¿No quieren un ponchecito?

Yo soy el y tu eres yo y todos somos a la vez
Mira como corren como cerdos ante un rifle mira como vuelan
Estoy llorando
Sentado en un copo de maiz esperando a que llegue la camioneta
camiseta de la corporacion maldito martes estupido,
hombre,has sido un mal chico se te ha puesto la cara larga
Yo soy el hombre huevo,Ellos son el hombre huevo
Yo soy la morsa Gu gu g'jub
Sr. policia de la ciudad, el precioso policia sentado en fila
mira como vuelan como Lucy en el cielo mira como corren
Estoy llorando,Estoy llorando
Natilla de sustancia amarillenta goteando del ojo de un perro muerto
Pescadera de cangrejos de camara frigorifica sacerdotisa pornografica
Oye, has sido una mala chica te bajaste las pantaletas
Yo soy el hombre huevo,Ellos son los hombres huevo
Yo soy la morsa Gu gu g'jub
Sentado en un jardin Ingles esperando el sol
si no sale el sol te pones moreno
de estar bajo la lluvia inglesa
Yo soy el hombre huevo, Ellos son los hombres huevo
Yo soy la morsa Gu gu g'jub
Expertos,expertos fumadores asfixiados
¿No creeis que el buffon se rie de vosotros?
ja,ja,ja!
Mira como sonrien como cerdos en pocilga
mira como gruñen
Estoy llorando
Sardinas de semonela subiendoa la torre Eiffel
Pingüino primario cantando Hare Krishna
Oye,tenias que habrles visto dando patadas a Edgar Allen Poe
Yo soy el hombre huevo
Ellos son el hombre huevo
Yo soy la morsa Gu gu g'jub

Fuente: musica.comLetra


¿Pero que es esto?

¿Pero que es esto?

SUPONGO que ser Papa es muy difícil. Lo ha sido para unas cuantas personas en la Historia; pero el descansar en Dios alivia el peso. Y serlo como Benedicto XVI no es cosa del otro mundo ni de éste. Ahora viene con un ataque a las leyes británicas sobre la paridad -no de sexos sino de hetero y homosexuales- y con la invitación a los obispos a combatirlas. Dice que, al ir contra el privilegio eclesiástico de discriminar a los homosexuales, «violan la naturaleza». ¿No es para mear y no echar gota? ¿Quién se cree este señorito que es? ¿Qué idea tiene de Dios, de la Iglesia, del Pontificado y de su santa madre? ¿Por qué, si le molesta el tema, no pone en orden su corral en lugar de echar espesos velos para no indemnizar a los perjudicados, y dice «lasciate ogni speranza» a los que, según él, su Dios hizo de forma no sé si distinta de la suya o no? Me parece tanta hipocresía, tanta soberbia, tanto pecado capital esa actitud de cogérsela con papel de fumar, que si existiese Dios y fuese yo -Dios no lo quiera- terminaba con esa Iglesia en este mismo instante. Ya está bien de monsergas y de tocar al mundo las pelotas.

Antonio Gala

El museo de los mezcales en el D.F.

El museo de los mezcales en el D.F.

El Gobierno del DF construye el Museo del Tequila y el Mezcal en Garibaldi, momento propicio para reflexionar sobre la importancia y mitos de estas bebidas en la conformación de nuestras múltiples identidades culturales.

En principio, el nombre es erróneo, pues el tequila auténtico, originario de Amatitán, es un mezcal jalisciense del Valle de Tequila y de los Altos, pese a que su denominación de origen incluya, fraudulentamente, todo Jalisco, partes de Michoacán, Nayarit, Guanajuato y Tamaulipas. En Jalisco, los habitantes de las zonas de Raicilla (otro mezcal) en el occidente, así como del sur y del JalMich donde hacen mezcal o vino mezcal en ollas de barro, no consideran el tequila parte de su gastronomía, se ofenden con sólo insinuarlo.

Si cada región tiene sus mezcales, el tequila no es representativo de la identidad nacional, pues ni siquiera lo es de la jalisciense. Así que el museo debe llamarse de los Mezcales, pues éstos representan identidades culturales diferentes, manifiestas en gastronomías regionales de gran refinamiento.

Los mezcales son patrimonio cultural inmaterial que incluye aspectos materiales concretos como las materias primas y los instrumentos de elaboración, así como aspectos menos tangibles que son los que les dan especificidad: aromas, sabores y reglas de calidad regionales transmitidos por tradición oral, razón por la que los Maestros Mezcaleros y sus comunidades, definidos por UNESCO como portadores, son sus legítimos dueños y auténticos expertos. Así que el objetivo del museo debe ser el dar a conocer los Mezcales a través de sus portadores mediante saboreadas dirigidas por ellos mismos.

Para conocer a qué saben los auténticos mezcales de Jalisco, será menester ir a la Tertulia Mezcalera de Red Fly, Orizaba 145, Roma, DF, el martes 9 a las 20:00 horas, donde se saborearán dos: de maguey azul y de lineño.

Tío Corne (Cornelio Pérez), coordinador de la Logia de los Mezcólatras y miembro de Mezcales Tradicionales de los Pueblos de México./mileniodiario

Animales

Animales

Probablemente la violencia como forma de cultura se inició en este planeta cuando se acabaron las nueces de los árboles donde nuestros padres vivieron encaramados durante millones de años y un día echaron pie a tierra y tuvieron que procurarse las proteínas en la carne, primero del pariente que tenían más a mano y después de los animales que cazaban. Devorar o ser devorado era la cuestión, antes de que el pensamiento llegara al cerebro humano. Cuando este dilema se resolvió a favor del primate, de forma que comenzó a matar más que a ser matado, el hombre inició su reinado en la tierra y se definió a sí mismo como ser racional pese a la necesitad de seguir devorando otra carne para alimentarse. Pero no está claro que el hombre sea un animal inteligente. Los niños, antes del uso de razón, en sus juegos salen de su conciencia y se convierten con toda naturalidad en caballos, en lobos, en pájaros. Esa etapa de la niñez en que las ranas pueden ser princesas corresponde a aquélla de la evolución de la conciencia en que los animales formaban parte de nuestros sueños. La danza primitiva y las primeras voces humanas imitaban los movimientos y los sonidos de las fieras a la hora de emparejarse. En el paraíso las serpientes hablaban. Una culebra enroscada en el tronco del árbol de la ciencia le dijo a Adán que podía ser Dios con sólo morder una manzana. De hecho, aquella serpiente pasó luego a adornar la mitra de los faraones y de los papas. En la antigüedad el porvenir se leía en las entrañas de las ocas, y los ojos de los búhos vigilaban el silencio de los muertos. La mitología se produjo primero creando animales imaginarios, nacidos del subconsciente, leones alados, dragones de siete cabezas, mujeres con colas de pez, y después de amasarlos en el Olimpo con las pasiones de los dioses, esos trasgos mentales pasaron a formar capiteles de las iglesias cristianas. En la cultura moderna el mundo animal está recobrando el prestigio que tuvo en la antigüedad, cuando muchos animales eran dioses. En ellos establece la última fase del amor, desde la anciana que tiene el corazón dividido entre el gato y el canario al teniente general retirado que es arrastrado por el capricho de su caniche de árbol en árbol, sin poder ya ejercer sobre él sus dotes de mando.

Manuel Vicent/elpais.es

La red 2.0 llega a la obra

El Opus Dei localizará a sus miembros mediante GPS
El Opus Dei echará mano de la alta tecnología para llevar a cabo un seguimiento más preciso de sus integrantes. Un sistema basado en teléfonos inteligentes equipados con GPS obligará a todos los miembros de la organización a implantarse un chip subcutáneo prácticamente indoloro. “La intención no es otra que detectar a tiempo a los que se sientan perdidos. Habilitaremos también un sistema para que cada usuario pueda conocer la ruta más rápida que le lleva hacia Dios”, ha explicado el prelado Javier Echevarría.

La red 2.0 llega a la obra

La organización ya regaló hace años a sus miembros cuentas de correo gratuitas. Con este nuevo servicio de geolocalización, vinculado a una red social, la institución se une a la senda iniciada por Google. “Pero nosotros, a diferencia de Google, nos comprometemos a respetar la privacidad de cada usuario. En nosotros sí que se puede confiar”, ha recalcado monseñor Echevarría.

“Con este nuevo sistema, cualquier seguidor de Cristo podrá actualizar constantemente su posición, comunicándola al resto de la comunidad. Me refiero no sólo a la posición física sino también a la moral. Ahora no habrá excusas para alejarse del Señor”, proseguía Javier Echevarría durante la presentación del servicio. “Creemos que estas nuevas herramientas comulgan perfectamente con la Obra y que pueden hacernos mucho bien a todos”.

La organización ya regaló hace años a sus miembros cuentas de correo gratuitas. Con este nuevo servicio de geolocalización, vinculado a una red social, la institución se une a la senda iniciada por Google. “Pero nosotros, a diferencia de Google, nos comprometemos a respetar la privacidad de cada usuario. En nosotros sí que se puede confiar”, ha recalcado monseñor Echevarría.

Kike Garcia/Elmundotoday.es

La orgia informatica

La orgia informatica

¿De dónde salió la burrada de que la Internet es un medio democrático? En algún momento de debilidad (mental) todos lo hemos dicho y escrito, con gestito mesiánico, como si la gimnasia y la magnesia fueran lo mismo. La democracia es un sistema para gobernar un Estado, Internet un medio de difusión masiva. No tienen absolutamente nada que ver.

En un sistema democrático un grupo de personas que junta características muy específicas –mayores de dieciocho años, que cumplan con un estándar negociado de racionalidad, sepan leer y no hayan cometido delitos que ameritaran cárcel—elige a un tercero con características todavía más específicas –que no sea nacionalizado, que tenga más de treinta, titulado- para administrar los bienes comunes, regular las actividades públicas y aplicar una violencia razonable contra quienes infligen las normas de comportamiento acordadas por otros funcionarios electos.

En la Internet no sólo no sucede nada de eso, sino que es un espacio esencialmente autocrático: cada quien sube lo que se le da la gana y el que quiera lo ve –no hay honestidad más triste que la del blog que numera sus visitantes.

La democracia es un un método de control, una forma acordada de ordenar, prohibir y castigar. La Internet es un espacio despojado de cualquier forma de la cohesión, la saturnal sin fin en la que todos pueden hacer lo que quieran sin pagar ninguna factura –literalmente una utopía, en el sentido de que ni siquiera ocupa un espacio-. Participar de la parranda virtual, de hecho, implica renunciar momentáneamente al acuerdo democrático porque el internauta tiene todos los derechos y ninguna obligación: es un niño –un “idiota”, decían los griegos para referirse a los que habían decidido sustraerse de sus obligaciones. Véanse si no las entradas de los lectores debajo de los artículos (con lectores) de la versión electrónica de éste periódico. Algunas son razonables y otras no, pero como ha dicho Nicolás Alvarado, el que participa en los foros no tiene que someterse ni siquiera a esa forma mínima de la normativa –y la cordialidad- que es la gramática.

La democracia es inclusiva y tautológica: para ser un ciudadano basta con serlo. La Internet es exclusiva: para ser un internauta hay que tener acceso a una computadora, gozar del rango de educación y fogueo cultural que permita ser usuario, leer y escribir en una lengua dominante –si sólo hablo huichol, estoy jodido–, pagar directamente por un servicio. Aún así, la democracia es necesariamente discriminatoria –si soy retardado no puedo votar y punto—, mientras que la internet es meritocrática –si aprendo español y gano dinero, puedo participar—: está hecha para el que se las arregle y junte los medios necesarios para utilizarla.

Hay que aclarar aquí una cuestión de ética: las cosas, para ser un valor, no tienen que ser necesariamente democráticas –sospecho que alcanzar un régimen electoral funcional nos costó tanto, que se entiende que queramos que todo lo bueno sea votado. La internet es muchas cosas: es liberadora, es buena onda, es educativa y mueve información a una velocidad que resulta saludable para los votantes cuyos derechos están en peligro de ser arrasados –los ciudadanos de Venezuela, Irán, China o hasta Puebla y Oaxaca estarían peor sin la red-; es guerrillera y punk; divertida, sobre todo: popular y populachera, pero no es democrática. No sólo eso, es antidemocrática en la medida en que su condición de existencia es, precisamente, que es el único mecanismo social que funciona por oposición a las decisiones colegiadas: el espacio de opinión pública virtual de las revistas y periódicos –cuerpos colegiados si los hay- sólo funciona si las reglas de participación son tan laxas que harían imposible la existencia del medio que lo sustenta.

Lo democrático es siempre macro -un sistema de estándares generales-, Internet es el reino de lo micro: cada blog es una empresa editorial de un solo hombre, que lo más probable es que sea también su único lector. La democracia no tiene contenido; su supervivencia depende de que sea una estructura fija. La internet es puro contenido y funciona gracias a su capacidad para violar cualquier estructura que no sea caótica.

Alvaro Enrique/eluniversal.com