es una especie de nada

si fuera nadaísta sería más interesante
pero no lo es
no nos engañemos

el fracaso en sí no es escribir poesía
sino elegir hacerlo

quizás es peor cuando te das cuenta
que
a la final

tú no la elegiste
ella te buscó

y a ti siempre te gustaron las busconas

Juan Romero Vinueza (Quito, 1994)  Estudiante de Literatura en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Sus poemas y cuentos han sido publicados en revistas físicas y digitales en México, Perú, Ecuador, Argentina, Colombia y España. Artículos suyos han sido publicados en Entremares MagazineIndicium fue parte del equipo de redactores del proyecto FAVELA11 (México) y es parte del consejo Editorial de la Revista Matapalo (Ecuador) y maneja el blog de poesía hispanohablante Cráneo de Pangea, junto con Yuliana Ortiz Ruano. Consta en la Antologías Sinfonía Lírica: muestra de poesía total (Perú, 2014), Noventa Revoluciones (Ecuador, 2015), la muestra de Poesía Joven Ecuador (1885-1995) realizada por el poeta guayaquileño Abel Ochoa Suárez, Poetas Siglo XXI – Antología Mundial, realizada por Fernando Sabido Sánchez, y fue antologado en el blog Tenían veinte años y estaban locos de Luna Miguel. Es parte del taller literario Palacio caza de palabras en la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB) dictado por Raúl Serrano Sánchez.

http://www.revistaelhumo.com

Extracciones: Lo real [Celeste Diéguez]

Extracciones: Lo real [Celeste Diéguez]
[SELECCIÓN E INTRODUCCIÓN DE ANA CLAUDIA DÍAZ]

Real como verdadero, auténtico, existente; como cierto; como verídico o concreto; como innegable.

Entramos dentro de una matriz: Lo real, aquello que choca y cae desplomándose sobre el suelo al desmantelarse las fantasías, al despojarnos del artificio. Que la metáfora sea solo lo tangible o mejor aún, que sobre las construcciones utópicas venga a poner en juego todo aquello “… y reproducir en nuevo molde un metal liviano que decante raíz que me sujete no me haga volar agitada y chocando contra todos esos eventos que en la práctica se llaman vida, que en la teoría se llaman vida y que todos sabemos que no lo son.”

Dice Mario Ortiz sobre Lo real: “Diéguez se propone y nos propone, ya desde el título del libro, un verdadero desafío: lo real. Pero, ¿Qué es lo real? ¿Cómo describirlo y pensarlo? Esta es la gran cuestión de la filosofía desde sus inicios y que cobra urgencia en la época de los medios masivos y la realidad virtual. Las posibles respuestas, si las hay, no parten sólo de construcciones teóricas lógica y empíricamente fundamentadas, sino ante todo, de una indagación poética.”

El “yo poético” se desplaza entre enumeraciones y modulaciones de palabras como sonidos que le son propios, que al nombrarse se vuelven verosímilesConstruye un propio sistema lingüístico, -de a ratos sin ningún tipo de puntuación, dejando ese libre albedrío en la respiración/decisión del lector-; y va desplegando con armonía las diversas cualidades del habla, de la lengua; acelerando su reacción. Abarcándolas, nos enfrenta a la realidad en sus múltiples formas y sentidos; moldes/manifestaciones. En estos poemas, la autora, va variando la frecuencia o la fase de la onda portadora de señal, de conexión; y entonces, entre espejismos e imágenes como resonancias de lo que se narra aparecen las distintas facetas de lo real, de lo que entendemos como real, de lo que conocemos como real, de lo que nos dicen que es lo real; o de lo que -valga la redundancia- lo real realmente es.

En esa sincronización, y a través de los poemas, Diéguez monta distintos escenarios, representaciones, donde expone  variables/versiones de lo real; y cuestiona tanto aquello que es permeable o maleable frente a eso, como aquello que no. Entonces, como quien se para frente a un espejo para mirarse a si mismo o para mirar desde otros ángulos/vértices, nos encontramos frente a las imágenes que imantadas entre si generan la agonía, el desparpajo, la reflexión y nos ponen en jaque sobre la realidad, pero para ese entonces ya estamos inmersos sobre esa tabla de cristal que ahora es este libro;  sobre el reflejo o el eco que nos deja la autora en estos versos y sus certezas, como un búmeran.

 

 


 

40317172_1804881979625320_6658902679944691712_n

POEMAS EXTRAÍDOS DE LO REAL (CALETA OLIVIA, 2018)

1

El cubículo de aire que nos alimenta, nos encierra.

A mi madre le causa gracia la repetición, la desgracia, los accidentes uno atrás del otro; a mí me causa gracia el segundo plano, lo que sucede por detrás de lo principal, los muñecos.

Mirlos, halcones, águilas –alguien decía que sería pájaro– cartílagos alineados planeando sobre los sembradíos; yo solo puedo hacer lo que siempre hace mi familia: huir, atragantarse y acumular salpicaduras de fango en el ruedo deshabillado de enaguas rasadas. Desgracias de mujer que insatisfecha busca y no puede elevarse.

No podrás caminar fuera de tus pasos, fuera del pasto.

Hay en una habitación, en una sala, tal vez una chimenea romántica, leños y mantis de fuego, tal vez renacentista o decadente, digo un estar en un cuarto de juegos; una casa aparece si encendemos uno de esos veladores que giran con imágenes de luz, veríamos en la pared figuritas del mundo que aún no hemos visitado.

5

La tierra establece surcos paralelos
entre el supermercado de los chinos y mi casa
como una granada de cemento y liquen
hacia arriba montaña
hacia abajo la profundidad,
hendida,
ha crecido a la sombra de la avenida que la enhebra.
Camelias y camellos deambulan por igual
la ciénaga voraz los engendra constantemente.

Yo agarro entre mis pinzas lo que no se entiende
el reborde de algo que se llama a sí mismo lo real
y con mi cuerpo caliente atravieso la estepa
dura como bala de algodón o blanda como un disco de plomo.
El diablo chico que nada bajo la calle vieytes
se detiene bajo mis pies y aúlla
quiere cerrar algún tipo de trato:
–Vas a venir de una vez por todas al hoyo?
Todavía no, le digo; falta,
hay carnada.

9

Cuando viva al fin mi vida
esa vida que
por distintas causas
no he comenzado a vivir aún
Qué haré?
Una existencia activa de milagros concretos
tendré una profesión rentable
debo ganar buen dinero
me casaré joven
antes de los treinta
con un gran chico
clase media como yo
de valores sólidos y sexo pasable
los domingos serán con su familia o la mía
y luego llegarán uno tras otro los niños
me iré poniendo gruesa
trabajaré lo justo para jubilarme bien
y una vez por año
en la segunda quincena de enero
nos iremos a alguna playa ruidosa y concurrida
me haré amiga de mis vecinas de carpa
señoras como yo
a las que veré año tras año
hablaremos incansables de nuestros hijos
de lo que comeremos al almuerzo o por la noche
envidiaremos los cuerpos de las paseantes
volveremos a la casa alquilada
los chicos se prepararan para salir
escondiendo las drogas de nuestra miopía
cenaremos en silencio
tomando mucho vino
blanco tomaré en esa vida
y el tedio se escurrirá en la sobremesa
como un sirviente huidizo;
nos iremos a la cama
dos cucharas que ya
no revuelven nada.

Un día me despertaré
con 65 años y várices
la cara salpicada
por el exceso de sol sin protección
mi marido tendrá un pre infarto o dos
por la malasangre y los cigarrillos
todavía me quedarán años para leer y viajar
jugar a la canasta, hacer un curso
abogar por alguna causa
jugar con mis perros, cenar con amigos
o ir a molestar
a lo de mi nuera.

14

La canción que venimos silbando
desde que llegamos al barrio.
Un secreto que parte de nosotros sabe
y no es otra cosa
que pasar la mano a tientas por las molduras
de la puerta al pasadizo
agua en el río o solvencia en el calor;
no puede más que aproximarse para alejarse a su vez
y no se sabe bien si de atrás o adelante
o de dónde es que sale
ese haz de luz o de carne
que respira y se mece como barca amarrada
se agolpa como una bolsa
llena de monedas contra el muslo
lebrel de ojos malignos que refriega su cabeza
atento a desgarrar a la orden del amo
sacudiendo de un lado a otro
ese bastidor de tanzas flojas y tirantes
donde cuelgan unos trapos
rojos como un altar o como tiras de sangre
que vamos dejando por el piso
en una puesta indie que indicara
sobre la nieve adonde fueron los pedazos
de ese cuerpo sin cabeza que pasea
haciendo de cuenta que vive, que se baña
que se corta el pelo.

Y viene alguien y le gusta.
Y viene alguien y no le gusta.
Y viene alguien y pone me gusta.

Y todo eso es lo mismo?
Es más de lo mismo.

Porque la curvatura y torsión de ese haz de carne
rueda barranca abajo a que lo quemen
en alguna hoguera confusa de leñas gruesas
como a cualquier mujer abandonada por su joven amante
quemada viva para que no exude
como avispero el anhelo colectivo de libación o adulterio
flor venenosa tapada por los insectos
se reconstituye como árbol caído
oculta entre las culebras y los sapos
hasta que el sol inclemente de un verano
la seque en el aire, la levante y la arroje
voluptuosa a la orilla
donde mil años de mar la limen contra la arena
hasta perder su forma inicial
y sea otro trozo jabonoso de palo
suave y pulido; homogéneo ya y sin vetas
listo para decorar o para ser un asta
la manija de la pava o de un caldero.
El haz que junta y lleva a su rancho
una vieja señora, el nuevo mango
con que arma su escoba.

22

Un hueso agujereado en el medio de su centro por donde se escapa la paz el amor la paciencia por donde se va el tao turbina que descentra y reconstituye chupa y expulsa en constante arremolinar de esquirla a polen ácaro en la brisa huella ósea a punto de desaparecer una pala excava tan hondo que se lleva todo y no deja ni el marco:

el borde arranca y exclama — el hoyo sos vos

Un haz de fibra óptica que parpadea tratando de retener algo una hebra que no se vuele que pringue el cristal para estudiar su forma y reproducir en nuevo molde un metal liviano que decante raíz que me sujete no me haga volar agitada y chocando contra todos esos eventos que en la práctica se llaman vida, que en la teoría se llaman vida y que todos sabemos que no lo son.

 

 


Celeste DiéguezCELESTE DIÉGUEZ (Chascomús, 1979) Publicó La capital (Ediciones Vox, Bahía Blanca, 2012), La enfermedad de las niñas (Club Hem Editores, La Plata, 2013), El camino americano (Eloísa Cartonera, Buenos Aires, 2015), La plaza (Malisia editorial, La Plata, 2017), Bondiola Mechada (Yaugurú, Uruguay, 2018) y Lo real (Caleta Olivia, Buenos Aires, 2018). Participó en las antologías: Poesía Manuscrita Volumen 2 (Buenos Aires, 2009), Mangueras rojas y azules – poetas latinoamericanas (Los libros de la imperdible, Zaragoza, España, 2010), Color Pastel (Buenos Aires, 2010), Re invención (Proyecto Madonna, Buenos Aires, 2013), Hijas de diablo Hijas de santo, Muestra de poetas hispanas actuales (Niñobúho Cartonera, Ecuador, 2014), Poesía de hoy y de siempre (Eloísa Cartonera, Buenos Aires, 2014), Animalas imaginarias (Antología del VII Festival de Poesía Latinoamericana de Bahía Blanca, 2017). Coordina El golpe de horno -taller de chapa y pintura para textos- y la Colección de Poesía de Club Hem Editores.

https://jampster.cl

Inéditos: Poemas de Alicia Silva Rey

Inéditos: Poemas de Alicia Silva Rey

 

Cada paso exige un nuevo despojamiento: de las teorías, de los rictus de época, de los prejuicios, de los aprendizajes adquiridos.

Inventamos la lectura cada vez que nos disponemos a entrar en el universo de un Autor. Ese Autor no ha escrito más que para mí, que soy su Lector (las mayúsculas no son aleatorias). Autor y Lector son, por definición, contemporáneos, aunque efectivamente lo sean y, asimismo, anacrónicos. «Bien se puede vivir de un solo Cuento y, en verdad, los todoamantes viven de una sola noticia total del Ser, del Misterio que el uno es para el otro en su solo existir”, ha escrito Macedonio Fernández.

 

1-

Quienes lloran consumen más energía
que en ningún otro acto
a excepción del coito.
Llorar y coger estremecen
las fibras últimas del gemido.
Gemir: la más honda barrera
que puede establecerse ante otro.
¿Por qué se abrazan en las películas
cuando alguien gime?
Gemir excava todo. “No me toques”,
dice no exactamente Jesús a Magdalena
después de haber resucitado.
Cuando se adora tanto,
no me toques.

Jesús de Nazareth, film, Franco Zeffirelli–

4-

En lugar de una hermeneútica,
una erótica.
Ver en detalle el objeto.
Más realidad, no menos:
mostrar ‘cómo es lo que es’,
incluso ‘qué es lo que es’,
y no ‘qué significa’.

–Parafraseo de Contra la interpretación de Susan Sontag–

5-

Una membrana delgada y cruda
entre ambos
como llevar a un niño en brazos
primero empapado de sangre,
luego limpio y luciente mamífero
de muy pequeña talla.
–”¿No puede uno inflamarse y errar,
arrepentirse, ser perdonado…?”(*)
Sí –le dije–, sí, pero solo en el caso
de que no lo hagas
en el nombre del padre.
Si digo que soy yo,
hablo en mi propio nombre,
me afirmo en ser quien digo,
¿creerías en mí, alojarías en vos lo dicho,
entrarías como puñal en esa vaina?

(*) Frase editada de Zama de Antonio Di Benedetto.

6-

Percibo mi ración de harina y miel
como recompensa por haber permanecido despierta
una noche (*)
sobre la manta de ceniza

ceniza, un nombre

contorneo su hueco

doy forma al agujero de incineración.

(*) Cita alterada, Jacques Derrida, La difunta ceniza

7-

Un cuerpo es una voz
por el cuerpo de otra voz
tomado.
De la voz rota nace
una mente de amar.
Si intervienen, aun a distancia,
ojos y boca,
incitan la potencia del acto
del amor, accidente
que sustancia de amor segrega.

La materia del habla es la censura.
La materia de amar es sin razones.
A causa de oscuras cualidades
el alma de sus pulsos se ausenta,
toda seguridad se desvanece,

mi alma podría comerse
la sangre de tu corazón.

Vita Nuova, Dante Alighieri–

9-

Y lo que hacías ahí, bajo el terraplén,
era poner en libertad a una criatura viviente
atada a una cuerda

y lo hiciste para permitirle arrastrarse de nuevo
hacia su guarida
y olvidaste besar la escama pálida en su cabeza

y ha habido casos de esos reptiles
que se mordieron las colas
al ser atados maniatados

y era porque se parecía a nosotros
que bajaste hasta allí
y cortaste la cuerda que la sujetaba

y esperamos que huyera y por un instante olvidamos
que el musgo alcanzaría nuestros labios (*)
y cubriría nuestros nombres.

(*) “I died for Beauty — but was scarce”, Emily Dickinson;
En La noche de la iguana, acto segundo, Tennessee Williams.

11-

Firma con sangre, Juana,
“la peor, yo, de todas”, persuadida
de darse entera y, “yo”, no dándose;
ironía, venganza del sentido.

–“Yo, la peor de todas…”, frase que sor Juana Inés de la Cruz grabó con su sangre en el arco de la enfermería del convento de San Jerónimo–

12-

Nada se dice de la humildad de amar
ni de los espíritus cautivos
que esa humildad cultiva.
Tomo mi paño, cubro y descubro
los cristales,
elaboro con humildad
la transparencia ardua.
A veces lo que encubre mi vigilia
es la manta que envuelve
el cuerpo de una amada.
La luz roe su corazón.
El mío, aliado a la piedra desnuda,
como un ghetto
se desmorona.

–Sobre Spinoza, leído por Borges–

Foto Alicia Silva Rey

ALICIA SILVA REY (Quilmes, 1950). Es docente de enseñanza primaria (maestra y bibliotecaria escolar). Publicó La solitudine (CILC, 2009), (circa) (AñosLuz, 2014), Partes del campo (Ediciones de la Eterna, 2015), La mujercita del espejo (Ediciones de la Eterna, 2015), Orillos (Barnacle, 2015), En las vísperas del fin del verano (Biblioteca de las Grandes Naciones, País Vasco, España, 2016. Ebook: http://www.calameo.com/books/004541853be8997637bf2).

https://jampster.cl

 

POE+de HUGO GALVÁN

POE+de HUGO GALVÁN

SER HOMBRE

Por hombre, lo soy todo:

vaquero de Marlboro,

galán callejero, siempre y cuando use mi desodorante Axe,

piloto de carreras, según toda la publicidad de autos nuevos,

semental purasangre de película porno capaz de perforar muros con su pene;

como los buenos vinos, mejoraré con el tiempo y lo mejor de todo es que no tendré canas gracias a Just for men.

¿Por hombre, lo soy todo?

¿Qué me hace hombre además de la que traigo de campana?

¿El reloj de oro?,

¿el traje fino?,

¿los zapatos de piel?,

¿la camisa limpia y bien abotonada?,

¿las mancuernillas?,

¿el cabello corto?

Mi corbata, símbolo de mi virilidad, yugo amarrado al cuello para recordarme cada día que yo debo ser un hombre.

Porque ser hombre es ser humano.

¿Y qué si no quiero ser así?;

¿si quiero ser un cavernícola salvaje barbudo que mastica con la boca abierta?

También se me acepta porque soy hombre y a nosotros se nos perdona todo,

menos llorar,

porque llorar es de putos y los putos no son hombres y yo soy hombre y no pedazos.

Aunque quiera llorar después de una película romántica y no sólo con las rancheras cuando estoy borracho,

aunque quiera llorar después de un buen madrazo,

aunque quiera chillar de repente, sin razón alguna y sin “estar en mis días”.

Porque yo también

siento miedo,

todo me enoja,

me siento triste

y no me siento seguro de mi cuerpo

porque no tengo el lavadero marcado,

no tengo la voz engolada,

no soy alto y estoy jorobado,

no soy fuerte y hasta las bolsas del mandado me pesan y me dejan temblando mis bracitos,

porque hay veces que me pregunto de qué me sirve tener la verga tan larga si luego me vengo a los cinco segundos

o de plano no se me para,

porque ya busqué el punto G hasta en Google Maps sin encontrarlo,

porque la medida de todo hombre es cuántas viejas tiene y si no tiene ninguna es porque algo oculta.

Pero no me malentiendas, no soy un machista

le doy

libertad a la mujer,

excepto a mi madre y a mi esposa,

porque mi madre está para atenderme;

mi esposa también, pero su labor principal es darme hijos con los que yo pueda perpetuar el apellido 

del padre

del padre

del padre

del padre

del padre

del padre

del padre

del padre

del padre

del padre

del padre

del padre

de mi padre

y así convertirme en

la cabeza de la familia,

el hombre de la casa,

el PAPÁ, el protector, quien debe poder todo.

Siempre.

Incluso cuando siento que no tengo los huevos suficientes para enfrentar mis broncas,

que no soy tan valiente como los HÉROES que nos dieron PATRIA,

que no soy tan sabio como ese dios HOMBRE que hizo a los HOMBRES a su imagen y semejanza.

¿Entonces neta soy hombre si…

no sé cambiar la llanta del carro?

(¡Qué diva!),

¿no sé hacer una instalación eléctrica?

(¡Qué nena!),

¿no me gusta la salsa de chile habanero porque me pica?

(¡Qué joto!),

¿nunca he empuñado una pistola para matar a otra persona o a un animal?

(¡Qué poco hombre!)

y la más vergonzosa de todas:

¿siempre me he rajado a los putazos?

(¡EHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

PUTO!)

Entonces te lo resumo, el hombre del día a día debe:

cumplir con las cuatro Fs: ser Feo, Fuerte, Formal y que le guste el Futbol,

voltear a ver el culo de toda nalga buena que se le atraviese por la calle,

saberse un sinfín de piropos,

ser un chingón en los albures,

sentarse con las piernas abiertas, mientras más abiertas más macho alfa se es,

ser quien más ruido hace en los urinales,

escupir en las calles,

chiflar como los grandes,

practicar deportes de hombres,

escuchar música de hombres,

vestir como hombre,

caminar y correr como hombre,

hablar como hombre,

tomar bebidas de hombre,

cuando es morro, jugar con juguetes de niño (las Barbies sólo son para desvestirlas).

Ante todo, un hombre siempre debe parecer un hombre

y si no cumples con estas características tan sencillas, definitivamente

TE HACE FALTA VER MÁS BOX.

  

ISCARIOTE, EL ÚLTIMO DE LOS HOMBRES

Caminó por las sombras,

silencioso y sin rumbo.

Como al chivo que se suelta

en el desierto

para expiar las culpas

de otros,

anduvo errante

la primera víctima de los fanáticos de dios.

Miró al cielo y preguntó:

¿Cuánto cuesta un beso?

Pueblo a pueblo

fue señalado como

el impío,

el injusto,

el infiel; 

cargó con la cruz de ser el apostol apóstata

que se atrevió a traicionar al hijo del hombre.

Un asesino sin manchas de sangre en la mano,

sin daga en el cinturón.

Un asesino que mató con un beso a quien quiso ser besado.

“Pero tú los sobrepasarás a todos

porque tú vas a sacrificar al hombre que me cubre.”

Pueblo a pueblo…

el tesorero judío no pudo borrar sus huellas del desierto

y fue apedreado por quien cuyo nombre es Piedra

y sus herederos

y sus feligreses.

¿Cuánto cuesta un beso? -preguntó el decimotercero a un guardia romano.

Este le susurró algo. 

Dicen que aquella noche

se sentó a la siniestra de su maestro,

compartió la mesa con él,

bebió de su sangre,

comió de su carne,

y al final se despidió de él con un beso,

un osculum pacis, sin pecado concebido,

inocente

como el demiurgo que crea porque le divierte el caos.

El último de los hombres será también el más incomprendido

porque a alguien hay que echarle la culpa…

por su culpa

por su culpa

por su grande culpa.

Porque la culpa no es de quien negó tres veces al supuesto hijo de dios

ni del pueblo que decidió salvar a Barrabás

ni siquiera del verdugo que clavó el último clavo en la cruz.

A quien lo negó tres veces lo santificaron, se llama san Pedro.

A la tierra donde murió le dicen Tierra Santa.

Y la iglesia católica hizo de un instrumento de tortura,

la cruz,

un símbolo de paz y amor,

e hizo de una muestra de cariño,

un beso,

el símbolo de la traición.

¿Cuánto cuesta un beso?

El decimotercero anduvo sin sendero

hasta que llegó a la última casa de un pueblo.

Una casa alejada de todas las demás,

censurada.

Tocó a la puerta.

No tardó en abrirle una mujer hermosa.

-¿Cuánto cuesta un beso? -preguntó el último de los hombres a la prostituta de Magdala

mientras sacaba una bolsa con treinta monedas de plata.

-¡¿Cuánto cuesta un beso?! -preguntó de nuevo, desesperado, Judas Iscariote.

La mujer lo miró de arriba a abajo.

-La inocencia -contestó María Magdalena y se despidió de él con un beso.

EL MEOLLO DEL ALBUR ESCONDIDO

(RÁSCALE PA’ QUE LO ENCUENTRES)

El juego del albur disfraza… esconde;

se trata de sacar de una palabra 

inocente otra soez, hacer que todo tenga doble sentido

y que éste, con suerte, 

se vuelva triple.

-Carlos Fuentes

¡Ay, qué rico es alburear!

-Carmen Salinas

Préstamos de lengua,

picardía a la mexicana,

llena de vocablos 

te vas escupiendo calambures.

¡Ay, qué tino en los albures!

Abierto el diccionario,

la nariz bien adentro,

buscas retruécanos,

metonimias.

Pones la pluma en algunas

analogías.

A lo sumo

sacarás una metáfora

para tu palíndromo solitario.

Pero por más que te empapes

de libros metidos en cajones, 

¡pa’ que más que la verdad!,

así no aprenderás albures.

Lo primero que tienes que saber

es que nuestro español tiene tres raíces:

la europea,

la indígena,

no vayas a sobajar a la negra,

deja que la banana entre a tu vocabulario.

Si quieres llegar

hasta lo más hondo del 

mexicano 

lenguaje debe haber ganas

de mancharte la boca. 

Si te gusta a ti eso 

de la rima

salte al barrio, mi carnal,

o enjuágate los pelos con el jugo

del champú Chava Flores. 

Es muy bueno, de verdad,

te afloja lo inhibido.

O sóplale a tu mona,

chance se te aparece Sergio Corona.

Pídele este deseo:

– Que la pulcata que da pa’ Tasqueña esté siempre abierta.

Ahí te enseñarán que ya la tienes

peladita y en la boca,

no importa si eres tornillo 

o la dama más recatada,

si naciste en Peralvillo

o tu cuna fue dorada,

si todavía estás morrillo

o ya te jalas las arrugas de la cara.

Tu lengua siempre está preparada. 

Yo no soy vulgar,

el albur es de quien nomás lo entiende,

porque siente que lo puede contestar,

pero lo aguanta hasta que lo pierde.

Préstamos de lengua,

picardía a la mexicana,

llena de vocablos 

te vas escupiendo calambures.

¡Ay, qué tino en los albures!

Hugo Galván, Ciudad de México, 1988. Podrá ser poeta, locutor, periodista, escritor… pero nunca una estrella de porno.

Twitter: @hugokoatl

Blog: https://misobrascompletas.wordpress.com/ 

Autor de la novela Ritornello: otra canción pegada a la memoria y del libro Rock impop: el rock mexicano en la radio Top 40.

Parte del grupo de Poesía en Voz Alta Itinerante de Casa del Lago (UNAM).

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM, ha colaborado para Grita Radio, El Universal, Radio Centro y Televisa, entre otros medios.

http://www.revistaelhumo.com/