Canciones con historia: American pie

Nos situamos en febrero de 1959. Don Mclean era un jovenzuelo atareado en ganarse unas perras vendiendo periódicos, mientras su mente volaba soñando en convertirse en estrella del Rock and Roll… Eran los años dorados de Elvis, Jerry Lee Lewis, Johnny Cash… y de Buddy Holly.

Aquella mañana sin embargo, fue diferente y al recoger los periódicos en la imprenta, el joven Don se quedó petrificado…
Un accidente de avioneta se había llevado la vida de tres de los cantantes más emblemáticos del momento.

Buddy Holly era una estrella… pero además, era un personaje muy querido en la America de finales de los 50…
La Historia se hacía aún más triste ya que hacía poco que se había casado y su mujer quedaba viuda a la espera de un bebé que… nunca llegó a nacer.

Doce años después de aquel suceso, Don Mclean grabó esta canción: American Pie… El día en que la música murió. Convirtiéndose en una de las canciones icono de la Historia de Estados Unidos.

Todo un compendio de Historia, en la que con metáforas, Mclean repasa toda una década, la de los 60 con sus músicas, sus personajes y sus avatares…

Desde el twist en los gimnasios, hasta los moteros de Easy Rider, pasando por los hippies, los Rolling y los Beatles… Toda una lección de Historia, que ha quedado en la memoria de la Música.

El montaje de este video me ha resultado bastante más dificil que los Pasajes de la Historia, porque había que hacer coincidir música, letra e imágenes casi al milímetro… pero, varios días de montaje, casi 130 fotos y mucha búsqueda han dado este resultado.

CANCIONES CON HISTORIA – AMERICAN PIE from Aldea Irreductible on Vimeo.

Lo mejor del sexo

Lo mejor del sexo

SIGO fumando. Hasta ahora nadie me ha ofrecido un argumento que me mueva a dejar el tabaco. No digo que los argumentos sean malos, pero a mí me resbalan. Hubo un tiempo en que todo el mundo leía un libro a cuyas dotes persuasivas caía rendido indefectiblemente. A mitad de lectura, incluso antes, la gente dejaba de fumar y mandaba el libro a tomar por saco. Yo no pude ni empezarlo. Estuvo meses en la mesilla de noche esperando que le hincara el diente, pero fui incapaz. Un libro que basa el éxito en la cantidad de lectores que lo dejan a medias, será un best-seller, no digo que no, pero es un mal libro.

El dichoso librito sigue en casa, estrujado en alguna estantería entre volúmenes mudos. No lo buscaré porque los libros sólo aparecen cuando nadie los busca. Tampoco necesitaré hacerlo. En los últimos años me he distanciado de la lectura por razones que no vienen al caso. Ha sido un alejamiento inversamente proporcional al número de cigarrillos que consumo durante el día. Ahora fumo más, pero leo menos. A ello han contribuido, aparte de las razones personales, algunas condiciones objetivas: el afianzamiento de internet como compañero de ocio (en casa, y ante el ordenador, nadie te prohíbe fumar) y especialmente, el constante bombardeo de alusiones al tabaco, aunque sean en clave de veto.

He visto el anuncio anti tabaco que tanta polémica suscita en Francia. Tres jóvenes (por separado: masculino, femenino y neutro) están de rodillas ante una silueta no identificada, si bien se sugiere la imagen de un hombre trajeado, con la bragueta próxima. Los tres levantan su mirada sumisa hacia la figura del hombre, que deposita una mano en sus cabezas evocando una imagen muy frecuente en el imaginario del sexo: la del dominio. Y ahora, el mensaje: los jóvenes rozan con los labios un cigarrillo. No sé si esa publicidad producirá un descenso en el consumo de tabaco o un aumento de compra venta de placeres, pero el escándalo ya está servido. No en vano es lo que persigue la publicidad: que se hable del objeto publicitado, en este caso, de la servidumbre del tabaco. Si dentro de un mes se hiciera una valoración sociológica de los efectos del anuncio, seguramente aparecería una incidencia en las visitas a las webs pornográficas (sección carne joven) y en los anuncios de burdeles. Los publicistas saben de lo que hablan. El sexo y el tabaco siempre han estado voluptuosamente asociados. No en vano lo mejor del sexo es el cigarrillo de después.

Carmen Rigalt/elmundo.es

Los canibales

Los canibales

Madrid es la olla. Decían los del Gobierno que el perol del odio estaba en Madrid, donde una pandilla de antisistema bailaba con la danza alrededor de la marmita, pero el rito primitivo se ha ido extendiendo a Cataluña, a Bilbao, a Oviedo, a los estadios y a los paraninfos. Se observan signos de voracidad en los políticos que quieren quitar a los que están para ponerse ellos, como si vieran un misionero blanco al que hay que cocer en el cuerpo del Rey, del ex presidente de Gobierno o del aspirante a un puesto en el Parlamento.

Fue primero la vicepresidenta del Gobierno la que utilizó la expresión «gula de poder» al referirse al apetito de cargo; en los mismos días, un político de Ciutadans, Jordi Cañas, afirmó que las declaraciones de Ernest Maragall, eran un ejercicio de canibalismo. Me parecen acertadas las expresiones que definen esa bulimia de poder, no las veo como exceso de la sátira. Estamos a punto de comernos unos a otros, pero no en el buen sentido, en el que refleja el videoclip de Nadal y Shakira.

Durante los meses que nos quedan para las elecciones, los políticos y los votantes, empiezan a practicar rituales de canibalismo. Según los que la han probado, la carne humana, es más sabrosa que la del cerdo y no se crean que el canibalismo ha sido un festín de los pueblos exóticos. Una cultura tan sofisticada como la china cuando condenaba a muerte a algún mandarín, después de que lo mataban se lo comían; desde el Libro Rojo, los chinos se han humanizado y sólo llevan a la cocina animales, con preferencia perros.

Otra historia sagrada de tan buenos narradores como la hebrea cuenta momentos de canibalismo. El profeta Ezequiel prometió a los hebreos de parte de Dios, que si combatían bien contra el rey de Babilonia, podrían comer carne de caballo y carne de caballero.

Los historiadores romanos escriben que los españoles de Sagunto se alimentaban de la carne de sus compatriotas. En los pueblos, el día de la fiesta del patrón o de la patrona, se comen la vaquilla que han toreado después de escenificar la guerra entre moros y cristianos. Con esos genes y congéneres, no es extraño que tantos años después la política sea una comida totémica.

En los debates del Parlamento, los dirigentes del partido contrario y los del mismo, se muerden cuando se besan. Desde que en UCD se comieron unos a otros, y fueron especialmente voraces los cristianos, hasta los mordiscos que se dan los y las del PP de Madrid, pasando por la antropofagia controlada del PSOE, esto es un festival de canibalismo.

¿Quién dijo pacto, consenso? Los dos partidos y los otros, como Bokasa, meten cada día en la nevera los tobillos de sus adversarios.

Raul del Pozo/elmundo.es

Pintura

Pintura

“Mi relación con la realidad es de observación precisa, de compartir, de ir buscando luces, sombras. Mi pintura es muy pictórica… Mi forma de trabajar parte de observar la realidad como prima fuente, esta realidad me impacta, me seduce, me gusta y se me queda grabada. Empiezo a pintar partiendo de las ideas, de modelos, de cosas que se van sugiriendo, mancho el cuadro y a partir de la mancha del cuadro es como voy construyendo la pintura. En la primera concepción del cuadro parto de la realidad, en lo demás parto de la misma pintura, es ella la que me ordena por dónde debo de ir caminando…. “

Santiago Carbonell/Pintor hiperrealista

Noticias de “El Mundo Today”

ENDEREZARÁ LA CUADRATURA SATURNO-PLUTÓN PARA AFRONTAR LA CRISIS

Zapatero decide intervenir de urgencia en el Horóscopo

Noticias de "El Mundo Today"Tras las serias advertencias lanzadas desde Bruselas en torno a la inestabilidad económica de España, José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido actuar de manera contundente y “corregir sin demora el clima de pesimismo y desconfianza que azota nuestro mercado”. Su intervención se producirá en el ámbito de la astrología, cuya influencia es, según el mandatario, “una pieza demasiado importante como para no regularla en tiempos de crisis”. La intención del Gobierno es “enderezar la cuadratura Saturno-Plutón y lograr de este modo que las predicciones sobre el futuro de los españoles mejoren y generen confianza en los inversores”, en palabras del presidente. El argumento principal de esta operación se basa en el antecedente de la Crisis del Petróleo de 1973, que coincidió también con una cuadratura. Según Zapatero, “pasado 2020 habrá un trígono Urano-Plutón y España tiene que estar en condiciones de liderar ese cambio”. La noticia ha provocado reacciones encontradas en la comunidad astrológica y muchos acusan al Gobierno de intervencionismo místico.

La parapsicóloga conductista Mayra Oscureile, portavoz de la asociación Espectros por la Democracia, ha declarado que los múltiples intentos por controlar las conjunciones astrales nunca han resultado satisfactorios. “Lo que hay que hacer es abrir bien los chacras y esperar que la energía que todo lo circunda regule por sí misma nuestro destino”, ha apuntado.

Por otro lado, son muchos los empresarios que aplauden que el Gobierno se haya decidido por fin a tomar medidas. El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha afirmado que “un Horóscopo positivo augura sólidas inversiones” y, en este sentido, confía en que los movimientos del Gobierno tengan un efecto balsámico en la economía. “Yo soy géminis y mi horóscopo de este mes me incita a redescubrir mi fuerza y mi confianza porque esto abrirá todas las puertas. Creo que esa es la vía que hay que tomar y cuando estas predicciones se extiendan a todos los agentes de la economía habrá finalmente signos de recuperación”, ha añadido Díaz Ferrán.

Tras conocerse la decisión de Zapatero, la Bolsa española ha experimentado una subida del 3′1%.

Xavi Puig/elmundotoday

El zapato perfecto segun Einstein

Mayúscula fue la sorpresa de Peter Hulit, un zapatero de Princeton (New Jersey), cuando a finales de 1952 recibió en su tienda de zapatos una llamada telefónica de urgencia…

Helen Dukas, secretaria de Albert Einstein, le pedía que acudiese cuanto antes a casa del gran físico para ayudarle a resolver un problema: le dolían los pies y necesitaba unos zapatos nuevos.

Hulit, buen conocedor de su profesión, debió pensar que resulta muy difícil concentrarse y hacer bien las cosas cuando te duelen los pies… incluso si eres un genio. Así que no lo dudó un instante y, llevando consigo un medidor de pie y unos cuantos pares de zapatos, se presentó en casa de Einstein.

Al entrar en la pequeña casa de dos pisos, Hulit, todavía asombrado, se encontró a Einstein bajando por las escaleras y fumando su pipa. El físico le dio la mano e inmediatamente sacó del bolsillo trasero del pantalón un pedazo de papel doblado.

“This is the problem” dijo señalando el trozo de papel.

Bocetos 1952
Trozo de papel que Einstein entregó a Peter Hulit, firmado por el físico | 1952 | Dominio Público

Se trataba de un rápido esbozo en el que Einstein ilustraba su problema del dolor de pies así como el diseño de un zapato más cómodo: el zapato perfecto.

Einstein había escrito en la parte superior: “representación del peso?”

Más abajo había dibujado dos bocetos de su pie derecho, que mostraban el patrón de la presión en el pie.

El boceto que etiquetó como “bad” (malo) mostraba su problema actual: la presión se concentraba en su dedo gordo y en el borde exterior de su pie, causándole dolor.

El etiquetado como “good” (bueno) mostraba la solución de Einstein, lo que para él sería el zapato perfecto: un zapato que permite un amplio espacio alrededor del pie para que la presión pueda ser mejor y uniformemente distribuida.

Bocetos 1952
Ampliación de los bocetos de Einstein | 1952 | Dominio Público

El bueno de Einstein caminaba casi todos los días cerca de dos kilómetros desde su casa hasta el Institute for Advanced Study.

Como buen investigador científico había tratado de averiguar la causa de su propio dolor de pies, así como encontrar una solución que le aliviase…

… pero a veces no hace falta ser un genio para diagnosticar un problema.

Como el propio Peter Hulit dijo más tarde:

“Einstein tuvo la idea correcta. Sin embargo, lo que realmente ocurría es que Einstein había ganado algo de peso en su avanzada edad, y sus pies cambiaron de talla.”

Después de la medición, Hulit llegó a la conclusión de que el profesor sólo necesitaba unos zapatos más grandes. Únicamente eso.

Cualquiera de nosotros, al igual que el zapatero de Einstein, habríamos pensado simplemente en comprar un zapato más grande como solución al problema. No le daríamos más vueltas.

Pero el cerebro del gran físico estudiaba y analizaba la situación de otra manera más profunda y compleja, dando finalmente como solución aquel “zapato perfecto” de su boceto que, al final, era lo mismo que un zapato de más talla… aunque desde una perspectiva más científica.

Esa fue la grandeza de Albert Einstein: imaginar, pensar y percibir las cosas de manera distinta a como se había hecho hasta ahora, analizándolas y tratando de encontrar una explicación lógica desde varios puntos de vista.

… Y así revolucionó la física.

“El genio, en verdad, significa poco más que la facultad de percibir las cosas de una manera distinta.” (William James, filósofo estadounidense)