POEMAS DE PABLO ECHEVERRÍA

POEMAS DE PABLO ECHEVERRÍA
KIDMOGRAPH


Creo en dios 
Creo en dios 
en la palabra de dios
que habita en mi boca.
He escuchado a dios hablando miles de idiomas 
y en ninguno ha dicho mi nombre.
Creo en dios 
en las posibles humanidades de dios 
porque el error es humano 
y él está hecho a nuestra imagen y semejanza
Creo en dios 
en las plegarias 
que rezan su nombre 
He memorizado todos los cantos
y solo puedo decir que su nombre es silencio 
Creo en dios 
en la imagen de dios 
que no está en la Iglesia
He visto qué hay detrás de la máscara 
He abierto los ojos al sueño 
y me ha cegado la luz 
y he recordado que la luz que solo amplifica hiere
y la luz que no esconde es mentira
Creo en dios 
en la ira de dios 
que cae del cielo 
He roto mi voto de silencio para saber cómo se escucha la divinidad 
y he terminado arrastrándome en el suelo
llorando
con una voz animal en el pecho
Creo en dios 
en la pasión con la que entregó a su hijo 
He acercado mi cuerpo al templo 
con mis brazos abiertos en cruz
esperando también ser devorado
Creo en dios 
en el cuerpo y la sangre de su hijo
que están en mis manos
cuando en mis sueños soy lanza y atravieso su costado
Creo en dios y en los ídolos 
en todos los 
que vagaron por el desierto 
o en una ciudad que se parece al desierto 
buscando al final un abismo
Creo que si dios estuviera a mi lado 
se asemejaría mucho a un poema 
que nadie escucha 
que nadie lee
pero que todos creen llevar muy dentro 
 
Cuerpo y ceniza
Quemar el aire hasta la ceniza 
y con ella construir una casa que pueda habitar para siempre 
sin temor de que una ventisca la desaparezca 
Quemar mi boca hasta que no exista lenguaje alguno que me defina 
Y de esa ceniza construir una máscara de donde cuelgue mi nombre en una oración infinita 
Quemar la voz. 
Quemar la vida. 
Porque en el cielo ya no hay espacio para mi nombre 
Quemar el cielo en el que dios habita. 
Y de ese cielo, de esa ceniza, crear un hombre que sea mil hombres, una legión eterna pero vencida, 
una legión de poesía
La noche más larga.
No somos la noche más larga. 
No somos, ni fuimos la vida corta que esperábamos. 
No somos, ni estamos en donde deberíamos.
No bebimos en las alcantarillas.
No ligamos a las mujeres más guapas. 
No concretamos el suicidio en masa.
No tenemos el cuerpo de un hombre (escondido en la cajuela). 
No perdimos a Pedro en la secundaria (sin contar que ahora se llama Elena). No creeremos en Dios (hasta que Elena se embarace).
Somos solo un desierto de ideas y un trío de payasos malhumorados. 
Somos otro peldaño en el porcentaje de desempleados en la madre patria.
Somos los espectros de una generación espontánea que solo escuchó a JJ en el iPod de un amigo.
Somos la fuerza bruta encarnada en cuerpos pálidos e hilarantes. 
Somos el pánico de la noche, el analgésico de la abuela y los dedos de quinceañera descubriendo su cuerpo. Somos el arma en la sien del suicida; somos la bala y somos el hombre que aprieta el gatillo mirando en el espejo su cuerpo desnudo (lleno de lágrimas). 
Somos la parodia de la muerte en la portada del Extra. Nos venimos sobre el “Lunes sexy” y al terminar, caemos en cuenta que las vaginoplastias y las cirugías reoperatorias tienen mejores resultados cada día. 
Somos. No somos. Fuimos. Estuvimos. Lloramos y crecimos. No somos la noche eterna. Fuimos la muerte desnuda frente a la orilla del mar. Somos Paco, Elena, Pedro, Mario, Santiago y el desaparecido Miguel. Somos la noche más larga y en las mañanas, solo somos la sórdida caricia de un engaño.
I.
Solo un campo de batalla y una noción de guerra. Un campo que es nuestro cuerpo en todas las posiciones del beso, llevando como estandarte la desnudez, las madrugadas y el sexo. Solo una guerra que ganará la poesía: la de nacer una y otra vez en tu cuerpo. 
 
Pablo Echeverría (Quito-Ecuador, 1995). Estudiante Comunicación Social. Ha sido rechazado en los más dignos oficios del ámbito cultural como limpiador de baños a medio tiempo y librero de centro comercial. Ha colaborado en revistas digitales de narrativa y poesía como DigoPalabra (Venezuela) y Seshat Ediciones (Colombia). Consta en Despertar de la Hydra (antología del nuevo cuento ecuatoriano).
Colaboración: Sara Montaño Escobar 
http://www.revistaelhumo.com/

Extracción: En obra [Cynthia Rimsky]

Extracción: En obra [Cynthia Rimsky]

Recientemente publicado por Mundana EdicionesEn obra podría ser considerado como un volumen de dos historias, aunque bien podría ser sólo una que muta en forma y dimensiones conforme se desarrolla. A partir de la conexión que logra Cynthia Rimsky de ambos flancos narrativos, la autora logra llevarnos a esa área que tanto nos gusta y por la que muchas veces sonamos repetitivos: el ominoso (pero maravilloso) territorio en el que el lenguaje surge. A continuación, una muestra de ello.

 


 

 

portada en obra cynthia rimsky

FRAGMENTO EXTRAÍDO DE EN OBRA (MUNDANA EDICIONES, 2018)

 

 

… Y SI REALMENTE LOS PÁJAROS SE COMUNICAN ENTR ELLOS
A TRAVÉS DE LOS OÍDOS DE LOS HOMBRES
Y SIN QUE ESTOS SE DEN CUENTA.
Juan Luis Martínez, La Nueva Novela

 

 

 

a Jamila Medina Ríos

 

Esta historia ocurre en un pueblo costero al oriente de la isla, un 28 de octubre de 2017, cuando se practica una fumigación controlada en cuatro momentos del día: de ocho a diez, de diez a doce, de dos a cuatro de la tarde y de cuatro a seis, las familias deberán estar preparadas para recibir a los brigadistas y no podrán existir casas cerradas.

Est_ visitante baja del auto norteamericano que abordó en la ciudad y camina hacia la costanera. Hasta donde alcanzan sus ojos, no hay indicio de lo que tendría que encontrar según los desconocidos que l_ empujaron a venir hasta acá. Sigue por el malecón, aunque es más largo y las veredas discontinuas son un problema para las ruedas de la maleta.

Galpones
fábricas calladas
o con poca vida
casas de un alambrito.
Asociaciones: de artesanos artistas, de industria, seguridad.
El trabajo digno, la educación edificante.
Control obrero-turno-muelle vacío.

Es difícil pensar que las asociaciones o el control obrero sigan respirando entre las partículas del jardín, las partículas de los muros, del techo. Se repite su impresión de que no levantan las ruinas porque desconocen qué podrían colocar en el lugar de la fábrica o del galpón. A menos que las partículas ya estén vendidas a uno que prefiere el anonimato o que, visionario, deja el control obrero como souvenir.

El muelle sí está vacío.

Antes de venir a la isla quiso averiguar cuáles fueron los lugares afectados por el huracán; la información le resultó confusa. Seguramente no querían espantar a los turistas y se fue corriendo con el curso hacia los bordes, por ahí llegó a la página de un organismo estatal y a una lista de las obras por hacer en los municipios afectados. Este pedazo derruido de costanera, delante de la placita triangular, debió figurar entre los daños y pasó de largo. Quién tendría deseos de viajar seis mil ochocientos veintidos kilómetros para alcanzar el derrumbe. La vuelta que dio para juntar nombres y cosas resultó bastante larga. El por hacer alude a que ya están aquí las piedras monumentales con las que está por construirse el muro defensivo. Los dólmenes, como damas plantadas, esperan obedientes en la costanera cambiar su condición verbal.

Teniendo todo para resultar una esquina bulliciosa, quienes pasan diariamente por la plaza, la estatua, la costanera, han desaparecido. La misma ausencia percibió al desviarse para entrar al centro por la calle que acaba de reponer a est_ visitante en la costanera, ahora del lado de la salida del pueblo. En la primera manzana le pareció que rentaban un cuarto. Abrió la puerta un hombre vestido de la cintura para arriba y con el pantalón del pijama a rayas. La silla de ruedas tenía los cojines que le faltaban al sillón; la hacía rodar con las manos. Por detrás de la sala fueron apareciendo personas de los cuartos que rodeaban un patio interior techado. El inválido les daba la espalda. Est_ visitante le explicó que buscaba un cuarto, y remarcó: con ventanas al exterior. Al segundo plano siguieron llegando personas, no les parecía extraño que el inválido estuviese conversando con est_ visitante en pantalón de pijama —seguramente ellos tomaron la decisión de dejar de vestirlo—. El inválido fue en la silla a buscar el celular para telefonear a una vecina; telefonear es un decir, para evadir el cobro los isleños usan un lenguaje con los timbres. Resultó que la vecina tenía un cuarto con vista. El inválido no hizo mención a los que alquilaba en su propia casa. Las personas en segundo plano seguían sin disimulo la escena. Seguramente el inválido los tenía convencidos de que era el único con conocimiento del mundo para tratar a quienes venían del exterior, aunque los cuartos seguían sin alquilar, por eso lo espiaban. Solo la mujer con la escoba se dignó a hacer un movimiento de cabeza. Est_ visitante se dispuso a devolver el saludo, pero tuvo la impresión de que iba a quedar en ridículo si hacía un gesto al aire.

La búsqueda del cuarto de la vecina fue en vano. El nombre de la calle era correcto, el número cayó en una memoria equivocada o el inválido lo hizo a propósito para que volviese directo a su patio interior. Desde que puso un pie en la isla, las cosas aparecen en un segundo plano respecto a los nombres. Se resiste a pensar en un engaño, una falsificación, un delito; ya no está segur_ de qué nombre dar a lo que ve.

Las casas de un piso en la vereda contraria a la costanera son tan sencillas; únicamente dos ventanas modestas sin terraza ni galería para aprovechar la vista, como si el mar fuese un accidente que las postró allí contra su voluntad. Resulta increíble que no alquilen cuartos o pongan un restorán a la orilla de playa. A excepción del quiosco cerrado que encontró antes de entrar al pueblo del que acaba de salir, no vio ningún negocio en la costanera. Algo obvio: comer los frutos del mar contemplando el mar parece inaudito para los isleños. El restorán que le recomendó el pasajero del auto colectivo queda hacia el pueblo, seguramente con vista a una casa. El pasajero apareció a último momento con la intención de ocupar el puesto junto a la ventana que est_ visitante había reservado; como era conocido del chofer, también se sentó adelante y, en vez de viajar cómodamente, llevó la manilla de la ventana enterrada en su costilla.

El chofer le había vendido al pasajero un auto norteamericano que se le echó a perder antes de llegar a su casa. El pasajero tenía acento extranjero pero vivía en la isla. Hablaba sin resentimiento; con la ayuda del chofer, más una comisión, consiguió vendérselo a otro y, aunque sumando y restando perdió dinero, al menos se lo quitó de encima. Hablando de autos, el pasajero le preguntó al chofer si vendía el suyo. Llenaron el silencio con las normas que el Estado impondrá a los transportistas privados. No se permitirán más los pisitos o asientos hechizos en el maletero; un auto con tres hileras podrá llevar ocho pasajeros y los comunes, como ese, cuatro. En aquel momento viajaban ocho. El chofer era consciente de que el negocio estaba por acabarse, que la próxima vez pedirán seguros, control técnico, extintor, espejos. Será el fin.

El pasajero le preguntó cuánto dinero estaban pidiendo por un auto de fines de los 60 como aquel. Si no hubiese escuchado la pregunta que le hizo al comienzo del viaje, lo hubiese interpretado como un interés general por todos los autos de los años 60 y no por el del chofer. Repasaron los vehículos del pueblo y los que conocía solo el chofer; todos con setenta u ochenta años de vida sobreviven a base de repuestos hechizos. Un comprador necesita un mecánico de confianza y dinero para pagarle mes a mes. No se compra un auto sino el derecho a seguir haciéndolo circular. Con estas argucias de por medio, le costaba entender si habían olvidado la pregunta inicial o esperaban con paciencia a que el dilema encontrara su camino en la mente del chofer. Doblaron por un camino lateral, supuso que hacia la costa. El chofer dijo que sí, que vendería su auto si el precio era bueno. El pasajero no hizo ninguna oferta. ¿Lo estaba obligando a que él mismo le pusiera precio a su fin? El chofer le contó que los de la dignidad del trabajo se habían reunido con gente del Gobierno para pedirles que postergaran la norma. Él no estuvo de acuerdo; seis meses, un año, el trabajo se va a terminar igual.

—En verdad, a mí no me falta nada —les dijo. Y enumeró los bienes que le quedarían después del fin.

—¿Para qué pide tanto por el auto, entonces? —bromeó el pasajero.

—Así que te interesa mi auto —lo jodió el chofer.

—Claro, si me dejaste sin auto y más encima tengo que pagarte pasaje —se rió.

—Pregúntele cómo se compra las casas y las vende —lo acusó el chofer.

Est_ visitante se enteró de que el pasajero se dedicaba a comprar y vender bienes raíces. El negocio suena bien, pero si la historia del auto es cierta, debe perder tanto como gana. El riesgo mayor lo corre a causa de la ley que prohibe a los extranjeros comprar tierras. En un momento de la conversación el pasajero mencionó “mi esposa cubana”. Omitió si se casó antes o después de su interés inmobiliario. Al ir acercándose a la costa fueron apareciendo unas fortalezas que en pequeña escala y con sus terrazas descubiertas en el segundo y hasta el tercer piso, desafiaban a los huracanes. En comparación, las casas de los lugareños parecían livianas y fáciles de reconstituir. Las afuerinas las construían a la orilla del camino, de a dos o de a tres, como si necesitaran cuidarse la espalda. Si me comprara una casa no escribiría en la fachada cuánto dinero poseo, piensa est_ visitante.

 

 

 


Cynthia RimskyCYNTHIA RIMSKY (Santiago, 1962). Ha publicado los libros Poste restante, La novela de otro, Los perplejos, Ramal, Fui y El futuro es un lugar extraño; ganadora, esta última, del Premio Municipal de Literatura y MOL 2017. Actualmente vive en Argentina.

 

 

ÚLTIMA EDICIÓN

Futuro esplendor: Poemas de Marcelo Nicolás Carrasco

Futuro esplendor: Poemas de Marcelo Nicolás Carrasco

Como un cuerpo extraño no identificado que cae con una trayectoria impredecible pero identificable en medio de la noche, Marcelo Nicolás Carrasco hace una alegoría del encuentro y la búsqueda en medio de una noche eterna, como la que hay fuera de este planeta.

 


 

 

BAJO UN CIELO DE ESTRELLAS

Los cometas se olvidaron de los parques.
Las fugaces no son las estrellas
sino nuestros pasos por encima de la hierba húmeda
y regada de cenizas de cigarros viejos.
Ya regresará tu padre –el astronauta-
Volverá con globos en las manos un planeta cada globo
cada mano una esperanza.
Volverá con chicles nos dará unos dos o tres a cada uno
y entrarán en nuestra boca como meteoritos blandos.
Como un sueño con galaxias libres nebulosas tan lejanas
que allá nadie llegaría a hacernos sentir solos
nadie nadie llegaría con los dedos aferrados a la carne
como para señalarnos o lanzarnos burlas y adjetivos.
¡Vamos!
Volverá el viejo astronauta con su traje de misión extraterrestre
y entrará con una flor en medio de su casco como huevo
de criatura extraña.
Una florecilla azul del cementerio de los dioses allá afuera.
Una rosa de metal traída del espacio.

 

 

 


 

 

El miedo a la oscuridad proviene de no abrir los ojos

 

 


 

 

X

La fuerza de una fuerza.
……………………………———–De qué fuerza.

Preguntarle a los objetos y encontrar preguntas
que preguntan otras cosas.
…………………….             ……..A otras cosas.
…………………..  ……..            .Otras tantas.

Este lugar ha sido construido por el hombre.
Este lugar no ha sido construido para el hombre.

……………….Estas cosas no son estas cosas.
Qué preguntas…… qué encontrar…… qué fuerzas

El paisaje es una imitación de lo que quiso ser.
………..               ………………….Su réplica.
No es la proyección en el principio.
………….. ……….En qué principio. De cuál ciencia.
El paisaje es lo que quisieron que no fuera.

 

 

 


 

 

ATRAPASUEÑOS

No es necesario dormir para soñar
………………… ………y no soñar no es estar despierto

Para un sueño no es tan fácil salir de la cabeza
Para ellos no es difícil anidar fuera del nido

Los sueños no son las utopías
Las utopías requieren de una cierta condición para ser sueños

No es llegar y soñar
……………………       ………así sin condiciones

En la puerta la madrépora con plumas
sus tentáculos alcanzan a los sueños
…………………..                                     ……….de la vida que se duerme
Los aprietan los expropian
………………..               ………….y los cuidan de las garras del olvido
del reloj o del insomnio

Nuestros sueños son materia en discusión
……………….                                             …………..indefinida
………………..                                             ………….sospechada
Un estado de la mente
…………………….        ……..o una mente de qué estado

Nuestros sueños son en realidad
…………..                  ……………….un poco más que nuestros sueños:

Realidades que aún sueñan con hacerse realidad

 

 

 


 

 

EL NOMBRE DE CADA ALGO

El nombre de cada algo
………………es el resultado de un procedimiento matemático.

El nombre de lo nombrado
……….. ……………lo innombrable
….. …………………lo permitido
………………………lo que nos permitimos prohibirnos
………………………lo construido
………………………lo impensado
………………………lo mentalmente tangible.

Lo que probablemente pueda ser probable,
………………porque todo puede serlo
………………………..y nada es imposible en este mundo.

…………………….Este producto algebraico ha sido bautizado
…………….             ……………..como: “nombre”
……………………………y se le ha asignado a un algo
………………   ……………que lo asimile como signo.

 

 

___________________________________________
NOTA: √NOMBRE ^2 SIGUE SIENDO NOMBRE

 

 

 


 

 

ANOTACIONES EN TORNO A LA ECUACIÓN LINEAL DE PRIMER GRADO

El silencio no es una ecuación lineal
……..                                  …………………….de primer grado.
En una ecuación lineal de primer grado
……………..                                       …………….no se admiten el vacío
…………………                                                                  …………ni el silencio.
La sustancia del silencio no es un vacío.
El vacío
……..     ..no es una ecuación lineal de primer grado.

Cada término de la ecuación
………………….                     ………..es una configuración distinta.

Cada término no es fin
………………..            ………….sino principio en la ecuación.

Ni el silencio ni el vacío son el término final.

 

 

 

________________________________________________
NOTAS: 1. LA ECUACIÓN ES UN DIALECTO DENTRO DE UN IDIOMA.
1.1 EL SILENCIO ES EL LENGUAJE DE LOS QUE ANHELAMOS ESCRIBIR
EN TODOS LOS IDIOMAS.

 

 

 


 

 

OVNI

Cae en medio de la noche
el ruido   el medio   el astronauta
la discoteca bonsái   silencio suspendido
una ráfaga de azul    una película rosada
en blanco y negro
o una vértebra quebrándose en el roce
refractándose    diciéndose a destellos
a fotones
no-palabras
un lenguaje dando vueltas    giros
en el aire    como un aire
nieve ultravioleta cáncer en los ojos
infrarrojo el pulso    cámara de gas
entre la gente
los adultos niños las señoras
sobre la cabeza bicho extragaláctico
una pluma de aquí    un asterisco de allá
un enigma apareciendo en todos los lugares
pasa una pregunta inversa encima nuestro
luna descollante    vértigo    presencia
luz de marihuana    ovario cápside
un designio nahuátl prótesis de cielo
aparato volador    placenta    planta
magia    cero    madeja    máscara    reflejo
sonda    anfibio    escorpión    neón    tanquete
una orquídea tarántula medusa
un pequeño cohetín volviéndose a su barrio.

 

 

 


Marcelo Nicolás CarrascoMARCELO NICOLÁS CARRASCO (Santiago, 1999) Publicó Catalepsia (Piélago, 2015). Organizó el Ciclo de Lecturas 2020 junto a Carmen Berenguer. Ha participado en diversas lecturas y actividades. Estudia Pedagogía en Castellano en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE).

 

ÚLTIMA EDICIÓN

POEMAS DE LOULOU DE LA PARRA

POEMAS DE LOULOU DE LA PARRA

Otredad      

las horas    

no han sido    

escondidas   

mañana    

no despertaré    

las vísceras   

nacerán                                                                                                                                                                                                               

   

 *

Elmo dice letra M

Me mirabas mientras  

mi muñeca manejaba  

muy mío  mueves      

muerte menesteres misteriosos     

mañana meditas mas    

me mantuvo mojado      

mujer  miembro mitosis mar      

musito mamadas  

mejor manché mis mantas  

menosprecias muñeco maldito     

mas magullado me mostré 

mamón maldecir   

me mueve menos  

mirabas mis movimientos     

mentiras maldito mandril     

mejor márchate maintenant

                    *

Confín

Siempre creí

que cruzar la línea

sería  perfecto

pero al dar

la vuelta

a la esquina

todo desapareció.

             *

MA

No te quiero conmigo, ni para mi,

quiero tu mirar que detiene mis ímpetus

tus brazos que sostienen mis angustias

tu determinación de amar la locura de mi alma

así  te quiero

                        *

                       Reloj

Amanecí  con el recuerdo atorado en la garganta

pienso si lo trago o lo escupo.

                          *

En ocasiones, deseo

dibujarte con cilindros

dejarte siempre etéreo

fumarte un poco por las mañanas

un mucho por las noches

convertirte en sol

en planeta

en universo

             *

La humedad de tu cuerpo

me persigue en los sueños

en los momentos que sonrió delante de las gentes

que creen que hablo con ellos

La luz de tus ojos

alumbra las  madrugadas

en las que el mundo calla

y la oscuridad amenaza

El calor de tus brazos

ayuda a soportar el frio de la ausencia

que deja el corazón inquieto

Con el sabor de tus labios

respiró aire fresco

               *

La existencia azarosa

de mi corazón perdido

encontró refugio

Caminé por senderos

me perdí por momentos

desaté huracanes

lloré ríos

comencé la caída

me salvo un suspiro

             *

Debí saber que había comenzado el juego

pasé demasiado tiempo en la cueva

olvide la reglas

              *

Dios hizo la herida

la mujer la perpetuo

              *

 

Lou lou de la Parra México,  Distrito Federal, Filósofa por la U.G. editora de la revista cultural Kronos  integrante y exponente de talleres a nivel nacional. Participó en Antología Voces del primer vagón en la exposición colectiva Erótica Solar en León. Integrante del taller impartido por Gabriel Márquez de Anda, Su trabajo ha sido publicado en sitios como Letrina Letrinaesmiciudad.blogspot.mx. Revista El Humo, Revista es lo cotidiano sección Tachas. dMT3R Magazine, Revista el Canto del Ahuehuete.   

http://www.revistaelhumo.com/

POEMAS DE MARCELO CRUZ

POEMAS DE MARCELO CRUZ
27 DE MARZO
A dónde ir, cuando uno se siente solo.
en quien se ha de depositar la confianza,
si se siente la soledad,
-incluso entre los hombres-.
Frente a esa inmensidad que nos abraza.
Huimos como niños ante el miedo,
nuestro miedo de estar solos,
de estar lejos.
A donde ir…
¿en quién confiar?
La totalidad de la nada.
-la nada de lo absurdo-.
Abstraerse, sumirse,
rebuscarse,
repensarse…
amarse y
sentirse…
Sentir esa soledad liberadora,
ese abrazo que cobija nuestro sueño.
Esa noche que nos ama.
A dónde ir.
Y, con quién…
…A quien se ha de besar,
si no hay labios,
ni boca,
ni beso, ni caricia.
A dónde ir,
y por dónde.
A quién he de llamar, amigo,
hermano,
amor…
De quién es la mano que me sujeta, y acaricia,
de quién la voz que me murmulla,
de quién los ojos, que me seducen,
de quién el cuerpo que se dibuja…
A dónde ir cuando uno se siente solo.
Ir hacia el sol,
ir a la luna…
ir para dentro de esa noche.
ir…
solo ir.

24 DE OCTUBRE

Y si hacemos silencio,
Si solo compartimos un helado…
un libro, una carcajada, una caminata.
Si rompemos los dogmas.
Nuestra mente…la rompemos
Si engordamos.
Si libero mi maldad, y tú liberas tu miedo,
si mi ego choca con tu competitividad…
Si hablo rápido y a ti te jode
-nos jodemos-
Si miro tus ojos y me sumerjo,
Si no hay química entre los dos…
No importa.
Me basta…
Dejemos que fluya…
12 DE MARZO
Quién puede comparar la noche con el alma… 
Y esa leve diferencia entre tú y yo.
El placer de dialogar contigo…
Quién puede soslayar el encuentro.
Evitar las palabras no dichas.
Uno, al fin de cuentas, debe decir lo que está pensando.
Marcelo Cruz._ Quito (1992).  Lector a tiempo completo, escritor a tiempo parcial. En 2015 presenta su primer libro El Gran Monólogo. Guionista en la productora Lunáticos Producciones y conductor del programa de radio el Galpón de los Cuentos Vivientes. Se encuentra en proceso de publicación de su primera novela Ciudades Vacías 
Colaboración: Sara Montaño Escobar
http://www.revistaelhumo.com/

Extracciones: Champú [Rubén Guerrero]

Extracciones: Champú [Rubén Guerrero]
[SELECCIÓN Y PRESENTACIÓN POR ANA CLAUDIA DÍAZ]

«Un obrero no es un baterista»; «Un obrero no es un nadador»; «Un obrero es un vaso de agua»; «Un obrero es una construcción». Entre estos mantras se construye la poética de Champú, el nuevo libro de Rubén Guerrero, que salió recientemente bajo el sello La Carretilla Roja y que se instala dentro de la poesía argentina rompiendo los cánones establecidos o supuestos y jugando con la musicalidad de los versos a medida que alza y/o pone a flor de piel la voz poética.

El autor arma y desarma en la estructura de sus poemas el múltiple sentido de un conjunto de palabras que se repiten, se alternan, se intercalan y se nos instalan en la mente, una repetición que no cesa, y no da tregua hasta lograr hacer entender, al derecho y –casi- al revés, lo que quiere decir; como si fueran eslabones que se enlazan y van formando una cadena, cada vez más fuerte, cada vez más densa, con más carga. Las palabras se rozan generando un sonido/ música, y ciertos encabalgamientos que las hilan entre sí, consecutivamente: “Hay una rama en el río/ Hay una rama en el río/ Hay una rama en el río/ (…)/ Viene una lancha y una paloma/ Viene una lancha y una paloma/ Hay una rama en la ola”.

Mientras que, por otro lado, la voz poética se explaya narrando un cotidiano (extraordinario), con la sensibilidad de quien mira/ siente a través del único vidrio de lo real que sobrevive, y elije velar/ develar en palabras aquello que necesita ser contado y numerado para acercarnos: “Todo esto es la economía/ de los cuerpos/ Todo esto va a cambiar/ No te rías/ No tenemos que ser flojos en eso/ Si no te lo imaginás/ estamos el horno”.

Este es un poemario bello como crudo: crudo como aquello real que –aún- no está curado; como quien habla apoyado sobre el tiempo y lo piensa destemplado, como algo a lo que no fue adaptado por completo. El autor esquiva las etiquetas en su poesía, construye su propia voz, y se luce.

 

 


47575502_1937845716328945_7557840005012389888_n

POEMAS EXTRAÍDOS DE CHAMPÚ (LA CARRETILLA ROJA, 2018)

Armamos
este viajecito
para esta cerca
del río
y estar un poco solos
si es que eso se puede, me dijiste

El río está como nuevo
y eso nos hace bien

Armamos
este viajecito
para parar
un poco
la distancia

A veces la distancia
se pone rebelde

Apagá la música
me dijiste

acercate

 

 

 

El bote se hamaca
en el agua
El bote se hamaca
en el agua
amarrado al sauce
El bote se hamaca
amarrado al sauce
que le pertenece

 

 

 

Lunes 19:
pasaje en lancha: 200p
una docena de huevos: 80p
un kilo papas: 30p
3 cervezas: 155p
1 coca grande: 65p
fernecito: 150p
papel higiénico X4: 58p
champú: 70p

A la tarde llegás vos

 

 

 

El río es mi héroe
todo héroe se pierde en la oración
todos mis héroes viven al ras del piso
como los pájaros
todo animal es un héroe,
todo héroe es un animal

Se hizo de noche
prendo el fuego
armo la parrilla
pongo la carne
y las verduras
en la parrilla

la oscuridad también
puede ser una rama del fuego

 

 

 

Te chupás el dedo
para contar billetes,
y los contás
y gastás
la guita que no tenés,
que no tenemos.
Que gastás más de lo que tenés,
decís
Que gastas menos de lo que querés,
decís
Que nunca te alcanza,
decís
Que nos merecemos estas vacaciones,
decís
Que son nuestras,
decís
Que nos merecemos todo,
decís

Te chupás el dedo
para contar billetes,
eso es casi como chupar
el mundo
para armarlo peso por peso
con una economía interna:
150 pesos para puchos
200 pesos para asado
300 de chupi
450 de viaje
y contás
y te chupás el dedo
y pasás los billetes

Que en realidad
tenemos menos
de lo poco que tenemos
pero es nuestro,
decís
Que no ganamos cada billete,
decís
Qué nos merecemos todo,
Decís

Vos contás
sabiendo
que siempre vas a perder

 

 

 

Cae la tarde
al lado del río
definí la tristeza me dijiste:

es esa cuerda
que se
tensa

 

 

 

 


Rubén Guerrero.pngRUBÉN GUERRERO (Avellaneda, 1982). Redactor publicitario y Licenciado en Letras por la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Formó parte de la editorial Zindo & Gafuri. En el año 2013 publicó el libro No transpira y en 2016 salió su segundo libro Ahora que estamos en verano.

ÚLTIMA EDICIÓN

Inéditos: Poemas de Román Luján

Inéditos: Poemas de Román Luján

Recién el año pasado tuvimos el placer de conocer a Román Luján, gracias a su impecable traducción de Alternarse de Juliana Spahr, título publicado por el sello mexicano Stomias Boa. Aprovechando que por fin llegó el momento para replicar dicha experiencia (aunque ahora en solitario), les damos la bienvenida a permanecer y a explorar, en los siguientes tres inéditos, esa belleza amarga que la entereza descriptiva es capaz de proveernos a partir de la aceptación de una realidad decadente y sin futuro. GOne!

 

SIN OTRO PARTICULAR

un tráiler repleto de cadáveres
disculpe la tardanza en contestarle

hedores y cenizas según la dirección del viento
nos haga el honor de contar con su presencia

a falta de infraestructura para almacenarlos
de la manera más atenta rogamos nos confirme

centenares envueltos en bolsas de basura
aprovechamos la ocasión para expresarle

un remolque con el logo de un oso polar
se encuentre bien al recibir este mensaje

el olor fétido alertó a los vecinos
la oportunidad de enviarle un cordial

no identificadas de la delincuencia
agradecemos su apoyo de antemano

se encuentra por ahora en una bodega
a través de esta misiva tengo a bien

obliga a conservar los restos vinculados
distraigo el favor de su amable atención

aseguraron que escurría de la caja
se encuentra a su entera disposición

un trabajador camina sobre las bolsas
nos gustaría hacer de su conocimiento

las autoridades se han visto obligadas
externarle así nuestras más sinceras

no hay espacio para los cuerpos frescos
puede hacernos llegar sus comentarios

zonas habitacionales como aparcadero
no dude en informarnos si requiere

la morgue de la ciudad vecina a tope
en la mejor disposición de concertar

prohíbe la cremación de víctimas
distinguida de mis consideraciones

mientras se construían criptas forenses
queda de usted su seguro servidor

tres de los cuerpos resguardados han sido
este conducto extendemos la más amplia

atados con cinta adhesiva y apilados
adjunto a la presente encontrará

digno de novela de humor negro si no fuera
haremos todo lo que esté en nuestras manos
……..

EL CAMBIO ESTÁ EN UNO MISMO

MEJOR YA NI LE MUEVAN REVOLTOSOS LES HACEN UN FAVOR DICIÉNDOLES QUE NO DE QUÉ TANTO SE QUEJAN BIEN SABEN QUE SIEMPRE HA SIDO ASÍ CREEN QUE ESTÁN DESCUBRIENDO EL HILO NEGRO MUERTOS DE HAMBRE TENEMOS EL PAÍS QUE MERECEMOS ALBAÑILES QUE CADA QUIEN SE RASQUE CON SUS PROPIAS UÑAS SON POBRES PORQUE QUIEREN Y YO QUÉ CULPA TENGO PINCHES NACOS CREEN QUE VAN CUANDO YA VENGO DE REGRESO A MÍ LO QUE ME IMPORTA ES LA IGUALDAD INADAPTADOS ENTONCES QUÉ PROPONEN SI NO VIVEN AQUÍ NO PUEDEN OPINAR MEJOR QUE LOS DEPORTEN PODRÍAN MANIFESTARSE SIN HACER TANTO RUIDO PINCHES INDIOS SEGURO YA LES DIERON SU TORTA Y SU REFRESCO ENTONCES QUE LAS VIOLEN EN ESTE PAÍS HAY MUCHA ENVIDIA ALGO HABRÁN HECHO NO SABEN NI A QUÉ VAN SON UNOS CHAIROS YO POR ESO YA NO LEO LAS NOTICIAS FEMINAZIS POR ALGO PASAN LAS COSAS DEBERÍAMOS QUITARLES EL DERECHO A VOTAR PATARRAJADAS Y A TI ESO EN QUÉ TE AFECTA NO VAN A CAMBIAR NADA SI NI ES DE TU FAMILIA ESO LES PASA POR ANDAR DE PUTAS AL MENOS ES GÜERITO MEJOR PÓNGANSE A TRABAJAR YA LOS QUISIERA VER PARTIÉNDOSE LA ESPALDA AQUELLOS SÍ ERAN HOMBRES ESO DEL FEMINISMO ES PURA MODA NI LE BUSQUES CON TAL DE QUE NO CIERREN LAS CALLES QUE LOS MATEN SEGURO QUE NO HABLAN ESPAÑOL TODOS LO HACEN EN MIS TIEMPOS LES DECÍAMOS PIRUJAS AL IRTE DEL PAÍS PERDISTE ESE DERECHO TOTONACAS APRENDAN A DARSE A RESPETAR UNOS PARÁSITOS NO ES POR SER MALINCHISTA SEGURO ANDABA EN ALGO BAJADA DEL CERRO A TAMBORAZOS VAMOS A ESTAR PEOR QUE VENEZUELA ELLAS SE LO BUSCARON IMPORTA EL CANDIDATO NO EL PARTIDO FEMICHAIROS QUÉ GANAN CON MARCHAR ZARRAPASTROSOS NO ES MÁS QUE UNA SIRVIENTA AQUÍ NO HAY CRISIS AL MENOS SON DE AQUÍ LOS QUE NOS ROBAN NI CHINOS NI NEGROS NI MORENOS LOOK CONDESA VOY A REZAR POR TI ANDABA EN MALOS PASOS MARIQUITAS AQUÍ NOS TOCÓ VIVIR ESO NO ES NADA NUEVO HAY QUE MEJORAR LA RAZA TODOS TIENEN COLA QUE LES PISEN NO SABES CON QUIÉN TE METES SON DE BUENA FAMILIA POR ESO LOS MATAN QUE SEA LO QUE DIOS QUIERA

……..

NO LOITERING

no hay concepto equivalente en español
significa estar en un lugar por mucho tiempo
como estar afuera leyendo algún letrero
que te exige no estar ahí leyéndolo

significa no leas esta advertencia
buscando descifrar qué significa
no importa que la leas en el espacio
público……..este verso se encuentra

en propiedad privada……..una traducción
que circula en un foro de WordReference
es no vagabundear……..pero qué hacer
o qué dejar de hacer exactamente

ante semejante imprecisión……..vagabundear
es una actividad cercana a la aventura
privilegio de nobles del siglo diecinueve
en robustas novelas por entregas

o el niño que escapaba de su casa
su hacienda un paliacate amarrado a un palito
de frente al horizonte a la salida
de una campiña con techos de dos aguas

tampoco es no seas vago……..aunque holgazán
sea la típica acepción de la palabra por decir
un vago bueno para nada a ojos de tu suegra
lo cierto es que ser vago también es un talento

se puede ser vago para las canicas o el billar
o andar de flâneur cual Baudelaire vago elegante
mirando las vitrinas de París mientras se escribe
un libro de poemas que capture los delirios

de la modernidad……..no……..tampoco es por ahí
hay algo putrefacto en esa prohibición
eufemismo cobarde que no logra esconder
su violencia debajo del pudor……..en cada muro

ese anuncio te grita don’t be homeless
no seas indigente……..si lees este mensaje
sin detenerte es que no te concierne
si paras a leerlo es mejor que te vayas
……..


Luján Román

ROMÁN LUJÁN (Monclova, 1975). Autor de Instrucciones para hacerse el valienteAspa Viento (con Jordi Boldó), DeshuesaderoDrâstel y Nigredo: Antología personal. Obtuvo los premios nacionales de poesía Abigael Bohórquez, Francisco Cervantes y Amado Nervo. Con Luis Alberto Arellano dirigió la revista Crótalo, además de editar Esos que no hablan pero están: Antología de poetas en Querétaro y El país del ruido: 9 poetas mexicanos/Le pays sonore: 9 poètes mexicains. Con Jen Hofer y Tupac Cruz tradujo al inglés Palabras ajenas de León Ferrari. Ha traducido a Juliana Spahr, Leslie Scalapino, CAConrad, Harryette Mullen y Divya Victor, entre otros poetas de lengua inglesa. Actualmente vive en Berkeley, California.

ÚLTIMA EDICIÓN

Cosas del Perro

Resultado de imagen para pinturas surrealistas

¿Dónde andas que no veo más que un paraguas y una bolsa ?,¿dónde está esa mujer que acompaña  mi papaya mañanera?, esa mujer que camina entre sombras y me convierte en caballero, almas perdidas, pies de granito y una especie de sombra con vínculos de sostenidos y bemoles……Aquellos que encuentro en ese camino de piedras y consejos, en esa carretera que no va a ningún lado.


Hay una carretera al infierno, cuatro carriles de un solo lado, lista para tu vida mediocre, caminos de aire, preparada para una vida llena de nada . Hay por ahí una garganta que suplica y dice que vio un sol radiante detrás de una tormenta de estupideces.


Como si fueras un pequeñito lleno de infancia, de nubes que son globos de colores, eres música de los 70’s, eres un sarpullido en la nariz, eres un montón de desencuentros, ya vete porque estoy a punto de ACDC  y no creo que lo entiendas. Luego te explico.


DESPUÉS DE LA TORMENTA SALES TÚ DICIENDO QUE SE ACABA EL MUNDO. ME ENCANTARIA ESTAR CONTIGO SI ESO SUCEDE…..NO PODRÍA DEJAR DE VER TUS TOBILLOS Y VER CUANDO HACES ESOS HUEVOS RANCHEROS


Y no me imaginé la lluvia
Lazos de una flor que no existe
Espejos de un corazón que piensa en todo
Lazos de una sombra que nunca me respetó
Silbidos de una melodia ajena
y más cerca que nunca

JAP

Pintura de : Vladimir Kush

Adelanto: La destrucción de los espacios [Raúl Hernández]

Adelanto: La destrucción de los espacios [Raúl Hernández]
© 2018 ESTATE OF GORDON MATTA-CLARK / ARTISTS RIGHTS SOCIETY (ARS), NEW YORK

Tributarios de la contemplación y su laconismo asociado —además de la polisemia propia que es capaz de generar un cúmulo de imágenes en torno a las más diversas obras civiles derruidas y deshumanizadas—, los poemas que les dejamos a continuación formarán parte de La destrucción de los espacios, lo nuevo de Raúl Hernández próximo a publicarse por La Calabaza del Diablo.

Más que cordialmente invitados a descubrir en el concreto, las señaléticas, las áreas verdes y los muros de nuestras zonas de confort, los signos que dan cuenta de la degradación.

 

ESQUINAS

Un edificio derruido
un edificio imaginario.

Un orificio gigante y circular
una ventana que se destruye al paso
de los camiones.

Un recuerdo una memoria
un paso del tiempo que se imagina
tendido entremedio del pasto.

Todo esto
al mismo tiempo.

 

CEMENTO

Las paredes descascaradas
de una casa ubicada en la esquina
con un cartel que ofrece
su venta.

Fierros
máquinas
palas mecánicas
escaleras y más fierros
que llegan de pronto
de un día para otro.

Algo en altura
comienza a avisar
que luego habrá ahí
una mole de cemento.

 

ADVERTENCIAS

Cuidado.
Excavación profunda.

Precaución.
Entrada y salida de vehículos.

Sr. Peatón.
Transite por la vereda de enfrente.

Peligro de derrumbe.

 

CONCRETO

Algunos turistas se toman fotos
en estas esquinas.

En otras ocasiones
todo está rodeado de basura.

Por acá crece la maleza
y un gato negro
come restos de comida china.

Las veredas se elevan
con las raíces de los árboles.

Se rompe el concreto
hacia afuera.

 

ALLENDE VIVE

Decía en un muro
cerca de casa
donde vivía cuando niño.

Allende vive
decía en aquel muro
con letras bien grandes
lo recuerdo muy bien.

Eran los años 80’
yo tenía seis o siete años
y me preguntaba:
¿Quién es Allende?
¿Dónde vivirá?

Porque no me cabía duda que vivía.

Poco a poco
las letras en el muro se fueron borrando
con afiches y rayados encima
con más pintura y con más rayados.

Se descascara aquel muro
en este momento.

Llega un viento tibio de domingo.

Y frente al muro pasa
una señora caminando
con una bolsa de pan.

Pasan unos niños
con una pelota en la mano.

Un abuelo, familias
pero no pasa el niño
que vio en el muro decir
Allende Vive.

El niño ahora es adulto
sabe quién era Allende.

Cierra un libro
cierra los ojos.

Y llora un poquito
al atardecer.

 

UNA CASA PARTIDA EN DOS

Gordon-Matta Clark
con sus manos
empuja corta divide
una casa abandonada
que también
podría ser
la casa abandonada del barrio
que veo todos los días
al pasar.

Una casa
que bien podría ser nuestro hogar
entre el claroscuro de la tarde.

Observo detenidamente esta imagen
en una copia difusa
impresa con poca tinta.

Y entonces voy
y divido lo indivisible.

Imito la destrucción de los espacios
y rompo en dos
la hoja mal impresa.

 

 

 

 


Raúl Hernández.pngRAÚL HERNÁNDEZ (Santiago, Chile, 1980). Bibliotecario, editor y poeta. Ha publicado los libros Poemas cesantes (2005), Paraderos iniciales (2008), Polaroid (2009), Caligari (2010), Estética de la lluvia (2012), Los pájaros del atardecer (2014), Cosas simples(2014), Aesthetic of the rain (2015) y Unemployed poems (2018). Trabaja en la Biblioteca de Santiago y es editor de poesía en Edicola Ediciones.

 

ÚLTIMA EDICIÓN

POE+ de JÉSICA GALEANO JARCOUSKY

Resultado de imagen para JÉSICA GALEANO JARCOUSKY

Ana Yáñez

El lugar está inundado y en desorden;  ellos se abrazan, el hombre consuela a la mujer que tiene una flor sobre la tristeza. Es el agua que vino a lavarles la dicha, es  el desastre que ahora impera; toda su casa reproduce como un adorno funesto a la congoja. Por más que intente ocultarla, hasta su sonrisa es un garabato sombrío. No hay disimulo posible aquí.
Como una flor acuática flota en la superficie y aunque el hombre la abraza, no logra acabar con esta inundación.
Es el torrente más profundo, allí están las raíces, el dolor, la culpa, el desasosiego que la habita. Allí en el fondo del agua, de las tinieblas del corazón, enredados por plantas acuáticas están sus hijos marchitos, insepultos, derramados por una guerra roja, oscura.
No hay agua que lave las culpas de esta madre, pobre madre patria, llorando, llorando tan profundamente; y pienso en  todas las madres que pierden a sus hijos por guerras tan ajenas a sus vidas.
Ni una menos
I
Le diste el tiro certero
huida- muerte
una impronta que marea
tus labios moreteados en el espejo
y esa escritura en los cuerpos.
II
Tu inspiración es eso
una especie de asco adyacente
ramificaciones venosas se transmutan en tinta
¿cuánto golpe hace falta
para sentarte a escribir?
¿cuánta locura llegará a la fuente?
los deseos de los hombres  te humillan
sos un velador, una mesa, una silla,
una muñeca inflable con la boca abierta
y te dan asco y prepotencia
y no alcanzan los dedos de las manos
porque sos mujer y estás harta
y diste el tiro certero, la palabra que denuncia
tus labios negro- azulados,
descorrés los velos del ultraje
a los domadores, los toreros
y las bestias que quieren dominarnos.
Como moscas en el parabrisas
                                                                                                                                “quieto de recuerdos
                                                                                                                                             exilios
                                                                                                                                alguna vez  tan tristes
                                                                                                                                            las risas”
                                                                                                                                     Celia Gourinski
Porque huirse no es exilio
los recuerdos se pegan
como carne a lo huesos
como moscas en el parabrisas
conglomerado putrefacto
no deja ver el recorrido.
La tristeza es otro afán
como querer acercar a alguien
con el pensamiento
y crearse
un magnetismo extraño
donde por cada risa pasada
permanezcan sólo lágrimas
dibujando los rostros.
Escritos tomados de  su libro “Claroscuros de la persistencia”
Jésica Galeano Jarcousky.  Nació en Pilar, Bs. As, en 1986. Su  amor por las letras la llevó a querer compartirlas con otros y estudiar un profesorado en Lengua y Literatura en su ciudad natal, donde ejerce  la docencia. Considera a la literatura como un vínculo con los demás; una manera de vivir y de intentar construir un mundo mejor a través de las palabras y las reflexiones que estas conllevan.
 Participó en  diversos talleres literarios, los más significativos en el género poesía  fueron: el cursado con Patricia Bence Castilla y el de Laura Yasán. Publicó sus textos  en varias revistas y antologías, una de ellas gestada en la Biblioteca Bartolomé Mitre, titulada Imágenes y palabras jóvenes de Pilar. 
Su primer libro Claroscuros de la persistencia pone de manifiesto la oscuridad propia del ser humano y sus intentos por comprenderla y fortalecerse a través de las palabras y los seres. Percibe a la existencia como una búsqueda de la luz. Es también, un libro nutrido de lo cotidiano donde se denuncian y proclaman situaciones injustas en un matiz más social que se perfila arraigado a la vida. 
Pertenece a la sociedad de escritores Autores Locales donde se desempeña como coordinadora del programa Autores Locales Radio que se emite por Radio Palabras del Alma los sábados a las 17 hs. (en www.palabrasdelalma.org) 
Escribe en su blog www.lapersistenciadelametafora.blogspot.com, también puede seguirse su labor  en Instagram. Su mail de contacto es: poesiayyo@gmail.com 
Colaboración: Sara Montaño Escobar

http://www.revistaelhumo.com