¿Eres de los que baja la tapa del inodoro o por el contrario prefieres tenerla arriba? Sea como sea, la tapa del inodoro no está ahí por estética, sino que cumple una función higiénica que muy pocos conocen.

Según el estudio publicado por la revista Applied Microbiology en 1975, cada vez que se tira de la cadena, el remolino de agua se mezcla con las heces y el orín, disparando miles de microparticulas fecales al aire, que junto con una cantidad de virus y bacterias potencialmente infecciosas, se posan luego en toallas, lavabos, paredes y cepillos de dientes e incluso en tu piel, tras su paso del sanitario al aire.

Un estudio más reciente confirma los patrones de dispersión de materia fecal, bacterias y virus por descarga del sanitario y recomienda cerrar la tapa y la boca siempre que tiremos de la cadena. Obviamente tampoco se recomienda dejar a la vista vasos o cepillos de dientes.

Los restos, virus y bacterias permanecen en las superficies mucho tiempo después de la descarga, eliminándose solo mediante el uso de limpiadores con desinfectantes. Por eso es que siempre debes cerrar la tapa del inodoro y lavarte bien las manos antes de salir del baño.

Mira en el video de la parte superior, qué sucede cuando tiras de la cadena del sanitario sin taparlo.

Por esta razón debes bajar siempre la tapa del inodoro cuando tiras de la cadena