Shanghai y esto es lo que hay

Shanghai y esto es lo que hay
SI Jorge Estadella volviera a la vida, seguro que organizaba un concurso televisivo para premiar al que acertara a decir quién es más feo, si Miguelín o Paquirrín. No les voy a decir quién es Paquirrín. Pero sí Miguelín: el muñeco feísimo, de más de seis metros de altura, como un niño antiguo de la etiqueta del Pelargón, que simboliza la presencia de España en la Expo de Shanghai. Ese niño feísimo diseñado por Isabel Coixet, ¿para qué lo han puesto a la entrada del pabellón de España? ¿Para que la gente entre, o para asustar al personal y que desista? No encuentro ningún significado al tal horroroso Miguelín como símbolo de España. Hombre, si estuviera vestido, ¿qué digo yo?, de algo nuestro, de torero, de flamenco, de parado, de perceptor de subvenciones, de juez estrella, de responsable político de Paracuellos repartiendo carnés de demócrata, de empresario en suspensión de pagos o de comisionista de la Gürtel, todavía tenía un pase. Pero no. El niño horroroso está en pañales. ¿Será el símbolo de que estos tíos están dejando a España en cueritatis?
¿Y saben cuánto nos ha costado poner al puñetero niño en Shanghai, en la España que va camino de los cinco millones de parados con el cornalón a lo José Tomás en la femoral del déficit? Pues nos hemos gastado 55 millones de euros en el dichoso pabellón de España en Shanghai. ¿Qué se nos ha perdido en Shanghai, cuando con eso podíamos, por ejemplo, haber puesto otros 45 utilísimos sistemas de traducción simultánea del catalán en el Senado? Por eso es chocolate del loro (o de la vicepresidenta, que para el caso es lo mismo), que hayan ahorrado 16 millones de euros en recortar altos cargos y organismos. Esto es como los manifestantes de Gibraltar en la anécdota del embajador inglés: mejor que suprimir altos cargos, no tiréis el dinero de esa forma, hijos míos. No sé por ahí, porque no me meto mucho en carretera, pero en aquí Andalucía no he visto forma más derrochona de gastar. ¿Usted sabe cuánto se han gastado en restaurar por segunda vez el Palacio de San Telmo para que el que pusieron cuando le dieron la patada hacia arriba a Chaves, un tal Pepe, viva allí como un duque, como el de Montpensier que lo construyó? ¡59 millones de euros! Y mientras en Madrid quitan unos cuantos carguetes y no sé si la Dirección General de Comunicación de la Defensa o la Dirección General de Defensa de la Comunicación, porque da igual, en la Andalucía del millón de parados, como en todas las autonomías, ni se sabe las millonadas que se siguen gastando en mantener una doble administración paralela a base de empresas públicas, para poder colocar a más paniaguados y gastar el dinero que no tenemos.
No crean que me las he inventado. En Andalucía existen, entre otras, las siguientes empresas públicas, que algunas parecen de «La Codorniz»: Agencia Andaluza de Promoción Exterior, Empresa Pública de Deporte Andaluz, Gestión de Infraestructuras Andaluzas, Ferrocarriles de la Junta de Andalucía (que no tiene ninguno), Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales, Agencia Andaluza de Ciencias y Conocimiento, Ente Público de Infraestructuras y Servicios Educativos, Sociedad para el Desarrollo Energético de Andalucía… Y aguanten la risa cuando empiece a poner los nombres de algunos observatorios, de las tres docenas que han creado: Observatorio Andaluz de la Publicidad No Sexista, Observatorio Andaluz de Seguridad del Paciente, Observatorio para la Convivencia Escolar en Andalucía, Observatorio de la Internalización de la Economía Andaluza u Observatorio del Flamenco, pero no del flamenco que está en Doñana o en la laguna de Fuente Piedra, sino del que canta y quiere ser como José Mercé para trincar subvenciones de Cultura. Multipliquen todo esto por 17 autonomías, más Ceuta y Melilla, y sabrán por qué por mucho que recorten en la Moncloa aquí estamos a cinco minutos de Grecia. Como en Shanghai: esto es lo que hay.
Antonio Burgos/abc.es

FACEBOOK – Chantaje emocional 2.0

facebook-mikeljaso-blog.jpg

He tomado la decisión de abandonar la red social facebook. Por nada en concreto, simplemente quiero hacerlo. No es definitivo, sólo pretendo descansar un tiempo de su run run virtual-social. La opción que me propone es “desactivar” mi cuenta. Tomo aire y hago clic. Es en ese momento cuando la web me muestra el siguiente mensaje “tus amigos ya no podrán mantenerse en contacto contigo”. Y a continuación una serie de fotografías de los mismos acompañadas de la siguiente frase en cada una de ellas: “Fulanito te echará de menos”, “Menganita te echará de menos”, etcétera (nombres inventados. No tengo ningún amigo, virtual o real, que se llame Fulanito o Menganita, por desgracia).

Trago saliva y sigo con la ruptura. La web me obliga a darle una razón para abandonarla. Si no se la doy, no puedo continuar con el proceso. Me está pidiendo explicaciones. Debo escoger una de entre una lista con varias opciones tales como: “paso aquí demasiado tiempo”, “no creo que sea útil”, “no me siento seguro”, etcétera. Al seleccionar cada opción se despliega automáticamente un texto con consejos para rebatir mi argumento: me explica cómo moderar su uso, cómo hacerlo más útil, cómo configurar mis opciones de seguridad. Estoy inmerso en una discusión de pareja en toda regla.

Y cuando se evidencian los grilletes es cuando odias estar encadenado. Ahora ya no es temporal, me voy para siempre. Logro desactivar la cuenta, pero facebook se revuelve. Me dice que no es definitivo. Permanecerá intacta para cuando quiera volver. Se quedará con mis cosas y dejará la puerta abierta. Busco en google y encuentro laberínticas instrucciones para hallar recónditos menús que me pueden proporcionar la apostasía definitiva. Lo intento, pero no lo consigo. Finalmente doy con un enlace que me lleva a la ruptura total. Alguien encontró la manera y la ha puesto a disposición de otros que, como yo, hemos tomado el tortuoso camino de la separación. Se producen algunos amargos reproches más, nuevos recordatorios de lo irreversible de mi decisión. Activo el proceso. Me concede 15 días durante los cuales aún podré volver, pero advierte que pasado este tiempo, si lo hago, tendremos que empezar de cero.

Cierro los ojos y hago clic.

Berto Romero/publico.es

Odio: frontera invisible

Odio: frontera invisible

En el mundo aumentan las tensiones sociales por razones étnicas. Los grupos que atacan a las minorías son cada vez más notorios, están dejando la clandestinidad para incorporarse a la política, para propagar mensajes de odio y racismo. Partidos populistas de derecha —que exaltan el nacionalismo y culpan a las minorías y los inmigrantes por los problemas— ya lograron escaños en algunos parlamentos de Europa mientras que el estado norteamericano de Arizona promulgó una ley antiinmigrantes que vulnera los derechos civiles de las minorías en Estados Unidos.

En Europa crece la intolerancia que amenaza con convertirse en una nueva “cortina de hierro”. Los políticos insisten en señalar a las minorías como responsables de los problemas nacionales. En Europa Occidental los “chivos expiatorios” son los musulmanes. En Europa del Este son los roma (subgrupo de los gitanos romaní), los judíos y los homosexuales.

Otros ejemplos preocupantes: durante 2008, en Italia se aprobó una ley que pretendía resolver “el problema de los campamentos gitanos” con un censo para identificar número de campamentos y habitantes por cada uno, en mayo de ese año varios campamentos gitanos en Nápoles fueron quemados; en los Países Bajos, Geert Wilders logró una victoria electoral apoyado en un discurso “antimusulmán”.

Si bien el partido Fidesz puede ser identificado como radical, no podemos dejar de lado que está afiliado con el European People’s Party de centro-derecha, donde también se agrupan: el Christian Democratic Union Party de Angela Merkel, el Union for a Popular Movement de Nicolas Sarkozy en Francia, y los partidos dirigentes conservadores en Suecia, Italia y Bélgica.

En noviembre de 2009, los electores suizos decidieron apoyar una reforma constitucional para prohibir que se construyeran minaretes —las torres de las mezquitas—, esto es como si a una comunidad católica se le impidiera por ley, en un país donde es minoría, construir campanarios, hacer peregrinaciones o cualquier demostración pública de su fe.

Del otro lado del mundo, hace una semana fue promulgada la ley SB1070. Esta ley es cuestionable por muchas razones:

1) Violenta la libertad de ciudadanos norteamericanos —con características físicas semejantes al “arquetipo” de ilegal— para moverse dentro del territorio de Arizona, es decir, en su propio país.

2) Como Amnistía Internacional señaló en un comunicado, la protección contra detenciones arbitrarias es parte de los derechos humanos universales, debe aplicarse a los migrantes.

3) La ley SB1070 desincentiva el turismo, el trabajo y los negocios de mexicanos en Arizona. Legales o no, los inmigrantes pagan impuestos, gastan en la entidad y participan en la generación de riqueza. El Centro de Investigación Económica y de Negocios de la Universidad de Arizona estimó que en 2008 los mexicanos gastaron unos 7.3 millones de dólares diarios en Arizona.

El odio a lo diferente, a lo que no reconocemos como parte de nosotros está presente a pesar de millones de muertes que estas ideas han costado. Hemos abierto las fronteras para el tránsito de mercancías, de dinero, de ideas y tecnología, sin embargo queremos mantener las fronteras “impermeables” a otros seres humanos.

Pero la realidad es que no somos tan diferentes como a veces quisiéramos pensar. Los genetistas consideran al Homo sapiens una especie pequeña, lo anterior por su poca variación genética. Se han encontrado más diferencias genéticas entre chimpancés que entre seres humanos. Numerosos estudios concluyen que las diferencias físicas son en buena medida respuesta de la evolución a los problemas de supervivencia y reproducción que el medio plantea.

El odio étnico es una frontera que cada individuo lleva dentro de sí, a donde vaya la lleva consigo. Es momento de destruir la verdadera frontera: “no al odio al otro”.

aroemer@podercivico.org.mx

Andres Roemer/eluniversal.com.mx

Restaurando y recuperando Metrópolis en HD

No… En este caso no se trata de uno de las decenas de remakes y refritos de los que tanto me quejo por aquí. En esta ocasión, me voy a referir a lo que creo que es una muy buena noticia que nos llega desde la productora Kino Internationale: La restauración y recuperación del clásico de Fritz Lang.

Restaurando y recuperando Metrópolis en HD

Y no sólo es una buena noticia por su restauración en HD, sino que además se recuperan 25 minutos del metraje original de Metrópolis, que andaban perdidos en la bruma de los años. Escenas que hasta ahora no habían aparecido en ninguna de las restauraciones anteriores y que han puesto este proyecto en mi punto de mira.

Cualquier aficionado a la ciencia ficción y al cine en general tiene la obligación de saberse casi de memoria esta maravilla del séptimo arte y, mientras esperamos a que se estrene esta nueva restauración, yo os propongo que si tenéis algo de tiempo este sábado os sentéis cómodamente y volváis a recordar Metrópolis.

Una película de 1927 que, afortunadamente ya ha dejado de estar atada a esos incómodos derechos de autor y que hoy os recomiendo.

visto en: el cine irreductible

¿Qué mezcal no pertenece a lo tradicional?

¿Qué mezcal no pertenece a lo tradicional?
horno de tierra

Releí con gran avidez el libro Algunos cuentos, del tapatío José López Portillo y Rojas (1850-1923), publicado por la UNAM en la Biblioteca del Estudiante Universitario en el año de 1979. La horma de su zapato, de 1923, es un cuento donde el protagonista, Patricio Ramos, sostiene un diálogo revelador con el tendero Don Crisanto:

—A ver, don Crisanto, tenga la fineza de servirme un cacho de vino.

—¿Tequila?

—Sí, del más mejor que tenga.

Después de beber, Patricio concluye así el diálogo:

—Este vino no es más que una pura tarugada. Es la viva agua.

Lo anterior, ahora sí que viene a cuento porque es fehaciente muestra de cómo se adulteraba el mezcal llamado tequila desde aquella época, y da pie para escribir una breve guía para identificar qué mezcal no es tradicional:

•El que tenga menos de 45% ALC. VOL. y no perlee (la viva agua).

•El que no sea 100% agave, pues eso no puede llamarse mezcal, ni tequila.

•El que, en su proceso de elaboración, no haya cocido el maguey en horno de tierra.

•El que haya pasado por barrica y/o tenga color amaderado.

•El que no huela y no sepa intensamente a maguey cocido en horno de tierra.

•El que no respete su proceso tradicional de elaboración, ni los aromas y sabores de la región de donde proviene.

•El adicionado con glicerina, colorante o esencia de encino, como las normas oficiales lo toleran.

•El que en su fabricación haya utilizado productos químicos y acelerantes.

Algunos de estos puntos pueden encontrarse en la “Norma Oficial de calidad para Tequila”, publicada en el Diario Oficial el 14 de junio de 1949, cuando todavía quedaba un mínimo de respeto por la tradición de la bebida. Dicho esto, se vuelve indispensable leer el documento para comprender qué era el legítimo tequila, por lo que el lector interesado puede solicitarlo al mail de abajo.

Para probar la guía, hay que asistir a la Logia de los Mezcólatra. Jueves 6 de mayo, 20:00 horas, La Tequila: Av. México 2830, Guadalajara, Jalisco (www.latequila.com).

Tío Corne (Cornelio Pérez), coordinador de la Logia de los Mezcólatras y miembro de Mezcales Tradicionales de los Pueblos de México.

info@mezcalestradicionales.com.mx

Los niños son mas listos que nunca

ninocomputadora

VICENTE VERDÚ

Todos los padres lo saben: los niños de ahora son más listos que los de antes. La propia ciencia lo avala: hace veinte años los diferentes tests de inteligencia registraban para el alumno común un resultado en torno a los 100 puntos pero actualmente son casi 120. En menos de dos décadas se ha ganado una quinta parte de inteligencia. ¿Continuaremos pues afirmando que la especie se degrada, que la sociedad se empobrece, y que el saber va de mal en peor? Los niños resultan ser más inteligentes porque crecen en un entorno más diverso y repleto que les enriquece tanto como les exige hacerse más sabios. Las intrigas de los telefilmes o los videojuegos Actual multiplican al menos por tres el grado de complejidad que veíamos, hace treinta años, en las series de TVE.

Frente al repetido diagnóstico de los adultos empeñados en descalificar a los adolescentes porque no leen, se opone la evidencia de que el conocimiento no se obtiene ya en las profundidades de la cultura escrita sino en las superficies del plano audiovisual. Este medio, expresado en pantallas, impactos y golpes de vista, posee una condición sustantivamente distinta. Ante el libro es indispensable aplicarse: saber esforzarse porque este saber y el esfuerzo de saber forman una hipóstasis práctica y moral erigida en virtud esencial.

Sartre hacía ver en Qué es la literatura la materia inerte que constituyen de hecho los negros renglones de un libro. La página se abre y sólo vemos un enjambre de garabatos en fila. Este objeto venerado por la cultura culta carece de colores, sonidos o sugestiones simbólicas, prescinde de evocaciones gráficas y de música ambiental. Es la escritura por sí misma: el conocimiento oculto bajo el grabado abstruso. Para dar vida a ese ornamento de tinta seca es necesario inyectarle nuestra atención mental y emocional, vivificarlo con nuestra vida. Los celos, los odios, el amor de una novela son nuestras propias emociones trasfundidas sobre la letra muerta. “La letra con sangre entra”. Y, al revés: la sangre en la letra entra.

Este sistema de conocimiento, unido a la atención intensiva, ha sido desplazado gradualmente por el conocimiento y la experiencia extensivas. Se aprende ahora no tanto por la profundidad de la lectura como de la superficialidad de la vista, el olfato y el oído. Se aprende panorámicamente, abigarradamente, y no polarizadamente. Así, al igual que el mundo, en general, tiende al trabajo en red, el saber se hace un tapiz tramado en las pantallas, los viajes, los nexos múltiples.

Lo superficial fue indisolublemente asociado a lo trivial y lo profundo a lo importante. Lo relevante, sin embargo, ahora es el saber extensivo, múltiple, en superficie y los posibles planes de estudio deberían tenerlo en cuenta. Hasta hace poco, podíamos decir que todo el saber se hallaba encerrado en los libros. Ahora, todo el saber que de verdad importa se encuentra en las pantallas y sus metáforas. Los adultos formados en los libros no podemos llegar a saberlo bien. No podemos llegar bien a ese saber. De hecho, cada vez mayor número de empresas de nueva planta se basan en encuestas dirigidas a adolescentes para orientar sus producciones.

Desde luego, las firmas de videojuegos emplean niños como beta-testers o probadores, a pesar de que la media de edad de sus usuarios se encuentra en los 32 años y no cesa de crecer. Pero, como señala Infonomía, “¿quién mejor que ellos para mejorar un juego visual, teniendo en cuenta cómo han desarrollado la parte del cerebro que procesa las imágenes? Incluso otro tipo de empresas, como la suiza Brainstore, usa a niños y adolescentes para responder a los retos de grandes multinacionales considerándolos a ellos los únicos capaces de revelar ideas radicalmente nuevas. ¿Se podrá, en consecuencia, seguir sorteando la realidad de una mutación en la cultura? ¿Podrá detenerse la insistencia en los contenidos y virtudes de la educación tradicional? ¿Será esperable, en fin, no agravar más el descrédito de la escuela y, de paso, la indolencia del alumno y la pandémica depresión del profesorado?

www.elpais.es

Dormir: ¿ayuda a adelgazar o engorda?

Dormir: ¿ayuda a adelgazar o engorda?

Dormir es más importante para bajar de peso que la alimentación. Ajustar el reloj interno, para dormir bien, ayuda a adelgazar.

Efectos producidos por el reloj interno

Los ritmos diarios (ritmos circadianos) que ocurren gracias al reloj interno tienen grandes consecuencias:

Comer carbohidratos en la madrugada engorda 12 veces más que en el desayuno.

La leche materna de la noche tiene compuestos que causan sueño en el bebé y que no aparecen en la leche materna de la mañana.

En la tarde un deportista tiene más fuerza y precisión que en la mañana. Por eso los records mundiales nunca ocurren muy temprano.

El colesterol es fabricado durante la noche. Por eso es mejor tomar a esa hora las medicinas para el colesterol. Inclusive el cáncer de mama crece más durante el día.

La Testosterona sube en la mañana. Por eso las pepitas de acné salen a esa hora.

La Melatonina sube en la noche cuando hay oscuridad causando sueño.

La tensión arterial empieza a subir a las 4 de la madrugada. Por eso la mayoría de los infartos ocurren a las 6 AM Los ataques de asma ocurren durante la noche y desaparecen en la mañana.

¿Dormir ayuda a adelgazar?

Vivir en contra del reloj interno, sin respetar los Ritmos Circadianos, tiene gravísimas consecuencias. Especialmente cuando no duermes en las horas correctas o sin oscuridad.

Solamente por prender la pequeña luz del baño, en la mitad de la noche, se reduce la melatonina, causando aumento de peso e inclusive trastornos mentales como depresión.

Consecuencias de no dormir suficiente

¿Cuánto necesito dormir para adelgazar?

No dormir de 12 a 5 (mínimo) es suficiente para llevar a una persona a sentir más apetito. Por eso todos los que trabajan de noche y duermen de día sufren de sobrepeso causado por hiperinsulinismo. Inclusive los que no duermen profundo por culpa de los ronquidos de su pareja tienen más dificultad para adelgazar.

También comer durante la madrugada engorda 12 veces más que el mismo alimento durante el día.

¿Cómo dormir para adelgazar?

La oscuridad durante la noche es crucial para adelgazar. Inclusive una breve exposición a la luz durante el sueño reduce la melatonina, altera el reloj interno causando aumento del apetito, metabolismo lento y resistencia a la insulina.

Dr Salomon Jakubowicz

www.NiUnaDietaMás.com

es más importante para bajar de peso que la alimentación. Ajustar el reloj interno, para dormir bien, ayuda a adelgazar.

Efectos producidos por el reloj interno

Los ritmos diarios (ritmos circadianos) que ocurren gracias al reloj interno tienen grandes consecuencias:

Comer carbohidratos en la madrugada engorda 12 veces más que en el desayuno.

La leche materna de la noche tiene compuestos que causan sueño en el bebé y que no aparecen en la leche materna de la mañana.

En la tarde un deportista tiene más fuerza y precisión que en la mañana. Por eso los records mundiales nunca ocurren muy temprano.

El colesterol es fabricado durante la noche. Por eso es mejor tomar a esa hora las medicinas para el colesterol. Inclusive el cáncer de mama crece más durante el día.

La Testosterona sube en la mañana. Por eso las pepitas de acné salen a esa hora.

La Melatonina sube en la noche cuando hay oscuridad causando sueño.

La tensión arterial empieza a subir a las 4 de la madrugada. Por eso la mayoría de los infartos ocurren a las 6 AM Los ataques de asma ocurren durante la noche y desaparecen en la mañana.

¿Dormir ayuda a adelgazar?

Vivir en contra del reloj interno, sin respetar los Ritmos Circadianos, tiene gravísimas consecuencias. Especialmente cuando no duermes en las horas correctas o sin oscuridad.

Solamente por prender la pequeña luz del baño, en la mitad de la noche, se reduce la melatonina, causando aumento de peso e inclusive trastornos mentales como depresión.

Consecuencias de no dormir suficiente

¿Cuánto necesito dormir para adelgazar?

No dormir de 12 a 5 (mínimo) es suficiente para llevar a una persona a sentir más apetito. Por eso todos los que trabajan de noche y duermen de día sufren de sobrepeso causado por hiperinsulinismo. Inclusive los que no duermen profundo por culpa de los ronquidos de su pareja tienen más dificultad para adelgazar.

También comer durante la madrugada engorda 12 veces más que el mismo alimento durante el día.

¿Cómo dormir para adelgazar?

La oscuridad durante la noche es crucial para adelgazar. Inclusive una breve exposición a la luz durante el sueño reduce la melatonina, altera el reloj interno causando aumento del apetito, metabolismo lento y resistencia a la insulina.

Dr Salomon Jakubowicz

www.NiUnaDietaMás.com