¿Problema mental?

¿Problema mental?

Independencia. Revolución. Conmemoración. 1810. 1910. 2010. La historia de bronce festejada cuando debería ser cuestionada; la historia oficial cincelada cuando debería ser escrita de nuevo. Porque han sido 200 años de héroes falsos y mentiras propagadas y dictaduras perfectas y democracias que están lejos de serlo. Doscientos años de aspirar a la modernidad sin poder alcanzarla a plenitud y para todos. Veinte décadas de justificar el Estado paternalista y el predominio del PRI, la estabilidad corporativa y el país de privilegios que creó. Buen momento, entonces, para examinar la herencia, los mitos compartidos, las ficciones fundacionales, el bagaje con el cual cargamos. Gran oportunidad para emprender un proceso de introspección crítica sobre nuestra identidad nacional, para cobrar conciencia de lo que hemos hecho consistentemente mal. Para entender por qué no hemos construido un país más libre, más próspero, más justo durante los últimos dos siglos.

Abundan las explicaciones. La Conquista, la Colonia, la ausencia de una tradición liberal, el Porfiriato, la vecindad con Estados Unidos, la desigualdad recalcitrante, el nacionalismo revolucionario, los ciclos históricos marcados por proclamas, seguidas de alzamientos y la instauración de líderes autoritarios que prometen salvar al país del caos y de sí mismo. Muchos piensan que México no avanza por su pasado fracturado, por su historia insuperada, por sus creencias ancestrales, por sus costumbres antidemocráticas. Muchos esgrimen el argumento cultural como explicación del atraso nacional. “Es un problema mental”, afirman unos. “Es una cuestión de valores”, insisten otros. “Es un asunto de cultura”, sugieren unos. “Así somos los mexicanos”, proclaman unos. Según esta visión cada vez más compartida, el subdesarrollo de México es producto de hábitos mentales premodernos, códigos culturales atávicos, formas de pensar y de actuar que condenan al país al estancamiento irrevocable.

Es cierto que muchos mexicanos creen apasionadamente en los componentes centrales del “nacionalismo revolucionario”. Es cierto que muchos mexicanos han internalizado las ideas muertas del pasado, y por ello les resulta difícil forjar el futuro. Es cierto que muchos mexicanos han sucumbido al romance con la supuesta excepcionalidad histórica de México, y por ello se resisten a apoyar medidas instrumentadas con éxito en otros países. Aquí, los hábitos iliberales del corazón son como un tatuaje. Aquí, ideas como el Estado de derecho, la separación de poderes, la protección de las libertades básicas de expresión, asamblea, religión y propiedad, no forman parte del andamiaje cultural postrevolucionario. Y por ello tenemos elecciones competitivas que producen gobiernos ineficientes, corruptos, solapistas, irresponsables, subordinados a los poderes fácticos, e incapaces de entender o promover el interés público. En términos políticos, México es una democracia electoral, pero culturalmente sigue siendo un país iliberal.

Nadie duda que esto es así. Pero el problema de las explicaciones culturales es que conducen a callejones sin salida. Si partimos de la premisa “así es México”, la nación no tiene futuro, ni solución, ni posibilidad, ni salvación. Si el inmobilismo y la parálisis y la corrupción y el patrimonialismo son producto de una cultura bicentenaria, no queda claro cómo reformarla ni reformarnos. Peor aún, el uso de la cultura como herramienta analítica o como justificación política, obscurece las causas estructurales detrás del atraso. La cultura heredada, diseminada, aprendida por los mexicanos a partir de la Revolución es una invención interesada, un cálculo deliberado; es aquello que los políticos y los ideólogos del régimen decidieron enseñarnos en la escuela pública. Las costumbres iliberales y las creencias reaccionarias que forman parte integral del mapa mental de tantos mexicanos fueron colocadas allí porque eran útiles. El poder político de México vivió -y vive aún- de alimentarlas.

Pensar que el problema de México es mental desvía la atención de donde debería estar centrada: en ese artificio contractual que es el corporativismo postrevolucionario y el “capitalismo de cuates” que engendró. En la permanente redistribución de la riqueza en favor de los grupos que apoyan al statu quo que este acuerdo ha entrañado. En las prácticas de rentismo acendrado que este pacto ha perpetuado. En la apabullante concentración de la riqueza que este modelo ha permitido. En la economía oligopolizada que este pacto ha producido. Esas son las raíces de tantas mentiras piadosas que la clase política elaboró y sigue diseminando; esas son las razones detrás de códigos de culturas que las élites han usado para controlar a la población. El verdadero problema del país no es cultural sino estructural; no es una cuestión de valores sino de intereses. A México no le hace falta ir al siquiatra para resolver un problema mental; más bien necesita combatir una estructura de privilegios que ni la Independencia ni la Revolución lograron encarar.

Denise Dresser/elmañana

El nuevo frente de Google

El nuevo frente de Google

Google ha destacado en los más de 11 años de haberse fundado por ser una empresa innovadora, que no sólo es el buscador más exitoso sino que se apresta a devenir en la empresa de contenidos más grande del planeta. Pero a pesar de que los múltiples frentes que abre Google la hacen más susceptible de enfrentar líos con la justicia de diferentes países, ahora acaba de anunciar que se lanza al terreno del servicio de acceso a internet.

Recientemente la empresa de Menlo Park anunció un proyecto de conexión y cableado con fibra óptica (http://goo.gl/V23e) que permitirá la increíble velocidad de 1 Gb por segundo. Por ahora trabaja en una experiencia piloto que alcanza únicamente a 500 mil hogares en Estados Unidos, en donde usará a los cibernautas que tengan dicho servicio para perfeccionar su modelo y estudiar los hábitos de consumo de las personas.

Para quienes tenemos una conexión de dos megas seguramente eso nos parece algo alucinante y para darse una idea de lo que se puede hacer con este ancho de banda pensemos, por ejemplo, que se puede descargar en 40 segundos una película en alta definición, o que son suficientes unas 24 horas para descargarse más de 14 mil películas. Con tal ancho de banda prácticamente se puede garantizar en el futuro la llegada de la televisión de alta definición por internet y el usuario podrá hacerse de cualquier contenido desde su equipo. Así, de paso, Google piensa hacer redituable a YouTube.

Google apuesta por esto porque va a tono con su concepto de neutralidad de la red y no le interesa lo que los usuarios descarguen sino garantizarles un medio para hacerlo. Conexiones de un ancho de banda como con el que ahora experimenta Google no son los únicos, pero alientan a subir materiales y que descargarlos sea algo rutinario y habitual; pero también advierten que mientras unos quieren proteger celosamente los contenidos y ponerle candados al por mayor, otros, como Google, promueven indiscriminadamente la circulación libre de cualquier contenido por redes y servidores, lo que hace necesario debatir sin prejuicio y públicamente sobre los aspectos positivos y negativos que esto conlleva.

Antulio Sanchez/mileniodiario

El Cobra

El Cobra

Los pateos son la sal de los espectáculos y un derecho inalienable del público desde que los mosqueteros montaban el cirio y la zorrera en los teatros de la calle del Príncipe. En la ópera, el derecho al pataleo no ha respetado ni siquiera a la divina Maria Callas, a la que le arrojaban huevos en la Scala de Milán. Los espectadores a veces no se conforman con los silbidos o los insultos y salen del teatro a comprar hortalizas para cerrar la boca de una soprano.

Lorin Maazel, el violín y la batuta del universo, director de la orquesta del Palau de les Arts de Valencia, que cobra 80.000 euros por concierto, tuvo un ataque de furia durante un concierto en Berlín. Corría el año 1972, dirigía Un ballo in maschera, de Verdi, y al final del primer acto el público empezó a protestar («¡buuuuuu, buuuuuu!») porque metía mucho metal en la sinfonía.

Maazel no se echó la mano a los genitales, porque era un judío francés bien educado, aunque saliendo al proscenio dijo a los espectadores: «Señoras y señores, disponen ustedes de cinco minutos para abandonar el teatro, porque yo pienso seguir dirigiendo de igual manera los dos actos que quedan».

Ante tal provocación, los alemanes aplaudieron y el incidente quedó reducido a una mera anécdota.

El escándalo que más me recuerda al de John Cobra, fue el que protagonizó El Cordobés en la corrida del Corpus de Toledo (1969). Toreaban Manuel Benítez, El Viti y Manolo Martínez. Un espectador increpaba al de Palma del Río, porque según él, toreaba borregos, y de pronto Manuel Benítez gateó por las barreras para pegarle al que le gritaba. El que daba la bronca era Pedro Trapote. Tuvieron que separarlos.

El ataque de furia de John Cobra se parece al de El Cordobés, otro robagallinas. Nada que ver con el espectáculo burgués, que definía así Fernando Fernán Gómez: «El teatro son unas señoras».

John Cobra es un chico echado a perder, un forajido como los que vemos en las películas. No sé por qué se alarman, hay cientos de miles así, que se sienten rechazados; no tienen un pase y se tumban en la cloaca por miedo a caerse en ella.

El Cobra incendió la cazuela de la televisión con su sinceridad hip-hop, de hispano y negro en su propio país. Vino del Bronx de la huerta, de los grafittis y del funk del patio, con las zapatillas de lengua fuera.

Con el puchelón del suburbio llegó el escándalo, porque se tocó los huevos en un país rosáceo, de falso buen corazón. Es un personaje de Torrente que hizo máster en Villa Paquita. Reventó la gala, reventará la Red y no es un friki, sino un airado. «No soy violento, me defiendo».

Raul del Pozo/elmundo.es

Policia

Policia

tres niños pequeños se me acercan corriendo,
soplando sus silbatos,
y me gritan:
¡esta usted detenido!
¡anda borracho!
y comienzan a pegarme
en las piernas
con sus macanas de juguete.
uno de ellos incluso trae una placa. otro
unas esposas
pero mis manos están en alto.
cuando entro en la licorería
se arremolinan afuera
como abejas
expulsadas de su colmena.
compro una botella de
whiskey barato
y tres dulces.

Mi verso es un ciervo herido:los abrazos del presidente Calderon

Mi verso es un ciervo herido:los abrazos del presidente Calderon

No se necesita gran audacia para asegurar que el encuentro de jefes de Estado latinoamericanos, convocado por el presidente de México, ha sido un acto de frivolidad y una tontería que para algunos, yo entre ellos, es también una afrenta. En los últimos tiempos, Castro y Chávez han sido dos mandatarios muy ingratos con México. ¿Por qué tiene el presidente Calderón que recibirlos en la playa y declararles su amor, su urgencia de pertenecer al mismo rumbo, su certeza de que ser latinoamericanos es compartir, necesariamente, los mismos mismo valores.

¿La democracia? ¿La libertad? ¿Creía Calderón lo que decía mientras abrazaba a estos señores? No me parece razonable entregarse a la búsqueda de un afecto que no le darán y que no tiene por qué necesitar. Los habitantes de estos países son nuestra gente y por muchos de ellos tenemos admiración y amor, pero no por eso queremos que nuestro presidente abrace al poderoso que padecen. Calderón tiene el síndrome del secuestrado agradecido. Nos agreden, los invita para probarles que somos buenas personas.

La mezcla de auto elogios y gratuidades en torno a la magnífica magnificencia de pertenecer a la América Latina que oímos en los pasados tres días me dio enojo. A mí también me alegra compartir este idioma, estas costumbres, esta vocación lúdica que comparto con ustedes, pero yo no creo que en este blog quisiéramos convivir con alguien que se empeñara en que escribiéramos lo que su persona quisiera, con alguien que tiene en su casa un secuestrado al que deja morir, con alguien que se metiera a nuestras casas a decir ¡expropíese! Nuestras relaciones con Venezuela y Cuba, país con país, gente por gente, son muy buenas, lo vemos y lo disfrutamos en este blog, pero de ahí a abrazarnos con sus líderes yo sé que hay un abismo.

El Presidente mexicano invocó los valores de democracia, justicia y libertad como comunes de la región. ¿Cómo puede hablar de libertad Calderón cuando en la misma mesa está Raúl Castro? El peor de todos. El que ha dejado morir, ayer apenas, a un preso político, que se puso en huelga de hambre para que se le reconociera como preso de conciencia. Un albañil, castigado a tres años de cárcel, acusado por desacato, que ya estando en prisión recibió otra condena, de treinta años, por “insubordinado? ¿Queremos unirnos con un gobierno como el de Cuba donde se encarcela y ejecuta a los disidentes políticos? Yo no. Ya estoy grande, ya vi mucho, ya no tengo por qué creer que son héroes estos aberrantes, arbitrarios, eternos hermanos Castro.

Punto: Este Presidente que abrazó a estos pillos en nombre de México, no llevaba mi abrazo ni el de muchos otros mexicanos.

Punto y aparte: Sí va, aquí, más fuerte que un abrazo, la condolencia para quienes sufren la muerte de Orlando Zapata. Su mamá, sus amigos y los otros muchos cubanos disidentes que están pidiéndole a la Comunidad internacional que los apoye, que no se una al silencio cómplice de quienes miran para otro lado.

Música y poesía para hoy: Guantanamera. Cantada en libertad y en espera de que José Martí deje de pertenecer, como todo en Cuba, a la palabra de los Castro.

Mi verso es un ciervo herido/que busca en el monte amparo

Angeles Mastreta/puertolibre

Qi Baishi

Qi Baishi

Sin apenas educación artística formal, con un estilo modesto y escenas humildes alejadas de la grandilocuencia de sus contemporáneos chinos, Qi se acerca a la cotización de Picasso y Andy Warhol.

Qi es un artista muy conocido en China, sobre todo por sus sencillas imágenes de animales, ajeno al estilo recargado de los demás pintores. Esa humildad y la temática «antiheroica» de su obra le ha convertido en un fenómeno artístico internacional.
En cifras, lo confirma un informe de la organización Art Price, según el cual, si el valor conjunto de las obras subastadas de Warhol y Picasso totalizó más de 163,3 millones de euros, sólo las de Qi llegaron a 52 millones.
Qi, fallecido en 1957, desbanca así en cotización a su compatriota Zhang Xiaogang, un creador contemporáneo que llegó al vigésimo segundo lugar de la lista en 2007.
El mercado chino, en alza
El pasado año las casas de subastas de Londres y Nueva York sufrían el impacto de la crisis económica, mientras que el mercado del arte chino, y Qi en particular, se revalorizaron de modo extraordinario.
En 2009 Qi vendió un 73 por ciento más de obras que en 2008, gracias sobre todo a una venta en noviembre en la que una serie de dibujos suyos titulada «Flores e Insectos» cambió de manos por casi 10 millones de euros.
En Occidente batió el récord con su cuadro «Melocotones y petardos», pintado en 1952.
Elogios del propio Picasso
Picasso elogió en su día a Qi, a quien calificó como el «más importante pintor oriental»,  y en cierta ocasión dijo que no se atrevía a viajar a China por miedo a encontrarse con él.

La tormenta perfecta

La tormenta perfecta

Una ‘borrasca perfecta’, que se está formando en el Atlántico al unirse dos perturbaciones, una de superficie con otra situada en las capas altas de la atmósfera, traerá el sábado vientos de más de 120km/h a Galicia, Asturias, Cantabria y las cordilleras cantábrica, central, ibérica y pirenaica, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Ángel Rivera, portavoz de la Aemet, explicó la formación y el avance de esta profunda borrasca. “Se está formando al oeste de Madeira y se van a dar una serie de fenómenos que normalmente no coinciden, aunque no es la primera vez que pasa”, dijo. “Se unirán una borrasca que está en superficie, de capas bajas, que tiene una energía potente de aire cálido y húmedo, con otra, que denominamos vaguada, de niveles altos”, explicó.

“Al unirse ambas, formarán una borrasca muy explosiva, pero de ciclo de vida rápido. Es decir, si las borrascas atlánticas tienen un ciclo de vida de cinco o seis días, ésta es sólo de 24 horas, aunque sus vientos serán muy fuertes“. Esta “borrasca perfecta” será muy violenta, “pero no se va a caracterizar por la lluvia, que traerá poca, sino por el viento.

Es una perturbación atmosférica intensa, profunda y poderosa, porque la presión que lleva en el centro es muy baja, y cuanto más baja es la presión que lleva, con más fuerza tiene que emplearse el viento para rellenar ese vacío que se da”.

“Estamos a 60-70 horas de que se produzca este fenómeno y aunque ahora las alertas están en naranja fuerte, es probable que el sábado estas alertas se conviertan en rojo, porque los vientos van a dar muchos problemas, sobre todo en el oeste de la península“.

Según Rivera, “la borrasca pasará por Madeira, pero no con la fuerza con la que llegará a la Península Ibérica, que es cuando más se profundizará. Se dejará sentir primero en Canarias, en La Palma, La Gomera, El Hierro y Tenerife, aunque el centro de la perturbación pasará por Galicia. En áreas de las zonas marítimas de Finisterre y oeste del Cantábrico el viento alcanzará fuerza 8 a 9, y probablemente hasta intervalos de 10 y 11 en Finisterre, con temporal duro o muy duro y mar muy gruesa, con olas de cuatro a seis metros”.

elmundo.es