Gazpacho de cerezas

Me encanta este gazpacho de cerezas, con este color tan atractivo que tiene, tan rico de sabor, y que, con estos calores, es lo único que apetece, la verdad. Este año voy a compartir contigo un montón de recetas de diferentes tipos de gazpachos que hacemos habitualmente en casa: ¡espero que las disfrutes!

Gazpacho de cerezas

Receta de gazpacho de cerezas

Ingredientes

1 kg de tomates maduros
¼ pimiento rojo
100 g de cerezas o picotas
40 g de cebolla tierna
¼ diente de ajo
60 g de aceite de oliva virgen extra
15 g de vinagre
1 cucharadita de café de sal
6 cubitos de hielo

Para el acompañamiento de crujiente de jamón

Un poco de jamón ibérico crujiente

Preparación

Puedes prorratear los ingredientes a otras cantidades usando nuestra calculadora

Preparación

1. Pon en un cazo agua a hervir. Haz un corte en forma de cruz en cada tomate, en la zona del culo. Mete cada tomate en agua hirviendo durante unos 15 o 20 segundos —puedes hacerlo con varios a la vez—. Conforme los vayas sacando pásalos a un cuenco con agua fría. Pélalos, trocéalos y ponlos en un cuenco grande.
2. Lava, seca y trocea el pimiento rojo. Añádelo al cuenco.
3. Quítale el hueso a las cerezas y ponlas en el cuenco también.
4. Trocea la cebolla y el trocito de ajo. Añade al cuenco.
5. Agrega la sal. Tritura.
6. Incorpora el aceite mientras vas batiendo, y a continuación el vinagre, también sin dejar de batir. Prueba a ver si está a tu gusto.
7. Pasa el gazpacho por un chino. Añade unos cubitos de hielo para conseguir una textura perfecta si ves que está muy espeso —lee los consejos, más abajo—. Sirve muy frío.

Para hacer el crujiente de jamón ibérico

1. Quítale la grasa al jamón.
2. Envuelve la loncha en papel de cocina, y métela en el microondas durante 10 segundos. Sácala, mira a ver cómo va, y métela de nuevo otros 10 segundos. Estará lista cuando esté dura y seca.
3. Déjala secar unos 10 minutos al aire. Repite estos tres pasos con las lonchas que quieras.
4. Pon las lonchas ya secas en un vaso de batidora y tritúralas. Si tu batidora no es lo suficientemente potente, córtalas a cuchillo muy finamente.

Consejos

Estos consejos ya te los he dado en el gazpacho clásico, pero te los recuerdo aquí porque son importantes.

  • Pocas veces sale un gazpacho de igual manera que otro. Depende en primer lugar de la clase de tomates que usemos. Y, evidentemente, a mejor sabor de tomates, más espectacular queda.
  • Tampoco te saldrá igual de espesor. Por eso, si te queda muy espeso añádele un poco de agua helada o unos cubitos de hielo. Si te gusta más espeso o la textura que le da, ponle un trozo de buen pan, remojado previamente en agua, y escurrido un poco antes de incorporarlo al resto de ingredientes.
  • Muchas personas que lo hacen en la Thermomix no lo cuelan. Yo personalmente prefiero pasarlo por el chino, porque puedes eliminar las pepitas del tomate que siempre quedan, y consigues una textura mucho más fina.
  • Si encuentras un buen tomate de pera, te los recomiendo, ya que tienen una carne muy adecuada para hacerlo, y pocas semillas. Recuerda en cualquier caso que siempre deben estar maduros y de buen sabor.
  • Si lo has hecho con antelación, no se te olvide siempre removerlo antes de servir.
  • Ya te habrás dado cuenta de que no son cerezas lo que hemos puesto en la foto, sino picotas del Jerte, duras, dulces y extraordinarias.

Mi amigo Gastropitecus glotón hace especialmente rico este gazpacho, al que dedicó hace poco uno de sus artículos

Su

Publicado por Su
https://webosfritos.es

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA

Por Animal Gourmet

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA
Si vives de este lado del mundo, es probable que lo único reconocible de Croacia sea el par de futbolistas que han hecho un papel impresionante en el Mundial Rusia 2018 -Luka Modric e Ivan Rakitic-, pero… ¿qué tal su cocina?

Es difícil distinguir los platos 100% croatas porque la cocina de este país tiene influencia de ingredientes y sabores de naciones vecinas o que alguna vez lo ocuparon.

La cocina tradicional croata tiene similitudes con la italiana, la austriaca, la húngara y la turca, y como en casi todas las naciones, varía de región a región.

En Dalmacia y las islas -¡este país tiene más de mil!-, la cocina se basa en pescados, vegetales, aceite de oliva y sazonadores como ajo, romero y perejil, muy al estilo mediterráneo.

Por otro lado, la comida del Zagreb (la capital y la zona central), es muy similar a la comida del centro de Europa, con mucha carne y guarniciones elaboradas con papas y otros vegetales.

En la zona de Istria, la cocina es muy parecida a la de Dalmacia, aunque posee sus propias técnicas y platos, como la manestra, una sopa de frijoles que se prepara solo en esta región, o el fuzi, una pasta casera.

La región de Eslavonia es amante de la carne de puerco, así que esta proteína es protagonista en varios de los platillos.

A continuación, un vistazo a ocho platos superclásicos de Croacia:

Sarma

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA

Este bocado es chucrut –col fermentada- relleno de una mezcla de carne picada, arroz y especias, muy popular en invierno. En verano, en lugar de rellenar chucrut, los croatas utilizan pimientos.

Crni rizot

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA

Todos los restaurantes de comida marina tienen este risotto negro en sus menús. Básicamente es un risotto con tinta de calamar y otros mariscos como mejillones, almejas y más conchas.

Strukli

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA

Este pan es originario de Eslovenia, pero ahora es muy popular en Croacia.  Está relleno de queso ricota y crema agria y se puede preparar de dos maneras: hervido u horneado. En la capital hay un restaurante que solo sirve este plato y sus diversas variantes, se llama La Struk.

Pasticada s njokima

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA

Es el plato más popular de Dalmacia y es tan tradicional que cada familia tiene una receta propia. En general, la pasticada es filete de ternera bebé marinado en vinagre de vino durante varios días; posteriormente se cocina durante horas, primero en su propio jugo, y después en vino tinto. Se sirve con gnocchis caseros.

Brudet

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA

Clásico de las costas croatas, este platillo es básicamente un caldo de pescado. Como sucede con la pasticada, cada familia también tiene una receta y una manera peculiar de hacer el brudet. El pescado se cocina con cebollas, salsa de tomate y especias. Ya cubierto con agua se cocina a fuego lento durante horas y se le agrega laurel y pimiento para brindarle más sabor.

Manestra

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA

Es el plato más común en los restaurantes de la región de Istria. Esta sopa de frijoles se cocina durante horas a fuego lento con “pest” –una pasta hecha de panceta, ajo y perejil que se añade a la sopa cuando comienza la cocción- y luego se le añade carne curada como prosciutto para resaltar el sabor. La manestra tiene variaciones; se puede preparar con maíz o con col curada.

Soparnik

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA

Este pay salado o quiche está relleno de acelgas y es muy típico de la región de Dalmacia. El ministerio de Cultura de Croacia lo considera patrimonio inmaterial del país; para celebrarlo, cada año se realiza un festival en el que varias familias compiten por elaborar el mejor soparnik.

Paprenjaci

¿QUÉ SE COME EN CROACIA? OCHO PLATOS PARA CONOCER SU COCINA

Son galletas tradicionales que se preparan desde el siglo XVI. Llevan pimienta negra, nueces, miel, mantequilla, avellanas y otras especias.

Animal Gourmet · Comer, beber y saberlo hacer

UNA MARAVILLA LLAMADA TUÉTANO: 6 MANERAS DIFERENTES PARA DISFRUTARLO

Por Animal Gourmet

UNA MARAVILLA LLAMADA TUÉTANO: 6 MANERAS DIFERENTES PARA DISFRUTARLOUNA MARAVILLA LLAMADA TUÉTANO: 6 MANERAS DIFERENTES PARA DISFRUTARLO
Los mexicanos conocemos esa bendita sustancia gelatinosa y grasosa llamada tuétano. Generalmente lo comemos en taco solo con un poquito de sal o en un clásico sope coronado con crema y salsa verde, un verdadero manjar.

El tuétano es el tejido blando que se encuentra dentro de los huesos de animales como la res, y aunque tiene fama de grasoso y ultracalórico, en realidad también posee algunas propiedades nutritivas, entre ellas mucho colágeno, zinc, fósforo, calcio y hierro, además de omega 3, lípidos y vitamina A.

La realidad es que el tuétano ha sido alabado por sus beneficios para la salud durante siglosen casi todas las culturas del mundo. En la cocina china se cree que la médula ósea es compatible con el chi, nutre los riñones, y por lo tanto se prepara comúnmente en caldos. Los huesos se utilizan para hacer pho en la cocina vietnamitaosso buco italiano, pot-au-feufrancés, Markklößchen alemán, ¡y la lista continúa! 

Sin embargo, es importante recordar que el tuétano puede estar lleno de toxinas, por lo que es fundamental saber que lo que compras proviene de animales criados correctamente. Si compras huesos de animales llenos de hormonas y antibióticos -que no crecieron en ambientes saludables ni bien cuidados- en realidad no te beneficiarán.

Aunque en México comemos tuétano desde hace mucho tiempo, en Estados Unidos se puso de moda gracias a la dieta paleo, la cual impulsó el consumo de tuétano o médula ósea debido a sus beneficios para la salud.

Para comprar tuétano, lo único que debes hacer es pedirle a tu carnicero que corte los huesos en forma de canoa. Con ellos podrás hacer caldo de huesos, asarlos y utilizar el tuétano para untarlo en un pan, como si fuera mantequilla, prepararte un buen taquito o un sope con frijoles, y hasta cocinar huevos o verduras asadas con ese interior gelatinoso y fabuloso.

Estas son, quizá, las maneras más tradicionales de comer tuétano; el punto es que contrastes su sabor con otros ingredientes con notas ácidas y refrescantes que acentúen su consistencia o con algo aún más robusto.

Seis maneras diferentes de comer tuétano asado

  1. Cúbrelo con harina o pedacitos de pan. Cuando lo hornees, la superficie quedará crujiente y dorada, totalmente deliciosa. 
  2. Haz una ensaladita sencilla pero potente y mezcla tuétano, perejil, alcaparras, aceite de oliva y limoncito. Añade berros, arúgula y rábanos para darle más intensidad a la ensalada. 
  3. Para tu pan, mezcla tuétano, echalotes, cebolla y ajo confitado o mermelada de cebolla. 
  4. Cubre el tuétano con mantequilla antes de asarlo (puedes usar mantequillas infusionadas, por ejemplo; la de anchoas es increíble). O bien, cubre el tuétano con harina y rocía la mantequilla para obtener una superficie crujiente.
  5. Prepara un pan con una capa de queso azul y otra de tuétano asado. Puede sonar extraño, sí, pero te va a encantar. O puedes hornear el tuétano cubierto con trozos de queso azul.

Animal Gourmet · Comer, beber y saberlo hacer

¿DE DÓNDE VIENE EL SALMÓN QUE TE COMES?

Por Animal Gourmet

¿DE DÓNDE VIENE EL SALMÓN QUE TE COMES?
Si vives en México o en cualquier otro país de América Latina lamentamos decirte que el salmón que sueles comer en restaurantes o preparar en la comodidad de tu cocina, viaja congelado miles de kilómetros antes de llegar a tu mesa.

El salmón –o, más bien, los salmones, porque hay ocho especies– solo viven en las aguas del Pacífico Norte y el Atlántico. Cinco habitan las aguas norteamericanas, dos las asiáticas y uno las europeas.

Para comprar salmón, lo mejor es escoger el salvaje que proviene del Pacífico porque el del Atlántico solo se cría en granjas.

Chinook o Salmón rey

Es considerado el salmón más rico. Tiene un alto contenido de grasa, por lo que su carne es muy sabrosa y de un color que va del blanco hasta el rojo.

Coho o Salmón plata

Tiene una piel plateada y el color de la carne de rojo brillante, con un sabor similar al salmón rey, aunque con una textura más delicada.

Salmón rosa o jorobado

Es el más común del Pacífico. Su carne es de un color muy claro y casi no tiene grasa. Este tipo de salmón se vende fresco, enlatado, congelado o ahumado.

Salmón rojo

Es conocido por su carne sumamente roja y su sabor intenso. ¿Por qué se le llama así? Además de tener una carnita roja, este salmón enrojece cuando nadan en el mar al desovar.

Salmón del Atlántico

Ya lo dijimos, todo el salmón comercial del Atlántico es criado en granjas. Aunque criar salmón tiene mala reputación por las prácticas dañinas para el medio ambiente, ya hay granjas que se preocupan por la sustentabilidad de sus proyectos, solo es cuestión de investigar.

Salmón perro

Tiene unos dientes que parecen de perro (por eso se conoce de esta manera), su carne es de color claro y tiene poca grasa. Este tipo de salmón usualmente se vende enlatado o congelado para exportación.

Masu o salmón cereza

Vive en las aguas de Taiwán, Corea, Japón y Rusia. Se les conoce así porque de marzo a mayo regresan a sus aguas de origen, lo cual coincide con la temporada de cerezos en Japón.

Salmón amago

Se da principalmente en Japón.

¿DE DÓNDE VIENE EL SALMÓN QUE TE COMES?

¿Y qué pasa con el salmón de Chile?

En 2017, la Organización Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Odecu) llamó a no consumir salmón producido en este país debido al alto uso de antibióticos en su crianza, dato revelado por Ecocéanos y la clínica de Medio Ambiente y Derecho de la Universidad de Yale.

Según esta investigación, en Chile se utilizan 546 toneladas de antibióticos para producir 700 toneladas de salmón, lo que supera al uso de químicos que utiliza Noruega, líder mundial en la producción de salmón (es el del Atlántico).

Así, Chile es el segundo país que más produce salmón en el mundo porque las condiciones geográficas lo permiten (tiene contacto con los hielos patagónicos, océano y montañas). Sin embargo, su salmón no es endémico. En este país se cría el salmón del Atlántico y el coho (plata).

El diario El Mostrador describe cómo viven los salmones en Chile: “balsas-jaulas albergan miles de salmones en cautiverio apretujados, alimentados con píldoras que contienen harina de pescado, colorantes, pesticidas y otros químicos que buscan aumentar la producción. Los peces reciben además hasta cinco mil veces más antibióticos que los usados en Noruega, país que lidera la industria mundial.”

Lee más sobre la industria del salmón en Chile aquí.

http://www.animalgourmet.com

Una exvegana contra el mito vegetariano: “La agricultura ha destruido el planeta y la cultura humana”

Una exvegana contra el mito vegetariano: “La agricultura ha destruido el planeta y la cultura humana”

Después de seguir una dieta vegana durante 20 años la salud de Lierre Keith “colapsó catastróficamente”. Fue este problema de salud lo que la llevó a investigar sobre cuál era realmente el motivo para no comer ningún producto de origen animal. Y llegó a la conclusión de que todo lo que daba por cierto no tenía sentido, ni a nivel ecológico ni político.

En El Mito Vegetariano (Capitán Swing), un ensayo que está levantando polémica allá donde se edita, Keith, que actualmente edita la revista feminista Rain and Thunder, lee la cartilla a la práctica totalidad de la Humanidad pues, en resumen, asegura que llevamos cargándonos el planeta desde hace 10.000 años, cuando inventamos la agricultura. Y dejar de comer animales no va a hacer más que empeorar el problema, pues ni es bueno para la salud, ni para el Medio Ambiente. No es bueno, siquiera, para el conjunto de los animales.

En realidad, el discurso de Keith no es novedoso, y aunque ella ha logrado atarlo de forma encomiable el escenario que pinta es tan incómodo que preferimos ignorarlo. Su postura es radical –por esencial no por extrema–, pero te hace replantearte muchas cuestiones. Y no ha merecido la pena eliminar una sola frase de la conversación que hemos mantenido.

No sé si eres consciente de que tu libro no complacerá a nadie.

Sí, soy muy consciente de que este libro enfada a la gente, pero también ayuda a las personas que son veganas y vegetarianas que ya saben que la dieta les está perjudicando, no entienden por qué no funciona y están muy confundidos porque su mundo se está viniendo abajo.

En el libro planteas un punto esencial en todo el debate sobre el veganismo, y es que la vida es imposible sin la muerte, pero ¿es posible una muerte sin sufrimiento? ¿Es posible comer carne y preocuparse por el bienestar de los animales al mismo tiempo?

Siempre enfatizo que la ética vegetariana no está en cuestión. Los valores que subyacen al vegetarianismo (justicia, compasión, sostenibilidad) son los únicos valores que nos llevarán al mundo que necesitamos. Los valores no son el problema. El problema es la información que tenemos.

Mito Vegetariano

Existe una gran negación cultural sobre la naturaleza de la agricultura. La agricultura es lo más destructivo que las personas han hecho en el planeta. Tenemos que entender qué es la agricultura. La agricultura es una guerra contra el planeta. En términos muy brutales, tomas un pedazo de tierra, limpias todo lo que está vivo en él, y me refiero [que eliminas] hasta las bacterias, y luego lo siembras para uso humano. Es una limpieza biótica. Y esto permite que la población humana crezca en proporciones gigantescas, porque en lugar de compartir esa tierra con millones de otras criaturas, solo crecen humanos en ella. Además del hecho de que has desplazado permanentemente a un inmenso número de especies –y cuando digo desplazado, realmente hablamos de extinción–, el otro gran problema es que estamos destruyendo la capa superior del suelo. Y el suelo es la base de la vida; al menos la vida de la tierra. Le debemos toda nuestra existencia a 15 centímetros de tierra vegetal y al hecho de que llueve. Así que ahora mismo, deberías sentir un escalofrío de horror. Porque a excepción de las cuarenta y seis últimas tribus restantes de cazadores-recolectores, la raza humana se ha hecho dependiente de una actividad que está matando al planeta. Esto se debe a que el 80% de las calorías de los alimentos que se usan para apoyar a la población humana actual provienen de la agricultura, de esos monocultivos anuales. Somos dependientes por completo de la destrucción de nuestro planeta. Doscientas especies se están extinguiendo todos los días. El 98 por ciento de los antiguos bosques y el 99 por ciento de los pastizales del mundo desaparecieron, destruidos por la agricultura. Comer una dieta vegana no es sostenible o amable con los animales. La pregunta no es: ¿qué está muerto en mi plato? La pregunta es: ¿qué ha muerto por tener comida en mi plato? En el caso de los alimentos agrícolas, la respuesta es todo.

NO HAY UNA OPCIÓN LIBRE DE MUERTE. PARA QUE ALGO VIVA, ALGO MÁS TIENE QUE MORIR

No hay una opción libre de muerte. Para que algo viva, algo más tiene que morir. La única opción que tenemos es realizar los sacrificios mal o bien. A todas las criaturas les debemos nuestro humilde agradecimiento: las plantas, los animales, el fitoplancton, la bacteria. Todos hacen nuestras vidas posibles. Tenemos el deber de asegurarnos de proteger la red de la vida, y cuando matamos directamente, hacerlo de forma que otros seres sufran lo menos posible.

Mucha gente que compra carne ecológica cree que esto evita el sufrimiento de los animales, pero ¿no es una especie de autoengaño?

Hay dos cosas por las que debemos preocuparnos. Una es la vida del animal. ¿Ha podido expresar su naturaleza completa? En otras palabras, ¿es feliz? La segunda es la muerte del animal. ¿Es la muerte lo más rápida e indolora posible? Ambas condiciones se pueden cumplir. Las vacas en pastoreo en una manada natural que cuidan a sus crías hasta que son destetadas naturalmente, por ejemplo. Pollos que tienen una gran cantidad de bosques y prados, y que pueden actuar de acuerdo con su naturaleza. Es muy posible atender completamente las necesidades de los animales. Lo que no es posible es producir alimentos que no impliquen animales muertos. Ahí es donde nos engañamos a nosotros mismos. Y no solo individuos muertos, sino especies enteras y comunidades bióticas enteras: esa es la naturaleza de la agricultura. Es irónico que la gente piense que una dieta vegana es la más pacífica cuando en realidad se basa en la actividad humana más letal.

Campo

Tu libro ataca en gran medida a la agricultura y es posible que, como señalan muchos antropólogos, el estilo de vida sedentario nos haya llevado a trabajar más y a vivir en una sociedad más injusta, pero ¿podríamos vivir de manera diferente hoy en día?

La agricultura ha destruido el planeta y también ha destruido la cultura humana. Es el comienzo del militarismo y el comienzo de la esclavitud. En los lugares donde comenzó la agricultura, la sociedad humana ha seguido siempre el mismo patrón. Lo llamamos civilización o, por usar una definición realmente básica, “la vida en las ciudades”. La agricultura es lo que hace posible la civilización. Una pista: cuando digo civilización, no es que sea algo bueno. Son personas que viven en asentamientos lo suficientemente grandes como para requerir la importación de recursos. Por definición, han sobrepasado su base terrestre.

LA AGRICULTURA ES ESENCIALMENTE UNA GUERRA CONTRA EL MUNDO NATURAL Y ES INTRÍNSECAMENTE DESTRUCTIVA

El patrón de la civilización es un centro de poder inflado rodeado de colonias conquistadas, desde donde el centro extrae lo que quiere. Las sociedades agrícolas terminan militarizadas, y siempre lo hacen, por tres razones.

Primero, la agricultura crea un excedente, y el excedente necesita ser protegido. Si se puede almacenar, puede ser robado.

El segundo es el imperialismo. La agricultura es esencialmente una guerra contra el mundo natural y es intrínsecamente destructiva. Eventualmente los agricultores necesitan más tierra, más mantillo y más recursos. La gente no renuncia voluntariamente a su tierra, su agua, su capa vegetal o sus árboles. Entonces, hay toda una clase de personas cuyo trabajo es la guerra, cuyo trabajo es tomar tierras y recursos a la fuerza: la agricultura lo hace posible y también lo hace inevitable.

NO SOLO PODEMOS VIVIR DE FORMA DIFERENTE, TENEMOS QUE HACERLO SI QUEREMOS SOBREVIVIR

Y el número tres: la esclavitud. Algunos de esos recursos son otros seres humanos. La agricultura también es un trabajo agotador. Los cazadores-recolectores solo trabajan unas 17 horas a la semana. Para los agricultores, nunca termina. Para que cualquiera tenga ocio, necesitan esclavos. Hemos perdido la memoria cultural de esto porque hemos estado usando combustible fósil en su lugar. Pero si la energía utilizada por el estadounidense promedio tuviera que ser producida por humanos, necesitaríamos cada uno 300 esclavos. 300. Y, por supuesto, una vez que tengas un gran número de la población en esclavitud, necesitas a alguien para mantenerlos así. Por lo tanto, soldados. Este es un ciclo en el que hemos estado viviendo durante diez mil años.

Para el año 1800, las tres cuartas partes de las personas en este planeta vivían en condiciones de esclavitud, contrato o servidumbre. Así que una y otra vez tienes este ciclo: donde el centro de poder se eleva tienen que salir y obtener más recursos, eventualmente se agotan y luego hay un colapso de la población. Entonces todo vuelve a empezar.

La civilización que conocemos se ha vuelto global debido a los combustibles fósiles. La inevitable caída será catastrófica. Y estamos derribando todo el planeta con nosotros. Me preguntas si podríamos vivir de manera diferente hoy. No solo podemos, tenemos que hacerlo si queremos sobrevivir.

Pastor

En tu libro explicas que el pastoreo es la forma más sostenible de ganadería, pero ¿nos permitiría comer a todos? ¿No generaría otros problemas?

Hay 6 mil millones de personas que están aquí solo debido a los combustibles fósiles. Este no es un plan con futuro. El petróleo se va a acabar. Nada de lo que hacemos es sostenible en nuestros números actuales. No hay forma de que el tipo de reparación que necesita el planeta proporcione alimentos a todos los que están aquí: sobrepasamos su capacidad el primer día que los humanos asumieron la agricultura. Muchos de los argumentos políticos para el vegetarianismo se centran en esta idea de que una dieta vegetariana podría alimentar al mundo. Queremos un mundo justo donde se alimente a todos los niños. Pero nuestra especie sobrepasó su límite hace diez mil años y no se puede hacer. “Los hechos no son derogados por la negativa a enfrentarlos”, escribió Catton. Nosotros –la raza humana– vamos a tener que enfrentar este hecho si tenemos alguna esperanza de trazar el camino hacia la verdadera sostenibilidad sin pisotear los derechos humanos y preservando el orden cívico. La alternativa son escenarios sombríos y desagradables de inanición masiva, plagas, conflictos raciales y tribales, misoginia, fundamentalismo y colapso acelerado del ecosistema.

SI DEJAMOS DE TOMAR LO QUE NO ES NUESTRO, ENTONCES LOS BOSQUES Y LAS PRADERAS, LOS HUMEDALES Y LOS RÍOS, REGRESARÍAN

La verdadera pregunta es: ¿qué métodos de producción de alimentos construyen la capa superior del suelo mientras se usa solo el sol y la lluvia? Porque nada más es sostenible. Usando esos métodos, y solo esos métodos, ¿cuántos humanos puede soportar el planeta? Porque el día en que produzcamos a uno más de nosotros es el día en que debemos avergonzarnos a nosotros mismos como especie. Y ese día sucedió hace 10.000 años.

Necesitamos hablar sobre la población humana. La gente tiene miedo de este tema, pero no es necesario. Treinta y tres países ya tienen un crecimiento poblacional estable o negativo. Se puede hacer. ¿Y cuál es la acción número uno que podemos tomar para reducir la tasa de natalidad? Enseñar a una niña a leer. Eso es. Cuando las niñas y las mujeres tienen incluso más poder sobre sus vidas, eligen tener menos hijos.

Deberíamos preocuparnos por esto de todos modos, porque nos importan los derechos humanos, y las niñas cuentan como humanas. Pero resulta que asegurarse de que las niñas cuenten es la única forma de avanzar. No estamos hablando de las personas contra el planeta. Son las personas más el planeta.

Se podría hacer. No hay obstáculo físico en el camino. No tenemos que violar las leyes de la física o la química. En el transcurso de dos o tres generaciones, podríamos apoyar los derechos humanos para reducir nuestros números a algo sostenible mientras reparamos lo que hemos destruido. Si nos alejamos del camino, si dejamos de tomar lo que no es nuestro, entonces los bosques y las praderas, los humedales y los ríos, regresarían. Porque la vida quiere vivir. Ferozmente, quiere vivir.

Tierra Seca

¿Qué piensas de la agricultura ecológica? Como sabes, también existe mucha controversia sobre su utilidad para proteger el medio ambiente y muchos lo consideran menos eficiente, de hecho, que la agricultura convencional.

Bueno, no creo que la agricultura ecológica frente a la química sea realmente el problema. Creo que la agricultura es el problema ya sea ecológica o no.

El veganismo generalmente tiene un fuerte contenido político, pero ¿es realmente posible luchar contra el capitalismo al dejar de comer animales?

No, comer una dieta vegana solo empeorará el problema. Los vegetarianos creen que si todos comiéramos una dieta basada en plantas habría suficiente comida para todos, no tienen conciencia de que la agricultura es la destrucción del mundo. Tampoco entienden que la cantidad de grano que se produce en este momento solo puede ser alcanzada gracias a una reducción tanto del suelo como del combustible fósil. Cuando comes cereales estás comiendo petróleo en rama. Eso ha sido cierto desde la década de 1950, desde la llamada revolución verde.

EL CEREAL NO SE PRODUCE PARA LAS VACAS DE CARNE, ES UN EXCEDENTE QUE SE USA DE ESA MANERA PORQUE EL PRECIO DEL GRANO ES MUY BAJO

El argumento es que todo el grano que se destina a alimentar a las vacas debe ir a alimentar a las personas. Es un argumento simple y puedo entender su atractivo. Lo creí por años. Pero no tiene nada que ver con la realidad. Iowa no está cultivando maíz para que se pueda alimentar a los animales. Los vegetarianos políticos entienden esto al revés: el cereal no se produce para las vacas de carne, es un excedente que se usa de esa manera porque el precio del grano es muy bajo. Y ha sido llevado a un precio tan bajo por las seis corporaciones que esencialmente controlan el suministro mundial de alimentos.

Necesitamos entender esto. Cargill es la tercera empresa privada más grande del planeta. Cargill y Continental representan cada uno el 25 por ciento del comercio de cereales: eso es la mitad entre ellos. Cinco compañías controlan el 75 por ciento del maíz; cuatro poseen el 80 por ciento del procesamiento global de soja.

Reducen los precios por debajo de los costos de producción y los mantienen allí. Tienen un monopolio. Hicieron que el gobierno federal, los contribuyentes de los Estados Unidos, compensaran la diferencia. Los granjeros en los Estados Unidos están atrapados en esta horrible cinta de correr. Con el precio por los suelos tienen que producir más y más y más solo para no perder el control del agua. Todavía no pueden recuperar sus costos de producción debido al monopolio de los cárteles de cereales. El Gobierno dará un puntapié justo para mantener a los agricultores en el negocio. Y luego, al año siguiente, la misma historia es peor, ya que el precio es aún menor debido al excedente del año pasado. Eso es lo que está pasando en el Estados Enidos rural. Eso y muchos suicidios.

Cargill

Teniendo una economía capitalista alguien descubrió que teniendo el maíz de repente tan barato, se podía alimentar a animales confinados y producir carne realmente barata. No importaba qué se les hiciera a los animales o al medioambiente.

EL CEREAL ESTADOUNIDENSE ESTÁ CAUSANDO HAMBRUNA EN TODO EL MUNDO

Las vacas no están destinadas a comer maíz. Las mata. Unos pocos meses en una unidad de engorde es todo lo que pueden aguantar. Están diseñadas para la celulosa, para comer hierba, no maíz. La ganadería industrial comenzó en la década de 1950, no existía antes porque no tenía sentido económico. Lo que impulsó la ganadería industrial fue la revolución verde. Había una montaña de cereal excedente y no había lugar donde colocarla. Necesitamos detener la ganadería industrial. Cualquiera con pulso, no importa su conciencia, debería estar de acuerdo. Pero no impedirá que un solo agricultor deje de producir maíz en exceso. Hemos entendido esto al revés durante 30 años. Esta parte del mito vegetariano no tiene relación con la realidad.

Y creo que la razón es porque ninguno de nosotros pertenece al mundo rural. La realidad de los agricultores tiene tanto que ver con nuestras vidas como el lado oscuro de la luna. Pero tenemos que entender lo que el poder corporativo le ha hecho a nuestra comida, nuestra salud, nuestra economía, nuestro gobierno y nuestro planeta. La otra cosa que debemos entender es que el cereal estadounidense está causando hambruna en todo el mundo. No está ayudando. La agricultura industrial crea esos rendimientos industriales. Esos superávits son luego arrojados a los países pobres, destruyendo sus economías de subsistencia locales, expulsando a los agricultores de sus tierras y convirtiéndolas en la miseria urbana. Puede parecer contradictorio, pero el último lugar para poner comida barata es cerca de personas con hambre crónica. El grano estadounidense está causando inanición, no aliviándola.

Cereal

SI TE IMPORTA EL HAMBRE EN EL MUNDO Y COMPRAS UNA HAMBURGUESA DE SOJA, ESTÁS DANDO DINERO EXACTAMENTE A LAS PERSONAS QUE SON EN GRAN PARTE RESPONSABLES DEL PROBLEMA

Según Oxfam, “los exportadores pueden ofrecer excedentes de los EEUU a la venta a precios de alrededor de la mitad del costo de producción; destruyendo la agricultura local y creando un mercado cautivo en el proceso. Este ciclo de control corporativo, sobreoferta y dumping conduce a la destrucción de las economías locales de subsistencia. “Socava los medios de subsistencia del 70 por ciento de las personas más pobres del mundo”.

Esto no es una solución al hambre en el mundo. De hecho, condena a las naciones pobres a participar en una economía de mercado donde tienen que producir materias primas, como madera y metales, o bienes de consumo baratos como zapatillas de deporte o chips de ordenador para las naciones ricas. Con los centavos que reciben a cambio, luego tienen que comprar comida de las mismas naciones ricas. Este es un arreglo destructivo, inhumano y opresivo. Tengo que creer que los vegetarianos a los que le preocupa la política no lo han pensado bien.

Quiero que comprendamos esto porque si te importa el hambre en el mundo y compras una hamburguesa de soja, estás dando dinero exactamente a las personas que son en gran parte responsables del problema.

Vegano

En el libro dices que ser vegana te ha causado grandes problemas de salud. Muchos nutricionistas argumentan, sin embargo, que es posible seguir una dieta vegetariana saludable y, por supuesto, los veganos piensan que es más saludable no comer carne. ¿Puede ser realmente peligroso?

Sí, es peligroso. Hay bebés que han muerto porque sus padres veganos se negaron a escuchar la ciencia. Esto es muy serio.

LO PRIMERO QUE SUCEDE CUANDO LAS PERSONAS SE DEDICAN A LA AGRICULTURA ES QUE SE ENCOGEN QUINCE CENTÍMETROS Y SE LES CAEN LOS DIENTES

Las dietas vegetarianas tienen dos problemas: uno de exceso y otro de deficiencia. Estas dietas contienen demasiados carbohidratos y demasiados ácidos grasos Omega-6. El cuerpo humano nunca estuvo hecho para manejar tanta cantidad de azúcar, y los Omega-6 producen inflamación en todo el cuerpo. Esos dos problemas son en gran parte responsables de los problemas de salud asociados universalmente con los pueblos agrícolas. Tenemos un concepto para esto: las Enfermedades de la Civilización. Cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades autoinmunes, toda la cohorte de condiciones degenerativas y crónicas que asumimos que son normales. Estas enfermedades son desconocidas entre las poblaciones de cazadores-recolectores, tanto históricas como actuales. Un arqueólogo puede ver a simple vista si un hueso es de un granjero o un cazador. Los huesos del cazador son largos, fuertes y libres de enfermedades. Los huesos del agricultor son cortos, frágiles y plagados de enfermedades. Lo primero que sucede cuando las personas se dedican a la agricultura es que se encogen quince centímetros y se les caen los dientes. Esto es universal.

Para los agricultores, los carbohidratos del grano reemplazan los productos de origen animal. Las deficiencias que resultan son numerosas: proteínas, grasas, vitaminas liposolubles como las vitaminas A y D, las vitaminas B, el hierro hemo. Todos estos nutrientes son esenciales para la reparación y el mantenimiento del cuerpo humano.

Pueblo

En España tenemos un gran problema de despoblación rural. Tres cuartas partes del territorio están enormemente deshabitadas y la población se concentra en las grandes ciudades. Esto hace, por supuesto, más difícil seguir una dieta de proximidad. ¿Ayudaría la recuperación de las áreas rurales a alcanzar los objetivos de los que hablas en el libro?

Es un componente importante seguro. Las economías locales pueden revivirse ofreciendo alimentos que dan vida a los humanos. Al buscar y apoyar granjas basadas en pastos, podemos ayudar a sanar el planeta en cada comunidad. El dinero gastado en esas granjas es crucial para revitalizar las economías locales.

Siendo realistas, ¿siempre es posible saber de dónde viene la comida? ¿Podemos realmente generar nuestra propia comida?

Todo es posible. En las últimas dos generaciones, el control corporativo del suministro de alimentos ha forzado la migración masiva a las ciudades. La población rural ha perdido el control de la tierra y ha tenido que abandonar su modo de vida. Hay profundas injusticias aquí. Podemos revertir eso. Pero la gente tiene que entender los mecanismos que han creado esta situación. Muchas personas están despertando. Donde vivo, en los EEUU, hay un próspero movimiento de alimentación local que comprende los temas entrelazados de la nutrición humana, las economías locales, el bienestar animal y el calentamiento global. ¡Con suerte, podemos correr la voz! Saber que tu comida está reparando tu cuerpo, el suelo, la comunidad biótica y las conexiones entre humanos es algo maravilloso. La gente está hambrienta de este conocimiento y del mundo mejor que nos espera.

https://www.directoalpaladar.com/cultura-gastronomica

EL ORIGEN DE LA TRADICIONAL SOPA DE CEBOLLA FRANCESA Y UNA RECETA PARA HACER EN CASA

Por Animal Gourmet

EL ORIGEN DE LA TRADICIONAL SOPA DE CEBOLLA FRANCESA Y UNA RECETA PARA HACER EN CASA

La sopa de cebolla francesa es la combinación perfecta de todo lo maravilloso del mundo. Es una delicia caliente con tiernos y sedosos pedazos de cebolla que nadan en un caldo de carne junto a pequeñas rebanadas de pan tostado, todo cubierto por una sábana de queso gruyèrederretido y crujiente a la vez.

Esta sopa es una tradición que puede haber tenido su origen dentro del mercado de alimentos más grande del mundo en París, conocido como Les Halles, fundado en 1135 por el rey Philippe-Auguste.

Este lugar abrió sus puertas como un simple mercado de comida al aire libre, creció rápidamente y pronto se requirió un muro para mantenerlo separado de su vecino, el cementerio de Los Santos Inocentes.

A principios del siglo XIX, la ciudad se vio obligada a trasladar los huesos del cementerio a las Catacumbas, dejando espacio para que el mercado se convirtiera en lo que el novelista Emile Zola llamaría “el vientre de París”.

Con casi 100 mil metros cuadrados de locales, el mercado Les Halles atrajo a personas de todos los estratos sociales, no solo a profesionales, vendedores y compradores de productos al por mayor para sus lujosos restaurantes, sino también a los habitantes más pobres de París, atraídos por lo que el escritor Philippe Mellot llama en su libro, La vie secrète des Halles de Paris, “una inmensa despensa”.

Dentro del mercado, los más pobres consumían platillos vendidos por los sirvientes, los cuales estaban elaborados con los restos de banquetes masivos, todo junto en una cazuela enorme revuelto con agua.

Esta sopa demasiado acuosa, según el autor francés Alexandre Privat d’Anglemont, le debía su color y aspecto a la adición de zanahorias, caramelo o incluso cebollas quemadas, el elemento central de las sopas de Francia.

La sopa de cebolla ha estado en el repertorio culinario de Francia durante tanto tiempo que es casi imposible saber cuándo se inventó por primera vez. Mientras que algunos le atribuyen la receta al rey Luis XV que, al volver de una cacería, vio su alacena sin alimentos a excepción de cebollas, mantequilla y champaña, otros afirman que Luis recibió la idea de Stanislas Leszczynski, duque de Lorena y padre de la Reina Consorte de Francia. Según esta versión, Stanislas primero probó la sopa de cebolla en una posada en la región de Champagne.

Otra versión anterior aparece en el libro de cocina de Taillevent, Viandier, del siglo XIV, que sugiere cocinar cebollas en rodajas finas en mantequilla y cubrirlas con puré chícharos o agua y verjus, un condimento conocido a lo largo de la historia de la gastronomía como agraz.

Sin embargo, los restaurantes que rodeaban Les Halles -el Poule au Pot, el Chez Baratte, el Pied de Cochon– fueron los que popularizaron esta sopa gracias a la adición de un elemento clave: el gratinée.

Al agregar una generosa porción de queso rallado y colocar  los pequeños y hondos tazones de sopa dentro de los hornos, los restaurantes crearon el clásico Gratinée des Halles (“sopa de cebolla francesa”), un plato que trascendió entre clases sociales sin ninguna excepción. La sopa se convirtió en desayuno para los trabajadores y en un curacrudas para aquellos de clase alta que salían de los cabarets de París.

¿Quieres intentar prepararla en casa? Aquí te compartimos una receta sencilla:

Sopa de cebolla casera

EL ORIGEN DE LA TRADICIONAL SOPA DE CEBOLLA FRANCESA Y UNA RECETA PARA HACER EN CASA

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 2 cebollas grandes, peladas y en rodajas finas 
  • ¾ cucharadita de sal 
  • 8 tazas de caldo de carne
  • 1 taza de vino blanco seco
  • 1 cucharada de jerez seco
  • 1 cucharada de harina para todo uso
  • ½ cucharadita de pimienta negra
  • Pan, cortado en trozos gruesos (o crutones)
  • Queso Gruyère, rallado

Procedimiento

Derretir la mantequilla en un horno holandés (es una olla cilíndrica de hierro o cerámica) a fuego medio. Agregar las cebollas y ½ cucharadita de sal, mezclar y cubrir, dejando que las cebollas se ablanden durante 5 minutos.

Retirar la tapa y dejar que las cebollas se caramelicen hasta que estén doradas a fuego medio, revolver ocasionalmente. Ajustar el calor si las cebollas se doran demasiado rápido. El proceso de caramelización puede tomar de 45 a 60 minutos.

Mientras tanto, calentar el caldo en una cacerola a fuego lento.

Una vez que las cebollas estén caramelizadas, agregar vino y el jerez a la olla y dejar que la mezcla hierva. Agregar la harina y espesar por un minuto o dos.

Poco a poco, agregar el caldo tibio, 1/4 de cucharadita de sal y pimienta a la mezcla de cebolla y dejar hervir sin tapar durante 10 minutos. Agregar más sal y pimienta al gusto.

Calentar el horno y colocar cazuelas individuales en una bandeja para hornear. Verter la sopa en las cazuelas y cubrirlas con rebanadas de pan. Espolvorear generosamente cada cazuela con queso Gruyère. Cocinar dentro del horno durante uno o dos minutos, observando cuidadosamente, hasta que el queso se derrita y esté ligeramente dorado. Servir inmediatamente.

http://www.animalgourmet.com

5 MITOS Y VERDADES SOBRE EL CONSUMO DE FRUTA

BBC News Mundo

5 MITOS Y VERDADES SOBRE EL CONSUMO DE FRUTA
Es uno de los alimentos preferidos por los amantes de la comida sana, pero también existe mucha confusión alrededor de ellas.

Las frutas, junto con las verduras, son fundamentales para una dieta sana. Los expertos recomiendan consumir un mínimo de cinco raciones de frutas y verduras al día para tener una dieta equilibrada.

Pero en un momento en que los nutricionistas advierten cada vez más sobre el consumo de azúcar, muchos dudan si las frutas, que están llenas de azúcares, siguen siendo un alimento saludable.

Aquí te aclaramos algunos mitos sobre el consumo de frutas y su impacto en nuestra salud.

1. ¿La fruta engorda?

Es una creencia común, debido a que sabemos que las frutas contienen azúcar y el azúcar engorda.

En este punto es importante distinguir entre los azúcares “buenos” y los “malos”.

En sus directrices sobre la ingesta de azúcares para adultos y niños, la Organización Mundial de la Salud distingue dos tipos de azúcares: los intrínsecos y los libres.

Los azúcares intrínsecos son los que se encuentran en las frutas y las verduras enteras frescas, mientras que los azúcares libres incluyen los monosacáridos y los disacáridos añadidos a los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los consumidores, así como los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de jugo de fruta.

Es el consumo de azúcares libres el que la OMS recomienda reducir un 10%, ya que están relacionados con problemas como la obesidad y dolencias como la diabetes.

5 MITOS Y VERDADES SOBRE EL CONSUMO DE FRUTA
La OMS recomienda reducir un 10% el consumo de azúcares libres.

Dicha recomendación, aclara la OMS, no se aplica a los intrínsecos, pues “no hay pruebas de que el consumo de azúcares intrínsecos tenga efectos adversos para la salud”.

2. ¿Tomar jugo de fruta tiene los mismos efectos que la fruta entera?

Muchos pueden llegar a pensar que la forma no importa, y que es lo mismo comer la fruta entera que consumirla como jugo.

Pueden parecer una alternativa saludable, pero los expertos advierten que consumir jugos no equivale a comer fruta. Los jugos no tienen los mismos beneficios que una fruta entera y, consumidos en exceso, son malos

Para empezar, la OMS considera los azúcares presentes en los jugos como libres, aún siendo jugos caseros y recién exprimidos. Por tanto, sí se relacionan con el sobrepeso y con problemas como la diabetes.

El azúcar de los jugos, al ser líquido, es absorbido muy rápidamente por el organismo, lo cual eleva la glucosa en la sangre.

5 MITOS Y VERDADES SOBRE EL CONSUMO DE FRUTA

Además, la fruta entera nos aporta mucha más fibra y numerosas vitaminas que se encuentran en la pulpa y en la piel, y que se pierden en el jugo.

Por otro lado, los jugos y las aguas de frutas son consideradas bebidas ácidas con efectos nocivos para los dientes.

Según una investigación publicada en la revista British Dental Journal, tomar bebidas ácidas puede dañar el esmalte y erosionar los dientes.

3. ¿Los diabéticos pueden comer fruta?

Esta es también una creencia común: la fruta no es aconsejable para los diabéticos.

Como se mencionó anteriormente, una fruta entera no es lo mismo que un jugo de fruta, debido al tipo de azúcar en una y en otro.

Las frutas enteras no están prohibidas para los diabéticos, debido a que el azúcar que contienen es intrínseco, es decir, no es dañino.

De hecho, todo lo contrario.

5 MITOS Y VERDADES SOBRE EL CONSUMO DE FRUTA

La Asociación Americana de Diabetes aconseja “tanto a niños como a adultos con diabetes reducir la ingesta de carbohidratos refinados y azúcares añadidos y en su lugar centrarse en los carbohidratos de las verduras, las legumbres, las frutas, los lácteos (leche y yogur) y cereales integrales”.

4. ¿Es malo comer fruta por la noche?

Uno de los mitos más extendidos sobre el consumo de fruta tiene que ver con la hora a la que se come.

Muchos creen que no es aconsejable comer fruta de noche ni tampoco después de una comida principal.

Sin embargo, no hay pruebas científicas que lo corroboren.

Los expertos señalan que el aporte calórico de la fruta es el mismo independientemente de la hora a la que se consuma, y lo importante es la combinación de calorías totales que se consumieron en el día.

5 MITOS Y VERDADES SOBRE EL CONSUMO DE FRUTA

5. ¿Es buena para la vista?

Es una de las propiedades que se le atribuyen a la fruta

La Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard indica que las frutas frescas, al igual que los vegetales con hojas de color verde oscuro, que contienen más vitaminas antioxidantes como la C y la E, ayudan a proteger al globo ocular de dos enfermedades relativamente comunes: cataratas y degeneración macular.

Animal Gourmet · Comer, beber y saberlo hacer

Pesadilla en la cocina: un calamar mal cocinado puede eyacularte en la boca (y es muy doloroso)

Pesadilla en la cocina: un calamar mal cocinado puede eyacularte en la boca (y es muy doloroso)

Que los espermatozoides de uno de los moluscos más populares en los chiringuitos de nuestro país se te claven en la mucosa oral e intenten preñartea fuerza de taladrártela, además de doloroso debe ser todo lo contrario a la cena asiática romántica que tenías planeada para triunfar con tu churri.

Pues bien, la escena descrita no la hemos sacado de ninguna película de serie B, es real como la vida misma y sucede, como han comprobado con horror algunos comensales orientales, cuando el calamar no es cocinado como se debería. Si eres aprensivo, te recomendamos imperiosamente dejar de leer ahora mismo.

Calamares con sorpresa

En 2012, la revista Journal of Parasitology publicaba el desagradable trance vivido por una coreana de 63 años. La buena señora se estaba zampando un suculento calamar volador del pacífico (Todarodes pacificus)​ cuando sintió de pronto que le explotaban en la boca unos afilados peta zetas que luego procedían a moverse en el interior de su boca.

“Tan pronto como se puso un trozo en la boca, sintió como si muchos’ bichos’ le mordieran la mucosa oral.Experimentó un dolor agudo y severo y escupió toda la porción sin tragar. A pesar de eso, podía sentir muchos pequeños organismos blancos y retorcidos penetrando su mucosa oral”.

Tras acudir a urgencias, los asombrados médicos descubrieron “12 pequeñas bolsas de esperma en forma de huso blanco, parecidas a insectos” incrustadas en su lengua y encías.

Pesadilla en la cocina: un calamar mal cocinado puede eyacularte en la boca (y es muy doloroso)

El esperma del calamar, incrustado en el paladar de la víctima.

¿Me puedo quedar preñada de un calamar?

¡No! Para nada. Los organismos encontrador en la boca de la buena señora coreana eran espermatóforos, sacos de espermatozoides usado por unos pocos invertebrados (y algunos vertebrados) para fertilizar los óvulos de la hembradurante la reproducción. Un caso similar, por cierto, había sido estudiado en 2011 en Japón. En esta ocasión, la mujer de la que abusó el pérfido invertebrado tenía 21 años.

¿Pero qué pasaba para que un plato típico del chiringuito veraniego eyaculase en la boca de una fan? ¡Y sin avisar! ¿Cuál era el motivo de este comportamiento tan poco elegante, a la par que incorrecto? ¿Intentaban los calamares hibridarse con nosotros y crear el calamano (mezcla de calamar y humano? ¿Estábamos siendo invadidos por extraterrestres? ¿La histeria colectiva se desataba entre las mujeres de oriente? No, como casi todo en la vida, todo tenía una (asquerosa) explicación científica.

Pesadilla en la cocina: un calamar mal cocinado puede eyacularte en la boca (y es muy doloroso)Pesadilla en la cocina: un calamar mal cocinado puede eyacularte en la boca (y es muy doloroso)

Come, come, que yo te aviso

Los autores del estudio publicado por Journal of Parasitology describieron el mecanismo por el que estos moluscos marinos soltaban sus espermatozoides en las bocas de amantes del sushi.

“El cuarto brazo derecho de un macho maduro de Todarodes pacificus sirve como órgano genital del animal. Usando este brazo, el calamar agarra la bolsa de esperma que sale de su pene y la presiona contra el cuerpo de una hembra. El consumo de un calamar con bolsas de esperma y un aparato eyaculador activo puede llevar a la eyección involuntaria de la bolsa de esperma y dañar la mucosa oral.”

La mujeres impregnadas por los procaces calamares no habían limpiado los órganos internos del molusco y se los comieron casi crudos. Al masticarlos, se activó involuntariamente el mecanismo eyaculatorio que expulsó los espermatóforos.

Solo nos queda recomendar el no deglutir órganos sexuales crudos de calamar. Comer alimentos poco cocinados, especialmente productos crudos de origen animal, siempre conlleva un riesgo. Pero, que no panda el cúnico, los calamares a la romana de vuestras madres, bien fritos, no os descargaran su simiente en la boca.

Ahora… si os pirran el calamar, la comida picante y las experiencias fuertes…¡adelante amigos!

Pesadilla en la cocina: un calamar mal cocinado puede eyacularte en la boca (y es muy doloroso)

Con informacion de Journal of Parasitology.

http://blogs.publico.es/strambotic

EL VALOR REAL DE UNA TORTILLA DE MAÍZ

Por Sarah del Moral y Mayra Zepeda

EL VALOR REAL DE UNA TORTILLA DE MAÍZ
La tortilla es un elemento simbólico de México, es patrimonio cultural, es nutrición, un maravilloso alimento que le da sostén a moles, carnes, guisados, caldos y hasta a una simple rebanada de aguacate con una pizca de sal. A pesar de ser indispensable en la dieta de nuestro país, los mexicanos nos hemos alejado de apreciar –y reconocer- una buena tortilla tradicional.

En los últimos 20 años, el consumo de tortilla per cápita ha caído más de 30% en México: antes comíamos 120 kilos al año por persona y ahora comemos 90, según Rafael Mier, fundador de la organización Tortilla de Maíz Mexicana.

“Creo que una de las principales causas por las que hemos dejado de comer tortilla es porque ha cambiado. Lo que hoy en día consumimos no tiene nada que ver con la tortilla tradicional que se consumía hace 30 años”, explica Rafael. “Muchos mexicanos estamos consumiendo una tortilla de mala calidad, una tortilla con procesos industrializados, llena de aditivos. Además, también ya tenemos más acceso a alimentos que antes no teníamos, ya hay influencia de otras culturas, alimentos con los que estamos sustituyendo la tortilla”.

Rafael Mier explica que en México hay unas 80 mil tortillerías, de las cuales la mitad hacen sus tortillas con harina industrializada y otra parte con nixtamal. Además, las tortillas de supermercado, esas que vienen empacadas, pueden ser nixtamalizadas o de harina de maíz, pero para tener más “vida de anaquel” les agregan conservadores, suavizantes y hasta colorantes.

Es necesario aclarar que las tortillas son de maíz, incluso las industrializadas, dice Rafael, quien destaca que la tortilla tradicional tiene únicamente tres ingredientes: maíz, agua y cal o ceniza. En el proceso de nixtamalización, la cal juega un papel muy importante, pues libera los nutrientes de los granos –entre ellos la proteína del maíz- para que sean mejor asimilados por el ser humano.

La nixtamalización brinda una característica que se conoce como “correa”, es decir, el cuerpo, la suavidad y la elasticidad de las tortillas. Una tortilla tradicional no se desbarata, conserva su olor y sabor tan característico.

En el caso de la tortilla industrial, el maíz se hierve y se deshidrata para posteriormente transformarlo en harina. Después se le agregan gomas y otros elementos para que el polvo se aglutine y se convierta en masa para hacer tortillas. Rafael explica que esto afecta la textura y la calidad de la tortilla, ya que también se extraen las fibras de los granos del maíz. Este proceso da como resultado una tortilla con mayor proporción de almidones que la tradicional.

La utilización de otros maíces

EL VALOR REAL DE UNA TORTILLA DE MAÍZ

México es una nación de maíz. De acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), en el territorio mexicano crecen 64 razas distintas de maíz, de las cuales 59 son nativas y cinco también se dan en otros países latinoamericanos.

Sin embargo, ese maíz tradicional que tiene muchas cualidades nutritivas se ha sustituido por maíces mejorados genéticamente en busca de una mayor productividad, explica Rafael Mier. Sí, producen más kilos por hectárea, pero “nunca se ha valorado la pérdida de nutrientes o la pérdida de sabores, texturas y colores”.

La tortilla tradicional, la tortilla gourmet, no solo se elabora en el Molino “El Pujol”, sino en cientos de hogares mexicanos todos los días, en todos los estados del país.  La realidad es que las ciudades son las que comen las peores tortillas, dice el chef y fundador del proyecto Maizajo, Santiago Muñoz.

Maizajo es una tortillería en la ciudad de México comprometida con la conservación y registro de los diferentes tipos de maíz criollo, sus usos y prácticas; es un proyecto que busca rescatar las verdaderas tortillas y llevarlas a las mesas de casas y restaurantes de la capital mexicana.

“Lo que sucede con un gran número de tortillerías en la ciudad de México es que cada una de ellas hace 200 kilos de tortillas, pero esos 200 kilos están hechos con 100 kilos de masa y 100 kilos de harina. Esa masa la mezclan con harina, meten la mezcla a la máquina, se amasa y se hacen las tortillas, por eso tenemos tortillas secas, feas, que se rompen inmediato”, dice Santiago.

Sin embargo, tortillerías como Maizajo o el Molino “El Pujol” han sido juzgadas como pretenciosas por sus precios aparentemente elevados, pero ¿qué hay detrás de estos precios?

Los precios, ¿elevados?

EL VALOR REAL DE UNA TORTILLA DE MAÍZ

Es importante recordar una cosa: actualmente, el rendimiento de los maíces nativos o criollos es menor que el de los maíces mejorados, es decir, producen menos.

La responsable de la tortillería y antojería Itanoní, en Oaxaca, Gabriela Fernández, lo explica de manera muy sencilla: con los maíces nativos “podemos hablar de producciones de hasta 300 o 400 kilos por hectárea, mientras que un maíz mejorado te va a dar una o dos toneladas. Entre más producción haya por hectárea, el kilo de maíz es más barato; mientras menos producción haya por hectárea el maíz será más caro”.

Hace 15 años, Itanoní era solo una tortillería, pero después se transformó en un restaurante con una misión: rescatar y darle valor al maíz nativo de Oaxaca, por lo que todos los antojitos –desde las quesadillas hasta las tetelas- están elaborados con distintos tipos de maíz criollo cultivados en el estado.

Otro sitio que también trabaja con productores de maíz criollo es el restaurante La Gruta, en Teotihuacán, Estado de México. Eréndira Soriano e Irene Velázquez, ingenieras del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), trabajan con alrededor de 200 productores de siete comunidades del municipio de San Juan Teotihuacán, quienes cultivan y cosechan maíz criollo con la seguridad y confianza de que alguien –los hermanos Cedillo, dueños de La Gruta- les comprará los granos a precio justo.

“Los precios en el mercado andan más o menos entre los 4 pesos por kilo (de maíz). Platicando con el productor, ellos dicen que es más lo que se invierte para producir cualquier cultivo, pero especialmente el de maíz, y que es poco lo que regresa a sus bolsillos”, dice Eréndira Soriano.

Irene Velázquez explica que en Toluca hay grandes rendimientos de maíz híbrido; una hectárea produce entre cuatro y cinco toneladas, por ejemplo. Sin embargo, “aquí en la región (de Teotihuacán) una hectárea rinde una tonelada, porque además se cultiva por temporal. No es rentable”.

Para establecer el costo por kilo de maíz, Eréndira e Irene se reunieron con los productores de las siete comunidades con las que trabajan, quienes propusieron un precio justo. “Venden a 10 pesos el kilo. El objetivo es que inviertan y tengan mayor producción”.

Es una realidad que en México todos consumimos tortillas. Para hacer más accesible este producto de buena calidad necesitamos consumirlo más. Como sociedad tenemos que cuestionar la tortilla que estamos comiendo, preguntarnos ¿de dónde viene?, ¿a quién beneficia?, ¿sabe bien?, ¿tiene buena textura?, ¿huele rico?, ¿cuál fue su proceso de producción?

Porque, sí, tenemos derecho a buenas tortillas de maíz.

Animal Gourmet · Comer, beber y saberlo hacer

Del coñac ruso a la ley seca yanqui: breve historia del alcohol en el espacio

Strambotic

Del coñac ruso a la ley seca yanqui: breve historia del alcohol en el espacio

A pesar de que los que van desarrollan un trabajo realmente emocionante, el espacio exterior ha de ser un lugar muy aburrido: hay poca gente y las opciones de ocio escasean. Puedes llevarte lectura o practicar deporte, sí, pero ¿dónde estarán aquellos encuentros con amigos, en casa o en el bar, para tomarse unas copas? ¿Qué hay de aquellos botellones de la adolescencia? Vale, no se pueden reproducir a gran escala en las estaciones espaciales, básicamente porque no caben todos. Pero que no cunda el pánico: el alcohol está presente en tan solitaria vida. Y ha estado desde hace varias décadas. Eso sí, ahora mismo, como una excepción y con normas muy estrictas. Sale más rentable beber solo agua…

Ya el segundo hombre que pisó la Luna, Buzz Aldrin, llevó vino. Pero no para honrar a las bodegas riojanas (o, en su caso, a las californianas): Aldrin llevó vino bendecido por su iglesia, la presbiteriana, para comulgar en la Luna. Al parecer, la intención de la NASA en un principio era hacer una ceremonia de comunión pública (probablemente creerían que una especie de misa lunar sería el evento del siglo). Sin embargo, luego se decidió dejarlo en un acto privado: el astronauta tomó pan y vino y leyó un pasaje de los Evangelios.

Durante mucho tiempo, esta particular misa se mantuvo en secreto, ya que había habido protestas de los ateos por un acto parecido: la lectura del Génesis en un viaje espacial. Una de las ateas, Madalyn Murray O’Hair (reconocida activista y fundadora de Ateos Americanos) llegó a demandar a la agencia espacial, ya que creía que aquello violaba la separación constitucional entre Iglesia y Estado. Por ello, era normal que nadie quisiera arriesgarse a hacer pública la comunión de Aldrin, mucho menos a retransmitirla por radio. Curiosamente, cada mes de julio, coincidiendo con la llegada de Aldrin y Neil Armstrong a la Luna, la Iglesia presbiteriana celebra una ceremonia de comunión lunar.

Del coñac ruso a la ley seca yanqui: breve historia del alcohol en el espacio

Guateke en la MIR. Ve llamando al dealer, tovarich.

Mientras tanto, al otro lado del telón de acero, los rusos tenían sus recomendaciones de bebercio más allá de la estratosfera. Los médicos soviéticos sugerían a los cosmonautas tomar coñac para mantener su sistema inmunológico en forma. Igual que cuando te dicen que te tomes un carajillo para calentarte. En la MIR, la antigua estación espacial rusa, había licores de gingseng para ocasiones excepcionales. En 1997, cuando un choque con otra nave casi provoca una evacuación de emergencia, y una vez que los tripulantes consiguieron solucionarlo, los cosmonautas decidieron abrir el armario donde estaba la bebida. Previa autorización del Ministerio de Salud, ojo.

Volviendo a los años 70, los estadounidenses estaban creando su primera estación espacial, el Skylab, y el tema del alcohol volvió a la parrilla. Los ingenieros y científicos de la NASA pensaron que el jerez sería ideal para los menús de los astronautas, ya que conservaría todas o muchas de sus cualidades en el espacio exterior y tampoco las perdería al llevarlo del recipiente original al preparado para los astronautas. Sin embargo, cuando hicieron las pruebas previas, se dieron cuenta de que el olor del jerez podía marear a los astronautas. Y mejor que no vomitaran en el espacio exterior…

Del coñac ruso a la ley seca yanqui: breve historia del alcohol en el espacio

Para más inri, la opinión pública se enteró de que este agua con misterio se marcharía a conocer a Alf, E.T. y compañía y la noticia no cayó bien entre los yanquis. La polémica fue tal que la NASA decidió prohibir que sus astronautas consumieran cualquier tipo de bebida alcohólica, aunque estuvieran en la Estación Espacial Internacional.

Solo hay una excepción a esta regla: los estadounidenses pueden tomar alcohol si este forma parte de alguna investigación científica. Sí, el alcohol también está presente en esas lides y, de hecho, una destilería japonesa mandó su producto allí para saber cómo le afectaría la gravedad cero. Mientras, un proyecto de la Universidad de Colorado comparó cervezas fermentadas en el espacio con otras en la Tierra; su conclusión fue que allá a lo lejos la birra tiene más alcohol que aquí.

Lo que el futuro nos traerá

Así que de comulgar con vino y tomar una copita de coñac hemos pasado a una ley seca con excepciones científicas. Pero ¿esta situación podría cambiar en el futuro? Probablemente, pero lo tendrán que decidir los estadounidenses, que son muy suyos para esas cosas. Aunque de momento eso es una elucubración, hay algunas que cosas que sabríamos seguras si llegan a suceder.

Del coñac ruso a la ley seca yanqui: breve historia del alcohol en el espacio

Por ejemplo, si esta ley seca se derogara, la cerveza debería ser una excepción. Además de que fermenta con más alcohol, como ya hemos comentado, las burbujas no subirían con la gravedad cero. ¿Qué significa esto? Que la espuma no ascendería, y a saber que guarrería habría en el vaso. Para evitar esto, hay ‘startups’ que están trabajando con miras al turismo espacial: Vostok está diseñando una cerveza apta para el consumo exterior, con menos burbujas.

En cualquier caso, parece que lo más recomendable sería tomar vino o licores espaciales, porque la cerveza también podría producir gases (es una bebida carbonatada), y eructar en el espacio es algo, al parecer, bastante difícil: los gases están mezclados con los líquidos en la ingraviez y, por tanto es imposible manejarlos. Costaría tanto como manejar a un loco en el espacio.

Coñac, vino de misa, jerez, cerveza… La historia del alcohol en el espacio tiene muchos protagonistas, pero a la hora de la verdad muy pocos llegaron a satisfacer a los astronautas en la lejanía de una buena tasca. Y parece que todavía queda para que alguien se entone con una cerveza y una tapa. Además, ¿imperará aquí la máxima de “si bebes, no conduzcas”?

Con información de InverseThe GuardianNBC y Gizmodo.

http://blogs.publico.es/strambotic