Esta chusma de aqui

xenofobia

Este articulo aunque esta    escrito en el año 2000, creo que es muy actual. Habla del racismo y la xenofobia en España.

Cómo nos gusta linchar. Hay que ver cómo nos gusta juntarnos en grupitos, darnos valor unos a otros, y apalear gente. Cómo nos entusiasma sentirnos respaldados por la bulla, por el rebaño que es presunta garantía de impunidad, por los compadres y vecinos cuyo tropel disimula el gesto de nuestra navaja cobarde, del puño furtivo, del bate de béisbol esgrimido por Fuente ovejuna. Cómo nos refocilamos con la piara y aullamos nuestra ruin mala leche mientras nos ensañamos con el débil, con el que corre en busca de refugio, con el caído, con el indefenso. Lo mismo nos da una vaquilla en fiesta de pueblo que un moro o un concejal. Hoy, mientras tecleo estas líneas, después de haber visto a un montón de animales con garrotes destrozar a golpes el humilde coche viejo de un infeliz marroquí, oigo que alguien en la radio dice que somos un país de racistas y de xenófobos. Pero eso es mentira. Lo que somos es un país de hijos de puta.

Nos faltan huevos. Nos falta valor para enfrentamos a quienes nos dan por saco desde hace siglos, y toda la frustración acumulada bajo malos gobiernos, en manos de los de siempre, curas, políticos, mercaderes y generales, sazonada por nuestra propia envidia, cainismo y desprecio a cuanto ignoramos, solemos vomitarla a la primera ocasión sobre las espaldas del que cae ante nosotros, a condición de que esté indefenso y solo. Mientras la poca gente honrada da la cara donde debe darla, el resto somos milicianos de cheka y madrugada, falangistas de primero de abril. Fusilamos maestros, rasgamos cuadros, quemamos catedrales porque no hay cojones para quemar cuarteles. Dejamos que la gente decente se pudra en la miseria, y que mueran en el exilio Machado, Goya o Moratín. Golpeamos con saña, sin que nos importen el rostro aterrado de la mujer y los hijos de nuestras víctimas. No vamos a buscar al poderoso en su palacio -suelen tener guardias en la puerta-, sino que la emprendemos a golpes con el pinche de cocina que pasa por ahí, con el que pillamos descuidado en la puerta de su casa. No hay coraje para asaltar comisarías a pecho descubierto, así que preferimos la puñalada en mitad del barullo, el tiro en la nuca cuando la víctima sale a tomarse una caña con su mujer, el coche bomba que puede hacerse estallar desde lejos, a salvo, sin correr ningún riesgo. Nos llamamos a nosotros mismos cruzados, gudaris, defensores de la fe, ultrasures, nacionalistas, demócratas mosqueados, ciudadanos hartos de tal y de cual. Nos llamamos cualquier cosa a modo de coartada, pero en realidad lo único que estamos haciendo es justificar nuestro cerrilismo y nuestra mala fe.

Nos falta cultura. Oyes a los tertulianos, a los analistas de plantilla, a los políticos que tratan de justificar lo injustificable, y compruebas aterrado que no manejan argumentos; que todo es lugar común y demagogia, y que pocos son capaces de explicar lo que realmente está pasando, establecer antecedentes, bucear en la memoria y en las circunstancias históricas, culturales, sociales, que llevan a tal o cual situación. Nos centramos en el agravio ignorando las causas que lo originan, las claves y la memoria histórica que permiten discutirlo, asumirlo, razonarlo. Pretendemos resolver problemas cuyo origen ya ni siquiera se estudia en las escuelas, y aterra ver cómo analfabetos y demagogos hacen análisis y proponen soluciones aberrantes, utopías absurdas que nadie pondrá nunca en práctica.

Nos falta previsión. Todo cuanto pasa se sabe que va a pasar, entre otras cosas porque lleva siglos pasando; pero nadie mira hacia atrás para aprender. También nos faltan escrúpulos. El moro, el negro, el sudaca, son buenos cuando vienen sumisos a limpiar nuestras alcantarillas; pero ni siquiera les ofrecemos recursos para que lo hagan con dignidad. Nos cabrea que también ellos aspiren a un coche blanco, una casa blanca, una mujer blanca. Somos egoístas e irresponsables, gobernados por chusma que sólo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena, y cuando a la tal Bárbara la han violado veinte veces; gentuza que ve venir la tragedia y no hace nada porque está ocupada en campañas electorales, o en apoyos parlamentarios, o favoreciendo a su clientela, a sus mierdecillas, a sus lameculos y a sus compadres.

Nos falta caridad, compasión. Tenemos buena memoria para lo que nos interesa, y muy mala cuando nos conviene; y al poco rato ya nos emociona más una telecomedia imbécil de la tele que una chabola incendiada. Y lo que es peor, nos falta remordimiento al mirarnos al espejo. En realidad, lo que nos falta es vergüenza.

Arturo Perez Reverte

Obama y la guerra justa

poster-obama

En el discurso del presidente Obama al recibir el Premio Nobel de la Paz hay algo de mundo al revés.

Obama recibió el premio de la paz con un discurso que justifica la guerra, días después de decidir el envío de 30 mil soldados más a Afganistán, uno de los dos frentes donde Estados Unidos sostiene guerras en nombre de la libertad, la seguridad y la contención de la violencia terrorista.

El mundo al revés: estas guerras buscan la paz, estas guerras odian la guerra, esta violencia es contra la violencia, estos muertos son para salvar vidas.

Obama tuvo el coraje de enfrentar en público, en una ocasión de solemne pacifismo, el dilema no resuelto, ni en la teoría ni en la ética, ni en la realidad de la “guerra justa”, la delgada y cambiante línea moral que separa una guerra emprendida por las buenas razones y otra emprendida por las malas.

La primera y la única de las buenas razones que puede sustentar la idea de “guerra justa” es la defensa propia, la respuesta a la agresión consumada. Casi cualquier desplazamiento fuera de esa realidad levanta el problema moral de la justificación y la justicia de la guerra.

El escalón que sigue a la defensa ante la agresión consumada, acaso sea el de la agresión inminente. El derecho a atacar para evitar una agresión inminente puede alegarse con rigor moral como fundamento de una guerra justa.

Pero cuando pisamos ese escalón estamos a un paso de la guerra preventiva, que consiste en agredir lo que se juzga que habrá de convertirse en peligro inminente o en agresión consumada si no se la detiene en el camino.

Es la doctrina que ha justificado en estos tiempos guerras como las de Irak y Afganistán, y antes las de Vietnam o Corea.

Un paso más y estamos en la lógica que condujo a lanzar las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, un salvaje acto final de agresión para terminar todas las agresiones: miles de muertos hoy para evitar más miles de muertos mañana.

He aquí un terreno movedizo y trágico a cuya diabólica contradicción no ha escapado ninguna época, desde que la guerra dejó de ser vista como parte natural de la conducta humana.

En todos los casos, el supuesto moral de la guerra justa es el viejo dictum inmoral de que el fin justifica los medios. Medios deleznables, como la violencia y la muerte, pueden traer bienes extraordinarios, como la seguridad y la paz.

Obama ha mirado de frente ese agujero y se ha puesto a pensarlo en público, en defensa propia y de las guerras que ha librado su país. Un pistoletazo en un concierto.

Hector Aguilar Camin

Atlante-Barça

AtlanteMLL

Dices algo muy cierto en tu columna (El canijo Atlante vs el Barcelona. 14/12/09), nadie habla del Chícharo, del Hobbit; y te falta uno, Rojitas. Igual de enano que Arreola y van de socios por izquierda. Y por derecha otro enano, Navarrito, en sociedad con Hobbit. Aquí estamos; a unas horas del partido más importante en la vida del Atlante. No es amistoso, no es pretemporada, es semifinal de un Mundial de Clubes, al otro lado del mundo. Para sacar la lotería hay que comprar boleto y el Atlante tiene la oportunidad de hacer el milagro. Porque tiene el billete que ganó al ser campeón de México y Concacaf, y después vencer al Auckland. A nada estamos obligados, excepto a divertirnos. Sin miedos, ni imprudencias. El Atlante se representa a sí mismo; a nadie más. Ni estamos defendiendo la grandeza de Concacaf, ni estamos envueltos en la Bandera Nacional. El Atlante se representa a sí mismo; a su alegría de vivir y de jugar bien al futbol. Con su filosofía, un técnico mexicano y con la mayoría de jugadores nacidos del trabajo, esfuerzo y cariño a la gran historia de nuestro querido Atlante. Sí; va ser muy difícil enfrentar al mejor equipo del mundo. Y sí; yo quisiera tener aquí a Mustafá, Espinoza, Luis Gabriel Rey, pero esto es lo que tenemos y en lo que confiamos. A disfrutar esto, que seguramente será una vez en la vida y esa, será este miércoles.

Jose Antonio Garciamileniodiario

Una buena postura

01

El otro día se me contracturó la espalda de una manera espantosa. Ya sabes…amaneces y te quieres parar de la cama y sientes como si la espina dorsal fuera una jerga que te están exprimiendo. Es un dolor que te sube de la espalda al cuello y hasta te puede provocar calambres fuertes en la cabeza.

Tomar medicamentos para este problema genera más problemas, sobre todo gástricos, así que te quieres quitar una cosa, pero te provocas otra. Una monada.

Se puede dar por infinidad de razones, como producto del estrés, por el ácido láctico acumulado en los músculos, la mala postura, dormir en una cama incómoda o en posiciones que forzan los músculos y no descansan, entre muchas más.

Mi abuela dice No hay buena figura sin buena postura. Ella hizo yoga toda su vida, así que aunque esté viejita se mantiene derechita. Y tiene toda la razón, luego se ven en la calle hombres y mujeres con unos cuerpazos, pero que parecen ganchos y no lucen lo bien que están.

Ocho de cada diez personas adultas (pasando de los 25 años) se quejan de dolores de espalda, es el segundo mal del que se queja la gente, el primero es la gripa.

Mucho tiene que ver la falta de ejercicio. El no tener fortalecidos los músculos abdominales provoca que la espalda se lleve toda la carga del cuerpo, y desde luego lo resiente, buscando posiciones nada saludables para poder sostener el peso.

No importa si eres delgado o con sobrepeso, la espalda lo carga todo (claro, toda proporción guardada) y con el tiempo pueden generarse problemas graves, pero que se pueden prevenir si se atienden a tiempo.

Citando de nuevo a mi abuela, ella dice que antes no había la cultura de cuidarse, sin embargo creo que aunque el día de hoy -con un enfoque erróneo para mi gusto-, sí existe esta demanda de estar bien, no mucha gente lo hace por salud.

Aunque en los niños no es muy frecuente que tengan dolores de espalda, se puede decir que los problemas vienen desde ahí. Es importante que los papás los motiven a sentarse derechos, o cuando estén de pie lo hagan en una sola línea.

También sería bueno hacer un llamado a las personas que hacen los pupitres en el colegio; creo que no hay cosa más incómoda para sentarse.

Tener una buena postura además de prevenir problemas en el futuro, nos hace ver más delgados y altos, estilizados, además es un signo de tener una buena autoestima y aceptación de quienes somos.

Regina Kuri

La sangre

SANGRANDO

Nada hay más íntimamente humano que la sangre. Cuando vemos a un individuo con la cara desencajada, brotándole del rostro ese pegajoso líquido rojo que nos iguala a los perversos y a los inocentes, a los príncipes y a los mendigos, todo lo que el agredido representa públicamente se borra para mostrarnos sólo aquello que nos iguala como seres humanos, la vulnerabilidad, la sorpresa ante la violencia inesperada.

No todo el mundo lo siente así. Sé que hay personas decentes que justifican la violencia contra el que ha abusado hasta límites insostenibles de su poder. Estas personas negarían estar de acuerdo con la tortura por parte del Estado pero son condescendientes, sin embargo, cuando ese tribunal espontáneo que es el pueblo le da su merecido en la calle a un individuo que vulnera a diario los derechos ciudadanos y se ha coronado peligrosamente como cabeza visible de todos los poderes del Estado. Si se le parte la cara, hay quien razona aunque sea de manera errónea, es como si uno estuviera acabando con la política que representa.

Hay otro grupo que se mofa de la violencia cuando ésta afecta, por supuesto, a un contrario. Esa reacción me es totalmente ajena, me repele. Tal vez porque un chiste cruel sólo puede darse cuando existe un grupo que lo celebre. Detesto la cobardía del grupo. Tampoco entiendo que los periódicos aireen esas páginas que cuentan el chiste: les dan alas. Las mentes más templadas saben que la historia no avanza gracias a la violencia; demasiados ejemplos hay que demuestran que la sangre y el insulto sólo tienen la virtud de encender la mecha callejera. Los acólitos del agredido, Berlusconi, ya están reaccionando con furia. ¿No sería el momento de que la izquierda italiana reflexionara sobre el porqué de su irrelevancia y el porqué del reiterado triunfo en las urnas de este personaje?

Elvira Lindo/elpais.es

chistes de vascos

risitas

Estos son dos vascos que se encuentran en la calle y le dice uno a otro:
– Hola Patxi, como estas?
– Pues mal!
– Anda!!! y eso???
– Pues nada, porque el otro dia me violaron!!
– Joder, y tu que hiciste??
– Pues nada, que iba a hacer, aprete el culo y me lo lleve a comisaria!!!

Andoni y Josetxu, amigos de toda la vida, oyes, se encuentran un buen dia por la calle:
– Andoni! Cuanto tiempo! Que es de tu vida?
– Pues nada, muy bien. Me he casao el otro dia, he tenido la noche de bodas y de puta madre.
– Coño! no lo sabia; y tu mujer que tal?
– Pues nada, oye; por casa, cicatrizando!

Un topo esta destrozando la cosecha de un pequeño pueblo vasco, al final organizan una batida y lo cazan.
– Y que hacemos que el, pues?
– Le metemos un hierro candente por el culo hasta que muera!
– No, que se muere muy pronto.
– Le cortamos con la maquina de picar!
– No, que eso se termina muy rapido!
– Ya esta, se lo damos al tio Iñaki que es al que mas le ha fastidiado la cosecha, y como es mas bestia que nadie seguro que se le ocurre alguna barbaridad.
Al dia siguiente:
– Tio Iñaki, como mataste al topo? Le metiste un hierro al rojo por el culo?
– No, que eso es muy rapido.
– La maquina de picar?
– No, que es muy rapido.
– Entonces que hiciste?
– Para que sufriera, lo enterre vivo.

Vascos ante un trailer gigantesco propiedad de uno de ellos:
– Iñaki, que hermoso y bien cuidado tienes el camion.
– Es que solo tiene 4 meses.
– Pues cuando cumpla el año no te cabe en el garaje.

Dos etarras estan manipulando una bomba en un coche cuando les explota; uno de ellos sale volando y va a parar a un balcon, en lo alto de la calle. Cuando se despabila de la hostia, le grita al otro:
– Iñaki, te encuentras bien ?
– No, creo que he perdido mis piernas.
– No te preocupes, desde aqui arriba las puedo ver.

Algo viejo, pero…..

American tune

Many’s the time I’ve been mistaken, and many times confused
Yes and I’ve often felt forsaken, and certainly misused
Ah but I’m alright, I’m alright, I’m just weary thru my bones
Still you don’t expect to be bright and bon-vivant
So far away from home, so far away from home

And I don’t know a soul who’s not been battered
I don’t have a friend who feels at ease
I don’t know a dream that’s not been shattered or driven to its knees
But it’s alright, it’s alright, for we live so well, so long
Still, when I think of the road we’re traveling on
I wonder what’s gone wrong, I can’t help it I wonder what’s gone wrong

And I dreamed I was dying, I dreamed that my soul rose unexpectedly
And looking back down at me, smiled reassuringly
And I dreamed I was flying, and high up above my eyes could clearly see
The statue of liberty, sailing away to sea, and I dreamed I was flying

But we come on a ship they called Mayflower
We come on a ship that sailed the moon
We come in the ages’ most uncertain hours and sing an American tune
And it’s alright, oh it’s alright, it’s alright, you can be forever blessed
Still tomorrow’s gonna be another working day and I’m trying to get some rest
That’s all I’m trying, to get some rest