El «inventor» de viagra desarrolla el primer fármaco que podría curar el catarro

El equipo del Imperial College de Londres identifica una molécula que impide la replicación de los virus

El químico Andy Bell participó en el hallazgo de las píldoras azules contra la impotencia y ahora podría tener la llave para desarrollar el primer fármaco eficaz contra el resfriado
El químico Andy Bell participó en el hallazgo de las píldoras azules contra la impotencia y ahora podría tener la llave para desarrollar el primer fármaco eficaz contra el resfriado – ABC

Ni antibiótico, ni zumo de naranja, ni tampoco homeopatía. Contra el catarro común no hay vacunas ni tratamientos curativos. En pleno siglo XXI la Medicina aún no ha logrado doblegar esta infección tan incómoda. La pléyade de medicamentos que encontramos en las farmacias contra el resfriado solo sirven para aliviar sus síntomas, ya sea la congestión, la tos, la fiebre o el dolor de cabeza y garganta. Pero ninguno impide el contagio ni acorta su curso natural. Elresfriado se acaba curando solo, cuando el sistema inmune logra controlar la multiplicación de los virus. Esto suele ocurrir en una semana.

 Aunque puede que el «hermano pequeño» de la gripe tenga sus días contados. Científicos del Imperial College de Londres y del Queen` University de Belfast publicaron ayer en la revista «Nature Chemistry»el hallazgo de una molécula que podría combatir eficazmente los virus del resfriado.
 
De momento, es solo una promesa que está dando los primeros pasos en el laboratorio. Las primeras pruebas con esta molécula han demostrado su capacidad para impedir que los virus «secuestren» las células humanas. El nuevo medicamento se dirige a una proteína presente en las células humanas, llamada N-myristoyltransferase (NMT). Los virus del catarro común se sirven de esta proteína para construirse un caparazón con el que proteger su genoma. Y esa necesidad es, en realidad, su talón de Aquiles. Sin ella, los virus no pueden replicarse.
 

El resfriado común está provocado por una familia de virus con centenares de variantes, por eso resulta casi imposible fabricar una vacuna que les inmunice contra todos ellos. Además, estos virus mutan con rapidez y adquieren resistencia a los tratamientos que intentan combatirlos. Esa es la razón de que hayan fracasado hasta la fecha todos los intentos para doblegarlos.

 Un invento casual

Igual que muchos de los grandes avances de la humanidad, este avance llega por accidente y con la participación de un científico que hace algo más de dos décadas revolucionó la farmacopea con viagra. Andy Bell, coautor de las famosas píldoras azules contra la impotencia, estaba buscando compuestos para combatir la malaria cuando se topó con un remedio contra el resfriado. La serendipia volvió a funcionar en su trabajo científico porque el hallazgo de viagra también llegó por casualidad, buscando un nuevo tratamiento contra la angina de pecho, un problema cardíaco.

El primer paso se ha dado. Ahora se se necesitan más estudios para asegurar que es un tratamiento seguro, además de eficaz. Los científicos ya piensan en desarrollar una fórmula inhalada, que administrada de forma temprana en la infección podría llegar con rapidez a los pulmones y atajar la enfermedad con rapidez.

http://www.abc.es/sociedad

El virus silencioso que lleva milenios matándonos

Investigadores han rastreado los orígenes del virus de la hepatitis B al analizar restos humanos de la Edad del Bronce, del Hierro y Media

Resultado de imagen para El virus silencioso que lleva milenios matándonos

El de la hepatitis B es uno de los virus más letales de la historia. En la actualidad infecta crónicamente a 257 millones de personas y en 2015 el patógeno mató a 887.000 pacientes a causa de complicaciones asociadas, según datos de la OMS. Este virus se multiplica en el hígado y basa su éxito en su capacidad de pasarle inadvertido al sistema inmune y de refugiarse en este órgano. A pesar de ser un virus tan importante, se sabe poco sobre sus orígenes, y de hecho el virus de la hepatitis B más antiguo fue encontrado en una momia del siglo XVI.

 Pero las cada vez más potentes y baratas tecnologías de secuenciación están permitiendo a los científicos dos cosas muy importantes: por una parte recuperar genomas (conjuntos de genes) de personas que vivieron en el pasado y, por otra, leer ahí las secuencias de los virus de entonces. Gracias a esto, dos estudios acaban de reconstruir parte del que podría ser el pasado del virus de la hepatitis B. Los avances sugieren que este virus ha estado con el hombre al menos desde el nacimiento de la civilización.
 Una investigación dirigida por Eske Willerslev, investigador en la Universidad de Cambridge (Reino Unido), y publicada en Nature, ha detectado las huellas del virus de la hepatitis B en 12 personas que vivieron hace 4.500 a 1.500 años, después de secuenciar los genomas de 304 personas que vivieron en la Edad del Bronce, la Edad del Hierro y la Edad Media.
 
 
Restos de un hombre de 25 a 30 años infectado con el virus de la hepatitis B y encontrado en el yacimiento de la Edad de Piedra de Karsdorf, Alemania
Restos de un hombre de 25 a 30 años infectado con el virus de la hepatitis B y encontrado en el yacimiento de la Edad de Piedra de Karsdorf, Alemania-Nicole Nicklisch

Al mismo tiempo, un estudio dirigido por Johannes Krause, investigador del Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia Humana en Jena (Alemania), y publicado en eLife, ha detectado huellas del virus de la hepatitis B en los dientes de tres esqueletos humanos del año 5.000 a 3.200 antes de Cristo y enterrados en varios yacimientos alemanes. A partir de esto, pudieron reconstruir parcialmente los genomas de los virus, en las que son las reconstrucciones más antiguas de virus hechas hasta la fecha.

 Esta investigación ha revelado que el virus estuvo circulando por Europa desde hace al menos 7.000 años. También ha mostrado que las cepas del virus antiguas detectadas pertenecen a linajes extintos del patógeno, y que hoy en día son más próximos a los virus de hepatitis B que infectan a chimpancés y gorilas. Los autores han concluido que el virus no ha cambiado mucho en los últimos 500 años, aunque antes su historia fue más compleja.
 

¿De dónde viene?

La explicación más común dice que el virus de la hepatitis B humano pudo surgir en África. Allí pudo «saltar» entre varios grupos de primates, humanos, chimpancés y gorilas, por el contacto entre personas y carne contaminada. Después, las oleadas de salida de África de los humanos pudieron arrastrar consigo a este virus, lo que permitió que se diferenciase de los virus de los otros primates.

 Pero los hallazgos de Willerslev sugieren que el virus pudo aparecer en Europa, Asia e incluso América, y desde allí extenderse a humanos y otros primates de África, justo coincidiendo con un momento en que aparecieron rutas comerciales y las poblaciones humanas tenían más entidad.

El virus sigiloso

El investigador Hendrik Poinar, genetista de la Universidad Mcmaster (Canadá) y no implicado en estas investigaciones, ha dicho en Sciencemag.com que estas ideas son muy especulativas. «Es muy arriesgado decir algo sobre el momento en que apareció el virus de la hepatitis B». Sin embargo, ha resaltado que muestran un fragmento de una larga historia: «Esta interacción entre virus y humanos ha sido una dinámica que ha tenido lugar durante milenios».

Carles Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva, un centro mixto de la Universidad Pompeu Fabra y del CSIC, ha destacado las investigaciones porque «nunca antes se habían recuperado genomas de esta antigüedad». Ha añadido que «este tipo de estudios abren la puerta a reconstruir historias hasta ahora desconocidas de interacciones entre los humanos y los causantes de sus enfermedades».

El investigador Urtzi Garaigorta, científico del Centro Nacional de Biotecnología (CSIC) especializado en el virus de la hepatitis B ha explicado que en principio este tipo de estudios evolutivos no contribuyen a encontrar nuevas armas contra el virus. «Es interesante saber de dónde vienen y cómo interaccionan con los huéspedes, pero para poder usar esto para identificar nuevas dianas, es necesarios que esos virus investigados estén circulando hoy en día, y no hace miles de años».

Este científico también ha explicado por qué, si hay una vacuna muy eficaz contra el virus de la hepatitis B, hay tantas infecciones. El problema aparece en niños que no pueden ser vacunados o e personas que se infectaron antes de ser vacunados. En algunos casos, cuando se produce la infección y el sistema inmune está debilitado, la infección del virus se cronifica. Los tratamientos permiten reducir la presencia de patógenos en sangre, pero el virus queda oculto en el hígado. En concreto, su material genético queda escondido dentro de las células y no es detectado por las defensas del organismo. «Es un virus sigiloso. Pasa inadvertido para las células». Al mismo tiempo, aumenta las probabilidades de sufrir complicaciones hepáticas o incluso cáncer. Todo apunta a que ha estado atacando al hombre durante muchos milenios.

http://www.abc.es/ciencia

Jengibre: todo lo que hay que saber sobre el ingrediente de moda

Fresco, seco, en zumo, con chocolate negro o en confitura. Qué es, qué beneficios aporta y cómo se disfruta el jengibre, uno de los superfoods más cotizados.

Jengibre
Jengibre – Gtres
Galleta de jengibre

Galleta de jengibre –

El jengibre es el rizoma de una planta denominada Zingiber officinale. Supuestamente originario de India e Indochina, su nombre derivaría del sánscrito singabera, es decir, “cuernos o astas”, una clara alusión a su característica forma.

A pesar de su aspecto poco elegante, es prácticamente imposible resistirse a los encantos del jengibre por sus notas cítricas y frescas, su toque picante y su aroma, único y embriagador. El mismo aroma que desprenden todas las partes de la planta, conocida ya en los tiempos de la Grecia clásica. El historiador romano Plinio escribió sobre la exquisitez de esta especia – que se vendía muy cara– y en la Europa medieval se convirtió en una de las más importantes del mercado.

Jengibre y jengibre

Jenjibre en polvo
Jenjibre en polvo –

El jengibre se cultiva principalmente en China, en cuya gastronomía ocupa sin duda un lugar privilegiado, y en la India. Eso sí, según su procedencia, el jengibre presenta notas aromáticas y gustativas muy diferentes.

El jengibre chino, por ejemplo, es más picante (aunque menos que el centroamericano). El de la India, uno de los mejores, y también el australiano, suelen tener un toque más cítrico. Del que se cultiva en África, un tipo de jengibre con un sabor más penetrante y generalmente más barato, el que tiene mejor fama es el de Kenia. ¿El más cotizado? El de Jamaica, considerado el más delicado y dulce.

Negro, blanco, fresco, seco

Jengibre
Jengibre – Gtres

Cuando hablamos de jengibre negro o gris nos referimos a los rizomas de la planta no pelados, hervidos en agua y pasados varias veces por agua fría hasta que se desecan completamente. El jengibre blanco se diferencia por haber sido privado de su piel y luego secado al sol o a máquina. Inútil decir que el blanco es de una calidad superior.

Contrariamente a lo que podríamos imaginarnos, el jengibre fresco –procedente sobre todo de estados Unidos y Hawái– es menos picante que el seco. Esto se debe a la transformación que sufren las moléculas de gingerol durante el proceso de secado, pues se convierten en shogaol, mucho más picante que el primero.

Como en el caso de muchas otras especias, siempre es mejor comprar la raíz fresca e ir rallándola a medida que nos haga falta en vez de recurrir al típico frasco de especia triturada. Eso sí, siempre hay que acordarse de quitarle la piel, que es muy indigesta.

Más sanos (y hasta más felices)

Infusión con jengibre
Infusión con jengibre –

El jengibre se ha ganado a pulso su apodo de superfood. Es rico en vitaminas A, C, B1, B2 y B6, además de potasio, calcio, manganeso, fósforo y hierro. Además, tiene un elevado poder antioxidante y antiinflamatorio y contiene aceites esenciales, como el gingerol, que presume de propiedades antisépticas y antiinflamatorias.

También tiene propiedades digestivas, nos ayuda a luchar contra los resfriados –lo cual es una buena noticia en esta época del año– y ayuda a reducir la sensación de náusea. Pero lo más importante es que es un estimulante de los receptores de la serotonina, la hormona de la felicidad.

En otras palabras, es bueno y nos pone de buen humor. Se puede tomar en infusiones, en zumos o para condimentar todo tipo de platos, de las carnes al pescado pasando por los postres.

Té, jengibre y limón

Té con jengibre y limón
Té con jengibre y limón –

Si en Yemen el jengibre se añade al café, ¿por qué no deberíamos disfrutar de esta superespecia con un sorbo de té? Pocos matrimonios gastronómicos son tan bien avenidos como el del jengibre y el limón.

Acomunados por sus notas cítricas y frescas, estos dos ingredientes forman parte de un interesante tea blend de la casa inglesa Clipper. Como siempre orgánico y de comercio justo. Y en este caso también sin teína. 20 bolsitas de esta delicatessen pueden adquirirse en muchas tiendas especializadas por un precio que ronda los 4 euros.

Superzumo natural con jengibre

Zumos orgánicos
Zumos orgánicos – Purity Organic

Purity Organic es una marca estadounidense que comercializa zumos, tónicas de fruta, té y aguas de coco que presumen de ingredientes orgánicos y prácticas respetuosas del trabajo.

Su gama de superzumos –que pueden encontrarse en tiendas especializadas por unos 5 euros– cuenta con el jengibre para aromatizar y potenciar los beneficios de una amplia variedad de verduras y frutas bio.

Zanahoria, cúrcuma, mango y zumo de jengibre; remolacha, manzana y zumo de jengibre y finalmente agave, limón y zumo y raíz de jengibre son algunas de las variedades entre las que se puede elegir.

Una exótica golosina

Jengibre confitado
Jengibre confitado –

Fresco, seco, entero, en polvo, con la carne, el pescado y cortado en láminas y marinado en vinagre (el jengibre “rosa” que estamos acostumbrados a comer con el sushi).

El jengibre es un ingrediente de lo más versátil. Confitado en azúcar es la golosina más difundida en el Sudeste asiático. La empresa italiana Agrimontana, en cuyos productos confían algunos de los mejores pasteleros y chefs españoles, selecciona y confecciona a mano unas tiras de jengibre escarchadas. 200 gr de esta delicia artesanal rozan los 12 euros.

Ginger Beer, un clásico de moda

Cerveza de jengibre
Cerveza de jengibre –

La cerveza de jengibre (y el Ginger Ale) son un invento gastronómico del siglo XIX. Al parecer, por aquel entonces en los bares y tabernas inglesas se espolvoreaban las bebidas con polvo o trozos de jengibre.

La cerveza de jengibre es el sabroso resultado de la fermentación de una mezcla de agua, azúcar, jengibre y crémor tártaro. Pero, como siempre en la cocina, se admiten variantes.

La de la marca Fever-Tree utiliza tres tipos de jengibre procedentes de Nigeria, India y Costa de Marfil. El pack de cuatro botellas ronda los 7 euros y puede adquirirse en tiendas de delicatessen.

Dulce amargor

Chocolate con jengibre
Chocolate con jengibre – La Chinata

La empresa extremeña La Chinata comercializa una tableta que fusiona las notas ligeramente amargas del jengibre con las del chocolate negro. Todo, cómo no, amalgamado con el ingrediente estrella de sus productos, el aceite de oliva virgen extra.

La tableta de 100 gr cuesta 3 euros y puede adquirirse tanto en su tienda online como en las boutiques de la marca presentes en varios continentes.

El placer del jengibre en forma de confitura

Confitura de jengibre
Confitura de jengibre – Wilkin

Tiptree es un pequeño pueblo del condado de Essex, en Inglaterra, donde la blasonada familia Wilkin elabora mermeladas TOP desde 1885.

Esta marca gourmet comercializa especialidades únicas, como la mermelada de fresa Little Scarlet o la confitura de solo jengibre, hecha con jengibre australiano. Está disponible también en una variante menos dulce, con un porcentaje de azúcar que baja del 67% al 40%. Para disfrutar de esta delicatessen sintiéndose un poquito menos en culpa.

http://www.abc.es/summum/gastronomia-gourmet/

LA SORPRENDENTE CAPACIDAD DEL AZÚCAR PARA AYUDAR A CURAR HERIDAS

Por BBC MUNDO

LA SORPRENDENTE CAPACIDAD DEL AZÚCAR PARA AYUDAR A CURAR HERIDASLA SORPRENDENTE CAPACIDAD DEL AZÚCAR PARA AYUDAR A CURAR HERIDAS
 Como un niño que creció en la pobreza en la zona rural de las Tierras Orientales de Zimbabue, Moses Marandu estaba acostumbrado a, literalmente, frotarse sal en las heridas cuando se caía y se cortaba.

En días de suerte, su padre tenía el dinero suficiente para comprar algo que al niño le picara menos que la sal: azúcar.

Murandu siempre notó que el azúcar parecía ayudar a sanar las heridas más rápido que no usando ningún tratamiento.

Por lo que, tras ser reclutado para trabajar como enfermero en el sistema de salud británico (NHS, por su sigla en inglés), en 1997, quedó sorprendido cuando descubrió que el azúcar no se utilizaba en ninguna instalación oficial. Decidió tratar de cambiar esto.

Su idea finalmente está siendo tomada en serio. Como conferenciante sobre el cuidado de adultos en la Universidad de Wolverhampton, Murandu concluyó un estudio piloto inicial enfocado en los usos del azúcar para la curación de heridas, y en marzo de 2018 ganó un premio de la Revista del Cuidado de las Heridas (Journal of Wound Care) por su trabajo.

En algunas partes del mundo, este procedimiento podría ser clave para la gente que no puede pagar antibióticos. Pero también hay interés en el Reino Unido, dado que una vez que una herida se infecta, algunas veces no responde a los antibióticos.

Batalla cuesta arriba

Para tratar una herida de esta forma, todo lo que hay que hacer, dice Marandu, es poner azúcar en ella y aplicar una venda por encima. Los gránulos absorben la humedad que permite el desarrollo de bacterias. Sin las bacterias, la herida sana más rápido.

LA SORPRENDENTE CAPACIDAD DEL AZÚCAR PARA AYUDAR A CURAR HERIDAS
Las preocupaciones sobre los antibióticos han aumentado el interés en tratamientos alternativos.

La evidencia de todo esto fue descubierta gracias a las pruebas de Murandu en el laboratorio. Y una creciente colección de casos de estudio alrededor del mundo respaldan sus hallazgos, incluyendo ejemplos de exitosos tratamientos con azúcar sobre heridas resistentes a los antibióticos.

El financiamiento para futuras investigaciones podría ayudar a Murandu a alcanzar su objetivo final: convencer al NHS de utilizar el azúcar como una alternativa a los antibióticos.

Pero una gran parte de la investigación médica es financiada por las farmacéuticas. Y estas compañías, señala él, tienen poco que ganar al pagar por una investigación sobre algo que no pueden patentar.

El azúcar que utiliza Murandu es del tipo simple y granulado que podrías usar para endulzar tu café o té. En las mismas pruebas in vitro, halló que no había diferencias al utilizar azúcar de caña o de remolacha. El azúcar moreno sin refinar, en cambio, no fue tan efectiva.

Pruebas piloto

La prueba piloto mostró que algunas cepas de bacterias crecieron en bajas concentraciones de azúcar, pero estas fueron completamente inhibidas en altas concentraciones. Murandu empezó a registrar casos de estudio en Zimbabue, Botsuana y Lesotho (donde se entrenó por primera vez como enfermero). Entre estos casos está el de una mujer de Harare.

“El pie de la mujer había sido medido, estaba listo para ser amputado, cuando mi sobrino me llamó”, dijo Murandu. “Ella había tenido una herida terrible durante cinco años y el doctor quería amputar. Le dije a ella que lavara la herida, que aplicara azúcar, que la dejara y repitiera”.

“La mujer todavía tiene su pierna”.

Esto, cuenta, es un ejemplo de por qué hay tanto interés en sus métodos, particularmente en partes del mundo donde la gente no puede pagar antibióticos.

Murandu ha realizado hasta ahora estudios clínicos en 41 pacientes en Reino Unido. Aún no ha publicado los resultados de las pruebas, pero sí los ha presentado en conferencias nacionales e internacionales.

LA SORPRENDENTE CAPACIDAD DEL AZÚCAR PARA AYUDAR A CURAR HERIDAS
El azúcar moreno sin refinar, en cambio, no resultó tan efectiva en los estudios piloto.

Una pregunta que ha debido responder durante su investigación fue si el azúcar podría ser utilizado en pacientes diabéticos, quienes comúnmente padecen úlceras en las piernas y los pies. Los diabéticos necesitan controlar el nivel de glucosa en su sangre por lo que este no es un método obvio de curación para ellos.

Pero descubrió que funcionaba para los diabéticos sin disparar sus niveles de glucosa: “El azúcar es sacarosa y necesitas la enzima sacarasa para convertirla en glucosa”.

Como la sacarosa se encuentra en el cuerpo, solo cuando se absorbe el azúcar se convierte. Aplicarla en el exterior de la herida no va a afectar de la misma forma.

Tratamiento para animales

Mientras Murandu continúa su investigación en pacientes, al otro lado del Atlántico, la veterinaria estadounidense Maureen McMichael ha usado este método de curación en animales durante años.

McMichael, del Hospital de Enseñanza Veterinaria en la Universidad de Illinois, primero empezó a utilizar azúcar y miel para tratar mascotas en 2002.

Lo que le atrajo fue una combinación de la simpleza del método y el bajo costo, especialmente para dueños de mascotas que no podían pagar el método habitual de llevar al animal al hospital y utilizar sedantes.

McMichael dice que siguen teniendo azúcar y miel en el consultorio y que muchas veces los utilizan en perros y gatos (y ocasionalmente en animales de granja). La miel tiene propiedades de curación similares a las del azúcar (un estudio incluso halló que es más efectiva para inhibir el crecimiento de bacterias), aunque es más cara.

“Hemos tenido algunos éxitos realmente grandes con esto”, afirmó McMichael. Puso como ejemplo el caso de una perra callejera que llegó a ellos después de haber sido utilizado como “cebo”, colgado de un arnés y siendo atacado por pitbulls entrenados para pelear. El perro llegó con más de 40 mordidas en cada extremidad y se curó en ocho semanas.

“Era de la calle, así que no había dinero para ella. La tratamos con miel y azúcar y reaccionó estupendamente”, dijo McMichael. “Ahora está totalmente curada”.

LA SORPRENDENTE CAPACIDAD DEL AZÚCAR PARA AYUDAR A CURAR HERIDAS
El azúcar ya se utiliza en tratamientos para animales.

Además de ser más barato, el azúcar tiene otro punto a favor: entre más antibióticos utilizamos, nos volvemos más resistentes a ellos.

El plan de Murandu es abrir una clínica privada utilizando su método de azúcar. Él espera que algún día el azúcar sea utilizado comúnmente, no solo por el NHS, sino por hospitales públicos en otros países donde ha trabajado.

Él sigue recibiendo regularmente correos de todo el mundo pidiendo su consejo y guía a los pacientes de forma remota. Sus clientes más lejanos le envían fotos de sus resultados junto con un agradecimiento cuando se han curado.

Se trata de un método antiguo, utilizado de forma no oficial por la gente pobre en países en desarrollo, pero fue hasta que llegó a Reino Unido que Murandu se dio cuenta de la importancia que el azúcar podría tener en el mundo médico.

Lo ve como una mezcla de su conocimiento local con las modernas instalaciones de investigación británicas.

“Como el azúcar, el conocimiento vino puro desde Zimbabue, fue refinado aquí, y ahora va de vuelta para ayudar a la gente en África”.

Animal Gourmet · Comer, beber y saberlo hacer

¿A DÓNDE VA LA GRASA QUE “QUEMAS” CUANDO HACES EJERCICIO?

Por BBC Mundo

¿A DÓNDE VA LA GRASA QUE “QUEMAS” CUANDO HACES EJERCICIO?

Veamos si eres capaz de acertar en una pregunta que casi 150 médicos, nutricionistas y preparadores físicos respondieron mal.

La pregunta es sencilla: cuando alguien hace ejercicio y pierde peso, ¿a dónde se va esa grasa que perdió?

Tus opciones son:

a) La grasa se convierte en energía o calor

b) La grasa se convierte en músculo

c) La grasa se convierte en dióxido de carbono y agua

Si respondiste a o b, no te preocupes, eres parte de los 147 expertos que también se equivocaron en una encuesta que realizó el científico Ruben Meerman, investigador de la Escuela de Ciencias Biomoleculares de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia.

La respuesta más común fue que la grasa se convierte en energía, el problema es que esto va en contra de la ley de la conservación de la materia, a la cual obedecen todas las reacciones químicas.

En cuanto a la opción b, Meerman aclara que es imposible que la grasa se convierta en músculo.

¿A DÓNDE VA LA GRASA QUE “QUEMAS” CUANDO HACES EJERCICIO?
“Los pulmones son el principal órgano excretor de la grasa”, dice Meerman.

La respuesta correcta es la c, lo cual convierte a los pulmones en “el principal órgano excretor de la grasa”, según explica Meerman en un estudio publicado en la revista British Medical Journal, en 2014.

“El agua que se forma puede ser expulsada a través de la orina, las heces, el sudor, el aliento u otros fluidos corporales”.

“Si pierdes 10 kilos de grasa, 8,4 kilos se expulsarán a través de los pulmones y los 1,6 kilos restantes se convertirán en agua”, escribió Meerman a mediados de marzo en el portal The Conversation.

“En otras palabras, prácticamente exhalamos todo el peso que perdemos”.

¿Por qué los médicos estaban equivocados?

De los 150 expertos encuestados, solo 3 respondieron correctamente.

Meerman condujo su encuesta entre especialistas australianos, pero según le cuenta a BBC Mundo, ha encontrado la misma concepción errónea en Estados Unidos, Reino Unido y varios países europeos.

¿A DÓNDE VA LA GRASA QUE “QUEMAS” CUANDO HACES EJERCICIO?
“Perder peso requiere desbloquear el carbono almacenado en las células de grasa”, asegura Meerman.

“La forma en la que actualmente las universidades enseñan el metabolismo se centra exclusivamente en la energía en la molécula que se metaboliza”, le dice Meerman a BBC Mundo.

Meerman se refiere a esto como el “mantra de energía que entra–energía que sale”. En su estudio, menciona que los cursos de bioquímica en las escuelas se enfocan mucho en la producción de energía.

Exhalar la grasa

Las conclusiones de Meerman se basan en que además de las comidas y bebidas que ingerimos, también debemos tener en cuenta el oxígeno que inhalamos.

Por ejemplo: si a tu cuerpo ingresan 3,5 kilos de comida y de agua, más 500 gramos de oxígeno, en total son 4 kilos que deben volver a salir.

“De lo contrario, ganarás peso”, escribe Meerman.

¿A DÓNDE VA LA GRASA QUE “QUEMAS” CUANDO HACES EJERCICIO?
Salir a caminar, cocinar o barrer, triplica el ritmo del metabolismo.

Según él, “perder peso requiere desbloquear el carbono almacenado en las células de grasa”.

Al respirar producimos carbono, entonces, ¿si respiramos más, perderemos más de esa grasa convertida en carbono?

“Desafortunadamente no”, escribe Meerman. “Respirar más de lo necesario solo causará hiperventilación, lo cual solo te causará mareo o un desmayo”.

“La única manera de que conscientemente puedas aumentar la cantidad de dióxido de carbono que produce tu cuerpo es moviendo los músculos”.

¿A DÓNDE VA LA GRASA QUE “QUEMAS” CUANDO HACES EJERCICIO?
“Cualquier dieta que suministre menos combustible del que quemas, logrará que el truco funcione”

Además de hacer ejercicio, Meerman menciona otras formas en las que producimos dióxido de carbono.

Por ejemplo, una persona de uno 75 kilos produce unos 590 gramos de dióxido de carbono en estado de reposo.

“Ninguna píldora ni poción que puedas comprar podrá aumentar esa cifra”, aclara Meerman.

Al momento de quedarse dormido, una persona exhala unos 200 gramos de dióxido de carbono. Por su parte, el solo hecho de pararse y vestirse hace que se duplique el ritmo del metabolismo. Salir a caminar, cocinar o barrer, lo triplica.

Así, según Meerman, la clave para perder peso está en “comer menos y moverse más”.

“Cualquier dieta que suministre menos combustible del que quemas, logrará que el truco funcione”, concluye.

Animal Gourmet · Comer, beber y saberlo hacer

La masturbación: un eterno tabú en la convivencia en pareja

La masturbación: un eterno tabú en la convivencia en pareja

Que la masturbación puede dejar ciega a una persona es ya un falso mito casi erradicado. De hecho, cada vez se difunden más las virtudes del autoerotismo: se llega más rápido al orgasmo porque solo te concentras en tu placer, se evita el contagio de infecciones de transmisión sexual y ayuda a mejorar el estado de ánimo debido a que, aunque sea a solas, nuestro cuerpo segrega igualmente endorfinas. Si hablamos de sexualidad, también parece lógico pensar que si se conoce mejor el propio cuerpo, es más fácil guiar a la pareja, bien sea puntual o habitual.

Aunque parece claro que masturbarse es positivo, lo cierto es que la masturbación sigue siendo un tabú en la pareja, sobre todo cuando comienza la convivencia. Porque si en la adolescencia se tiende a esconderse de los padres para gozar de un rato de placer egoísta, cuando se es adulto y se vive en pareja también resulta bastante complicado buscar cómo, cuándo y dónde tener un momento para masturbarse.

Algo similar se describe en el libro Ahora me toca a míde Selma Lonning Aaro. Es la historia de una mujer que se encierra en su habitación con su nuevo vibrador en busca del orgasmo que nunca ha alcanzado. Pese a sus intentos por tener un rato de intimidad y soledad, siempre aparece algo o alguien que la interrumpe. Y el problema es que ella no puede contar qué es lo que realmente está haciendo.

Hablar sobre masturbación en pareja

Hay temas incómodos de los que cuesta hablar con la pareja. En un primer momento de la relación son «las cosas que haces en el baño». Más adelante es el dinero, y finalmente, el peor tema de conversación es opinar sobre la familia política. Pero todos ellos se acaban abordando en algún momento. Sin embargo, no todas las parejas han tenido una conversación sobre sus rutinas en cuanto a masturbación.

«¿Te gusta hacerlo en el baño? ¿Por eso tardas más en la ducha? ¿Prefieres hacerlo en la cama, para relajarte antes de acostarte? ¿Te dejo un momento a solas?»

mastubacion1

Lo cierto es que hay quien aprovecha que su compañero de cama no está para masturbarse en casa. Como si fuera una travesura. La cuestión, tal y como la expone la sexóloga Emma Placer, es que la masturbación sigue abordándose con «vergüenza», incluso con la pareja con la que mantenemos relaciones sexuales. La razón, según la experta, «es esa falsa creencia, muy arraigada, de pensar que si se tiene pareja, no hay necesidad de masturbarse».

En este sentido, Placer explica que a su consulta llegan personas «muy preocupadas porque han pillado a sus parejas masturbándose y lo consideran una traición». Así, pese a que se conocen las virtudes de la masturbación, parece estar solo permitida a los jóvenes y a las personas solteras. Se sigue pensando, como explica la sexóloga, que «si lo hace, es que conmigo no tiene suficiente».

Espacios personales y compartidos

Aprender a delimitar tiempos y espacios es uno de los temas que se suelen trabajar en las terapias de pareja. Entre dos personas que conviven es importante aprender a respetar momentos y lugares personales, propios, pero también tener algunos en común. Esto mismo puede aplicarse al sexo. Habría que entender que hay una sexualidad propia de cada individuo que, independientemente de su situación sentimental, seguirá disfrutando a solas; y otra que es compartida.

«Las parejas que mejor funcionan son las llamadas interdependientes; y si tuviera que poner un porcentaje de reparto de tiempo entre ellos, diría que el 33% sería para la pareja y el resto, para la persona». Ahí entra igualmente el espacio que se pasa con el compañero sexual, con los amigos y la familia, la importancia de la pareja respecto a otras metas como las profesionales, pero también el peso que tiene la sexualidad individual y la compartida.

mastubacion2

Los hombres parecen tenerlo más fácil en ese sentido. Sobre todo porque desde muy jóvenes han aprendido a conseguir desahogos rápidos y discretos en el cuarto de baño, que pasan más inadvertidos. Sin embargo, también es un mito falso que las mujeres no pueden hacerlo igualmente.

«Es una cuestión también de aprendizaje y una generalización estereotipada de cómo funciona la masturbación femenina. Tampoco es que necesitemos velas y música relajante. El clítoris es tan poderoso que con el baño y acceso a nuestro ajuar erótico mental podemos tardar lo mismo o menos que los hombres».

Sin embargo, la cuestión no es demostrar quién es capaz de hacerlo más rápido y más discretamente para que el otro no se entere, sino ser capaces de decir que vas a masturbarte un rato con la misma naturalidad que comentas que vas a ver una serie o echarte una siesta.

De esta forma, la sexóloga concluye que «podría ser incluso un reavivante del erotismo y una forma de cambiar de rutinas sexuales. Es decir, puedes comunicar tu deseo de tener un momento de masturbación vía teléfono o whatsapp, en plan: “de tal hora a tal hora estaré ocupada con mi placer. Nos vemos después”».

«La masturbación nos ayudará a tener más deseo y aumentar nuestra libido para poder compartir también en pareja», nos recuerda Emma Placer. «Todo son ventajas».

https://www.yorokobu.es/

Coca-Cola quiere que bebamos su refresco para “mejorar la economía”. Hagamos las cuentas

Iñaki Berazaluce

Coca-Cola quiere que bebamos su refresco para “mejorar la economía”. Hagamos las cuentas

Coca-Cola ha transitado por todas las fases de la persuasión para conseguir que consumamos su brebaje. Durante mucho tiempo usó el imperativo: “Beba Coca-Cola”. Cuando aquello dejó de funcionar porque nos dimos cuenta de que la “chispa de la vida” no era otra cosa que azúcar embotellada, la marca empezó a asociarse de un modo torticero con el concepto de la “felicidad”. Hasta se inventó un “Instituto de la Felicidad” porque la felicidad es, ya lo sabemos, beber Coca-Cola como si no hubiera un mañana.

Pero a pesar del martillo pilón del marketing de la multinacional, lo cierto es que cada vez bebemos menos Coca-Cola, bien porque otros refrescos -igual de nocivos pero más agresivos, como el Burn o el Red Bull- se están haciendo con su mercado, bien porque muchos consumidores se están haciendo conscientes de que llevan años ingiriendo un poderoso y eficaz desatascador de cañerías.

Coca-Cola quiere que bebamos su refresco para “mejorar la economía”. Hagamos las cuentas

Así que el nuevo mensaje va directo al bolsillo: si no consumimos Coca-Cola estamos destruyendo la economía española. No es broma, no: en un “artículo” (vamos a dejarlo así) publicado en El Español, la empresa vincula el consumo de su refresco con la generación de empleo: “Tómate una Coca-Cola para mejorar la economía: el 0,48% de los trabajadores del país están relacionados con la actividad de la multinacional”. Leído en negativo, si no consumes Coca-Cola eres responsable subsidiario de un 0,48% extra de desempleo.

El nivel de demagogia del mensaje se entiende mejor si reemplazamos a Coca-Cola por otro actor de la economía, digamos Philip Morris: “Fúmate un Marlboro para mejorar la economía”. O ya puestos, la farmaindustria: “Tómate tu antidepresivo para mejorar la economía”.

Sea como fuere, hablemos el mismo lenguaje que Coca-Cola y hagamos las cuentas de la vieja para poder tomar una decisión fundada sobre si el consumo del refresco carbonatado mejora la economía o… todo lo contrario. Para este particular he pedido ayuda a Darío Pescador, periodista, biohacker y autor del imprescindible ‘Operación Transformer’, que lleva años empeñado en una cruzada contra la comida basura y, más en general, contra los mitos en torno a la alimentación:

“El el 6% de los casos de diabetes se pueden atribuir directamente a las bebidas azucaradas, suponiendo que estamos más o menos como en el Reino Unido, los costes directos de la diabetes son unos 6.000 millones de euros”. A estos costes directos habría que sumar otros 17.000 millones de euros más de costes indirectos por las bebidas azucaradas (obviamente, no le podemos echar toda la culpa a la Coca-Cola, pero sí de la parte alícuota de su dominante cuota de mercado, de la que hace alarde en el citado artículo).

Coca-Cola quiere que bebamos su refresco para “mejorar la economía”. Hagamos las cuentas

Así procesa tu cuerpo el azúcar. Ilustración: Puño, para Operación Transformer.

Pero hay más, prosigue Pescador: “A esto hay que sumar los causados por las bebidas azucaradas y los casos de enfermedades cardiovasculares e hipertensión por el mismo motivo”. El coste estimado de la obesidad y el sobrepeso para el economía española [recordemos que en España una de cuatro personas es obesa y una de cada tres tiene sobrepeso] es de otros 1.200 millones de euros. Suma y sigue.

Finalmente, y dado que el consumo excesivo de azúcar está directamente relacionado con las enfermedades cardiovasculares habría que añadir a la columna del debe de la multinacional los 2.000 millones de euros anuales que suponen para la sanidad española.

Coca-Cola quiere que bebamos su refresco para “mejorar la economía”. Hagamos las cuentas

La suma total es de unos 27.200 millones de euros, millón arriba, millón abajo. En comparación, los 625 millones de euros que factura Coca-Cola en España (en los otros 6.375 millones de los que habla publirreportaje están metidos desde los bares hasta los transportistas) no “dan para pagar ni la diabetes”, resume Darío Pescador.

En definitiva, si lo que quieres es mejorar la economía, lo primero que tienes que hacer es abandonar inmediatamente ese brebaje y empezar a beber agua. Y si es del grifo, mejor.

De nada.

Visto en El Español. Con información de Alimarket.

BONUS TRACK: Mapa de la obesidad por Comunidades Autónomas

http://blogs.publico.es/strambotic

Cuando tienes sed y bebes, ¿cómo sabe tu cerebro que ya fue suficiente?

Cuando tienes sed y bebes, ¿cómo sabe tu cerebro que ya fue suficiente?

CreditGetty Images

Read in English

Cuando piensas que tienes sed, el proceso parece bastante sencillo: encuentras agua, la bebes y sigues con tu vida. Sin embargo, sucede algo realmente profundo mientras tomas ese trago largo y refrescante después de correr o durante un día caluroso.

Cuando te deshidratas hay menos agua en tu sangre y las neuronas en tu cerebro mandan el mensaje de que es necesario buscar agua.

Entonces, una vez que tomas un trago, te sientes satisfecho casi al instante. Pero aunque eso te parezca obvio, también es muy misterioso. Después de todo, no estás inyectando agua directamente a tu torrente sanguíneo. Tomará de diez a quince minutos al menos, quizá más, para que el agua en tu estómago llegue hasta la sangre. No obstante, de algún modo el cerebro sabe que ya has ingerido agua.

A veces ese proceso no es tan simple como debería: la gente con un síndrome llamado polidipsia siente sed excesiva y bebe grandes cantidades de agua. Eso puede ser peligroso porque si la sangre se diluye demasiado, la persona puede morir, como víctima de intoxicación por agua.

Mientras los neurocientíficos reflexionan sobre cómo y por qué nos da sed, un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de California ha despejado una pequeña parte del problema. Enfocados en la manera en que el cerebro lleva el registro de lo que el cuerpo bebe, identificaron un grupo de neuronas que recibían mensajes mientras los ratones sedientos tragaban agua. Estos mensajes que pasan por los centros del cerebro que registran la sed parecen ser los responsables de la sensación de rápida saciedad que viene después de un trago, lo que también sugiere que lo que tiene efecto en el cerebro no solo es lo que bebemos, sino cómo lo tragamos. Si los circuitos funcionan del mismo modo en las personas, quizá pueda ser la clave para entender la neurociencia de lo que pasa cuando nos da sed.

En los últimos años, los biólogos han estado mapeando las neuronas dentro de la zona del cerebro que regula la sed, dijo Yuki Oka, profesor de Caltech y autor principal del nuevo artículo publicado el 28 de febrero en Nature. Ya se había observado que las células en esta región se quedaban inmóviles después de que un animal bebía agua, pero no estaba claro por qué sucedía.

Cuando tienes sed y bebes, ¿cómo sabe tu cerebro que ya fue suficiente?

 
Una imagen teñida del centro de integración de la sed en el cerebro de un ratón. Las células teñidas de rojo son activadas por la sed. CreditOka Lab/Caltech

Un estudiante de posgrado del laboratorio de Oka, Vineet Augustine, hizo una serie de experimentos con ratones que habían sido genéticamente modificados para que el rastreo de las conexiones entre sus neuronas fuera más sencillo. En estos experimentos, cuando una neurona activaba a otra, se le ponía una etiqueta lo cual dejaba un camino trazado en el cerebro.

Lo que Augustine descubrió fue que ciertas neuronas en una zona llamada área preóptica del hipotálamo eran responsables de comunicarles a otras células ubicadas en el centro de la sed que se estaba ingiriendo líquido. Experimentos más extensos mostraron que los ratones sin versiones funcionales de estas neuronas bebían el doble que un ratón normal. En el caso opuesto, cuando las células se activaban de manera artificial, incluso ratones deshidratados no sentían sed.

Curiosamente, a lo que las células responden no es a la presencia del agua, dijo Augustine. Los investigadores descubrieron que dejar que el ratón tomara grandes tragos de agua incitaba a las neuronas a activarse. Sin embargo, al darle agua en forma de gel, de manera que tenía que masticarse antes de tragarse, no sucedía lo mismo. Tampoco se activaban las neuronas cuando la ingesta de agua era en pequeños sorbos de dos segundos, aun cuando los animales consumieran la misma cantidad total de agua. De hecho, darles de beber aceite a los ratones tenía el mismo efecto en las neuronas que si tomaban agua.

“Esto nos indica que es probable que las neuronas respondan a la velocidad, en específico, a la velocidad de la ingesta”, dijo Augustine.

En apariencia, una serie de tragos rápidos es una clave aceptable para beber agua desde el punto de vista evolutivo, algo que el cuerpo considera suficientemente confiable como indicador de que ya se ha consumido lo necesario.

Además de la amenaza de la intoxicación por agua, hay buenas razones para beber solo las cantidades mínimas requeridas. Cuando un animal baja la cabeza para beber, especula Oka, se pone en una posición bastante vulnerable. “Si duplicas el tiempo de la ingesta, también duplicas el riesgo de convertirte en presa”, dijo.

Los investigadores ahora esperan poder investigar otros mecanismos que el cuerpo usa para monitorear la ingesta de agua. Por ejemplo, quieren ver si hay sensores en el intestino que mantengan al cerebro al tanto de la llegada del agua. Parece probable que el cerebro reciba algún mensaje y haga los ajustes pertinentes, dijo Augustine.

https://www.nytimes.com/es

¿Comer rápido te hace engordar?

¿Comer rápido te hace engordar?

 

Read in English

Cuanto más rápido coma una persona, más probable es que esté pasada de peso, según un nuevo estudio.

Unos investigadores japoneses analizaron a 59.717 personas que habían recibido un diagnóstico de diabetes tipo 2. En revisiones periódicas durante más de seis años recolectaron datos de obesidad y circunferencia de cintura, hábitos alimentarios y del sueño, consumo de alcohol, medicamentos y tabaquismo.

Los investigadores categorizaron a los sujetos como comedores rápidos, normales o lentos con base en lo informado por ellos mismos.

Después de controlar otros factores encontraron que, en comparación con los comedores lentos, quienes comían a un ritmo normal tenían un 29 por ciento más de probabilidades de ser obesos, mientras que los comedores rápidos mostraron un 42 por ciento más de probabilidades. Irse a dormir en las dos horas posteriores a la cena y tomar bocadillos después de esta también se asociaron con obesidad, pero el saltarse el desayuno no tuvo asociación significativa.

El estudio, publicado en BMJ Open, encontró una asociación, no una relación causal. Sin embargo, los investigadores sugieren que una posible razón de tal asociación es que los comedores rápidos pueden seguir comiendo sin esperar a darse cuenta de si ya comieron lo suficiente, mientras que quienes comen con lentitud pueden tener tiempo para comenzar a sentirse satisfechos y entonces parar.

Los investigadores no incluyeron datos sobre el ejercicio físico ni la ingesta de calorías, lo que podría haber alterado los resultados, y solo se incluyeron hombres y mujeres japoneses en el estudio, por lo que los hallazgos podrían no ser aplicables a otras poblaciones. Además, el estudio utilizó informes proporcionados por los mismos sujetos, lo que no siempre es confiable.

https://www.nytimes.com/es/

Mitos sobre la gripe y el resfriado que hay que dejar de creer

Hay otros muchos errores y creencias que giran en torno a estas dos dolencias, que conviene conocer para tratarlas de la manera adecuada

Resultado de imagen para Mitos sobre la gripe y el resfriado que hay que dejar de creer

Resfriados y gripes están copando las consultas de atención primaria de los centros de salud desde finales de 2017 y principios de año. Las autoridades sanitarias alertan de que este mes de enero albergará «el pico más alto». De hecho, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha desarrollado planes de contingencia para contener la presión asistencial en las urgencias a causa de la epidemia. ¿Una de las razones? La confusión entre ambas patologías.

Junto a este, hay otros muchos mitos que giran en torno a estas dos dolencias, que conviene conocer para tratarlas de la manera adecuada. Los expertos de Cigna desgranan los 11 más extendidos:

— Una gripe y un fuerte resfriado son lo mismo. La gripe y el resfriado vienen provocados por virus diferentes, y los síntomas, aunque muy parecidos, no son los iguales: la primera se caracteriza por una sintomatología más severa, dolor muscular, cansancio extremo, tos seca, fiebre e, incluso, náuseas y vómitos. El resfriado, por su parte, suele manifestarse con congestión o secreción nasal, estornudos y carraspera, y no presenta complicaciones que hagan necesario acudir al hospital, a diferencia de la gripe.

— Un catarro mal curado acaba en gripe. Un resfriado es una patología que nunca estará «mal curada». Si pasa un tiempo y los síntomas persisten es que realmente hay otra enfermedad de por medio, como una neumonía, una bronquitis o la gripse. Esta última, por su parte, sí puede tener consecuencias y dar lugar a otras enfermedades.

— La vacuna contra la gripe asegura no contraer esta enfermedad. Estas vacunas protegen de los subtipos existentes en la temporada anterior, por lo que su efectividad oscila entre el 40% y el 60%. El virus de la gripe tiene una alta capacidad de mutación y, por tanto, complica la eficacia de la vacuna. Pese a ello, continúa siendo la mejor receta para combatirla. Tampoco es cierto que gracias a la misma se estén evitando otras enfermedades respiratorias. Como se adelantaba en el primer punto, la tipología de virus no es la misma.

— La vitamina C previene y cura el catarro. No se ha demostrado que la vitamina C reduzca la incidencia de los resfriados ni que afecte en su duración. Tampoco que enfermemos por estar bajos de defensas. Una persona que esté sana puede acatarrarse más de una vez al año. Eso sí, alimentarse de la forma adecuada se traducirá en un mejor estado físico y, por tanto, mejores condiciones ante cualquier contratiempo. De este modo, los anticuerpos estarán «a punto» para enfrentarse al virus.

— Los antibióticos ayudan a superar la gripe. Estos acaban con las bacterias, pero no con el virus. Aunque hay muchos fármacos para disminuir sus síntomas (tos, fiebre, dolor de cabeza…) no hay ninguno que haga que esta desaparezca.

— Salir a la calle con el pelo mojado en invierno hace que enfermemos. No hay pruebas científicas que avalen que la humedad y el frío causen resfriado o gripe, sino otras enfermedades como la neumonía. Sin embargo, exponerse a ambos factores sí puede provocar que el virus latente que ya se encuentre en el organismo se active y provoque los síntomas.

— No hay que hacer ejercicio cuando se está enfermo. Este es un mito a medias. No es mejor ni peor, pero si se va a acudir al gimnasio estando resfriado hay que asegurarse de lavarse las manos constantemente para no contagiar a otros deportistas. No obstante, para prevenir un catarro, hacer ejercicio es una de las prácticas más recomendables: cuanta más actividad física se realice, menos posibilidades de caer enfermo.

— Hay que «sudar» la fiebre durante el resfriado. Según los expertos, no es recomendable taparse en exceso. Pese a que la sudoración es un excelente mecanismo para combatir el aumento de la temperatura corporal, el acto de taparse provoca que el sudor se enfríe sobre la piel, provoque frío y haga un efecto rebote aumentando la temperatura corporal. Lo conveniente es tomarse baños de agua tibia para refrescar el organismo.

— No abrir la ventana de las estancias cuando estamos enfermos. Hay que abrirlas, aunque sea unos minutos. La ventilación es fundamental, sobre todo en entornos cálidos. Además, controlar que no haya exceso de sequedad ambiental provocará que las vías respiratorias no estén en estado de vulnerabilidad. De ahí que también sea recomendable colocar recipientes de agua al lado de los radiadores.

— Hay que evitar los lácteos cuando se está enfermo. Está muy extendido el mito de que los productos lácteos causan flemas, pero lo cierto es que solo pueden afectar si se tienen problemas de salud, intolerancia o alergias a este tipo de alimentos.

— Tomar sopa caliente es un «cuento», no ayuda a la recuperación. Varias investigaciones avalan que la mezcla de vitaminas y nutrientes del caldo de pollo, por ejemplo, poseen un efecto antiinflamatorio que ralentiza el crecimiento de los leucocitos implicados en la liberación de mucosidades y contiene otros agentes medicamentosos parecidos a las sustancias farmacológicas modernas contra el resfriado. Si además se añaden otras especias y condimentos, como el ajo, la pimienta, el curry, la cebolla, la zanahoria, los nabos, el apio o el perejil, los beneficios son mayores.

http://www.abc.es/familia/vida-sana/