ALCACHOFAS CRISTINA Y AMISTAD A LO LARGO

ALCACHOFAS CRISTINA Y AMISTAD A LO LARGO

Fue el sabor de “amistad a lo largo”, los versos de Jaime, la rica ensalada de escarola, piñones dorados y granada reventona, queso de El Casar de amorosa crema, Alcachofas Cristina, liebre royal para diez y vinos ricos para mojar la compañía con el calor cómplice de los nómadas y el sabor oscuro de quienes no temen al tiempo.

Confieso mi felicidad, mi risa ligera, esa chispa de lava que nos cruza.“Amistad a lo largo”, ese derroche y ese lujo de Jose Miguel Marinas de anfitrión y de Cristina. La certeza, por fin, de que en el amor es necesaria la desigualdad y lo distinto para que la chispa guarde el fuego intenso de la tierra fundida. Y también el riesgo y el derroche. Es mi secreto.

Las alcachofas hay que cortarlas en cuartos después de quitadas las hojas amargas. Pelar y cortar en trozos medianos patatas. Una cebolla en finas lonchas. Poner todo en crudo en olla a presión agregándole buen chorreón de aceite, medio vaso de agua, un poco de azafrán, sal, laurel, zumo e limón, pimienta negra, orégano y un pico de cayena, no más de una. Y a cocer unos quince minutos… Si no usas olla a presión cuece tapado para que las alcachofas que tienen mucha agua no se resequen. En los últimos cinco minutos de cocción añades por encima las almejas.

Ayer hice de nuevo la receta de Alcachofas Cristina. Así quiero nombrarlas, solo por recuperar el sabor y el recuerdo de esas horas tan ricas y esa acidez justa que tiene esta receta con el dulzor final de las almejas. Y siempre que haga la liebre royal, de ahora en adelante, me acordaré de vosotras, Cristina, Olga, Julia, Bego, Maite y también Maribel, que estuvo muy presente.

http://gastropitecus-gloton.blogspot.com/2010/01/

¡ENSALADA EN AÑO NUEVO! CINCO RECETAS CON TODO Y ADEREZOS

ensalada

Para tu cena de Año Nuevo (o en realidad para cualquier ocasión) te traemos cinco recetas de ensaladas con todo y sus aderezos para que tu opción saludable brille y no solo sea una montaña de hojas verdes.

Ensalada de lechuga con duraznos sellados y vinagreta de frambuesa

Ingredientes

  • 1 lechuga escarola
  • 1 manojo de arúgula
  • 2 duraznos partidos en 8
  • 100 gramos de nueces de la india
  • 150 gramos de queso de cabra

Aliño:

  • 50 gramos de pulpa de frambuesa
  • ¼ de taza de vinagre blanco o de frambuesa
  • ¾ de taza de aceite de olivo
  • c/s de sal
  • c/s de pimienta

Modo de hacerse

  1. En un sartén muy caliente o grill, sellar los duraznos porcionados. Reservar.
  2. Hacer la vinagreta: licuar el vinagre, agregar la pulpa de frambuesa e ir incorporando de poco en poco el aceite de olivo. Cuando sea homogéneo, sazonar.
  3. Desmoronar el queso de cabra y reservar.
  4. Mezclar la lechuga con la arúgula, incorporar las nueces de la india.
  5. Agregar queso de cabra y duraznos.
  6. Agregar la vinagreta y servir.

Ensalada de arúgula con queso roquefort y reducción de vino tinto

Ingredientes

  • 1 manojo de espinacas
  • 1 manojo de arúgula
  • 200 gramos de jitomatitos cherry cortados a la mitad
  • 200 gramos de queso Roquefort
  • 100 gramos de avellanas tostadas
  • c/s de aceite de oliva

Reducción de vino tinto

  • 1 taza de vino tinto
  • 2 Cucharadas de azúcar

Modo de hacerse

  1. Hacer la reducción: Hervir el vino tinto con el azúcar hasta que reduzca a la mitad y tenga una consistencia melosa.
  2. Desmoronar el queso Roquefort y reservar.
  3. Mezclar las espinacas con la arúgula e incorporar las avellanas tostadas y los jitomates cherry.
  4. Agregar el queso Roquefort.
  5. Servir agregando un poco de aceite de oliva y la reducción de balsámico.

Ensalada Caprese

Ingredientes

  • ½ kg de jitomates bola o heirloom
  • ½ kg de queso mozzarella
  • 1 manojo de albahaca fresca
  • c/s de aceite de olivo
  • ½ taza de vinagre balsámico
  • 2 Cucharadas de azúcar

Modo de hacerse

  1. Porcionar en rodajas los jitomates y el queso. Reservar separados.
  2. Cortar las hojas de la albahaca y poner en agua con hielo para que no se oxiden.
  3. Hacer una reducción de balsámico: poner a hervir en una cacerola el vinagre con el azúcar hasta que reduzca a la mitad tenga una textura melosa.
  4. Montar la ensalada: Poner rodajas de jitomate y queso alternadas sobre un plato; decorar con las hojas de albahaca.
  5. Bañar con un poco de aceite de olivo y terminar con la reducción de balsámico.

Ensalada de quinoa con manzana verde y aderezo de cítricos

Ingredientes

1 taza de quinoa hidratada (poner a remojar ⅔ taza de quinoa con agua por una noche
1 manojo de arúgula
1 manzana verde

Aliño

  • 4 Cucharadas de vinagre blanco
  • ¼ taza de aceite de oliva
  • ¼ de cebolla en picada finamente
  • ½ cucharadita de jengibre rallado
  • ½ cucharadita de piel de limón rallado
  • ½ cucharadita de piel de naranja rallada
  • c/s de sal
  • c/s de pimienta

Modo de hacerse

  1. Hacer la vinagreta: mezclar el vinagre con la cebolla, jengibre, piel de limón y naranja.
  2. Agregar el aceite de olivo poco a poco en forma de hilo sin dejar de mover para hacer homogéneo. Sazonar con sal y pimienta. Reservar.
  3. Picar las manzanas en cubos.
  4. Escurrir la quinoa y mezclar con la arúgula y la manzana verde.
  5. Aliñar con la vinagreta y servir.

Ensalada griega con pasta

ensalada

Ingredientes

  • 150 gramos de jitomates cherry cortados a la mitad
  • 1 pepino partido en cubos
  • ½ cebolla morada partida en cubos
  • 150 gramos de aceitunas negras partidas a la mitad
  • 200 gramos de fusilli hervido
  • 150 gramos de queso feta en cubos
  • c/s de aceite de oliva
  • c/s de vinagre balsámico
  • c/s de sal fina

Modo de hacerse

  1. Picar todo y procurar que queden todas las porciones del mismo tamaño.
  2. Integrar todos los ingredientes.
  3. Aliñar con vinagre balsámico y aceite de oliva. Servir                               https://www.animalgourmet.com

SE ACABÓ EL FESTÍN ¿Y DESPUES?

SE ACABÓ EL FESTÍN ¿Y DESPUES?

Dulce, ácido, fresco, suave, blando, eso es un postre, el capricho de comer cuando el hambre y el apetito está ya más que saciados. Mi debilidad son las mandarinas, los nísperos, los higos, la sandía, la tarta Tatín, el flan con el caramelo muy tostado, la leche frita sobre crema catalana, los sorbetes de fresa, el chocolate amargo. Un postre es ese último beso cuando está ya todo dicho, mordido, acariciado, lamido, soñado. Ese último beso que nos sabe dulce aunque después nos tengamos que alejar de esa casa al trabajo, las obligaciones, la rutina. Solo un beso.

El sabor del postre nos devuelve a la infancia, cuando el paladar no tienen aún la cultura de lo amargo. El sabor de ese beso último nos devuelve la generosidad en el cariño que nos hace humanos. La misma expresión es toda una declaración de principios: dar un beso. No me toca a mi elegir ahora el postre sino a tí que estás ahí mismo, al otro lado de estas palabras. Piensa cual es tu postre preferido, el beso más dulce que te han dado, el que te gustaría pedir siempre al final de la comida o del deseo saciado. Cierra los ojos y piénsalo despacio. 

 

http://gastropitecus-gloton.blogspot.com

Del comal a la boca: la lucha por mantener la tortilla tradicional en México

Del comal a la boca: la lucha por mantener la tortilla tradicional en México

El comal de Petra Cruz González en Tlaxiaco, Oaxaca, al suroeste de México CreditLeila Ashtari

Read in English

TLAXIACO, Mexico — Petra Cruz González se despierta diario a las seis de la mañana para hacer unas cuatrocientas tortillas a mano. Aunque otros recurren a técnicas modernas, como molinos eléctricos o prensas de metal, ella las cocina por encima de un horno de leña, como le enseñaron a hacerlo cuando tenía 8 años.

González, ahora de 49 años, vende sus tortillas en las calles y desde su casa en esta localidad oaxaqueña. Es presidenta de la Unión de Palmeadoras de Tlaxiaco, que fue establecida en 1990 para organizar a quienes hacen tortillas a mano. De las 89 integrantes de la unión —todas excepto uno son mujeres— luchan para mantener en pie su tradición milenaria de cara a la competencia más barata.

Las veinticinco tortillerías de la ciudad oaxaqueña han afectado las ventas de quienes las hacen a mano; González muchas veces necesita trabajar hasta las diez de la noche para poder vender todas las tortillas que hizo. Cobra 10 pesos (unos 50 centavos de dólar) por un paquete de seis tortillas, con lo que apenas cubre los gastos de hacerlas. Usualmente hace trueques con otros vendedores: sus tortillas por algo de comer.

“Las tortillerías solo quieren hacer dinero, no les importa lo que venden”, dijo González. “Nosotros vendemos calidad, no cantidad”.

Del comal a la boca: la lucha por mantener la tortilla tradicional en México
Petra Cruz González dirige un sindicato pequeño de productoras de tortilla.
Del comal a la boca: la lucha por mantener la tortilla tradicional en México
Petra y otras tortilleras llevan sus productos al mercado.Leila Ashtari

La tortilla tradicional mexicana está en crisis, desde las ciudades hasta los pueblos. El consumo ha caído 45 por ciento en los últimos 35 años, de acuerdo con la nutricionista Julieta Ponce, de la Universidad Autónoma Metropolitana campus Xochimilco; en 2016 el mexicano promedio consumió unos 56 kilogramos de tortilla en comparación con los cerca de 102 kilos que se consumían en 1982. Los mexicanos, dijo Ponce, consumen cada vez más comida rápida y pan de harinas.

La calidad de la harina usada para las tortillas también se ha visto afectada: ahora la mitad del suministro está hecha con harina de masa, como Maseca.

Cristina Barros, autora que investiga la cocina mexicana, dijo que lo sucedido con la tortilla es parte de los problemas que enfrenta México, desde la obesidad hasta la emigración. “Si la tortilla no funciona, si no es de buena calidad, se acumulan los males” para, sobre todo, agricultores de maíz y quienes hacen tortillas, señaló. “Cuando decidimos cambiar nuestra comida tradicional por la industrial, se disparó la epidemia de obesidad”.

Parte del cambio fue fomentado por el libre comercio en los años ochenta y el tratado comercial norteamericano, de acuerdo con el Instituto para las Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, en Estados Unidos. El grupo estima que la tasa de obesidad era del 7 por ciento en 1980; en 2016 rondaba el 20,3 por ciento.

En mayo de 2018, más de 75 organizaciones y negocios se unieron para crear la Alianza por Nuestra Tortilla con el fin de promover la tortilla de maíz. Aunque en México desde hace mucho tiempo también hay tortillas de harina, sobre todo en el norte, el enfoque del grupo es que el maíz es el cimiento de la cocina mexicana. La alianza promueve una estrategia de investigación, eventos educativos, campañas en medios y cabildeo.

A decir de la alianza, una buena tortilla es la que se hace desde cero con el proceso tradicional de nixtamalización; el grano (de preferencia de alguna variedad nativa del maíz mexicano) es cocido en una mezcla de agua y cal (hidróxido de calcio), y después se deja a remojar. Con ello aumenta el valor nutritivo de la masa, por lo que la tortilla se vuelve una fuente de vitaminas, minerales y proteínas. Aunque algunas variedades de harinas de maíz de producción industrial también son nixtamalizadas, los procesos posteriores les quitan nutrientes y la tortilla, a decir de los puristas, es inferior.

Del comal a la boca: la lucha por mantener la tortilla tradicional en México

El ingeniero agrónomo Amado Ramírez Leyva da conferencias para promover el cultivo del maíz nativo en Oaxaca. CreditLeila Ashtari

Amado Ramírez Leyva, ingeniero agrónomo que colabora desde hace más de veinticinco años con productores de maíz, promueve la biodiversidad como clave para convencer a los consumidores de que las tortillas tradicionales valen el precio y el esfuerzo de buscarlas fuera de supermercados o ciertas tiendas. “Desde hace unos cincuenta años, la gente en la ciudad ya no sabe cómo es el sabor del maíz”, dijo Ramírez Leyva. “El maíz nativo tiene un abanico de sabores mucho mayor al del maíz industrial”.

Rafael Mier, es fundador de la organización Tortilla de Maíz Mexicana, grupo que quiere mantener la manera tradicional de producirlas con activismo y educación y que es parte de la Alianza por Nuestra Tortilla. Mier dijo que la alianza busca que el gobierno federal mexicano establezca estándares sobre qué sí puede llamarse tortilla y qué no, además de exigirles a los grandes fabricantes que muestren sus ingredientes de manera clara. Mier dijo que quieren exhibir a los productos “falsos” para que los mexicanos tomen una decisión más informada sobre qué tortillas consumir.

“A la gente le interesa darles alimentos saludables a sus familias”, dijo Mier. “Solo necesitamos proveerles la información”.

Del comal a la boca: la lucha por mantener la tortilla tradicional en México

Rafael Mier, quien fundó el grupo Tortilla de Maíz Mexicana para preservar los métodos tradicionales de hacer tortillas, habla durante un festival gastronómico en Tlaxiaco. CreditLeila Ashtari

En Ciudad de México hay varias nuevas tortillerías que hacen la masa y las tortillas de manera tradicional. Maizajo es una de ellas y el negocio ha crecido con rapidez desde que el establecimiento abrió en 2017: su fundador y chef, Santiago Muñoz, dijo que los productores con los que trabajaban antes hacían unos 30 kilogramos diarios y ahora producen por lo menos 200 kilos.

En México hay un registro de tres millones de personas que cultivan maíz, pero muchos ya no plantan las variedades nativas o han emigrado por los bajos precios. Maizajo, al igual que otras tortillerías del tipo, paga el precio justo por el maíz nativo para promover que se mantenga el cultivo. Simón Angoa, agricultor en San Juan Ixtenco, Tlaxcala (unos 160 kilómetros al este de Ciudad de México) dijo que el precio promedio por kilo del maíz nativo es de 2,25 pesos mexicanos (unos 12 centavos de dólar) y que a veces baja a hasta 1,35 pesos (7 centavos de dólar).

Angoa cree que 4,5 pesos (24 centavos de dólar) es un precio mucho más justo para que las personas en la milpa no tengan que emigrar a ciudades o a Estados Unidos. (El mismo Angoa dijo que planea trabajar en el sector de construcción en California durante unos tres años mientras su familia cuida sus campos).

Desafortunadamente, muchos mexicanos y cocineros desconocen el proceso de nixtamalización; pocas escuelas culinarias lo enseñan. Debe investigarse cada variedad para saber cuál es la cantidad necesaria de cal y el tiempo de remojo. (Si se usa demasiada cal, por ejemplo, puede llegar a cambiar el color del maíz o a producirse un sabor extremadamente áspero).

“La tortilla es como la masa del pan o la masa de la pizza: es necesario entender que es igual de importante y darle su valor”, dijo Muñoz, de Maizajo.

Del comal a la boca: la lucha por mantener la tortilla tradicional en México
Chefs como Santiago Muñoz, del restaurante en Ciudad de México Maizajo, incentivan el cultivo de maíz nativo con acuerdos de comercio justo.
Del comal a la boca: la lucha por mantener la tortilla tradicional en México
Simon Angoa cultiva el maíz en San Juan Ixtenco, Tlaxcala.Leila Ashtari

Ese valor sí cuesta: en las ciudades las tortillas tradicionales se venden por un precio casi cinco veces mayor al de las comerciales, por lo que muchos no necesariamente pueden costearla. En Tamoa, una empresa en Ciudad de México que trabaja con personas en los campos para surtir a restaurantes nacionales e internacionales con la masa y el maíz, Francisco Musi y Sofía Casarín están haciendo que las tortillas de alta calidad sean más accesibles al reducir el costo de la distribución y al usar maíz nativo que se cultiva cerca de la urbe.

Las tortillas bien hechas ya están disponibles en muchos de los restaurantes de alta cocina, por lo que Casarín quiere enfocarse sobre todo en restaurantes menos costosos, en fondas y en taquerías. “Se trata de encontrar un lugar para la tortilla de precio medio”, dijo.

En una de las tiendas, Molino El Pujol —colaboración del chef Enrique Olvera y de Ramírez Leyva, el ingeniero agrónomo— han reducido los costos con el uso de maquinaria. Pero prácticamente toda la maquinaria moderna para las tortillas está diseñada para productos estandarizados como Maseca, cuya masa se mueve sin problema por los rodillos. Para producir una tortilla de alta calidad con las variantes de maíz nativo fue necesario experimentar mucho más con las máquinas, a decir de Ramírez Leyva. Él asegura que la prueba y error puede beneficiar a otros: “Si usamos más máquinas, seguramente podemos democratizar” la tortilla tradicional.

Y algo que apoya a la lucha a favor de la tradición es que en México aún hay unas 40.000 tortillerías que sí nixtamalizan el maíz y millones de personas que, como González, hacen las tortillas tradicionales en casa.

“Hay un conocimiento enorme, pero el mercado no lo reconoce”, dijo Mier. “Ya se sabe hacer, solamente tenemos que asegurarnos de que no desaparezca el conocimiento, de transmitirlo a las nuevas generaciones”.

https://www.nytimes.com/es

MANOS DE COCINERA

MANOS DE COCINERA

Dedicado, sobre todo, a las cocineras que en estas fiestas dejan lo mejor de si mismas para que los festines familiares sean sabrosos y especiales. Porque sé que también ponen lo mejor de si mismas en los guisos de cada día que casi nadie alaba, aprecia o admira. Lo bueno del mundo está en ellas y sin ellas, no habría cocina, ni memoria, ni felicidad, sólo comida. O ni eso.

Se levantó antes del amanecer y cerró la puerta de la cocina para no molestar con ruidos y cacharreos. Pensó entonces que sólo un cocinero de diario podía apreciar a otro cocinero de diario. Ni los gourmets, ni los glotones, ni quién se había sentado en su mesa cada día durante tantos años, ni el invitado goloso, ni siquiera un cocinillas de domingo podía apreciar, podía saber, lo que un cocinero, una cocinera, daba en sus guisos. No era sólo tiempo, cuidado, amor, saber, intención, trabajo. Era todo eso, si, y además una parte muy íntima de la vida que hoy no quería nombrar. Los demás, los que comían en su mesa, tal vez admirasen la facilidad, pericia y buena mano con la que salían los platos de la cocina, su sabor exquisito, su presentación cuidada, su voluntad de que el plato siempre estuviera un poco más rico que la vez anterior y que todos quisieran repetir. Pero no sabían lo que había detrás, lo mucho invisible que daba. Pensó que también sólo un escritor sabía de verdad apreciar la obra de otro escritor. Era muy fácil llenar un par de folios con una crítica buena o mala, o dejarse llevar, como lector, por una historia bien contada y hasta admirar deslumbrado todo eso, pero sólo otro cocinero de palabras sabía  del iceberg que había detrás de dejar sobre la mesa un guiso, un libro.

Comenzó a cortar sobre la tabla grande las cebollas tiernas y las setas. Hizo luego el sofrito muy despacio, tapando la sartén para que esas verduras se fueran pochando en su propio jugo con muy poco aceite. Aunque era muy temprano y apenas había desayunado una tostada y un pocillo de café probó la cebolla cruda y un trozo de seta. Le gustaba saborear así muchos alimentos, crudos, salvajes, sin haber sido civilizados aún por el fuego. También hacía lo mismo a veces con las palabras. Las dejaba en los labios solas, para descubrir su sabor verdadero. Luego peló las reinetas, las fileteó muy finas y las marcó en la plancha con una fina lluvia de azúcar moreno. También cortó finas lonchas de foie crudo y preparó los moldes para la falsa lasaña.

A veces la cocina se llenaba de gente y alguno ofrecía su ayuda de pinche. A él no le importaba entonces ordenar, sugerir, aconsejar al voluntario o voluntaria la mejor forma de tostar la harina para hacer la bechamel, o rallar la nuez moscada o templar la leche o probar el punto de sal. Pero hoy, como tantas veces, estaba sólo.

Intercaló en el molde el sofrito de setas, el foie y la reineta en varias capas sucesivas y extendió al final la besamel por encima de cada una de las pequeñas falsas lasañas. Luego se puso a preparar las gelatinas de frambuesas y naranjas que acompañarían este plato.

La casa seguía en silencio. Le gustaba mucho cocinar así, con música. Sonaba “How To Make An American Quilt”. Le gustaba mucho saborear el tiempo, saber que cocinar cada día era un trabajo útil, creativo, duro, verdadero, invisible. Siguió preparando la base de los guisos de la cena y también, de memoria, la base de palabras de la historia que estaba escribiendo.

Las palabras se han demorado en los senos, los culos, los ombligos, los ojos, los cabellos, las piernas, la cintura, los labios para nombrar la belleza de las mujeres y el deseo de los hombres. Para él todo eso estaba además, sobre todo, en otra parte. Nunca se lo había dicho a ninguna pero para él no había nada más bello, erótico, excitante, atractivo, con más sabiduría para tocar y acariciar que las manos de una cocinera.

En sus manos estaban, están, los secretos de lo mejor del mundo.

MANOS DE COCINERA
(Carla Van de Putelaar)

http://gastropitecus-gloton.blogspot.com

Vieiras gratinadas a la gallega

Vieiras gratinadas a la gallega: receta tradicional y fácil para Navidad

Lo confieso, soy gallega y me gusta el marisco. Sí, aunque suene a topicazo, me rindo a un buen plato de productos de nuestra tierra y sobre todo si la receta es de vieiras gratinadas, una delicatesen que si no habéis probado ya estáis tardando. Para mí gusto una de las mejores recetas de pescados y mariscos al horno que tiene la gastronomía de Galicia.

Vieiras gratinadas a la gallega

Además, es tan sencillo de preparar, que os vais a estar preguntando como no habías puesto en práctica antes esta receta. Aunque eso sí, tiene dos secretos, para su elaboración solo se necesita un buenísimo producto aunque sea congelado, y para hacer la salsa un excelente vino gallego, ya sea albariño, godello o ribeiro, pero nunca de una calidad inferior al mismo que después serviréis en vuestra copa para acompañar las vieiras.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Vieiras12
  • Jamón serrano140 g
  • Aceite de oliva virgen extra100 ml
  • Vino blanco Albariño200 ml
  • Tomate frito casero20 ml
  • Pan rallado60 g
  • Perejil fresco20 g
  • Sal al gusto

Cómo hacer vieiras gratinadas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total h
  • Elaboración h
  • Cocción h

Comenzaremos lavando muy bien nuestras vieras eliminándole toda la arena que pudieran tener en el caso de que fueran frescas dejándolas una hora como mínimo en agua fría con un puñado de sal. Si las vieiras son congeladas este paso no suele ser necesario pues ya no traen prácticamente arena. No eliminar las partes naranjas del marisco pues son los corales, y le dan a la carne un sabor característico delicioso.

Seguidamente comenzamos picando muy menudita la cebolla y troceamos el jamón serrano en trozos muy pequeños e iguales, yo este paso lo hago con el robot de cocina para que me quede muy menudo.

Ponemos una cazuela al fuego con el aceite y pochamos la cebolla hasta que quede amarilla durante unos veinte minutos, removiendo de vez en cuando. Añadimos el jamón serrano y lo dejamos sofreír dos minutos más en la cebolla vigilando que no se nos queme ni retueste. Añadimos el vino blanco gallego y dejamos evaporar el alcohol durante unos minutos, agregamos el tomate frito casero y dejamos que se cocine todo unido durante doce minutos más. Rectificar de sal.

Precalentamos el horno a 190 grados con calor arriba y abajo. Secamos nuestras vieras y las colocamos en sus conchas de nuevo. Repartimos el sofrito en las cáscaras por encima de las vieras, y les espolvoreamos el pan rallado para que formen una costra en la superficie y un poquito de perejil fresco picado si os gusta. Horneamos durante quince minutos y gratinamos con el grill durante otros cinco minutos más vigilando que no se quemen.

Vieiras a la gallega

Con qué acompañar las vieiras gratinadas

La vieiras gratinadas se han de servir bien calientes. Para ello disponer a cada comensal un plato con su correspondiente concha a la que hayamos añadido una o dos piezas según el tamaño que tenga el molusco. Os recomiendo que guardéis las conchas de una vez para otra pues a veces se encuentran buenas piezas pero sin su caparazón, aunque también se pueden servir en cazuelitas de barro individuales en el caso de que nos hagáis con ellas. Son simplemente deliciosas.

 

https://www.directoalpaladar.com

Europa le dice “no” al aguacate de México: este es el por qué les llaman “aguacates de sangre”

Europa le dice "no" al aguacate de México: este es el por qué les llaman "aguacates de sangre"

Para nadie es un secreto que México es el mayor exportador de aguacate a todo el mundo. Tan solo en 2017 se enviaron al extranjero casi dos millones de toneladas, de manera que no es extraño que un negocio de semejante magnitudes no termine enrevezado con otro de proporciones similares como el narcotráfico.

Europa lo sabe, y varios restaurantes británicos no están dispuestos a quedarse cruzados de brazos.

JP McMahon es uno de los chefs más afamados de Irlanda al haber sido reconocido por estrellas Michelin, uno de los máximos galardones para cocineros de todo el mundo. Los aguacates son “los diamantes de sangre de México” ha dichoMcMahon, y por ello sus restaurantes están vetandolos de sus menús.

“No los uso por el impacto que tienen en países de donde provienen, deforestación en Chile y violencia en México” ha dicho.

No solo les ha dejado de usar, sino que McMahon ha convocado a restaurantes a lo largo de toda Gran Betaña para que hagan lo mismo. Desde su punto de vista todo se trata de cocinar desde un punto de vista más sustentable, disminuyendo el impacto que tiene el conseguirlos sobre el planeta y sobre vidas humanas también.

Una historia que lleva al menos un lustro escribiéndose

Avocado Blur Bowl 1484522

McMahon no es el único. Otros restaurantes y cafeterías están optando por el mismo modelo, en parte por la violencia, en parte por el precio. En la explicación que da de ello el Wildstrawb Cafe en Londres se lee:

“La obsesión del occidente con el aguacate ha producido una demanda sin precedentes, elevando los costos hasta el punto en que incluso hay reportes de que cárteles de droga en México están controlando las exportaciones. Los bosques han tenido que disminuir para hacer espacio a las plantaciones de aguacate (…) lo que coloca presión sobre la demanda de agua”

Los reportes no son nuevos. De hecho, la pelea por el aguacate formógrupos de autodefensas en 2013 en Michoacán (de donde viene cerca del 70 por ciento de aguacates) en donde el cártel de los caballeros templarios vieron en el aguacate una forma de lavar dinero y operar como cualquier otro negocio. Así comenzó una era de secuestros y homicidios a cambio de cuotas que debían pagar los productores.

Nueve de cada diez aguacates importados a Estados Unidos provienen de Michoacán

En una investigación de Animal Político se relata que las cuotas serían semanales o mensuales por cada hectárea cultivada de aguacate. El resultado: cerca de 1,000 personas asesinadas y desaparecidas en Tancítaro, capital del aguacate y poblado de no más de 40,000 personas.

Otra investigación de El Universal en Tancítaro da cuenta de que para 2016 la organización de las autodefensas habría rendido frutos, y la violencia estaría disminuyendo tras el régimen de terror de los caballeros templarios.

Ahora, los caballeros templarios y el cártel Jalisco nueva generación se disputan la zona en la que además hay fuerte presencia de militares. Enmedio, están los plantíos de aguacate y sus productores. En el documento de Planeación Agrícola Nacional del 2017 al 2030 para el aguacate mexicano no se hace ninguna referencia a los vínculos entre el aguacate y el crimen organizado.

https://www.xataka.com.mx/

Las dos españas de la tortilla: un 64% se declara “concebollista”

Iñaki Berazaluce

Las dos españas de la tortilla: un 64% se declara “concebollista”

Las dos españas que helaban el corazón de Antonio Machado no solo son la monárquica y la republicana, la del Barça y el Madrid, la que adora Rosalía y la que la aborrece. Hay un cisma en las cocinas del país que crea dos bandos irreconciliables: los que ponen cebolla a la tortilla de patatas y los que se quemarían a lo bonzo impregnados en aceite de oliva antes de meter ese ingrediente en su receta.

El cisma es de sobras conocido, pero faltaba por ponerle cifras a ambos bandos, así que pedimos a nuestros amigos de Datamanía que incluyeran en su prestigioso panel de opinión esta pregunta: “La tortilla, ¿con cebolla o sin cebolla?”

Ver imagen en Twitter
Las dos españas de la tortilla: un 64% se declara “concebollista”

datamanía@data_ma_nia

DataPanel: España prefiere la tortilla de patata con cebolla.

El 64% se declara “ceboller”.

Galicia, La Rioja, Com. Valenciana y Baleares llevan la contraria al resto y se declaran “sincebollers”.http://datamania.eu 

Los resultados dan una neta victoria a los “concebollistas”: casi dos tercios de los participantes (64%) aseguran preferir la tortilla con cebolla, mientras un 35,3% se adhieren a la opción “sin cebolla”. Los “sincebollistas” son fuertes en Baleares -un abrumador 95% repudia el bulbo-, La Rioja (92%), Galicia (61,5%) y Comunidad Valenciana, donde la batalla es enconada: 51,9%).

El bando “concebollista” se impone en el resto del Reino, con especial fuerza en Canarias (90%), Asturias (85,7%), Ceuta y Melilla y Extremadura.

Las dos españas de la tortilla: un 64% se declara “concebollista”

El desglose por provincias muestra “cómo hay pequeños enclaves que “trollean” a su Comunidad apostando por una tortilla totalmente diferente a la de sus paisanos. Es el caso de Ávila o Cádiz, donde llevan la contraria a Castilla y León y Andalucía.
En Cataluña una vez más aflora la famosa Tabarnia (cebollista) frente a la llamada por algunos “Tractoria” (sincebollers)”.

Puedes consultar los resultados en Datamanía.

https://blogs.publico.es/strambotic

RECETA SOPA DE MILPA, EL ENCANTO DE LO SIMPLE

RECETA SOPA DE MILPA, EL ENCANTO DE LO SIMPLE

Esta sopa es uno de los platillos más clásicos y con encanto de la cocina mexicana. Como su nombre lo dice, los ingredientes con los que se elabora pueden encontrarse en la milpa, ese lugar mágico destinado al cultivo de vegetales y precisamente ahí radica su encanto, por lo que puedes encontrar versiones con rajas de chile poblano o con granos de elote y hasta nopales. Por si fuera poco es rápida y sencilla de hacer, sin tomar en cuenta que los ingredientes son fáciles de conseguir.

Nosotros te compartimos nuestra receta favorita, la versión Animal Gourmet:

Ingredientes

  • 1/2 cebolla
  • 1/2 de kilo de flor de calabaza
  • 1/4 de kilo de champiñones
  • 2 calabazas
  • 1 ramita de epazote (lavada)
  • 2 cucharaditas de aceite de olivo
  • 1 litro de caldo de pollo
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

Lavar y picar la flor de calabaza, los champiñones y las calabacitas. Picar finamente la cebolla.

En una olla sofreír con las dos cucharaditas de aceite la cebolla. Agregar la flor de calabaza, los champiñones y las calabacitas y freír por cinco minutos. Agregar el caldo de pollo y el epazote. Sazonar con sal y pimienta y apagar al primer hervor.

Servir y ¡disfrutar!

https://www.animalgourmet.com/

Tiradito de atún

Tiradito de atún

Una receta saludable y refrescante ideal para esos fines de semana calurosos. ¿Sabías que es un platillo popular peruano?

INGREDIENTES

Para 4 porciones

PROCEDIMIENTO

  •  Colocar las láminas de atún en los platos.
  •  Agregar por encima la cebolla morada, el jengibre y el chile serrano.
  •  Bañar con el aceite de oliva, la salsa de soya y el jugo de limón.
  •  Por último, añadir la sal de Colima.

https://gourmetdemexico.com.mx